Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 150 al 169 
AsuntoAutor
TERCERA JUAN: EL R Jorge An
LA REVELACION DE J Jorge An
Preguntas y Respue Heribert
TRAS EL ESCENARIO Jorge An
Nueva serie de est Jorge An
LA IGLESIA QUE PER Jorge An
ESMIRNA Y PERGAMO: Jorge An
TIATIRA: LA IGLESI Jorge An
LA IGLESIA DE LOS Jorge An
LA PEQUEÑA IGLESIA Jorge An
LA IGLESIA POBRE Y Jorge An
EL CENTRO DE OPERA Jorge An
EL GRAN AVANCE Jorge An
LOS CUATRO ESPANTO Jorge An
AL JUDIO COMO AL G Jorge An
LOS ANGELES DE LA Jorge An
SE DESENCADENA EL Jorge An
EL FINAL DEL MISTE Jorge An
Preguntas y Respue Heribert
LA ULTIMA ADVERTEN Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 168     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] Preguntas y Respuestas
Fecha:Miercoles, 28 de Marzo, 2001  15:21:01 (-0300)
Autor:Heriberto Brugger <hbrugger @........net>

 

Proseguimos con la publicación de preguntas hechas por integrantes de la lista, que se respondieron oportunamente en forma individual a los interesados.

De acuerdo con lo que ya anticipáramos, sólo se publicarán, los temas de carácter general, y reservando en todos los casos la identidad de los remitentes.  

 ¿Qué enseñanza práctica se puede sacar del relato sobre Noé y sus hijos en  Génesis 9:18-27?

 A través de esta penosa circunstancia en la vida de Noé, se puede considerar de qué modo un  hombre, que por muchos años había sido pregonero de justicia, fue vencido fácilmente por el pecado de la intemperancia.

Luego del diluvio, Dios hizo un pacto con Noé (Gé.9: 9/117), entregándole el dominio de la creación (“en vuestra mano son entregados” vs. 2)  Pero Noé no pudo dominar siquiera los apetitos de su propio cuerpo. Eso nos enseña algo: ni  su gran sabiduría, ni su vasta experiencia, lo hicieron inmune al asalto del mal. Noé había pasado un tiempo de constante comunión con Dios y había presenciado el juicio del diluvio sobre los hombres pecadores, pero ahora cae fácilmente vencido por el exceso de alcohol. “El que cree estar firme, mire que no caiga” (1ª Co.10:12)   “Velad y orad para que no entréis en tentación”. (Mr.14:38)

En cuanto al incidente con los hijos, podemos encontrar una gran enseñanza práctica: El modo en que cada uno consideró la desventura de su padre.
Por lo que hicieron en la ocasión, cada uno de los hijos reveló su verdadero carácter.

Cam miró sobre la caída figura de su padre, acaso sin respeto, ni pena, ni dolor, y sin hacer más que deshonrarlo “fue y lo dijo a sus hermanos que estaban afuera”. Pero, por otro lado, Sem y Jafet  “tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros”, y caminando hacia atrás con reverente delicadeza la pusieron sobre el cuerpo de su padre dormido.

La forma en que las personas tratan el pecado de los demás, siempre es una señal de su carácter. Aquellos que consideran la borrachera u otro pecado, como mero asunto de chanza,  y los que gozan mirando escenas vergonzosas (en la vida real o en la ficción) son los verdaderos “descendientes” de Cam. Éstos dejan desnudo al caído, sin llevar “sobre sus propios hombros” la ropa para cubrirlo.  Es decir, no se comprometen en su restauración, pero se recrean en los detalles íntimos del pecado del caído, contemplan maliciosamente su desnudez, y divulgan sus miserias sin consideración alguna. 

Quien posee el genuino amor del Señor procura ocultar las faltas de otros, y si es absolutamente necesario tratarlas, lo hace con consideración y respeto, buscando sólo el bien, y sin la intención de infamar al hermano caído, porque es un miembro de la familia de Dios. (Ef.2:19)  “El amor cubrirá multitud de pecados” (1ª Pedro 4:8).

Las profecías que Noé pronunció sobre sus hijos (con efectos sobre sus  descendientes), revelan las consecuencias de las actitudes distintas que éstos tuvieron ante el pecado de su padre: maldición para uno (que sólo publicó la falta) y bendición para los otros (que la corrigieron con respeto y reverencia) 

Pese a que no debemos olvidar el contexto histórico en el que ocurrió el incidente de Noé, el relato bíblico nos enseña verdades fundamentales, que son sencillamente aplicables a nuestra vida cristiana.

                                                                   Un fraternal saludo

                                                                              Heriberto Brugger