Inicio > Mis eListas > ari > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 31 al 60 
AsuntoAutor
=?us-ascii?Q?hist= Juan
De ñoquis y otras Juan
Charla sobre prost Juan
Todavía no lleg{o Juan
=?us-ascii?Q?golpe Juan
Muertes anunciadas Juan
Pensamiento económ Juan
CUERPO TEORICO-HIS Juan
Elisa Carrió 17/18 Juan
Lo Vuolo, reportaj Juan
El técnico y el po Juan
REPUDIO A LA REPRE Juan
Liilata en Rosario Juan
Sobre infoBAE Juan
Carrió convoca a u Juan
PARA CARRIO, LA MA Juan
Muy cerca de la ab Juan
Chat el 13-7-02 (s Juan
Carta a Reutemann Juan
Carrió piensa que Juan
Lilita en Jujuy Juan
Plan en Página /12 Juan
El plan según Carr Juan
Poco serio (crític Juan
Principales puntos Juan
Lilita en Resisten Juan
20 máximas de gobi Juan
20 máximas de gobi Juan
Lo Vuolo vs. Krueg Juan
Lo Vuolo en Rosari Juan
 << 30 ant. | 8 sig. >>
 
Argentinos República Iguales
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 59     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ari] Lo Vuolo vs. Krueger
Fecha:Viernes, 23 de Agosto, 2002  02:59:27 (-0300)
Autor:Juan <juan @....com>

Compañeros:
 Reproduzco la nota de Lo Vuolo en el suplemento Cash de Página 12
http://pagina12.feedback.net.ar/suplementos/cash/.

ANNE KRUEGER Y LAS LECCIONES DEL EXPERIMENTO ARGENTINO
La paja en el ojo ajeno

Anne Krueger, la número dos del FMI, escribió un documento analizando la
crisis argentina. Rubén Lo Vuolo(*), economista principal de Elisa Carrió,
lo critica. ¿Cuál es la responsabilidad del FMI?

En un reciente trabajo, Crisis Prevention and Resolution: Lessons from
Argentina, Anne Krueger (vicedirectora gerente del FMI) presenta las que, a
su juicio, son las "lecciones" que el FMI aprendió de la crisis de
Argentina. De entrada, AK reconoce que las reformas aplicadas en la
Argentina durante los años '90, hasta hace poco eran consideradas como un
éxito. ¿Qué pasó que se derrumbó el modelo exitoso? Para AK, la culpa es de
la débil política fiscal y la creciente sobrevaluación del tipo de cambio.
Los motivos de este último problema fueron: una inflación relativamente
"alta", un dólar fuerte y una insuficiente flexibilidad en el mercado de
empleo. Estos argumentos suenan muy endebles, frente a la deflación en gran
parte del período y a que la flexibilidad laboral fue profunda. Decir "no
fue suficiente" es, como mínimo, eludir que la explicación está en otro
lado. El argumento del dólar fuerte contrasta con el estímulo a la economía
dolarizada.
En cuanto al déficit fiscal, y remarcando el déficit provincial, AK muestra
su escalada. Pero, en lugar de ver sus causas estructurales, se concentra en
señalar el elevado nivel del empleo público, comparando con otros países su
participación en la oferta laboral. Las cifras presentadas no permiten sacar
grandes conclusiones, pero además AK no compara los niveles de desempleo y
de subempleo, ni dice si esos países tienen seguros de desempleo u otras
políticas en las que tal vez gastan más que el empleo público directo. Su
conclusión lineal es que el excesivo déficit se debe principalmente al
elevado empleo público, cuestión difícil de corroborar en la evidencia
empírica que marca otros factores estructurales más importantes (reforma
previsional, intereses de la deuda, exenciones y subsidios).
Continúa AK admitiendo que, si bien en términos de Maastricht la carga de la
deuda del país no era tan importante, lo que pasó es que en Argentina se
recaudan menos impuestos, se exporta menos, la deuda está tomada en moneda
extranjera y, al mismo tiempo, la convertibilidad (lógico) reducía los
grados de libertad fiscal y en materia de deuda. Lo que no dice es por qué,
con ese diagnóstico, el FMI no favoreció políticas que mejoren las
posibilidades de recaudación, sino que apoyó otras que la erosionaron.
Tampoco apoyó medidas que aumentaran el saldo en divisas en la balanza
comercial, sino que apoyó un tipo de cambio y una apertura que lo
disminuyeron. Además, fue el apoyo del FMI al modelo exitoso lo que
favoreció la entrada de deuda en divisas (al sector público y privado) para
así mantener la convertibilidad.
Para AK la culpa del FMI es no haber sido suficientemente duro en exigir que
se hiciera un ajuste fiscal. Pero pide comprensión: no era fácil convencer a
las autoridades argentinas en momentos en que ingresaban capitales externos.
Lo que no dice es que era el déficit fiscal del que se queja lo que empujaba
el modelo y que ésta era la principal razón de la entrada capitales. Si el
FMI no hubiera apoyado estas políticas, se hubiera tenido que salir del
modelo en condiciones menos traumáticas que las actuales.
AK admite tímidamente que "una temprana salida a un tipo de cambio más
flexible hubiese sido conveniente". Su duda es si el momento era 1994 o
1996-97, o sea en plena época que admite que para el FMI el modelo seguía
siendo exitoso. Pero se exculpa diciendo que, al fin de cuentas, son los
países los que deciden el régimen de cambio y el FMI apoyó que continuara el
programa porque no quiso hacer el papel de "aguafiestas". Más aún, se
entusiasmó cuando Cavallo llegó con el discurso del déficit cero. Lo que no
explica AK es que las políticas de Cavallo son las que desataron el
estallido definitivo del modelo económico y una tremenda crisis política en
el país, mientras el FMI daba apoyo para financiar la salida de capitales
que precipitó el desenlace señalado.
¿Cuáles son las lecciones que saca AK del "laboratorio de ensayo" de la
Argentina? Primero, que el FMI debería haber mirado más atentamente
ladinámica de la deuda. Segundo, que los regímenes de cambio como la
convertibilidad no pueden ser durables y que el FMI debería tener una
política más "cándida y comprensiva" en materia de tipos de cambio. Tercero,
que los países emergentes deberían ser más cuidadosos en el manejo del
mercado de capitales. Cuarto, que el FMI debería ser más prudente en ayudar
a los países a salir de una dinámica perversa de la deuda. Quinto, que el
FMI debería ser más persuasivo en los buenos tiempos y no esperar que se
produzcan los problemas.
Del experimento argentino, el FMI aprendió todo aquello en lo que se supone
que es especialista y consejero mundial. Sin embargo, AK no intenta resarcir
al país porque "si los hubiésemos obligado a cambiar de política, nos
hubieran culpado a nosotros" y "al final, cada país es responsable de sus
políticas, el FMI de prestarle o no dinero". Lo que no explica es por qué
ahora no hace lo mismo y presta dinero para que no los culpen de esta
tragedia sin fin. En lugar de ello, AK señala como un avance las
modificaciones en la ley de quiebras, la inmunidad de los hombres de
negocios sospechados de defraudaciones y otras cuestiones de política
interna. Lo que no dice es qué tienen que ver estas cuestiones con las
lecciones financieras aprendidas y el papel que le compete al FMI.

* Economista, investigador del Centro Interdisciplinario para el Estudio de
Políticas Públicas (Ciepp).





_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
         ~~ OPORTUNIDAD UNICA Y LIMITADA ~~
                 eresMas+OfertaPC
  Liquidación de agendas Palm - Desde solo 133 euros!!
        Impresora Lexmark  por solo 29 euros
       Portátil Toshiba 4010 CDS -  478 euros
        Monitor Nokia 446 XT 19" - 199 euros
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/85/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~