Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 181 al 200 
AsuntoAutor
EL PUNTO DE PARTID Jorge An
VINO JESUS Jorge An
Un Día en la Vida Jorge An
EL QUE SANA LAS DO Jorge An
EL CREADOR DE ESCA Jorge An
FALSAS FUERZAS Jorge An
CUANDO SE AMORTIGU Jorge An
PENSAMIENTOS COMO Jorge An
¿POR QUE TEMEIS? Jorge An
LA DEBILIDAD DEL M Jorge An
¿QUIEN ES ESTE? Jorge An
CUANDO LO QUE ESTA Jorge An
Boletín de Novedad Jorge An
¿TODAVIA NO ENTEND Jorge An
EL MOMENTO DEL CAM Jorge An
IMPORTANTISIMO: In Nestor H
EL CAMINO DE LA CR Jorge An
LA GLORIA QUE LE S Jorge An
EL NIÑO ENTRE NOSO Jorge An
¿QUE HACER RESPECT Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 195     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] EL MOMENTO DEL CAMBIO
Fecha:Miercoles, 25 de Abril, 2001  00:44:11 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

EL MOMENTO DEL CAMBIO
 
por Ray C. Stedman
 
El pasaje del Evangelio de Marcos al que llegamos ahora menciona uno de los más extraños y
asombrosos milagros de Jesús. Fue el único que realizó jamás en dos etapas, el único en el que
hubo un proceso en lugar de producirse una curación inmediata. Marcos es el único que ha
dejado constancia de este milagro y, por ese motivo, resulta un tanto obscuro. Sin embargo, es
un milagro muy significativo y tiene una relación directa con el sorprendente cambio en el
mensaje de Jesús que sigue a este incidente. Este relato nos lleva al momento del cambio en el
libro de Marcos y en el que el mensaje de Jesús sigue una nueva dirección. Marca el punto
medio en la enseñanza de este libro y espero que también sea el momento de cambio en muchas
vidas. Veamos juntos Marcos 8, empezando con el versículo 22:
 
    "Jesús fue a Betsaida, y le trajeron un ciego y le rogaba que le tocase. Entonces tomando al
    ciego de la mano, le sacó fuera de la aldea. Después de mojarle los ojos con saliva e
    imponerle las manos, le preguntó: --¿Ves algo? Al mirar, él decía: --Veo a los hombres,
    pero los veo como árboles que andan. Luego puso otra vez las manos sobre sus ojos, y
    miró intensamente. Y fue restaurada su vista y veía todo de lejos y claramente."
 
Hay dos cosas en este relato que son de sumo interés. Una de ellas es el proceso que siguió
nuestro Señor en esta curación y la segunda es la prohibición que impuso a este hombre. El
proceso es algo único y no hay ningún otro milagro que sea como éste. En un sentido eso no es
de extrañar, porque Jesús nunca hizo dos milagros que fuesen exactamente iguales. Nosotros
tenemos tendencia a seguir ciertas costumbres y comportamientos y cuando se hace un cambio, a
la gente le pilla completamente por sorpresa. Pero el Señor no era de esa manera. El hacía las
cosas según lo requiriese la situación, y no hay realmente dos milagros que sean iguales, pero
este es asombrosamente diferente debido a dos aspectos extraordinarios.
 
El primero que nos llama la atención es el hecho de que escupiese sobre los ojos de aquel
hombre. Puede que a algunos de nosotros eso nos parezca antihigiénico, pero en tres de los
milagros realizados por el Señor usó lo que había escupido de esta manera. En nuestro último
estudio vimos que, en la curación de un hombre sordomudo, Jesús escupió en sus propios dedos
antes de tocar los oídos del hombre. Y en el Evangelio de Juan tenemos el relato de la curación
de un hombre que había nacido ciego. Allí Jesús escupió en tierra, mezcló el barro con el
escupitajo y lo usó para ungir los ojos de aquel hombre. En esta ocasión escupe directamente
sobre los ojos de este ciego, de modo que se usa de una manera continua el escupitajo.
 
Es difícil saber exactamente por qué. Muchos comentadores se han enfrentado y han debatido el
tema. William Barclay sugiere que eso fue algo que hizo para acomodarse a la creencia de las
gentes en cuanto a que hay algo terapéutico en la saliva. Las personas se llevan el dedo
inmediatamente a la boca cuando se han cortado o se han quemado para aliviarlo. Puede que de
ahí surgiese esta opinión y es posible que la sugerencia tenga cierto peso, pero no explica en su
totalidad lo que estaba haciendo el Señor.
 
A mi me da la impresión, aunque pueda parecer una opinión Stedmaniana, que lo que hace
nuestro Señor es simbólico, como lo fueron todos los milagros que hizo. Eran parábolas en
acción, imágenes de la verdad que estaba intentando comunicar. Y en este caso, el escupitajo se
convierte en el símbolo de la Palabra de Dios. Es la forma visible de lo que sale de la boca.
Tal vez lo que estuviese haciendo el Señor fuese despertando la fe del ciego, que podía sentir,
pero no podía ver. Y cuando Jesús cubre sus ojos con su saliva, sintió que algo iba a suceder en
lo que estaba involucrado el poder de la Palabra hablada de Dios. Sea como fuere, no hay duda
de que Jesús estaba enseñando a sus discípulos esta lección. La Palabra es siempre el agente
creativo en la obra de Dios. El autor de la epístola a los Hebreos nos dice que entendemos que
es por la Palabra de Dios que los mundos fueron formados de las cosas que no se veían. Eso es
lo que creo que se simboliza aquí.
 
El segundo aspecto extraordinario de este milagro es lo incompleto de la curación. No existe
ningún otro relato en las Escrituras de nada semejante, ni de que hubiese un proceso en las
sanidades realizadas por nuestro Señor. En todas las demás circunstancias habló la palabra y la
persona fue sanada de inmediato. Pegó un salto, si estaba cojo, abrió sus ojos y pudo ver, si
estaba ciego o se levantó de los muertos. Pero solo en el caso de este milagro en concreto hay
un proceso en dos etapas. Una vez mas, muchos han sido los que se han preguntado al respecto.
Algunos comentaristas sugieren que esto representa el despertar de los poderes de Jesús, que
había llegado una etapa en su ministerio en la cual la oposición era tan intensa, que su poder no
resultaba el adecuado y era preciso una doble dosis a fin de poder efectuar la curación.
 
Lo cierto es que yo no apoyo esa "postura de la doble dosis" ni esa escuela de pensamiento.
Nuestro Señor ha tenido siempre el poder adecuado para enfrentarse con cualquier situación
porque, como nos dice con harta frecuencia él mismo, no era su poder, sino el poder del Padre
que obraba en él. Y una y otra vez, a lo largo de las páginas de las Escrituras, Dios nos enseña
que nada hay imposible para él. Así fue como desafió la fe de Sara, la esposa de Abraham,
cuando les dijo que tendrían un hijo, cuando su cuerpo hacía ya tiempo que había pasado de la
edad normal para tener hijos y Sara se rió a causa de su incredulidad, a lo que Dios le preguntó:
"¿Hay algo difícil para Dios?"
 
Algunos comentadores han sugerido que posiblemente fuese un caso de ceguera muy obstinado,
mucho mas difícil de lo normal, pero eso es decir lo mismo, que el poder de Jesús no era
adecuado para resolver el problema.
 
Mas bien diría que debemos de considerarlo como un acto deliberado, llevado a cabo para
beneficio de los discípulos, a los que. Jesús les está enseñando una vez mas. Este incidente
pertenece a la sección de Marcos en la que nuestro Señor está intentando instruir a los
discípulos. Les está enseñando lecciones por medio de lo que hace y lo que dice. En este caso
lo realiza en dos etapas, porque quiere que los discípulos se den cuenta de que ellos son como
aquel ciego, ellos y nosotros que leemos este relato, y que necesitamos que se nos abran los
ojos en dos etapas, como le sucedió lo hizo este ciego. Por lo tanto este milagro es simbólico
de lo que va sucediendo a lo largo de este relato y si lo leemos de ese modo, lo veremos como
una introducción muy exacta de lo que sigue.
 
Pero antes de que continuemos, veamos brevemente la prohibición que le hizo el Señor al
hombre.
 
    "Entonces Jesús le envió a su casa, diciéndole: --No entres en la aldea."
 
La aldea era Betsaida, donde nuestro Señor había realizado muchos milagros, pero entonces no
permite al hombre entrar en la aldea, algo que sin duda concuerda con lo que hemos visto en
muchas ocasiones. Jesús solía decir con cierta frecuencia a las personas: "no digáis nada
acerca de lo que os ha sucedido." El motivo es evidentemente que no quería suscitar el amor a
lo milagroso, que se producía con tanta facilidad entre estas gentes, al igual que sucede en
nuestros días. Esto explica el por qué las personas que pretenden hacer milagros atraen tan
grandes multitudes y llaman tanto la atención. Las personas tienen un gran deseo de ver ante sus
propios ojos estas actividades sobrenaturales, pero Jesús les estaba constantemente quitando
importancia. Sanaba físicamente y se producían milagros, pero no estaba satisfecho con las
reacciones de aquellas personas que sencillamente se mostraban ansiosas por presenciar
milagros. Por lo que en estos momentos ejerce un control mas estricto. No quería que el hombre
entrase ni siquiera en la aldea, como habían hecho otros antes que él, contando lo que Jesús les
había dicho que no contasen. De modo que le pone límite a este hombre para restarle
importancia al milagro, porque Jesús intentaba siempre suplir la verdadera necesidad del ser
humano, el sufrimiento espiritual interior, y sanar ese aspecto de su vida.
 
A esto le sigue de inmediato el relato de las preguntas que el Señor hizo a sus discípulos de
camino a Cesarea de Filipo, comenzando por el versículo 27:
 
    "Salieron Jesús y sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Flilipo, y en el camino les
    preguntó a sus discípulos diciendo: --¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos respondieron:
    --Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; otros, uno de los profetas. Entonces él les preguntó:
    --Pero vosotros ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Pedro le dijo: --¡Tú eres el
    Cristo! El les mandó enérgicamente que no hablasen a nadie acerca de él."
 
Debemos de tomar nota de lo que Marcos nos dice con respecto al lugar en que aconteció este
suceso. Era de camino a Cesareo de Filipo, en la parte norte de Tierra Santa, al norte del mar
de Galilea, al pie del Monte Hermón. Es evidente que el Señor iba de camino a dicho monte,
deliberadamente y con el fin de que pudiese tener lugar la Transfiguración (que sucede
inmediatamente después) sobre aquella montaña alta. El entendía que eso estaba a punto de
suceder. Sabía que debía de transfigurarse delante de algunos de aquellos hombres y que iban
de camino. Por lo tanto es preciso que esto lo enlacemos con la transfiguración de Jesús sobre
el monte.
 
Marcos nos cuenta que de camino, Jesús les hizo dos preguntas a sus discípulos, una de ellas
relacionada con lo que la gente opinaba acerca de él y la otra acerca de lo que pensaban ellos.
La pregunta sobre quién creía la gente que era él obtiene la respuesta de que algunos creían que
era Juan el bautista, que había resucitado de los muertos. Otros pensaban que era Elías el
profeta, porque estas son referencias de algunos pasajes del Antiguo Testamento en los que se
dice que Elías deberá regresar antes de que llegue aquel día grande y terrible del Señor y le
estaban esperando. Todavía hoy sigue siendo cierto que en las ceremonias judías ortodoxas se
prepara una silla para Elías durante la Fiesta de la Pascua. Por lo que algunos decían "es Elías,
que ha llegado." "No, es uno de los otros profetas, tal vez Jeremías o Isaías." O tal vez algunos
quisieron decir con las palabras "es uno de los profetas" que creían que era un miembro nuevo
de la gran línea de los profetas hebreos. Las gentes decían exactamente lo mismo acerca de
Jesús en el capítulo 6, donde Marcos cuenta lo alterado que estaba Herodes el rey por causa de
aquel movimiento popular. Las gentes preguntaron ya entonces: "¿quién es?" y algunos
respondían diciendo: "es Juan el bautista, ha resucitado de los muertos, y por esta razón operan
estos poderes en él." Pero otros decían: "¡No, es Elías!" y había quien decía "es un profeta,
como uno de los antiguos profetas."
 
De modo que es evidente que la opinión de las multitudes no había cambiado durante los ocho
meses transcurridos desde su ministerio. Seguían creyendo, sin embargo, que era uno de los
grandes profetas, lo cual indica que le tenían en muy alta estima, porque estos eran los grandes
nombres de Israel. Pero ni en un solo caso se nos da a entender que las multitudes pudiesen
tener ni la más remota idea de que éste fuese el Mesías. Pensaban de él como de uno que
estuviese esperando a otro que aún había de venir y no hay la mas mínima indicación de que
jamás superasen ese modo de pensar.
 
Antes de que dejemos esto quisiera hacer un comentario aparte. No hay absolutamente nada en
las Escrituras que apoyen en modo alguno la noción de la reencarnación. En este caso no se
trataba de que las personas creyesen que los antiguos profetas hubieran aparecido bajo una
nueva forma. Pensaban que eran los mismos que habían regresado, no que fuesen una
reencarnación, sino el que apareciesen de nuevo aquellas mismas personas que habían vivido
cientos de años antes. Por lo tanto, este relato no apoya la idea de la reencarnación. Me atrevo
a decir que la reencarnación es una de esas "doctrinas de los demonios" acerca de la cual habló
Pablo, enseñada por los espíritus mentirosos que engañan a los hombres y hacen que crean en
esa clase de cosas a fin de controlarles.
 
Pero prosigamos con la pregunta que le hizo Jesús a los discípulos mismos. Les preguntó: "Pero
vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Eso era lo importante para él y la respuesta que da Pedro
es inmediata y definitiva: "¡Tú eres (el Mesías) el Cristo!" Debemos recordar que la palabra
"Cristo" es sencillamente el término griego de la palabra hebrea "Mesías" por lo que significan
lo mismo y no es un nombre, sino un título. Muchas personas parecen creer que Jesús era su
primer nombre y Cristo su apellido, algo así como si dijésemos José Fernández, pero Cristo no
es un nombre. Cristo es el nombre del cargo que ocupa. Jesús es su nombre y Cristo su puesto.
Y tanto en su forma griega como en la hebrea significa "El Ungido", el que ha sido ungido por
Dios. En el Antiguo Testamento había dos oficios que precisaban de la unción: el de rey y el de
sacerdote. Cuando Pedro contestó con las palabras "Eres el Mesías, el Ungido" quiso decir "
eres Aquel al que Dios ha ungido como Rey. Eres el Rey, Aquel cuya venida había sido
anunciada antiguamente y que habría de gobernar sobre el pueblo de Dios y sobre las naciones
de la tierra. Eres el Sacerdote que había de venir, el Ungido."
 
Mateo deja constancia de que Jesús dijo de inmediato a Pedro: "no te lo ha revelado ni sangre
ni carne." Es decir, "No has llegado a esa conclusión sencillamente razonándolo, haciendo uso
de métodos humanos, sino que te ha sido revelado por mi Padre que está en el cielo." Nuestro
Señor reconoce que el Espíritu Santo estaba enseñando a aquellos discípulos, que al leer las
Escrituras vieron las cosas que estaban sucediendo y observaron lo que El hacía y sus ojos
estaban siendo abiertos por el Espíritu Santo para que captasen el significado de estos sucesos
y ese ministerio de enseñanza del Espíritu es algo que aun continua.
 
Es preciso que esto lo enlacemos con el relato del capítulo 4 en el que Jesús acalla la
tempestad. En esa ocasión, unos ocho meses antes de estos acontecimientos, Jesús se
encontraba en la barca en medio de la tempestad y le habló al viento y a las olas, diciéndoles:
"calla" y a la otra "enmudece" y se produjo una gran bonanza sobre todo el lago. Lo que pasó no
fue que se calmasen gradualmente el viento y las olas, sino que fue algo inmediato. Fue como si
una mano enorme hubiese presionado sobre el agua y se hubiese producido una gran calma, de
norte a sur y de este a oeste, sobre el lago. Y los discípulos dijeron entre ellos: "¿quién es este
que hasta el mar y el viento le obedecen?"
 
Era preciso contestar a esa pregunta. Y todos los acontecimientos que sucedieron entre tanto
fueron usados por nuestro Señor como situaciones apropiadas como enseñanza, a fin de que
pudiese instruir a estos discípulos en cuanto a quién era él. Ha llegado la prueba y Jesús les
pregunta: "Pero vosotros ¿quién decís que soy?" La respuesta de Pedro es clara y segura: "Tú
eres el Cristo, tu eres Aquel al que habíamos estado esperando, no eres Elías, ni Jeremías, ni
Juan el Bautista. Tú no eres uno que espera a otro; tú eres Aquel al que todos los hombres han
estado esperando." Para estos discípulos debió de ser extraordinario darse cuenta de que allí
tenían a Aquel acerca del cual hablaban tantos pasajes del Antiguo Testamento. Pedro expresó
la fe de ellos, que habían obtenido en aquel mismo momento, al decir las palabras "Tú eres el
Cristo." Eso era, precisamente, lo que Jesús quería que supiesen. Había estado enseñándoles
con ese fin y sabía que necesitaban llegar a ese conocimiento, y todo lo que había hecho hasta
aquel momento había sido diseñado con el fin de que obtuviesen ese conocimiento acerca de
quién era, para que pudiesen responder a la pregunta que ellos mismos se hacían.
 
Pero en cuanto lo saben, hace algo extraño. Marcos nos dice que les mandó, con gran energía,
que no se lo dijesen a nadie. ¿Nos resulta eso extraño? ¿No consideraría usted que justo cuando
han llegado al punto en que saben quién es, sería el momento oportuno para decirles: "ahora
quiero enviaroa de nuevo. Id a todos los pueblos y aldeas de Galilea y decidles quién soy. Para
eso es para lo que he venido, para que los hombres lo puedan entender?" Pero en lugar de ello,
les manda muy enérgicamente que no le cuenten a nadie aquello de lo cual se acaban de enterar.
Este es uno de los misteriosos acontecimientos del ministerio de Jesús, pero a pesar de ello
creo que podemos entender por qué lo hizo, a la luz de la historia del ciego que acabamos de
leer. Ese fue el primer toque, que les abrió los ojos en parte a la verdad. Le veían, pero no con
absoluta claridad. Le veían como "a un árbol andando", viendo su grandeza y su gloria, pero no
entendían el secreto de todo ello. De modo que aun tenían necesidad de un segundo toque y es
lo que hace el Señor después.
 
Mirando atrás a este suceso, nos damos cuenta de lo sabias que fueron sus acciones. Al llegar a
este punto, los discípulos tenían grandes malentendidos acerca de cómo era el reino de Dios. Y
a pesar de que habían reconocido quién era, no tenían ni idea cómo iba a realizar su obra. Se
sentían pasmados por él, asombrados, deslumbrados y fascinados, pero no acaban de entender a
fondo cómo era en realidad. No le veían con demasiada claridad.
 
En Houston, Tejas, oí hace unas semanas al Comandante Ian Thomas dar una serie de
espléndidos mensajes sobre la persona de nuestro Señor. Estaba comentando acerca de esta
escena y la que viene a continuación, la Transfiguración. Recuerdo que dijo que de haber ido
los discípulos en aquel momento a contar lo que sabían acerca de Jesús, si hubiesen hecho que
se corriese la voz por todo el país, diciendo que había llegado Aquel acerca del cual predijo el
Antiguo Testamento que habría de venir, con sus conceptos superficiales y triviales respecto a
lo que eso implicaba, hubiesen creado una tremenda reacción emocional entre la gente, dando
pie a que se produjese un seguimiento popular de Jesús, pero que se hubiese basado en una
evidencia que no era concluyente e incompleta. El Comandante Thomas dijo que sin duda
hubiesen creado tal disturbio entre las gentes de toda Israel que hubieran visto a borriquillos
que llevarían carteles en sus rabos diciendo "¡Rebuzna si amas a Jesús!"
 
Bueno, la verdad es que no sé si hubiera pasado eso, pero sí que indica lo poco que estos
discípulos le entendían realmente, a pesar de que sabían que era el Cristo. De modo que nuestro
Señor se mueve de inmediato, como en el caso del ciego, y les alerta también a ellos. Leamos
ahora los versículos 31 a 33:
 
    "Luego comenzó a enseñarles que era necesario que el Hijo del Hombre padeciese mucho,
    que fuese desechado por los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y que
    fuese muerto y resucitado después de tres días. Les decía esto claramente. Entonces Pedro
    le tomó aparte y comenzó a reprenderle. Pero él se dio vuelta, y mirando a sus discípulos
    reprendió a Pedro diciéndole: --¡Quítate de delante de mí, Satanás! Porque no piensas en
    las cosas de Dios, sino en las de los hombres."
 
Estoy seguro de que Pedro esperaría ser alabado por su acción. Mateo nos dice que el Señor se
sintió complacido por haber dicho: "Tú eres el Cristo", pero luego nuestro Señor empezó a
hacer algo que estos discípulos consideraban extraño: les describió la muerte por la que tendría
que pasar. Esto es lo que Pablo llama mas adelante "la palabra de la cruz". Vemos que tanto
Mateo como Marcos nos dicen concretamente que fue precisamente en ese momento cuando
empezó a enseñarles, algo que había insinuado con anterioridad. En los Evangelios existen
varios relatos sobre ello antes de este y el suceso era algo que el Señor había sabido desde el
principio. En el Evangelio de Juan se nos dice que, al comienzo de su ministerio en Jerusalén,
Jesús les dijo a los judíos: "Destruid este templo y en tres días lo levantaré. "Le había dicho a
Nicodemo, que había venido a Jesús de noche; "Y como Moisés levantó la serpiente en el
desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.." Le dijo lo siguiente a sus
discípulos: "Vendrán días cuando el novio les será quitado. Entonces, en aquel día, ayunarán."
Y pocos días antes, Mateo cuenta que les sería dada la señal de Jonás: "Porque así como Jonás
estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así estará el Hijo del Hombre en el
corazón de la tierra tres días y tres noches." Pero estas alusiones tenían la naturaleza de
acertijos y los discípulos no le entendieron.
 
Pero en aquel momento Jesús empieza a decírselo con toda claridad. El tiempo del verbo
griego del versículo 32 es tal que debiera traducirse por "continuó diciéndoselo con claridad".
Tal vez durante el curso de varios días, les habría estado enseñando lo que le iba a suceder.
Nombró a los enemigos con los que se tendrían que enfrentar cuando llegasen a Jerusalén, a los
sumos sacerdotes, a los escribas, a los fariseos y describió lo que le harían. Otros relatos nos
dicen que detalló lo siguiente: la flagelación y las palizas, así como el rechazo que implicaría,
contándoles claramente lo que sucedería.
 
No creo que la reacción de Pedro fuese inmediata. Evidentemente, después de haber estado
escuchando durante varios días a Jesús hablar de ese modo, ya no lo podía soportar mas.
Hablando en nombre de todos los discípulos, se llevó a Jesús a un lado y le reprendió.
¡Imagínense, a Pedro reprendiendo a Jesús! diciéndole: "Señor, no debes hablar de esa manera.
¡Es terrible!" Lo que estaba diciendo literalmente era: "ten compasión de ti mismo. No hagas
eso."
 
Podemos entender cómo se sentía, al menos eso espero. Imagínese usted cuál sería la reacción
aquí en los Estados Unidos si, el día de la inauguración, un joven y popular presidente detallase
para su nación todas las cosas que esperaba llevar a cabo durante el curso de su administración,
dando una nueva nota de esperanza a su país y cautivándoles a todos mediante lo que parecería
un programa de enorme éxito, que tuviese la intención de poner en práctica. pero que al final
anunciase que padecía un cáncer terminal y que sin duda estaría muerto al cabo de una semana.
¿Se imagina usted la reacción que produciría? Las personas se quedarían atónitas, doloridas e
incrédulas: "¿Cómo puede pensar en llevar a cabo todo lo que ha dicho si ese es el caso?" Esa
es la reacción de los discípulos en este caso. Encuentran sus palabras increíbles, se quedan muy
sorprendidos, sobresaltados y desconcertados, así que finalmente Pedro reprende al Señor.
 
Y en esas palabras de reproche de Pedro, según las palabras que nos ha transmitido Mateo,
encontramos la filosofía básica de este mundo explicada de un modo muy exacto: "Ten
compasión de ti mismo, Señor, ten compasión." Nada es mas importante que tú." ¿No es así
como viven los hombres? "Estoy dispuesto a renunciar a cualquier cosa, excepto mis propios
intereses. No hay nada que sea mas importante que yo." Y cuando Pedro pronunció esas
palabras, Jesús le dijo: "¡Quítate de delante de mí, Satanás! Porque no piensas en las cosas de
Dios, sino en las de los hombres." Así es como viven los hombres. Todos sentimos la presión
ejercida sobre nosotros por esta filosofía. Lo primero es pensar en uno mismo. Cuidarse de uno
mismo, proveer lo que queremos porque nadie mas lo va a hacer. De qué modo encontramos esa
actitud en todo lo que vemos en la televisión, en las revistas y en el resto de los medios de
difusión. Todo el sistema de publicidad de nuestros días gira sobre esa idea. "Se merece usted
lo mejor. Se merece estas vacaciones. Se merece usted todo lo que le ofrecemos. Piense en sí
mismo." Pero Jesús dijo que procedía de Satanás, ofreciendo lo que conduce a la
desesperación, al vacío y a la muerte, a pesar de que produzca la sensación de ofrecernos
satisfacción y hacer que nos sintamos realizados. Por eso reprende a Pedro, de un modo muy
severo, agotándose por su modo directo y crudo de hacerlo: "¡Quítate de delante de mi, Satanás!
Reconozco esa voz, la escuché cuando fui tentado en el desierto. "Hay otra manera de conseguir
todo lo que Dios quiere para ti. Piensa en ti mismo." Para acabar este mensaje, quiero presentar
ante nosotros lo que es realmente la palabra de la cruz, los elementos que la componen. Porque
esto es lo que el apóstol Pablo nos dice, en Gálatas 6, que es la gloria del mensaje cristiano:
 
    "Pero lejos esté de mi el gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por medio
    de quien el mundo me ha sido crucificado a mi y yo al mundo."
 
"El Cristianismo" sin la cruz, no es cristianismo, sino un pobre y mísero sustituto. Lo que hace
que sea cristiano es la palabra de la cruz. ¿Qué sigifica eso? Hay tres elementos, que
encontraremos al continuar nuestro estudio de Marcos y que se encuentran en todos los
evangelios y también en las epístolas. Para empezar quiere decir el fin de lo natural, el fin de lo
que llamamos "autosuficiencia", la "confianza en uno mismo". Esa es la filosofía de nuestros
días y ¡el mundo odia tanto este mensaje que se tiene que deshacer de él! No solo es que no lo
entiende, sino que lo odia literalmente. Cualquiera que lo predica es considerado como una
persona que predica tonterías. Como cristianos, hemos sido llamados o bien a creer en el Señor
o a escuchar las voces que nos susurran al oído, una de dos. ¿Cuál de ellas tiene razón? La
palabra de la cruz significa el fin de la confianza en nosotros mismos. Según dice esta pequeña
estrofa:
 
    Tus mejores resoluciones a un lado habrás de dejar, Tendrás que eliminar tus más
    elevadas ambiciones. No tendrás que pensar jamás en ser salvo, hasta que no seas
    consciente de que estás perdido.
 
Además, el segundo elemento, está relacionado con el dolor y el sufrimiento. Porque no nos
gusta vernos aislados y por eso es por lo que a algunas personas no les gustan las palabras de
los antiguos himnos. En ocasiones oigo decir a los cristianos: "no me gusta cantar esos himnos
antiguos que hablan acerca de lo vil y sumido en el pecado que estoy" o "maravillosa gracia,
cuán dulce su sonido, que salvó a un fracasado como yo." Las personas dicen: "no soy una
fracasada, no soy vil y no estoy sumida en el pecado." Esto significa, como es cierto, que nunca
se han situado ante la grandeza y la gloria de Dios y no se han visto a sí mismas de la manera
que lo hizo Job, cuando dijo: "me arrepiento en polvo y ceniza." Pero eso es lo que hace la cruz
y eso duele porque representa que toda la confianza que habíamos depositado en nosotros
mismos ha quedado reducida a nada, se ha convertido en cenizas.
 
¿Quién de nosotros, si pudiese escoger el programa mediante el cual servimos a Dios, incluiría
jamás en él la derrota, el desastre, la desesperación, la decepción, la desilusión y la muerte?
Pero con todo y con eso, son esos precisamente los elementos, nos dicen las Escrituras, que
Dios encuentra absolutamente esenciales para llevar a cabo su plan para nosotros, su programa
de redención. ¿La dificultad y el peligro? Sí, los incluiríamos. Representan un desafío para la
carne y dan la impresión de ser algo cuando logra vencerlos. ¿Pero la derrota? ¡Nunca! ¿El
deshonor? ¡Nunca! ¿El desastre? ¿La decepción? ¡No! ¿La muerte? ¡Inconcebible! Pero son los
elementos que Dios escoge, así que el camino de la cruz produce dolor y nos lleva al final de
nosotros mismos.
 
Jesús lo expresó con exactitud cuando dijo: "Lo que es de alta estima entre los hombres es
abominación a los ojos de Dios." ¿Qué cosas son de alta estima entre los hombres? El prestigio,
la posición social, el éxito, la riqueza y el dinero, la influencia, la fama y el poder. Todas esas
cosas, dice Jesús, son abominación a los ojos de Dios. La norma por la que El se rige son unos
valores totalmente diferentes. La cruz es la idea más radical que jamás ha formado parte del
conocimiento humano. No habremos entendido nunca el cristianismo hasta que no hayamos
entendido la cruz. Al igual que estos discípulos, no habremos visto nunca a Jesús hasta que le
hayamos visto como uno que se dirige hacia la cruz. De modo que el Señor comienza a tocar sus
ojos para que le puedan ver tal y como es.
 
Pero el tercer elemento del camino de la cruz, uno que se incluye siempre, es el que conduce a
la resurrección. ¿No resulta extraño que los discípulos nunca parecieron escuchar a Jesús
cuando, cada vez que les habló de la cruz, les dijo que después de tres días resucitaría de
nuevo? Nunca comprendieron ni mucho menos lo que les quería decir. No llegaron nunca a ese
punto. Parecía paralizados ante la cruz, sin poder llegar mas allá de ella. La rechazaron, se
negaron a escuchar acerca de ella, por lo que nunca comprendieron lo que el glorioso
acontecimiento de la resurrección significaba. Nunca se lo preguntaron a Jesús, nunca le
interrogaron en cuanto a su significado. Pero el camino de la cruz conduce siempre a la
resurrección, a un nuevo principio, en términos diferentes. Conduce a la libertad, a ser hechos
libres de la catástrofe y el desastre natural, a tener un espíritu de paz y reposo, a pesar de lo que
le pueda suceder a nuestro cuerpo o a nuestra persona. Eso es lo que ofrece la resurrección, un
nuevo comienzo sobre términos que son completamente diferentes.
 
Eso es lo que realmente quieren los hombres. Cuánto soñamos y anhelamos con ser libres,
sanos, personas enteras, adecuadas, capaces de enfrentarse a la vida, de hacer frente a lo que se
nos presente, con el corazón en paz.
 
Pero proyectamos la imagen de Superman, de Batman y todas las otras repentinas estrellas que
aparecen en nuestros días, pero ¿cómo podemos llegar allí? ¿Cómo podemos conseguir que esa
imagen se convierta en realidad? Precisamente por medio de aquello que no nos gusta oír: el
anuncio que según Jesús el camino es el de la cruz.
 
Necesitamos un segundo toque ¿no es así? Todos nosotros luchamos con esto. Cada cristiano
debe ser enseñado esto por el Espíritu de Dios. Jesús mismo dijo que habría estas dos etapas:
"Venid a mi todos los que estéis trabajados y cargados que yo os haré descansar." Ahí es dónde
aprendemos quién es Jesús, en la plenitud de su poder para darnos descanso de la lucha,
aliviando nuestro corazón cargado. Pero eso no es todo: "Llevad mi yugo sobre vosotros, y
aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón (habiendo perdido todo el orgullo, todo
mi prestigio y mi posición social) y halláreis descanso para vuestras almas." Dos etapas. De
esto nos da el Señor ejemplo por medio de la curación del ciego y ahora trae, para nuestro
conocimiento, la segunda etapa, mediante la cual podremos entender y ver claramente quién es.
 
Oración
 
    Padre nuestro, te pedimos que abras nuestros ojos de la misma manera que se los abristes
    a Pedro, no solo para que veamos a nuestro Señor Jesús como Rey entre los hombres,
    como gobernante de los acontecimientos de la historia, director de todos los asuntos de la
    vida, "dueño del océano, de la tierra y del cielo", el que calma la tempestad, el que sana
    los dolores de la vida, sino también para que nos ayudes a que empecemos a entender que
    también él está en medio de los sufrimientos, de las decepciones, de los desastres, que él
    es quien nos dirige, liberándonos de aquello que nos tiene atados, de nuestra
    "autosuficiencia" y de "la confianza en nosotros mismos", de todo ese deseo que sentimos
    de ser exaltados, de que pensemos que somos una gran cosa. Tú nos libras de todo ello y
    nos abres los ojos para que le podamos ver tal y como es. Te pedimos que continúes
    haciéndolo, en su nombre, amen.