Inicio > Mis eListas > andalucialibre > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 91 al 120 
AsuntoAutor
nş 98 - Tiempos in Andaluci
nş 99 - Andalucía Andaluci
nş 100 - Especial Andaluci
nş 101 - EEUU atac Andaluci
nş 102 - 20 años E Andaluci
nş 103 - Andanzas Andaluci
nş 104 - Marruecos Andaluci
nş 105 - Congreso Andaluci
nş 106 - Escandalo Andaluci
nş 107 - ¡¡Estalló Andaluci
nş 108 - Testimoni Andaluci
nş 109 - Euro - Pa Andaluci
nş 110 - Especial Andaluci
nş 111 - PSOE neol Andaluci
nş 112 - Venezuela Andaluci
nş 113 - Francia, Andaluci
nş 114 - Francia: Andaluci
nş 115 - Subsidio Andaluci
nş 116 - Colonias Andaluci
nş 117 - Francia - Andaluci
nş 118 - Gibraltar Andaluci
nş 119 - Especial: Andaluci
nş 120 - Gibraltar Andaluci
nş 121 - Hacia la Andaluci
nş 122 - Protesta Andaluci
nş 123 - Ocupación Andaluci
nş 124 - HUELGA GE Andaluci
nş 125 - Huelga Ge Andaluci
nş 126 - Balance C Andaluci
nş 127 - Andalucía Andaluci
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Andalucía Libre
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 107     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[BoletinAndaluciaLibre] nş 95 - Reforma Estatuto - Crisis IU - Aralar - Antiglob alización
Fecha:Miercoles, 18 de Julio, 2001  05:29:21 (+0200)
Autor:Andalucia Libre <andalucialibre @.......es>


nş 95
 
En este Correo:
 
*Andalucía: El debate sobre la Reforma Estatutaria
  Opinión: Siguiendo la pista
*Crisis de IU: Concha Caballero dimite como viceportavoz de IU.
  Opinión: Crisis cronica
*Euskadi: Escision en la izquierda abertzale
  Benito Goñi, Aralar Ildoa y Batasuna
*Opinión: Una escisión anunciada, una situación degradada.
*Cataluña, Querella de 71 entidades por la carga policial contra la Marcha anti Banco Mundial.
*Opinión: De Irlanda a Genova, pasando por Gotemburgo y Barcelona.
Sugerencias, Enlaces, Directorio, Música.
 
--oOo--
 
 
 Andalucía
El debate sobre la Reforma Estatutaria
 
 
Chaves en su almuerzo con los ponentes
del actual Estatuto
 
El almuerzo
 
Chaves celebró su anunciado almuerzo con los siete integrantes de la comisión redactora del Estatuto que fue constituida el 4 de diciembre de 1980, tras su designación por el Consejo de Gobierno de la Junta preautonómica.
Durante la comida, Chaves planteó la posible reforma en términos muy parecidos a los que empleó para lanzar la idea en el pasado debate parlamentario y que ya describimos en Andalucía Libre.

Según relató posteriormente uno de los invitados, Javier Pérez Royo (exPCE y ahora en el área PSOE), los ponentes consideraron una buena idea la apuesta y el planteamiento del presidente de la Junta. Sin embargo, apuntaron el riesgo de que, al final, no se produzca un resultado concreto que justifique la expectación que ha levantado. Como primer paso, los redactores opinaron que el debate debe de situarse en el terreno puramente político: ver qué se quiere hacer con Andalucía en la nueva configuración de Europa y del Estado español, y también respecto al equilibrio interno entre los poderes local y autonómico, es decir, sostuvieron la postura Chaves de eludir de momento las concreciones y los balances y excusarle de la obligación de plantear una propuesta definida con la excusa de propiciar un debate amplio.

El debate político, sostuvieron los ponentes, debería complementarse con otro jurídico, en el que personalidades del mundo de la Universidad y la judicatura analizaran qué parte del texto estatutario no se ha desarrollado y revisaran desde el punto de vista científico (sic) las posibilidades del Estatuto. Ninguno de los asistentes a la reunión, llegó a pronunciarse sobre si la reforma es necesaria o no: 'Lo fundamental es pensar qué es lo que se pretende y luego ver si hace falta cambiar el Estatuto', dijo Pérez Royo.

En este mismo sentido se expresó el ponente Ángel López (PSOE), al finalizar el almuerzo, quien declaró: 'Cualquier concreción ahora mismo sería una falta de rigor y harto imprudente, y suministraría un eslogan para oponerse a él por parte de aquellos que no quieren que se mueva nada'. López añadió que aquellos que proponen que primero es necesario alcanzar el techo competencial en lugar de afrontar la reforma, ponen de manifiesto un planteamiento de unas 'miras cortísimas' y una forma de hacer política 'de determinada clase política andaluza, que apuesta por instalarse entre la miseria para no llegar a la grandeza'. El también ponente y expresidente Rodríguez de la Borbolla (PSOE) argumentó la conveniencia de este debate ante los cambios producidos desde la aprobación del Estatuto en 1981, entre los que citó los derivados de la integración de España en la UE, por lo que consideró conveniente reflexionar sobre la posible traslación al Estatuto de principios como la cohesión interterritorial o la subsidiariedad. Se trataría de introducir mecanismos para reforzar la solidaridad dentro del territorio andaluz y, por otra parte, la posibilidad de trasladar el impulso de la descentralización en favor de administraciones más cercanas como son las corporaciones locales. Otra de las cuestiones a analizar, para Borbolla, es el papel de las regiones en la UE, mientras que consideró irrelevante aspectos como si se debe incluir expresamente el término de 'comunidad histórica' en la norma básica andaluza, como reivindican los andalucistas.

Carlos Rosado (ponente de la UCD) cree, por su parte, susceptible de reforma, entre otros aspectos, el artículo 12 del Estatuto de Autonomía en el que se plantean los objetivos de la comunidad -como la reforma agraria-, los cuales respondieron a un momento histórico determinado 'ya superado', y abogó por introducir cuestiones sobre la sociedad del conocimiento y de la información.

Reacciones 

Por su parte, la presidenta del PP andaluz, Teófila Martínez, cuestionó el valor de la reunión al calificar el encuentro como 'una comida de amigos' en la que, según denunció, no estaban representados ni el PP ni IU. A renglón seguido, la presidenta del PP andaluz conminó a Chaves a 'recapacitar' e invitar a IU y al PP. Javier Arenas, secretario general del PP español y líder real de su sucursal andaluza, calificó la actitud de Chaves de 'profundo error'. 'La iniciativa de Chaves es partidista', manifestó. Arenas opinó que el presidente andaluz 'ha caído en un profundo error al querer abordar la reforma sin partir previamente del consenso con otras fuerzas políticas', y añadió que la revisión no le parecía un asunto tan urgente. 'Más bien se ha alimentado un debate para que actúe como una cortina de humo que impida que se hable de otros asuntos', dijo. Arenas se mostró más partidario de agotar el marco actual. 'Lo primero que hay que hacer con el Estatuto es que se cumpla', subrayó. 'Porque se trata de un Estatuto que hicimos juntos, y por tanto tenemos que seguir leyéndolo juntos. Tenemos que hablar de él desde el consenso', pidió.

El presidente de la sucursal andaluza del PP añadió que 'el principal problema del Estatuto actual ha sido su aplicación. Esa es su principal carencia; que nos ha llevado a una administración andaluza absolutamente centralista', criticó Arenas, quien animó también a la Junta a 'cambiar su actitud de confrontación con el Gobierno central por la de cooperación para buscar un acuerdo sobre financiación autonómica'.

Con algunas de las críticas de Arenas coincidió el coordinador de la sucursal andaluza de IU, Diego Valderas, quien censuró a Chaves por 'no haber sido capaz, desde que en 1981 se votara el Estatuto de Autonomía, de aplicar el 100% de las competencias que este documento confirió a la comunidad, y que asuntos como el de la financiación autonómica no se hayan resuelto'. Valderas considera que la apertura de este debate por parte del presidente de la Junta es 'un brindis al sol y una huida hacia delante sin concretar la política referida al Estatuto y la ampliación de competencias'. En cuanto al almuerzo, manifestó que 'no alumbró nada nuevo' y se mostró molesto por el hecho de que Javier Pérez Royo hubiese asistido como representante que fue del PCE. 'Hace mucho tiempo que Pérez Royo dejó de ser militante comunista y se alejó de la doctrina que promulga nuestra federación', señaló Valderas, quien exigió a Chaves la inclusión de un portavoz de IU en el debate sobre la reforma del Estatuto. Antonio Romero, portavoz del PCE-IU en el Parlamento andaluz, por su parte, afirmó que "tanto el PCA como IU han sido siempre partidarios de la reforma del Estatuto" (Sic) y manifestó que ante "un gobierno paralizado con un balance negativo, Chaves se saca de la manga una reforma del Estatuto que no iba en su programa y que naufraga, porque no quiere tocar el título octavo de la Constitución ni avanzar hacia el federalismo". Para Romero, "la mayoría" de los asistentes a la reunión de Chaves con los ponentes del Estatuto de Carmona "son miembros de trabajo temporal para el Gobierno andaluz y para el PSOE y ya no representan a nadie". En este sentido consideró que "los autores del Estatuto no son los que se reunieron, sino las fuerzas políticas". Recordó que en tiempos de la redacción del Estatuto "hubo reuniones en el comité central del PCA para fijar y decir qué tenía que plantear Javier Pérez Royo en nombre del partido en ese tema, lo mismo que los demás partidos que estaban presentes". Además acusó al secretario general del PP, Javier Arenas, de "traernos la plaga y luego vendernos el insecticida". A este respecto explicó que "si al estatuto en vigor todavía le faltan competencias es porque el señor Arenas y del Gobierno del PP no da esas transferencias a la Junta para llenar el Estatuto de contenido". Así, dijo que "lo primero que tendría que hacer" el dirigente popular es "decirle a su Gobierno que diera las transferencias del agua, de las políticas activas de empleo, de las cárceles, así como que reconociera la deuda histórica y el censo".

También el secretario general del PA, Antonio Ortega, mostró sus reticencias respecto de la reforma propuesta por el presidente andaluz. 'No estamos muy seguros de que esta reforma vaya a conseguir los objetivos que perseguimos de profundizar en nuestra autonomía de verdad y no simplemente trasladar el modelo español a Andalucía', dijo. Ortega insistió en que lo más urgente es 'quitarse de encima el peso de la Loapa [Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico], que redujo las posibilidades de la autonomía que habíamos conquistado en la calle el 4 de diciembre de 1977 y en las urnas el 28 de febrero de 1980'. Ortega insistió en que, para su partido, lo más urgente es 'una definición clara de si Andalucía es nacionalidad o región', y se manifestó firme partidario de que se opte por lo primero.

Opinion
Siguiendo la pista
Llega el verano oficial y nos vamos tal cual quedó el asunto en el debate parlamentario.
 
Chaves da la impresión de que realmente no sabe qué proponer en concreto para la reforma estatutaria; más allá de los elementos que forman parte de la propuesta estatal federal del PSOE. Tampoco tiene mayor interés en fijarle tiempos u objetivos medibles a la cuestión. Una vez sacado el conejo de la chistera y obtenido los réditos mediáticos pertinentes, parece que desea derivarlo hacia un limbo controlado.
 
Teniendo en cuenta la afinidad de la Ponencia no es de extrañar que sus opiniones formen coro a la presidencial. Chaves encontró en los ponentes lo que fue a buscar: arrope y buenas palabras. Sólo Pérez Royo se inquieta por la perdida de credibilidad política e institucional que pudiera suponer en un país normal que, al final, no se produzca un resultado concreto que justifique la expectación que ha levantado. Aún así, las ideas de un análisis global sobre el papel presente de Andalucía, tanto en el Estado español como en la UE, como la sugerencia de revisar la aplicación estatutaria, aunque expuestas con la clara intención de descargar de nivel la cuestión remitiéndola a un presunto nivel académico en el que mantenerla indefinidamente, no dejarían de tener alguna consecuencia si la situación de la prensa en Andalucía y de su Universidad no fuera tan patéticamente dependientes y filisteas como son (con las consabidas excepciones). No deja tampoco de ser significativa la preocupación de Pérez Royo -como buen exPCE, erigido en vigilante de los intereses profundos del Estado- por advertir, aún antes de empezar, que todo este revuelo puede concluirse con que no es necesario siquiera tocar el actual Estatuto. Aparte de asumir esta política de manos libres para Chaves, conviene anotar que a la hora de sugerir algo, a estos sujetos que ya quedaron señalados para la historia por su participación en la estafa de 1981 sólo se les ocurre apuntar veinte años después -como también hace el PSOE a nivel estatal- por diluir las responsabilidades y competencias políticas autonómicas entre los ayuntamientos. Una posición coherente en quienes, como españolistas, consideran que las instituciones andaluzas son sólo entes locales de naturaleza especial y no instituciones nacionales. Prueba adicional de que no hay ningún animo vertebrador en esas ideas es que no citaran la desaparición de las provincias y su sustitución por las comarcas. Finalmente, no deja de tener su carga tragicómica, la propuesta de Rosado de suprimir la referencia a la Reforma Agraria -que entre otros tantos buenos propósitos- figura en el texto estatutario, sin competencias expropiatorias anejas por cierto. Este señor debe pensar que una vez cumplida su función para el engaño estatutario, no está de más que la letra se parezca a la realidad. No seremos nosotros los que lloremos por ello, porque ni en esto ni en el resto de letanías que sirvieron en su día para estafar al pueblo andaluz, valoramos que sirvan para nada declaraciones que no vayan acompañadas de poderes e instrumentos políticos reales para ponerlas en practica.
 
En resumen, Chaves y el PSOE parecen dispuestos no sólo a mantener esta cuestión fuera del Parlamento -donde saben que estarían obligados a concretar y donde pronto toparían con las disposiciones del art. 74- sino incluso a dilatar cualquier proceso de debate político con las otras fuerzas parlamantarias, manteniendo la cuestión el máximo tiempo en los términos más vaporosos posibles.
 
A la derecha ultraespañolista del PP todo este asunto le huele a cuerno quemado. Ve claro el carácter instrumental de la operación y duda entre el emplazamiento a la concreción o la descalificación continuista como tácticas de respuesta más adecuadas. Por si acaso, intenta propagar desde un principio la necesidad de que cualquier modificación se haga por consenso en un proceso que de producirse habría de ser pactado entre PP y PSOE desde su mismo inicio. Llama la atención la referencia al centralismo de la Junta que desliza Arenas; señal de que la tentación localista -con todos sus riesgos de actuar como un boomerang- late con fuerza en el PP.
 
El PCE-IU tampoco ve muy claro el asunto. Se ve condenado a la marginación tanto si la cuestión sigue en los ámbitos en que parece querer ubicarlo el PSOE como si se avanza en un consenso que sería básicamente bipartidista. Tampoco tiene propuestas políticas alternativas que aparezcan claramente novedosas o contrapuestas a lo que se puede proponer desde el PSOE y que puedan conectar con las sensibilidades y preocupaciones de la población. En todo caso, destaca -por enésima vez- el cinismo y la desvergüenza de su portavoz Romero cuando afirma que "tanto el PCA como IU han sido siempre partidarios de la reforma del Estatuto", cuando es publico y notorio que durante años su discurso se ha limitado a defender su aplicación, destacándose por sus apologías de sus pretendidas potencialidades (del estilo de la que hemos citado sobre la Reforma Agraria). De cualquier manera está bien que recuerde -aunque sea con la mezquina intención de restarle protagonismo a su excamarada Pérez Royo- que la responsabilidad del apoyo al texto estatutario implica a todo el PCE.
 
El PA, por su lado, sigue dando otro ejemplo de cuan poco tiene que ofertar y de la inconsistencia de su proyecto. De momento, todo el énfasis lo pone nuevamente en el asunto nominal de que se reconozca a Andalucía nacionalidad -cosa que ya tienen en sus estatutos reformados hasta Aragón- y en la reforma antidemocrática del sistema electoral andaluz.
 
Finalmente, el PSA ha salido a la palestra pronunciándose de manera absolutamente alucinante en una fuerza que se autodefine nacionalista defendiendo que "la reforma estatutaria se desea con el mismo espíritu de consenso con el que se redactó el texto actual". Aparte de lo que implica de valoración positiva del actual estatuto, cara al futuro, esto supone, de entrada, reconocerle derecho de veto al PP. ¿Quizá el PSA piensa que el PP puede apoyar algo bueno para los intereses andaluces?. ¿No cae el PSA en que esta llamada al consenso lo que hace es favorecer la estrategia del PSOE?. Además de esto, lo único reseñable que se le ha ocurrido es proclamar que "para el PSA, Andalucía debe profundizar en sus niveles de autogobierno alcanzando los mismos niveles que el resto de las comunidades autónomas históricas. Para el PSA el modelo de estado español futuro debe estar basado en condiciones de igualdad y de simetría de relaciones entre todos las nacionalidades que lo forman."  El PSA de Pacheco, hete aquí que nuevamente no apunta más allá de la conocida receta del agravio comparativo: Andalucía no exige por si, sino por no ser menos que tal o cual. ¿Porque a Andalucía, la ultima, le va a interesar la igualdad y la simetría?. ¿Todavía no han caído en la cuenta en el PSA de que lo justo no es tratar igualmente a los desiguales, sino discriminar positivamente y eso implica rechazar toda simetría?. 
 
Con este escenario político, llegan las vacaciones parlamentarias. 
Nuevo episodio de la crisis de IU
Concha Caballero dimite como viceportavoz de IU tras aprobar su ejecutiva la continuidad de Romero
EFE | 

La viceportavoz del grupo de IU, Concha Caballero, presentó ayer su dimisión de este cargo durante la reunión de la ejecutiva que respaldó, con el apoyo del sector oficial y el rechazo de los críticos, la continuidad del portavoz parlamentario Antonio Romero y el trabajo desarrollado por el grupo.

Caballero anunció la decisión durante su intervención en la reunión de la dirección de IU y antes de que este órgano, en votación secreta, acordará con 26 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones, apoyar el trabajo desarrollado esta legislatura por el portavoz Antonio Romero. Horas antes, Romero obtuvo el respaldo de la mitad de los seis diputados del grupo para continuar en el cargo. La ratificación se produjo mediante una votación en la que el portavoz contó con tres votos (Manuel López Calvo, Juan Vicente Acuña y el suyo propio) frente a dos contrarios (Concha Caballero y Francisco Ríos) y la abstención de José Cabrero

La diputada y coordinadora de IU de Sevilla justificó su dimisión como portavoz adjunta en que 'no existe un proceso de integración real y en la ausencia de confianza política' de la dirección hacia el proyecto aprobado en la XIII Asamblea de IU. 'Si la integración no se garantiza dentro de IU es muy difícil conseguirla fuera de la organización y ante la sociedad', declaró Caballero, quien lamentó que el coordinador regional, Diego Valderas, 'no haya querido dialogar' antes de la ejecutiva, 'tal y como le propuso' ayer en Jaén el líder de IU, Gaspar Llamazares, subrayó.

Durante su intervención en la ejecutiva, el coordinador andaluz, Diego Valderas, reiteró su apoyo a la permanencia de Romero (ex coordinador entre 1996-200 y candidato a la Junta) porque el balance del grupo es 'positivo' e incluso ha estado 'por encima' de sus posibilidades. Esta fue precisamente la argumentación de Romero, quien repasó el número de iniciativas presentadas, en un trabajo que calificó de 'intenso y mejorable'. No obstante, destacó 'insuficiencias' como la falta de coordinación con las áreas de IU o la escasa conexión con los colectivos sociales.

Otros dirigentes del sector crítico sostuvieron que el acuerdo negociado a finales del pasado año con Valderas para la integración y de funcionamiento interno ha sido 'incumplido y está en blanco', una situación que ha provocado en reiteradas ocasiones que los miembros de este sector no acudan a las reuniones de la comisión permanente.

La Ejecutiva de IU aprobó también constituir una comisión para fijar la propuesta que la federación planteará a la reforma del Estatuto de Autonomía. Estará compuesta por Diego Valderas, Concha Caballero, Willy Meyer, Pedro Moreno, José Luis Centella, Antonio Romero y un miembro de la CUT, aún sin designar.

Valderas pidio a continuación a Caballero que reconsidere su dimisión como portavoz adjunta del grupo parlamentario de IU. También recordó a Concha Caballero que el debate de la XIII asamblea de IU ya ha terminado: "Prima el proyecto colectivo sobre el individual", indicó.

Romero, por su parte, se mostró 'ilusionado y esperanzado' con la nueva etapa que tiene por delante IU: 'Hay que mirar hacia delante. Hemos dejado atrás las dos orillas y la pinza, y queremos ser útiles como opción de izquierdas realizando una labor política constructiva'.

 
Opinion
Crisis crónica
 
La crisis parece el estado natural del PCE-IU. La virulencia del enfrentamiento es tanto mayor, cuanto que la diferencias políticas entre ambos sectores continúan ignotas. Hace algún tiempo, el mismo Rejón (del sector llamazarista) describió en un rasgo de sinceridad la lucha entre unos y otros no como la contraposición de dos proyectos políticos sino como la pugna entre dos maneras de defender el mismo proyecto. Las cuentas pendientes personales, las valoraciones sobre capacidades e incapacidades individuales y todo lo que rodea a un conflicto de esta naturaleza, se resumen en una pura y simple pelea por el poder, sin mayores connotaciones o entidad. Esta sustancial coincidencia política básica entre unos y otros, explica que un combate tan prolongado e intenso, por más que atraviese etapas de soterramiento rotas por erupciones violentas, no haya producido hasta la fecha ni una sola idea, ni un texto, ni un balance, análisis o propuesta a la que agarrarse para que los no implicados puedan cualificar de alguna manera a los contendientes. 
 
El sector critico (o minoritario) sólo ha producido declaraciones genéricas sobre sus deseos de una IU más abierta. El sector oficial (o mayoritario) por supuesto, no se reconoce como defensor de una IU más cerrada. Entretanto, no se conoce la menor diferencia entre ambos en política nacional, sindical, municipal... Todo queda en una disputa sobre quien ofrece la cara más amable de IU...
 
Si ahora se reabren las hostilidades es porque parece claro, con el tiempo transcurrido, que el acuerdo entre ambos sectores no favorece las aspiraciones de Concha Caballero de ser candidata del PCE-IU a la presidencia de la Junta en las próximas elecciones. La continuidad de Romero como portavoz ejerce de tapón publicitario a las expectativas de Caballero. Por otra parte, los intereses de Caballero no coinciden exactamente con los de Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba, que a su vez vela armas para ser cartel estatal de IU (salvo que el propio Llamazares se replantee su futuro y quiera también asumir ese puesto) y que preferiría el mantenimiento de la tregua. Por su parte, la CUT-BAI -la tercera pata del sector- sigue recluida en sus pueblos, haciendo seguidismo y desaparecida de la escena desde los escarceos, hace meses, de Gordillo sobre el Bloque Nacionalista Andaluz que, como era previsible, no concluyeron en nada; difícilmente conciliables, por otro lado, con sus alianzas en IU.
 Euskadi
Escision en la izquierda abertzale
Aralar Ildoa y Batasuna
Benito Goñi * / GARA
Y los militantes de Aralar Ildoa abajo firmantes
 
Presentación de Aralar
 
Tras la constitución el pasado 23 de junio de la nueva formación política nacida del proceso de debate Batasuna, que toma este mismo nombre, los firmantes, miembros de Aralar Ildoa, deseamos manifestar en primer lugar al resto de la izquierda abertzale, y, a través de ésta al resto de fuerzas políticas y sociales en general, su posición ante esta nueva organización de un sector de la izquierda abertzale.

Como primera manifestación, saludamos a la nueva organización, a la que deseamos el mejor de los éxitos y de la que esperamos esté a la altura de las demandas y necesidades de nuestro pueblo. Saludamos con respeto y cariño a las compañeras y compañeros que, tras el debate, han entendido que hoy ése era el mejor camino para lograr el objetivo común de la soberanía nacional y la justicia social. Este objetivo, de liberación nacional y social de nuestro pueblo, nacido inicialmente de la aportación teórica de ETA, y recogido por las diferentes organizaciones de izquierda abertzale que han sido, sigue hoy vigente, incluso con pinceladas de involución en algunos de los muchos frutos y logros conseguidos, mediante la organización y la lucha de un pueblo que nunca ha renunciado a su libertad, dirigido en los momentos más difíciles por una izquierda abertzale organizada en las más variadas formas imaginables, ilusionada e ilusionante, que con diferentes medios de lucha ha entregado a Euskal Herria dosis de esperanza, de utopía, de militancia, de entrega, de valentía, de solidaridad y generosidad inimaginables y difíciles de encontrar en ningún otro movimiento socio-político de nuestro entorno geográfico-político-económico.

En segundo lugar, señalar que aun siendo nosotras y nosotros parte de esa historia a la que no renunciamos y sentimos como propia, aun estando nuestro corazón, nuestra vida, ligada a quienes habéis hecho esta apuesta y con quienes hemos peleado, sufrido y disfrutado, entendemos llegado el momento de apostar, con la misma fuerza e ilusión y con el mismo derecho que vosotras y vosotros, por un camino diferente.

Todas y todos conocemos la existencia de importantes diferencias que, en un esfuerzo vano por no ver la realidad, algunos sitúan en el proceso Batasuna, cuando este proceso, con sus dosis de ilusión/decepción, de participación/escepticismo, de libertad/control, ha sido simplemente el crisol donde han cristalizado serias e importantes diferencias que ya se venían manifestando desde hace tiempo, y que ni antes en nuestra organización, ni ahora en el reciente proceso Batasuna, hemos sabido o querido abordar con la debida profundidad. No vamos a entrar en responsabilidades, porque también en esto nuestros análisis van a ser diferentes y aun encontrados, y queremos poner la vista en un futuro que entre todas y todos debemos conseguir.

Sólo nos limitamos a constatar la existencia de esas importantes diferencias, que se sitúan, por un lado, en lo referente a la actuación política, a la utilización, prioridad, complementación o supeditación de los diferentes medios de lucha, al respeto a la autonomía y ritmo de los herrialdes... y por otro en las diferentes concreciones organizativas de lo que entendemos debe ser un grupo que se pretenda de izquierdas, cómo situar el debate político en su seno, qué valor tiene el militante y cómo reflejar todo esto en un organigrama ágil, eficaz y sobre todo integrador, plural y basado en los mismos principios democráticos que defendemos para la sociedad.

Tras valorar el proceso de debate y su resultado, y sobre la base de una percepción de la realidad que nos hace sentir y creer que la aportación de quienes componemos Aralar Ildoa al proceso de liberación que Euskal Herria merece y necesita va a ser hoy más positiva fuera de Batasuna que en su seno, entendemos acertada y necesaria la decisión de Aralar Ildoa, de mantenerse al margen de la nueva organización, en base al ejercicio de la autodeterminación al que como grupo diferenciado de la izquierda abertzale tiene un indiscutible derecho.

Hoy iniciamos un camino independiente de la que hasta hoy ha sido la organización más representativa de la izquierda abertzale. Y afirmando que en nuestro quehacer político Batasuna y Abertzaleen Batasuna tendrán un trato preferente, nos comprometemos a trabajar para recuperar ese proceso que Batasuna no ha podido ser, para fomentar el debate entre las diferentes sensibilidades y organizaciones de la izquierda abertzale desde el día a día y al calor de la lucha de nuestro pueblo, con la mira en la consecución de un proceso constituyente de la izquierda abertzale, que recoja las fuerzas y sensibilidades existentes en su seno. La izquierda abertzale necesita este proceso que evidentemente debe nacer de un trabajo en común y un debate a medio plazo entre todas las fuerzas políticas y movimientos sociales, y que no podrá nacer ni estar patrocinado ni tutelado por ninguna de las sensibilidades existentes, como ha ocurrido con Batasuna, sino por todas ellas, desde un profundo y sincero convencimiento de que todas y todos somos necesarios, y con actitud unitaria e integradora y no de imposición, de votación y derrota/victoria.

A partir de hoy, junto a la intervención política en todo cuanto interese a nuestro pueblo, uno de nuestros objetivos prioritarios será el de fomentar el debate y la colaboración entre las fuerzas de la izquierda abertzale, para generar una dinámica que ilusione y aglutine toda la riqueza de una izquierda abertzale presente en múltiples colectivos sociales, populares, sindicales y políticos, que ni están en Batasuna ni en Aralar, y que junto a nosotras y nosotros constituyen el germen y el futuro, la ilusión, la utopía y la entrega a la que nos hemos referido antes. Ese es el camino para vencer, liderando y convenciendo a la mayoría de la sociedad vasca.

Ese es el camino de establecer una política de alianzas con esa débil y dubitativa conciencia nacional de la derecha vasca (PNV-EA) para que no vuelvan a bajarse del tren, y para frenar los ataques genocidas del frente nazi-onal español formado por PP y PSOE.

Ese es el camino, para que desde la mayoría y con firme convicción democrática, traigamos a nuestros presos a casa y consigamos para Euskal Herria la libertad y el puesto que merece en el panorama de los pueblos de Europa.

Hasta ese momento, camaradas, amigas y amigos de Batasuna, Colectivo de Presas y Presos, ANV, AB, LAB, ELA, Piztu, Arragoa, Igitaia eta Mailua, Zutik, Batzarre, Solidarios, Senideak, Gestoras, Gurasoak, sectores de izquierda de EA... y tantas y tantos... nuestra mano tendida para conseguirlo. *

Nota: Además de Benito Goñi, firman este texto Iosu Gulina, Sagrario Alemán Astiz, Fernando Atxa, Heleni Filosofidis, Andoni Basabe Kortabarria, Olga Sayes Alzua, Mikel Haramburu e Imanol Murugarren.

Opinión
Una escisión anunciada, una situación degradada.
 
La separación de Aralar del tronco mayoritario de la izquierda abertzale era un proceso anunciado y previsible desde el momento en que la mayoría del MLNV ratificó su rechazo a criticar publicamente a ETA y pedirle que cesara en su acción y mantuviera su estrategia de construcción nacional, que supedita el avance hacia la soberanía nacional a la obtención de la territorialidad, al margen de la realidad política y social vascas.
 
Aralar sólo obtuvo un 9% de apoyos durante el proceso de constitución de Batasuna (la formación que sustituye a HB como plataforma política de la izquierda abertzale), manifestándose así cuales son las correlaciones de fuerzas internas en el seno de los sectores más militantes del MLNV y el peso de rutinas y tradiciones históricas. Lo cierto es que aún siendo un resultado escaso, el desastre electoral de EH y sobre todo el hastío acumulado por los efectos de la actuación de ETA, condujeron a un punto de saturación que produjo la ruptura. Ciertamente, no todos los críticos con la posición mayoritaria -ni los públicos ni los reservados- han optado por marcharse, pero es comprensible que muchos de los más caracterizados hayan llegado a la conclusión de que resulta insostenible continuar incluidos, ni siquiera como sector critico, en una formación instalada, al menos publicamente, en el seguidismo acrítico de ETA. Aún así, Aralar ha nacido intentando mantener abiertos los puentes de comunicación con Batasuna, como pone de manifiesto el articulo arriba reproducido.
 
La situación vasca tras las elecciones y la continuidad de los atentados de ETA (que a los objetivos precedentes acaba de incorporar en su lista a la Ertzantza y por tanto al PNV) dibuja un escenario que supura pesimismo. La impotencia política de la izquierda abertzale parece firmemente encaminada a reducirla paulatinamente a la marginalidad. El PNV encuentra con esa línea terreno libre para instalarse en la ambigüedad: gestión estatutaria combinada con reclamos de la autodeterminación, reasumiendo al estatuto como base política y recuperando el discurso que le atribuye incluso potencialidades formales como soporte de una hipotética dinámica soberanista. Lo de menos en este planteamiento es su incoherencia formal y practica; lo importante es que su asunción sitúa al PNV en buenas condiciones de consolidar la captación de apoyos sociales provenientes de la izquierda abertzale. El PNV aspira a afianzar su usufructo hegemonico del espacio nacionalista, situandose como uno de los extremos en una dinámica bipolar frente al españolismo, marginalizando a la izquierda abertzale a partir de su propia automarginación, lo que explica la disposición del nuevo Gobierno vasco a mantener vivo el debate sobre la soberanía nacional vasca al margen de lo que ETA pueda o no hacer, pese a las presiones españolistas. Otra cuestión es que a ello le sume en un tiempo concreto iniciativas realmente capaces de provocar un avance en la consecución de estos objetivos que, de por si, no casan bien con su enfasis, por ejemplo, en resolver satisfactoriamente la renovación negociada del Concierto economico.
 
Lo que si parece un dato estable de la situación es que el rechazo a ETA crece en la población vasca y no parece probable que puedan reproducirse episodios como la muerte por torturas de Arregi o el GAL que en el pasado retrasaron o distorsionaron esa dinámica. El españolismo, por su parte, sigue encontrando cobertura para negar el derecho democrático a la autodeterminación, justificándose con la acción de ETA y de paso criminalizando por extensión en el conjunto del Estado a todos los movimientos políticos de emancipación nacional u oposición social real, por alejados que estén de los presupuestos de ETA.
 
Para cualquier observador, resulta evidente que ETA no sirve hoy nada más que para dificultar el avance hacia la soberanía nacional vasca, esterilizando políticamente a la izquierda abertzale y favoreciendo paralelamente al PNV y al españolismo. Pero igualmente, resulta claro -solo hay que leer la ultima entrevista a ETA- que esa organización se resiste a admitir que su tiempo histórico ha pasado y que se encuentra instalada en una conversión que ha hecho a los medios fines en si mismos. Resulta patético a estas alturas leer que aún ETA persista en verse como motor o garantía de cualquier proceso de liberación nacional o más aún que se justifique todavía como presunto elemento de presión determinante cara al Estado español, cuando resulta a todas luces notorio que el Estado español cuando se encontró más preocupado y acosado por las demandas vascas fue mientras estuvo vigente el pacto de Lizarra, es decir, en tanto ETA se mantuvo en tregua. La mayor tragedia política del momento es que la mayoría de la izquierda abertzale civil, por convencimiento, conveniencia o falta de valentía políticas, se mantenga instalada en el asentimiento y la subalternidad y no asuma que la precondición para recuperar iniciativa y credibilidad políticas en Euskadi y fuera de allí, es conseguir el cese inmediato de las acciones de ETA y en el caso de persistir ETA, expresar con nitidez su rechazo político a esas actuaciones. 
 
La escisión de Aralar es expresión de este contexto. Cual será su evolución -si se mantendrá en los parámetros de una izquierda abertzale antagonista o reproducirá evoluciones como la de Euskadiko Ezquerra-  y cual  será su papel en la situación política vasca, está por ver.
 
En todo caso, desde Andalucía resulta bien triste comprobar, al margen del sufrimiento humano innecesario, como la cerrazón y la estupidez políticas dilapidan fuerzas, eliminan un factor de debilidad del Estado español y convierten lo que podía ser objetivamente fuente de impulsos e inspiraciones en una pesada carga que sobrellevar para las otras naciones del Estado y entre ellas la nuestra -por mucho que ni se compartan políticas o actuaciones ni se tenga influencia o relación alguna con ellas- que sólo influye negativamente en nuestra propia lucha nacional y social.
 
  Cataluña
Querella de 71 entidades por la carga policial en la marcha de Barcelona
100 testigos y fotografías avalan la acusación
 
Barcelona, Antes del jaleo...
el beso de la mujer araña
 
C. BLANCHAR | EL PAIS Barcelona

Tres semanas después de la marcha antiglobalización celebrada en Barcelona que acabó con una contundente carga policial (23 detenidos y decenas de heridos), 71 entidades presentaron ayer una querella ante la sala penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra los responsables de la actuación de las fuerzas de seguridad. Un total de 100 testigos y numeroso material gráfico avalan la acusación.

La querella ha sido presentada contra la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas y el subdelegado en Barcelona, David Bonet, por su responsabilidad política en los hechos. También se dirige contra los mandos policiales de los agentes de paisano que presuntamente colaboraron en los destrozos ocasionados durante la marcha, y de los agentes antidisturbios que cargaron duramente contra los manifestantes al final de la misma, cuando no habían intervenido antes para impedir los destrozos en comercios y mobiliario público protagonizados por un grupo minoritario.

Entre otros delitos, se les acusa de daños, agresiones, coacciones, detención ilegal, delitos contra el ejercicio de los derechos civiles y omisión del deber de perseguir delitos. La querella ha sido redactada por 11 letrados de la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona y la suscriben 71 entidades, organizaciones cívicas, sindicatos y partidos políticos.

El equipo jurídico ha reconstruido los hechos a partir de testimonios de manifestantes e incluso ciudadanos que, sin participar en la marcha, presenciaron la polémica intervención policial. Entre los testigos también hay 13 periodistas. Además, los letrados han presentado numeroso material gráfico sobre las agresiones a ciudadanos, el desarrollo de la carga y las detenciones, e imágenes de los policías de paisano a los que los organizadores de la manifestación atribuyen daños en cinco establecimientos comerciales del paseo de Gracia.

García Valdecasas declaró ayer que Barcelona 'no puede convertirse en refugio de grupos que, utilizando la cobertura de los movimientos sociales, practiquen la violencia'. Valdecasas aseguró que la querella 'forma parte de una campaña de desprestigio de las fuerzas de seguridad'. Por su parte, el presidente del PP de Barcelona, Santiago Fisas, reclamó anteayer al alcalde, Joan Clos, que rechaze públicamente la querella.

Criminalización

Ante las declaraciones de Valdecasas, la portavoz de las entidades, Gabriela Serra, afirmó que 'las instituciones se desprestigian por lo que hacen'. Serra aseguró que 'se ha intentado criminalizar como movimiento social' a la campaña contra la globalización, y añadió que 'esta criminalización ha puesto en juego la credibilidad de la democracia'.

La querella se ha presentado ante el Tribunal Superior al equiparar el cargo de Valdecasas con el de un aforado, aunque los propios abogados reconocen que la competencia judicial no está clara, pues existe un 'vacío legal' al respecto. Si se acepta la competencia, el tribunal debe decidir si en la querella hay indicios suficientes de delito para darle trámite. En caso de ser rechazada, se presentaría ante los juzgados de instrución.

 
Resistencia en Gotemburgo
 
Opinión
De Irlanda a Genova, pasando por Gotemburgo y Barcelona.
 
El pueblo de la República de Irlanda le propinó un sonoro sopapo a la Unión Europea (y a su Gobierno) al rechazar en referendum la ratificación del Tratado de Niza que recoge las perspectivas de ampliación al Este y los cambios en la articulación institucional de la UE. Los irlandeses aprovecharon eficazmente, como antes hicieran en su día los daneses en relación al euro, una oportunidad de pronunciarse que, por ejemplo, se nos niega reiteradamente a los andaluces a los que nunca se nos ha convocado para votar directamente nada relacionado con la UE: ni la incorporación a la CEE, ni el Acta Unica, ni Maastricht ni Niza... Todas estas decisivas cuestiones se han venido resolviendo sólo mediante debates -cada vez menos difundidos- en el Parlamento español.
 
Dando un nuevo ejemplo de cuanto valen realmente sus rutinarias proclamas de fe democrática, los otros estados capitalistas de la UE en seguida afirmaron que, pese a que formalmente la validez de Niza exige la ratificación de todos los estados miembros de la UE, no se daban por aludidos por la decisión irlandesa y que el proceso de ampliación seguiría adelante. La solución que proponian era hacer algun ajuste cosmético en el Tratado y que ñp votaran de nuevo los irlandeses. A fin de cuentas, Irlanda no es Francia, Alemania, Gran Bretaña o Italia; ni siquiera es el Estado español y no podían permitir que importantes intereses estratégicos fueran puestos en cuestión por una formalidad
 
Luego, la cumbre de Gotemburgo volvio a desarrollarse en medio de la protesta contra la llamada globalización, es decir, contra el funcionamiento del capitalismo. Duros enfrentamientos y una desmedida actuación represiva de la policia sueca colocaron a Gotemburgo como otro hito en el sendero que arranca de Seattle y sigue por Melbourne, Praga, Niza... (con sus antecedentes en las movilizaciones de Amsterdam o Colonia o sus encuentros en Dakar, Ginebra o Porto Alegre).
 
En Barcelona, el Banco Mundial renuncio siquiera a hacerse presente. En el transcurso de la manifestación que culminaba las actividades de protesta, se pudo ver como un grupo de policias camuflados la emprendian contra comercios para dar lugar despues a una brutal carga policial contra todo lo que pillaron enfrente. Precisamente hoy la policia ha vuelto a emplearse  allí con extremada contundencia en el desalojo de dos casas okupas.
 
En Genova, donde se va a reunir el G-8 (los siete principales paises capitalistas más Rusia), el Gobierno Berlusconi ha convertido la ciudad en un inmenso fortin, ha puesto en practica ya la sugerencia impulsada por Aznar de suspender el derecho de circulación dentro de la UE para disminuir la asistencia a los actos de protesta e incluso, segun denuncias multiples, ha recurrido a la argucia de utilizar el envio de cartas-bomba para justificar de antemano la previsible represión sobre las acciones de denuncia.
 
Mientras todo esto ocurre, la prensa burguesa comienza a dedicarle creciente atención al llamado movimiento antiglobalización, buscando lideres y portavoces que puedan encarnarlo y particularmente referencias que puedan dividir al movimiento en dos sectores: el respetable y el radical, o dicho de otra manera, el pacifico y el violento. En el seno de los colectivos implicados y entre ellos cobra fuerza un debate sobre los metodos de lucha que se suma al de la propia autovaloración del movimiento en si mismo y a su papel.
 
Los debates

El llamado movimiento antiglobalización es una coalición multiple de organizaciones y colectivos de diverso tipo y orientación que coinciden en su rechazo a las manifiestaciones y consecuencias del capitalismo neoliberal. Esa coincidencia en el rechazo no significa ni identidad ni homogeneidad en cuanto al análisis de las causas ni en la definición de las alternativas. Expresa el hartazgo por los efectos combinados del dominio asfixiante del pensamiento único (el consenso) y de las agresiones acumuladas desde el inicio de la reestructuración capitalista. La convergencia practica, identificando como citas y objetivos a las reuniones de los diferentes organismos capitalistas internacionales (FMI, BM, G-7, UE...), ha permitido encontrarse y sobre todo hacerse visibles, a quienes rechazan el orden vigente -con todo una gama de motivaciones, alcances y profundidades- generando un clara dinamica acumulativa. Estas protestas de cita en cita han venido a llenar un vacio de expresión e identificación; aunque no pueden sustituir obviamente a los procesos politicos y sociales nacionales. Precisamente su estructuración y forma de conexión, responden en buena parte al hecho de que politica, social y electoralmente -con algunas variaciones y excepciones nacionales- el espacio de la izquierda sigue hegemonizado por fuerzas social-liberales o claudicantes tanto en el terreno político como en el sindical, sin cuya colaboración el orden neoliberal no podría haber progresado en la forma que lo ha hecho.  

La convergencia en la acción de colectivos y organizaciones de muy diferente naturaleza política, ha contribuido a extender demandas y exigencias transitorias de muy diverso alcance: unas más moderadas como la Tasa Tobin; otras más profundas, como la anulación de la deuda externa del Tercer Mundo. Ha puesto en comunicación a gentes de izquierda de diversos paises, que han redescubierto que la resistencia es posible y han servido de muy valioso elemento de movilización e incorporación a sectores de jovenes.

Como quiera que hasta la fecha el motor de este proceso ha sido el manifestarse ante eventos de organismos internacionales y transmitirles el rechazo y la indignación que provocan sus políticas y las de sus estados, muy rapidamente se ha provocado un debate sobre las formas de llevarlo a cabo. En seguida, algunos sectores de este movimiento han comenzado a tomar como elemento de delimitación sobrevenido (aparte de otros más serios pero menos palpables, como las alternativas que se presentan o la actitud ante esos organismos) la cuestión de las formas de protesta.  Para algunos, el movimiento habria de limitarse a demostraciones de masas en terminos pacificos y legales. Para otros, junto a estas cabe tambien sumar la confrontación con las fuerzas represivas y policiales de tal manera que simbolicamente queden evidenciados el deseo de impedir la celebración de estas cumbres. Para los primeros, el movimiento pierde con la imagen violenta que dan los medios; para los segundos, descontada la manipulación inevitable, esa imagen no es necesariamente negativa pues recupera una actitud de confrontación radical y reivindica medios usualmente necesarios para alcanzar demandas que durante años sólo han aparecido en los televisores del mundo desarrollado cuando se emitian cronicas de las luchas de los trabajadores surcoreanos, por ejemplo. Otras formas de violencia (el terrorismo, para entendernos) no son contempladas ni asumidas por nadie.

Un análisis de los hechos acaecidos hasta el momento habría de introducir tambien destacadamente los propios intereses y la propia actuación de los Gobiernos y sus fuerzas represivas, que en multitud de casos simplemente han golpeado pronto indiscriminadamente tanto a unos como a otros por propia iniciativa.

A poco que se piense y no se quiera entrar en una dinámica excluyente o exigente (que pronto pase de los metodos a otros planos y conlleve descalificaciones mutuas, de unos por insustanciales y moderados y de otros por radicales) parece sensato intentar mantenerse juntos con criterios sencillos. Apuntamos a continuación algunos, ya puestos en practica, por cierto.

1ş. Las citas no son propiedad de nadie. No obstante hay que respetar todos los trabajos hechos y no interferirse mutuamente.
2ş. Las formas de protesta pueden ser politicamente complementarias si están claramente delimitadas, al menos en un principio, de tal manera que cada cual sepa a lo que va y no se utilice a nadie en contra de su voluntad, de tal manera que sea posible el participar en las protestas a todo el abanico de personas posibles (mayores, familias, etc) cuando los estados mantehgan abierta esa posibilidad.
3ş. Incluso las actuaciones más comprometidas no han de resultar nunca gratuitas o irracionales y siempre han de partir de una actitud de defensiva contundente. No tiene nada que ver emprenderla con lunas de comercios, farolas o cabinas al arrope de una manifestación masiva pacifica con plantearse entrar a protestar dentro del perimetro policialmente acotado y responder proporcionadamente en su caso a las agresiones que puedan producirse.
4ş. La pluralidad ha de ir unida a la solidaridad, de manera que nunca se pierda de vista quien es el enemigo.
Sumemosle a todo esto, el respeto necesario a las circunstancias del país en donde se desarrolla la cita y a sus organizaciones nacionales. En este sentido, la izquierda nacionalista andaluza ha de comenzar a pensar en que la proyectada Cumbre de Sevilla del 2002 ha de ser una oportunidad no sólo para denunciar el orden neoliberal europeo o mundial en general sino tambien especificamente la opresión nacional y social que sufre Andalucía y el papel dependiente político y economico que le ha adjudicado el Estado español y la UE. Sería tremendamente ridiculo y muy poco productivo, que Andalucía no estuviera politica, programática y simbolicamente presente de forma destacada en una convocatoria que va a desarrollarse en su propio territorio, limitandose a poner el escenario. Ojo avizor ante este riesgo.

Sugerencias

En nuestra pagina Ficheros, carpeta Documentos, se encuentra asequible para descargar, un polémico articulo, traducido al castellano, de François Vercammen, miembro del SU de la Cuarta Internacional, dedicado a la situación actual de la Unión Europea y sus perspectivas.

Para quienes lean en francés y les interese la cuestión nacional de Quebec, sugerimos acercarse a Gauche Socialiste y leer especialmente sus documentos acerca del problema nacional de Quebec o la cuestión de las naciones autoctonas (los indios y esquimales).

Solidaridad con Palestina
Enlace en la imagen
a Intifada Al Aqsa
 
 Milton Nascimento, Travessia
-------
Directorio de Andalucía en Internet:
 
 
 




[Adjunto no mostrado: Euskadi.bmp (image/bmp) ]

[Adjunto no mostrado: =?iso-8859-1?Q?Catalu=F1a=2C_3.bmp?= (image/bmp) ]




[Adjunto no mostrado: Estrella Roja.bmp (image/bmp) ]


[Adjunto no mostrado: Br Milton Nascimento, Travessia.mid (audio/mid) ]

Free Website Counter
Hit Counters