Inicio > Mis eListas > ari > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 37 al 66 
AsuntoAutor
Pensamiento económ Juan
CUERPO TEORICO-HIS Juan
Elisa Carrió 17/18 Juan
Lo Vuolo, reportaj Juan
El técnico y el po Juan
REPUDIO A LA REPRE Juan
Liilata en Rosario Juan
Sobre infoBAE Juan
Carrió convoca a u Juan
PARA CARRIO, LA MA Juan
Muy cerca de la ab Juan
Chat el 13-7-02 (s Juan
Carta a Reutemann Juan
Carrió piensa que Juan
Lilita en Jujuy Juan
Plan en Página /12 Juan
El plan según Carr Juan
Poco serio (crític Juan
Principales puntos Juan
Lilita en Resisten Juan
20 máximas de gobi Juan
20 máximas de gobi Juan
Lo Vuolo vs. Krueg Juan
Lo Vuolo en Rosari Juan
Storni y Reutemann Juan
Carrió en Villa Co ARI Rosa
Carrió: Plenario A ARI Rosa
Reportaje en Esto ARI Rosa
EL PSICOANALISIS E Juan
Solía reírme de El ARI
 << 30 ant. | 2 sig. >>
 
Argentinos República Iguales
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 62     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ari] Carrió en Villa Constitución
Fecha:Sabado, 26 de Octubre, 2002  23:36:34 (-0300)
Autor:ARI Rosario <arirosario @......com>

ELISA CARRIÓ EN VILLA CONSTITUCIÓN - 26-09-02

   Yo debo agradecer y todo el ARI, al pueblo de Constitución por tener a
este hombre tan extraordinario como es Alberto Piccinini, es un orgullo para
el país y debe ser un orgullo para ustedes.  No es fácil encontrar en la
Argentina de hoy, alguien que a lo largo de tantos años haya mantenido el
discurso y la acción en un solo sentido.
Y esto es para mí enormemente importante.
Bueno, la verdad es que no estamos en campaña, así que no sé de qué voy a
hablar.....
Lo primero que quisiera decirles es que no es cierto que nosotros en algún
momento dijimos que no íbamos a ir a elección, nosotros en todo caso siempre
dijimos que era candidata y que por una cuestión ética suspendíamos la
campaña para que nadie piense que ocupaba un espacio más amplio,
beneficiándose en lo personal;  y entonces tuvimos esta actitud de
renunciamiento, en el sentido de no seguir caminando, de esperar un tiempo
para dar la posibilidad de que podamos elegir todo, el "que se vayan todos",
si no tiene la parte propositiva de que un pueblo pueda elegir de nuevo...
Pero a mi me da la impresión, y quizá esta sea la parte de la mayor crítica
que se nos hace, de que no decimos cada cosa concreta que va a pasar....
Que en realidad, es que nuestra enfermedad no tiene que ver con una cosa
concreta, lo que nos pasa como pueblo no tiene que ver con el valor del
dólar.
Ni tiene que ver estrictamente con qué impuesto concreto voy a aplicar,
aunque en la próxima semana esto va a esta puntualmente en cada hojita, cada
impuesto....
Pero en realidad esto no va a solucionar nada si no cambiamos nosotros.
Y yo estaba escribiendo ese documento, que en realidad es un alto ejercicio
poder interpretarnos, lo cual no es fácil, no es lo mismo prometer, no es la
política, no es el poder.....
Es la moral, es la violencia.
Entonces, en realidad la enfermedad que tenemos y la cura es mucho más grave
y mucho más difícil de resolver y a su vez más fácil que lo que nos pueden
prometer en una campaña electoral para olvidarlo al otro día.
Nosotros no podemos mentir porque sería ejercer otro acto de violencia.
Miren, si nosotros tomáramos, si nosotros tuviéramos que usar una palabra,
una, para decir cuál es nuestro peor rasgo de identidad, si tuviéramos que
tomar una palabra para decir de qué estamos enfermos hace muchos, muchos
años, esa palabra sería la violencia.
Nosotros no lo queremos reconocer pero somos un país violento.
La violencia es el diagnóstico.
Miren, qué es lo que sucede con la violencia...
A lo mejor hay alguien acá que haya sido violado en algún momento de su
vida...
La violencia no se puede contar... la violencia es algo que no puede ser
objeto de una historia ni de un relato, es algo que se te cruza y de lo cual
no podés hablar....
Y miren cómo, en nuestra historia, yo voy a hablar de dos relatos que no se
pueden contar.  Pero a raíz de que no se pueden contar, generan más
violencia porque por algún lado salta, en algún otro lado se manifiesta lo
incontable.
Tomamos un ejemplo del siglo pasado, de principios de siglo y después ya
vamos a los últimos treinta años ... pero para que se entienda que no es tan
nuevo, no es una cosa que nos pasó hace poco.
Esa Argentina que nosotros estudiábamos, la Argentina agro exportadora,   la
Argentina de la pampa húmeda ... esa Argentina se fundó sobre el exterminio
indígena.  Hay una parte de la historia que nosotros podemos contar, es la
historia de los campos ... lo que no podemos contar es cómo se obtuvieron
esos campos.
No fue un planteo de civilización porque avanzamos, porque dialogábamos,
porque pacificamos... ahí está la historia de una muerte que no se puede
contar.
Y los dueños de esas tierras son los generales, son los coroneles que
mataron a esos indígenas, con lo cual tampoco hay ahí una historia que se
pueda contar porque es una historia vergonzante.
Y miren esta otra historia, que parece la más hermosa de nuestras historias,
yo creo que es la más linda que tuvo el diecinueve y el veinte, que es la
historia de nuestros abuelos inmigrantes.  Es una historia heroica, es la
única que se cuenta en la mesa familiar.  Después no hay más historia.
Ustedes se dan cuenta que en la mesa se cuenta que el abuelo construyó tal
cosa, que vino, que vivió en un conventillo y después tuvo el negocio, tuvo
el campo ...
Sin embargo, en esa historia también hay un relato que no se puede contar.
Es que esos abuelos y esos bisabuelos abandonaron Europa y dejaron a sus
familias muchas veces en la pobreza. Entonces en esas historias siempre se
cuenta lo que pasó en América.
Pero lo incontable, que queda como un dolor, que no se puede decir, que no
se puede relatar y que tiene algo del orden de la culpa, es a veces, el de
la madre que se dejó con hambre allá, del hermano que no se volvió a ver...
Se dan cuenta ustedes, son como vidas cortadas, ahí también hay alguna forma
de esta historia .
Ahora, en los últimos treinta años, me voy a dedicar a la enfermedad
presente ... las cosas que no se pueden contar, dolorosas y cada vez más
violentas, se dan por décadas.
Cómo contar los setenta como sociedad más allá de las responsabilidades...
Cómo contar que un día un país que ya vivía de antinomias se despertó en
genocidio.
Ustedes vieron que en la mesa no se puede contar, en todo caso los que
pueden contar son las víctimas, y de a poco, pero la sociedad no puede
contar... es una historia que se empieza a charlar y se deja ... porque hay
una historia de una cosa muy pesada de una sociedad.
Ahí, la matriz de violencia empezó a comer generaciones... nuestra
generación es una generación donde muchos están muertos y acá hay algo de la
culpa de todos, de la lucha de muchos y la culpa de todos.... no porque se
murió, sino porque se haya matado.... pero sí de la culpa de una sociedad
que no se dio cuenta, que no vio, que no pudo, que no quiso, qué se yo....
de la culpa.
Y vamos a los ochenta, y es más violento, porque para salir de eso nos
fuimos a Malvinas.
Y volvimos a matar otra generación simbólicamente, más pobre, del norte ...
por eso molesta el héroe de Malvinas.
Uno dice - cómo fue posible que una plaza que reclamaba contra la dictadura
genocida se transformó en una semana en un aplauso generalizado en
Malvinas.... y mandamos a los chicos del norte que nunca habían vivido el
clima, a morir masacrados ... por eso molestan.
Molestan, ellos que son héroes, porque nos hacen acordar la culpa.
... Y los noventa ... nosotros nos compramos ilusiones ... para salir de una
violencia vamos a otra ... y los noventa fueron eso, una ficción.  Todos
sabíamos que era una ficción, un peso un dólar.
Era cuestión de pensar dos segundos para darse cuenta que un peso no podía
valer un dólar, simplemente porque nuestra economía no tenía el desarrollo
de la economía americana, del primer país del mundo.
Se arma una situación de fuga colectiva y ya nos había pasado en los setenta
con Martínez de Hoz.  Y ya había terminado muy mal, empobrecido y
desindustrializado en los ochenta.
Y estoy hablando de muchos, porque en realidad es algo... tiene un
componente generalizado y fugamos.
Y ahí empezó a desaparecer socialmente otra generación... se desenganchó el
empleo, se desenganchó el trabajo.
Y hoy otras generaciones mueren en las calles, en las revueltas, arrojamos a
los chicos al riachuelo, no sabemos qué hacer con los chicos ...
Porque no hay trabajo, porque no hay pan ... es brutal, esto es violencia.
Y miren como muchas veces respondemos, digamos, a esa violencia pongámosle
tipos violentos.  El hecho del voto a Rico.  En provincia de Buenos Aires le
vamos a poner más violencia a la violencia... a ver si así con más violencia
salimos ... se dan cuenta?
Miren qué enfermos que estamos ...
Hay una sola cura a la violencia, si esta es nuestra enfermedad, por
supuesto que hay responsables ... hay víctimas ... hay luchadores en medio
de la indiferencia.
Yo estoy hablando de un proceso social que nos tenemos que hacer cargo ...
que es durísimo.
La verdad que esto no tendría que ser objeto de una campaña electoral ...
pero la verdad es la verdad, y si no nos jugamos, no nos curamos.
La pregunta es ... cómo salimos?... de una sociedad con violencia económica,
con alto desempleo, de violencia social, de violencia familiar, ustedes no
saben la proporción de violencia familiar, como ha crecido la violencia
familiar como consecuencia del desempleo, todas las formas de violencia ...
la violencia en la palabra ... la violencia de los medios de comunicación
... la violencia de la mentira ... cómo viola al otro la mentira, porque te
toman de infeliz ... cuando te mienten, te usan, te operan, te destruyen, te
dicen que vos no sos un ser humano.
Cuál es la salida a la violencia? la salida a la violencia no es la
violencia ... la salida a la violencia es la PAZ.
Y claro, la paz tiene un problema en una sociedad violenta, que la paz
parece una cosa naif.  El otro día cuando estábamos discutiendo en el marco
de un espacio, yo decía, - miren, tenemos que hacer la marcha de la paz,
tenemos que renunciar a la violencia, tenemos que hacer una fuerza social,
política y económica no violenta en el sentido de ....
Me decían - uhmmm ... la paz ... no, la paz .. no, claro, como ando con la
cruz ... dicen "ésta está ..... (risas)
Pero miren lo que es el concepto de la paz, no tenemos que dejar que nos
roben de esta manera el concepto de la paz.
El shalom   judío, de donde viene la paz, es una paz dinámica, es una paz de
lucha.  Qué es la paz, es la lucha de la verdad y la justicia.
En el interior nuestro y en el testimonio público ... esto es la paz.
No hay dos puertas, no tenemos dos salidas.
Si tuviéramos salida económica y siguiéramos siendo violentos en cinco años
nos vuelven a robar.
No hay dos puertas, es muy duro esto, pero es así.
Hay una sola, que es empezar a pelear por reconstruir la paz.
Ahora ... cómo hago para construir la paz.
Y ahí es donde viene el contrato moral, entre todos, no entre los
dirigentes, entre todos.
Nosotros tenemos dirigentes corruptos, tenemos financistas corruptos, pero
yo les puedo decir, que muchísimos si estuvieran en ese lugar serían tan
corruptos como ellos.  Esto es duro pero es verdad que la viveza criolla
está ahí.  Hoy mismo, los ladrones públicos están primeros en las encuestas.
Hagámonos cargo.  A esta altura ya nadie puede decir - yo no vi, yo no me di
cuenta -
Qué tenemos que hacer  .... y por esto hay que militar.
Cómo se hace para que de la violencia salgamos a la paz? Hay que nacer de
nuevo ... hay que nacer de nuevo.
Cómo se nace de nuevo? Vamos a muchas partes y nos dicen: -yo como viejo,
cómo voy a nacer de nuevo?
Se nace de nuevo de adentro... se nace de nuevo si somos capaces como
sociedad de hacer tres cosas:
Reconocer la verdad de nuestra violencia
Renunciar a toda violencia futura y
Pelear dificultosamente pero perseverantemente por distribuir el pan, la
verdad, el trabajo, la justicia, la República....
No hay otra... ese contrato no se firma en ningún lado.  Ese contrato o se
digiere en nuestras conciencias o no hay salida.
Y no es que basta con que elijamos un presidente honesto para que ese
contrato se ejecute. O el contrato lo hacen millones de argentinos que
deciden renunciar y controlar a cualquiera que quiera violar ese mandato ó
ningún presidente honesto puede subsistir, ni siquiera honesto, lo derriban
las mafias.
Es así de simple y así de sencillo, y es duro, y es difícil de tomar porque
cuáles son los dos problemas que me plantea ese acto de conciencia.
Primero, - yo no fui, yo no estuve, yo no vi -
Miren, el problema para tomar esta decisión son las culpas.  Digamos, que la
forma de sacarnos la culpa es arrepentirnos.  Todos tenemos algo




_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
              ¿TU VELOCIDAD DE CONEXION ES DEMASIADO LENTA?

             ¡Incrementa La Velocidad de Internet en un 75%! 
           ¡Acelerador de alta velocidad para Internet GRATIS! 
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/88/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~