Inicio > Mis eListas > aplp > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4781 al 4784 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?Hoy_20_h =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?Seminari =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?VI_Coloq =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?VI_Coloq =?UTF-8?
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
PRAGMA-APLP
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4585     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[PRAGMA-APLP] =?UTF-8?Q?Comentario_del_Seminario_Anual_de_Enrique_Acu=C3=B1a_=22El?= =?UTF-8?Q?_Otro_del_desenga=C3=B1o=22?=
Fecha:Martes, 14 de Mayo, 2019  21:59:11 (-0300)
Autor:=?UTF-8?Q?Leticia_Garc=C3=ADa?= <leticiacgarcia @.....com>

Pr√≥xima clase: s√¡bado 18 de mayo a las 11 hs.¬†

Los invitamos a leer el comentario de la clase anterior:  "Una retórica atrapa afectos: Lacan con Spinoza"


Una po√©tica del sinthoma public√≥:"El Otro del desenga√Īo -Seminario C.A.B.A. 2019 de Enrique Acu√Īa Comentario de la clase 4 de mayo de 2019 Una ret√≥rica atrapa afectos: Lacan con Spinoza Por Ver√≥nica Ortiz Tal la red que us√≥ en esta oportunidad Enrique Acu√Īa para circunscribir aquel "afect"
Responder a esta entrada realizando el comentario sobre esta línea

Entrada nueva en enriqueseminarioclinico

Una retórica atrapa afectos: Lacan con Spinoza

por Una poética del sinthoma

El Otro del desenga√Īo -Seminario C.A.B.A. 2019 de Enrique Acu√Īa

Comentario de la clase 4 de mayo de 2019

Una retórica atrapa afectos: Lacan con Spinoza

Por Verónica Ortiz

Tal la red que us√≥ en esta oportunidad Enrique Acu√Īa para circunscribir aquel "afecto" que implica "ausencia de la red" del lenguaje: la angustia. Aventura de fun√¡mbulo, como advert√≠a Lacan en su d√©cimo seminario.

Un fil√≥sofo, un poeta, un analista; red-urdimbre de saberes que dicen sobre la angustia pero que no se teje, podr√≠amos agregar, sin un an√¡lisis.

-I-

 

YO             PASION                                    PULSION      1-demanda

ser                                                                                     2-fantasma

 

Otro¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†DESEO¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†AFECTO 1-enga√Īa (m√¡s-sentido)¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† SINTOMA

objeto (a)¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† 2-no enga√Īa (sin-sentido)¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†ANGUSTIA

Partimos  de cuatro conceptos: pasión, deseo, pulsión y afecto. Las pasiones pueden ser las del Yo (Freud- amor, odio, ignorancia) o las del Ser (filosofía: pasiones del alma, Descartes; pasiones del ser, Spinoza).

Estas pasiones del Yo y del Ser se encuentran con algo que las gobierna desde el inconsciente, como Otro. No solo se juega la relaci√≥n imaginaria al otro sino la relaci√≥n simb√≥lica al Otro, campo del deseo y de su objeto que desde la pulsi√≥n se desprende luego a un afecto que no enga√Īa, la angustia.

Esto se conecta al concepto freudiano de pulsión, en tanto empuje. Y de ahí se causa un afecto. Del lado de la pulsión, se escribe:

1- el matema escrito en el grafo del deseo, es decir, la pulsión implica la demanda, algo del inconsciente tiende a realizarse y

2- un objeto atrapado en el fantasma.

De ah√≠, el afecto: la met√¡fora del s√≠ntoma, que enga√Īa (+ sentido) la mentira que permite le sintoma alivia de lo real; ¬†y lo que no enga√Īa, la angustia en tanto sin sentido.

Lacan utiliza el t√©rmino de angustia como lo que no enga√Īa, de ah√≠ el t√≠tulo del seminario ‚ÄúLos desenga√Īados erran" (Les nondupes errent). ¬¿Cu√¡l es el Otro del desenga√Īado? Tengamos en cuenta que el desenga√Īado no es el que no se apasiona por nada. Se trata de otra cosa.

Todo lo articulado en el grafo del deseo muestra una red t√≥rica, una ret√≥rica, el lenguaje. Ejemplo: un crimen pasional es explicado con frecuencia como emoci√≥n violenta, puro acto, no hay ning√ļn sujeto. De distinto modo, como psicoanalistas siempre apelamos a que lo sucedido como hecho sea dicho: lo empirico se transforma en un relato que es una pregunta del ser en el lenguaje, sin lo cual no ser√≠amos m√¡s que meros observadores de hechos f√≠sicos.-

-II-

Borges y Spinoza

[…] Alguien construye a Dios en la penumbra.

Un hombre engendra a Dios. Es un judío

de tristes ojos y de piel cetrina […]

[…] No importa. El hechicero insiste y labra

a Dios con geometría delicada;

desde su enfermedad, desde su nada,

sigue erigiendo a Dios con la palabra. […]

Jorge Luis Borges

Para Spinoza (recordemos que le vali√≥ la segregaci√≥n de la comunidad jud√≠a debido a su ‚Äúpante√≠smo‚ÄĚ) Dios es una sustancia viva, una sustancia primera cuya esencia es la existencia, que tiende por la conatus- deseo como potencia a "perseverar en el ser"; a expandirse, tal como el agua se expande por naturaleza al derramarse sobre el suelo. De aqu√≠ la pregunta que formula Acu√Īa en la argumentaci√≥n del presente seminario: ‚Äú¬¿C√≥mo dice cada uno de su ‚Äėcausa-cosa‚Äô que persevera en ser desde la potencia del deseo?‚ÄĚ.

Lo entiendo as√≠: ¬¿C√≥mo pasar de las pasiones- presentes en la subjetividad de la √©poca- al deseo que divide a un sujeto en su soledad? ¬¿Y c√≥mo ‚Äď en un movimiento de reducci√≥n- decir algo sobre el resto de la operaci√≥n, el ‚Äúeso‚ÄĚ de cada uno, a pesar de que ‚Äúeso‚ÄĚ se acomode mejor al silencio?

Enrique comenta los p√¡rrafos iniciales de la tercera parte de la √Čtica de Spinoza, ‚ÄúDel origen y de la naturaleza de los afectos‚ÄĚ. Explica que esta obra es un esfuerzo de formalizaci√≥n de una ‚Äúgeometr√≠a de las pasiones‚ÄĚ, un intento de llevar los afectos a un orden razonable. Del afecto como pathos al matema. Con Descartes y Spinoza (y por supuesto, tambi√©n con Lacan) se trata de un intento de situar la ciencia -la ilustracion, ¬†las Luces. Lo que era de Dios pasa a ser del hombre: el deseo, el uso del lenguaje como raz√≥n ilustrada.

Spinoza junta la naturaleza y lo humano en una potencia deseante com√ļn. El agua derramada se extiende seg√ļn leyes universales, est√¡ regida por la conatus, habitada por un Dios deseante; es decir, el derramarse reconoce ciertas causas y se combina con otras. Tambi√©n el afecto humano. Ser√¡ la ret√≥rica, red del lenguaje de las pasiones, el instrumento para abordar los afectos, para darles cierta inteligibilidad. De ese esfuerzo resulta, entre otras cosas, la clasificaci√≥n spinoziana de afectos "alegres y tristes", de acuerdo a si un hombre est√¡ en lo que llama ‚Äúservidumbre‚ÄĚ o si logra acceder a la ‚Äúpotencia del entendimiento‚ÄĚ. Cuando el alma se considera a s√≠ misma y considera su potencia de obrar, se alegra. (Proposici√≥n LIII).

Acu√Īa agrega que ser√¡ atravesando la servidumbre imaginaria que, al final de un an√¡lisis, alguien ce√Īir√¡, si no la potencia total de un entendimiento, s√≠ la causa de s√≠, resto imposible de decir.

 

-III-

Borges y Lacan

[‚Ķ] Libre de la met√¡fora y del mito

labra un arduo cristal: el infinito

mapa de Aquel que es todas Sus estrellas.

Jorge Luis Borges

Ser√¡ el turno de un recorrido por algunos p√¡rrafos de los Seminarios 6 "El deseo y su interpretaci√≥n" y el Seminario 10 "La Angustia" en los que Jacques Lacan introduce a Spinoza a la hora de referirse al deseo y estudia la angustia respectivamente como funci√≥n positiva, como experiencia de un atravezamiento.

[Seminario 6] ; Acu√Īa explica que el deseo no es solo una libido, una energ√≠a que circula entre los cuerpos, sino una potencia a realizarse, que pone en juego algo del Uno, del ser que est√¡ en cada uno. El lenguaje no solo implica la falta en ser sartreana -carencia causal- sino que es, en s√≠ mismo, una potencia deseante.

Hab√≠amos visto que el ‚Äúbestialismo‚ÄĚ era el nombre que Arist√≥teles le daba al bien de cada uno cuando no coincid√≠a con el Bien com√ļn. De ese modo, al decir de Lacan, ‚Äúlos deseos son exiliados del campo propio del hombre‚ÄĚ. Lacan ubica a Spinoza en las ant√≠podas, como lo nuevo: ‚Äúen el sentido de esa relaci√≥n del hombre consigo mismo que es la del an√¡lisis tal como Freud lo constituy√≥.‚ÄĚ Para Spinoza el deseo es la esencia misma del hombre, en la medida en que es concebida a partir de alguna de sus afecciones[1], dato importante, ya que de afectos se trata en su √Čtica.

Acu√Īa se√Īala en este punto un distanciamiento entre el pensar filos√≥fico y la praxis anal√≠tica: si para la filosof√≠a el deseo es la tendencia a procurarse un placer, el problema es que el deseo est√¡ ignorado, no es una voluntad consciente, y puede no querer su bien. En la filosof√≠a hay un pasaje de la potencialidad hacia el acto que forcluye la causalidad inconsciente. Desconoce que alguien afectado por las pasiones de la subjetividad de su √©poca solo podr√¡ atrapar algo de la causaci√≥n significante con la red t√≥rica que se despliega a trav√©s del m√©todo freudiano de la asociaci√≥n libre.

[Seminario 10] Lacan construye un cuadro para atrapar a la angustia en una red de su invenci√≥n, a partir de Inhibici√≥n, s√≠ntoma y angustia, de Freud. [Ver p√¡gina 22 del seminario]

Con Lacan, a diferencia de los llamados posfreudianos- que abordaron los afectos por el sesgo del sentimiento- y a sabiendas que hay un sentir que miente. Acu√Īa invita a hacer pasar la pasi√≥n por el deseo para averiguar qu√© resto se obtiene, qu√© afecta como angustia, quantum pulsional freudiano, sin representaci√≥n.

El s√≠ntoma enga√Īa, es un simb√≥lico en lo real. La angustia no enga√Īa, es un real en lo simb√≥lico.

Persiste un problema: si la ret√≥rica est√¡ hecha de modos de decir, de redes para atrapar lo m√ļltiple, ¬¿c√≥mo captar el Uno de cada uno? Verificamos que repiquetea, que insiste, ¬†al final de la clase, la pregunta inicialmente formulada en el argumento. Parece ser que en este campo no hay respuestas est√¡ndar, sino algo a resolver en el ser en la funcion de la falta como potencia de lo no realizado.

IV

Desangustiar

Libre de la memoria y de la esperanza,

ilimitado, abstracto, casi futuro,

el muerto no es un muerto: es la muerte. […]

Jorge Luis Borges

 

Finalmente, con una tercera referencia a Borges, Enrique Acu√Īa hace a la vez dos cosas: honrar la memoria de sus muertos y brindar testimonio en acto de un saber hacer frente a la angustia, ese signo se√Īal de lo real y el deseo, un saber hacer al des-angustiar. En una mano, un arma: el poema. En la otra, una ense√Īanza del psicoan√¡lisis.-

 

Bibliografía

Spinoza, B.: √Čtica demostrada seg√ļn el orden geom√©trico, Gredos, Madrid, 2011.

Lacan, J.: El seminario, Libros 6 El deseo y su interpretaci√≥n (p√¡g. 16) y 10 La angustia, Paid√≥s, Bs. As., 2014 y 2006.

Borges, J. L.: Obra po√©tica, Emec√© Editores, Buenos Aires, 1964. Poemas: ‚ÄúBaruch Spinoza‚ÄĚ, ‚ÄúSpinoza‚ÄĚ y ‚ÄúRemordimiento por cualquier muerte‚ÄĚ.

Garc√≠a Urcola, Ma. I.: ‚ÄúDe pasiones y deseos, el psicoan√¡lisis en el siglo‚ÄĚ, comentario del curso de verano 2019 de Enrique Acu√Īa. https://seminarioenriqueacuna.com/?fbclid=IwAR3_txo7JuXK73YD1EF_qxC7JnP4Hb6s41O7FHg2mTMiysU1mKRYvembBqw

[1] Spinoza, B.: ‚ÄúEl deseo es la esencia misma del hombre en cuanto que es concebida como determinada a obrar por una afecci√≥n cualquiera dada en ella.‚ÄĚ


Esta entrada est√¡ financiada mediante anuncios
 
Learn more about RevenueStripe...
Una poética del sinthoma | 14 mayo, 2019 en 12:32 am | Categorías: Sin categoría | URL: https://wp.me/p6xlSj-1l
Comentario    Ver todos los comentarios

Cancelar la suscripción para no recibir entradas de enriqueseminarioclinico.
Modifica los ajustes de tu correo electrónico en Administrar suscripciones.

¬¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
https://enriqueseminarioclinico.wordpress.com/2019/05/14/una-retorica-atrapa-afectos-lacan-con-spinoza/