Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 220 
AsuntoAutor
LA DIFICIL SITUACI Jorge An
EL CORAZON AMBICIO Jorge An
EL DESTELLO DE LA Jorge An
EL REY VIENE Jorge An
¿CON QUE AUTORIDAD Jorge An
MAXIMA PRIORIDAD Jorge An
VELAD Jorge An
LA EXTRAVAGANCIA D Jorge An
HERIR AL PASTOR Jorge An
JESUS Y LOS SUMO S Jorge An
JESUS Y LOS GOBERN Jorge An
EL TERRIBLE CASTIG Jorge An
LAS SEÑALES QUE LE Jorge An
¿POR QUE ORAR? Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
Nueva serie Jorge An
LA NATURALEZA DE L Jorge An
RE: Nueva serie Noe Alfa
COMO ORABA JESUS Jorge An
LA ORACION MODELO Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 203     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] EL DESTELLO DE LA ESPERANZA
Fecha:Miercoles, 2 de Mayo, 2001  00:38:05 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

EL DESTELLO DE LA ESPERANZA
 
por Ray C. Stedman
 
El Dr. Carl F. Henry, uno de los más destacados teólogos contemporáneos de los Estados
Unidos, dijo recientemente acerca de Jesús: "Plantó el único destello de esperanza perdurable
entre la extendida desesperación de un mundo sin esperanzas. Y es de esa frase de dónde he
tomado el título del estudio de esta mañana." El destello de la esperanza. Como saben aquellos
de usted que han asistido con regularidad a PBC, hemos estado estudiando en el Evangelio de
Marcos y hemos llegado hasta el final del capítulo diez. Pero esta mañana quiero saltar hasta el
capítulo dieciséis, que además es el último capítulo, y coger el relato de la Pascua del
evangelio de Marcos. En estudios posteriores cubriremos el resto de los pasajes.
 
    "Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María madre de Jacobo, Y Salomé
    compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Muy de mañana, el primer día de la
    semana, fueron al sepulcro apenas salido el sol, y decían una a otra: --¿Quién nos
    removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron que la
    piedra ya había sido removida, a pesar de que era muy grande. Y cuando entraron en
    el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, vestido de una larga ropa
    blanca, y se asustaron. Pero él les dijo: --No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret,
    quien fue crucificado. ¡Ha resucitado! No está aquí. He aquí el lugar donde le
    pusieron. Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a
    Galilea. Allí le veréis, como os dijo. Ellas salieron y huyeron del sepulcro, porque
    temblaban y estaban presas de espanto. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían
    miedo."
 
Marcos termina ahí el relato. El pie de página de la "Revised Standard Version" (en inglés) da
otro final a esta historia, que tienen otras versiones. Yo no voy a comentar al respecto en esta
mañana, eso será algo que estudiaremos en una fecha posterior, pero al llegar a ese punto es
donde acaba el relato de Marcos, según los más antiguos manuscritos.
 
Como vemos, el relato comienza con el día más lóbrego de la historia, ese oscuro sábado en el
que Jesús estuvo en el sepulcro, pero termina con las mujeres que habían venido al sepulcro
saliendo de aquel lugar con un gozo inmenso, un temor reverente y una esperanza sin límites que
ni siquiera se atrevían a contar a nadie. Cuando el final del pasaje nos dice que "tenían miedo
sería una equivocación leerlo como si quisiera decir que estaban aterrorizadas o que se sentían
amenazadas porque no fue así. La palabra "asombradas en el griego original significa
literalmente "éxtasis. Estaban extasiadas de pura emoción y temblando de reverencia por lo que
habían oído decir al ángel en el sepulcro. Fue precisamente esto lo que hizo que estas mujeres
saliesen con un destello de esperanza en medio de una humanidad sin esperanza alguna. Quiero
repasar ahora con usted este breve relato de Marcos, para ver qué fue lo que hizo que aquellas
mujeres cambiasen de la manera que lo hicieron.
 
La historia comienza con las palabras "cuando pasó el sábado.... Los otros evangelios no
mencionan el sábado, pero Marcos nos da este breve relato de él. Si tenemos aunque sea un
poco de imaginación, será fácil entender que aquel sábado, antes de la resurrección, debió ser
el día más lóbrego que jamás hayan experimentado los discípulos. ¡Que día tan deprimente e
interminable debió ser! Un día en que se habían destrozado sus esperanzas, sus sueños
perdidos, sus espíritus tristes y sus corazones heridos y atemorizados. Un día verdaderamente
lóbrego y triste, en el que el futuro se presentaba sombrío y lleno de presagios. Sus más
brillantes esperanzas se habían venido abajo, sus mas dulces sueños se habían esfumado con la
muerte de Jesús. Estos discípulos, sintiéndose destrozados, sus esperanzas desvanecidas y sus
sueños perdidos, intentaron vivir aquel aciago sábado sin esperanza alguna para el futuro, sin
creer en la resurrección. Para ellos cada cosa que hicieron aquel día debió ser una tortura y
cada una de las fibras de su ser debió clamar: "¿De qué sirve? ¿Para qué seguir adelante? Fue
un día que no olvidarían durante el resto de sus vidas."
 
Creo que algunos de nosotros nos hemos sentido de ese modo. Y ¿sabe usted una cosa? En la
actualidad hay mas personas que viven en un constante estado de desesperación, de falta de
esperanza, simbolizada por aquel lóbrego sábado, de las que jamás hayan vivido el drama del
viernes o la victoria de la Pascua. Alguien ha llamado a la actual generación "los hijos del
sábado y es un término muy apropiado. Como sabe usted, nuestras grandes ciudades americanas
son, en general, inmensos grupos atestados de miseria, en los que las gentes pasan sus días en
una especie de danza ritual hacia la muerte, sin esperanza ni ilusión. En un mundo en el que hay
cada día menos personas que crean en Dios, la desesperación se apodera por doquier de los
corazones de los hombres. La desesperación y la falta de significado nos presionan por todas
partes. Ni siquiera los mas optimistas profetas y videntes de nuestros días, ya sean seglares o
sagrados, ven ninguna esperanzan para el futuro de los asuntos de los hombres tal y como se
encuentran. Somos, sin duda, hijos del sábado.
 
Pero lo sorprendente de este relato es que cuando llegó el momento de poner estos
acontecimientos por escrito, cuando llegó la hora en que los discípulos tuvieron que sentarse
con el fin de escribir estos relatos, este lóbrego día se había de tal modo situado en un segundo
plano, gracias al gozo de la resurrección, que lo más que consideraron necesario decir fue solo:
"cuando pasó el sábado.... pues la esperanza que sentían había absorbido su desesperación.
Quiero examinar con usted el motivo por el que esto es cierto, lo que Marcos escribe acerca de
este breve incidente sobre las mujeres que vinieron al sepulcro y que fueron de tal modo
transformadas como para hacerles sentir esperanza en medio de la desesperada falta de
esperanza, valga la redundancia.
 
Lo primero es que la piedra había sido removida de la entrada al sepulcro. Las mujeres se
habían acercado preocupadas por lo de la piedra. Cualquiera que haya estado en el Huerto del
Sepulcro en Jerusalén, donde creo que debió efectivamente de tener lugar este acontecimiento,
sabe que la piedra ya no está allí, pero se puede ver la estrecha plataforma, en forma de ranura,
sobre la cual había sido colocada la piedra haciéndola rodar, justo delante del sepulcro. Y la
entrada misma del sepulcro es casi de la altura de un hombre. La gran piedra que cubría la
entrada al sepulcro debió de pesar por lo menos unos quinientos kilos. Era realmente una piedra
muy grande, como nos dice el relato, y era natural que a las mujeres les preocupase cómo
podrían quitarla haciéndola rodar para poder ungir el cuerpo de Jesús con las especias y los
ungüentos que habían comprado. Pero cuando llegaron, la piedra había sido ya removida.
Mateo nos dice que muy temprano, antes de que amaneciese, había venido un ángel y la había
quitado y se había sentado sobre ella. El rostro de aquel ángel era brillante como el relámpago,
de modo que dejó a los guardas que montaban guardia junto al sepulcro aturdidos y
consternados, quedando como hombres muertos en el suelo, y al recuperar el sentido, se
ocultaron en la oscuridad muy asustados. Todo eso había sucedido antes de que llegasen las
mujeres. Cuando llegaron, no había señal de nadie y la entrada del sepulcro estaba abierta. Eso
les hizo darse cuenta de que había pasado algo extraordinario y aunque no sabían lo que había
sucedido, sí se dieron cuenta de que era algo totalmente fuera de lo normal, porque había sido
removida la piedra y el sepulcro estaba abierto.
 
Y cuando entraron en el sepulcro se encontraron con que había desaparecido el cuerpo de
Jesús. Lo que habían venido a ungir ya no estaba. Este sepulcro vacío ha sido la respuesta a los
argumentos de los escépticos durante veinte siglos. Nadie lo ha podido explicar, aunque todas
las generaciones lo han intentado. En la actualidad tenemos el libro escrito por Schonfield
"THE PASSOVER PLOT" (El complot de la Pascua), como uno de los más recientes esfuerzos
realizados por demostrar la falsedad de los acontecimientos relacionados con la crucifixión y la
resurrección, pero esa mentira, como todas las demás, se basa en la mentira circulada por los
soldados durante el primer siglo, a los que pagaron para decir que los amigos de Jesús habían
venido y habían robado el cuerpo. Nadie ha podido explicar nunca cómo sucedió esto. Que sus
enemigos lo pudiesen robar es imposible de creer porque con gusto hubiesen presentado el
cuerpo. Y que lo hiciesen sus amigos resulta imposible de concebir, porque había una guardia
junto al sepulcro y la piedra había sido sellada con el Gran Sello de Roma.
 
Lo más asombroso de todo, aquello con lo que se encontraron las mujeres al entrar en el
sepulcro, fue el hecho de que a pesar de que el cuerpo había desaparecido, todavía estaban allí
los lienzos mortuorios, como si todavía estuvieran colocados alrededor de un cadáver, en el
lugar donde había sido colocado el cuerpo. Aparentemente el cuerpo se había esfumado a
través de aquellos lienzos y había desaparecido. Era evidente que el cuerpo no estaba allí, pero
la forma de los lienzos mortuorios era como si aun estuviesen colocados alrededor de un
cuerpo. Los otros evangelios nos dicen que cuando estas mujeres salieron del sepulcro fueron
corriendo a darle la noticia a los discípulos, y Pedro y Juan vinieron corriendo al sepulcro.
Cuando entraron en él y vieron los lienzos, se convencieron de que Jesús había, efectivamente,
resucitado. Nunca se ha podido explicar lo de los lienzos mortuorios. Nadie ha podido explicar
satisfactoriamente los acertijos y los rompecabezas que rodean al tema de los lienzos
mortuorios de la sepultura vacía.
 
Y las palabras del ángel a aquellas mujeres contienen la respuesta a todos los escepticismos de
estos veinte siglos. Porque el ángel les dijo algunas cosas que responden a la mayoría de las
afirmaciones que jamás se han suscitado al pretender poner en duda la verdad de la
resurrección. Lo primero que dijo el ángel fue: "Buscáis a Jesús de Nazaret, quien fue
crucificado. ¡Ha resucitado! Muchos de los que intentan defender la idea de que las mujeres
fueron al sepulcro equivocado o que dicen que se encontraron a la persona equivocada o que
los discípulos inventaron otra persona, no al mismo Jesús, que el Jesús que había vivido y
caminado a través de las páginas de los Evangelios fue crucificado y todavía se encuentra en
alguna tumba siria desconocida, como dijo Matthew Arnold "sobre su sepultura, con ojos
brillantes le contemplan las estrellas sirias...queda claro gracias a la respuesta del ángel, que le
dice a las mujeres "este mismo Jesús, al que conocíais de Nazaret, al que acompañasteis por las
colinas de Galilea y de Judea, el Jesús que fue crucificado, al que visteis en la cruz, con clavos
en sus manos y con la sangre que le corría por el costado, Este mismo, al que buscáis, ha
resucitado de los muertos. Eso establece la identidad de Jesús.
 
Entonces les dijo: "no está aquí. Es decir "no solo ha resucitado, es que no está aquí. Y al decir
esas palabras deja muy claro que aunque Jesús ha resucitado existe, sin embargo, un verdadero
vínculo con nuestra humanidad y no es solo un espíritu. No es una resurrección espiritual, sino
una resurrección corporal y el que resucitó de entre los muertos fue el cuerpo de Jesús. En la
actualidad existen sectas y grupos que intentan argumentar en contra de este hecho, que afirman
que lo que sucedió fue que resucitó el espíritu de Jesús y que ahora vive solo espiritualmente,
pero la Biblia defiende, de manera consistente, la proposición que fue el mismo cuerpo que fue
colocado en el sepulcro, muerto, el que también resucitó de los muertos. "No está aquí. Aun es
una persona, una persona humana con un cuerpo humano, transformado, es cierto, pero aun
humano. Y con ese cuerpo humano resucitó de entre los muertos. Eso es lo que afirman las
Escrituras. "él va delante de vosotros a Galilea. Hay una región geográfica concreta en la faz de
la tierra, que conocéis bien y donde le veréis y estará allí cuando lleguéis. "id, decid a sus
discípulos, que va delante de vosotros a Galilea. De manera que el ángel subraya las
afirmaciones de las Escrituras en el sentido de que Jesús está vivo, que resucitó corporalmente
y que se le puede encontrar en un lugar muy concreto."
 
La tercera cosa que dice el ángel se expresa a través de estas magistrales palabras de las que
solo deja constancia Marcos: "pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de
vosotras a Galilea situándole exactamente entre el grupo apostólico. Esta es una nota excelente.
¡Qué mensaje tan tierno y dulce! La última vez que nos encontramos a Pedro en el relato de este
Evangelio, se encontraba en el patio del sumo sacerdote durante el juicio de Jesús, cuando una
muchachita, una mozuela, no hacía mas que seguirle y decirle: "Te conozco. Tú estabas con él
¿verdad? Pedro no hacía mas que negarlo, le negó hasta tres veces. La última vez que la
muchacha le acosó le dijo: "sé que eres uno de ellos porque hablas como un galileo. ¡Su acento
era tan notable como lo sería el de un tejano! En esta ocasión Pedro lo negó con imprecaciones
y juramentos: "¡No, no le conozco! ¡No he conocido nunca a ese hombre! Justo en ese momento
el gallo cantó y Pedro se acordó de que Jesús le había dicho: "antes de que cante el gallo, me
negarás tres veces. Y la última vez que vemos a Pedro, le encontramos ocultándose en las
sombras de la noche, llorando amargamente. Por eso, resulta de una gran ternura que el ángel le
dijese a las mujeres: "id y decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a
Galilea. Con estas palabras a Pedro se le sitúa de nuevo con el grupo apostólico."
 
¿Qué es lo que nos dice esto? Nos dice que Jesús está a la disposición de las personas, no solo
de las multitudes como un solo hombre, no del mundo en general, sino de usted. Ponga usted ahí
su propio nombre, si quiere. El hacer el acceso fácil a las personas ha sido la característica del
Cristianismo desde entonces. Cada uno de nosotros podemos conocerle personal e íntimamente,
no solo como una figura de la historia, ni como un Rey que ha de venir, ni en un sentido general,
como podemos saber nosotros acerca del Presidente de los Estados Unidos, sino en un sentido
íntimo, personal, real y consciente de conocimiento, que compartimos teniendo la comunión más
íntima que es posible tener entre los hombres.
 
La última cosa que dijo el ángel fue: "El va delante de vosotros a Galilea, allí le veréis como
os dijo. Estas son palabras fieles y Jesús ya había prometido que lo haría. Por lo tanto, ese
hecho no debería de haberles pillado por sorpresa, porque él les había dicho que iría delante de
ellos a Galilea cuando se levantase de entre los muertos, y allí se reuniría con ellos. Lo que está
haciendo el ángel, por lo tanto, es enfatizar las palabras de Jesús. Es absolutamente digno de
confianza, hace lo que dijo que haría exactamente y podemos creer en sus promesas. Sea lo que
fuere lo que dijo, también las cumplió y podemos confiar que él cumple las cosas al pie de la
letra.
 
Eso fue lo que produjo el cambio en aquellas mujeres. Lo que las llenó de esperanza, lo que las
sacó de lo más profundo de su oscura desesperación al éxtasis tembloroso, de manera que
salieron con gozo a transmitir el destello de esperanza por el mundo entero, el único destello
perdurable de esperanza que el mundo jamás ha conocido.
 
Usted conoce bien la historia, como nos dice el relato del Evangelio que pocos minutos
después, al quedarse atrás María Magdalena, con los primeros albores de la luz de la mañana,
Jesús se le apareció. Al principio ella se creyó que era el hortelano, pero cuando él pronunció
su nombre, ella supo quién era. Al primero al que se le apareció vivo fue a María, que fue
corriendo a dar las noticias y Pedro y Juan, que se acercaron al sepulcro y vieron los lienzos
mortuorios y se convencieron. Y por la tarde, se apareció de camino a Emmaus a dos de sus
discípulos, y ese extraño encuentro se produjo y fue en él cuando les abrió las Escrituras y les
enseñó lo que decía acerca de él. Esa noche, en el aposento alto, donde estaban reunidos diez
de los discípulos, de repente Jesús apareció en medio de ellos y se mostró a ellos vivo.
 
Entonces estaba Pedro presente. Jesús les había dicho que fuesen a Galilea y que él les vería
allí. Creo que eso se refiere al relato íntimo que nos cuenta Juan, donde en la playa del Mar de
Galilea Jesús le dice a Pedro: "Pedro ¿me amas? Pedro le contesta "tú sabes que te amo, Señor.
Y nuevamente le pregunta: "Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le
dijera por tercera vez ¿me amas? Y le dijo: --Señor, tú conoces todas las cosas. Tú sabes que te
amo. Fue entonces cuando el Señor le dio su comisión diciéndole: "pastorea mis ovejas. Debía
de convertirse en pastor del rebaño de Dios, que Pedro consideró como su obra para toda la
vida desde ese momento en adelante. Por eso fue por lo que el ángel le envió el mensaje
personal a Pedro, al hablar a las mujeres junto al sepulcro.
 
Se nos dice que una semana después, estando aun en Jerusalén, Jesús se le apareció a los once
discípulos, cuando le pidió a Tomás, el que había dudado, que le tocase, que pusiese su mano
sobre sus cicatrices y este se convenció después de hacerlo. Juan nos ofrece las escena de
Galilea que mencioné con anterioridad, en las que Jesús preparó el desayuno para sus
discípulos en la playa. Pablo nos dice que después de eso se le apareció a más de cinco mil
personas de una sola vez, sobre un monte en Galilea. De nuevo en Betania, Jesús apareció por
última vez, y llevó a sus discípulos desde Betania al Monte de los Olivos y desde la cima de
esa montaña, mientras ellos caminaban juntos, le vieron ascender a los cielos y desaparecer
detrás de una nube y ya no le vieron más.
 
El punto que hace Marcos aquí es que las mujeres creyeron a pesar de no ver. ¡Qué maravilloso
poder haber visto al Señor resucitado! Todos aquellos que le vieron fueron después
considerados con un respeto y una reverencia extraordinaria por la comunidad cristiana, pero
no todos tuvieron el privilegio de conseguirlo. Cuando Jesús se le apareció a Tomás, el que
dudó, y le pidió que tocase las heridas en sus manos y en su costado, le dijo: "Tomás, porque
me has visto, has creído. ¡Bienaventurados los que no ven y creen! Al pronunciar estas palabras
estaban mirando a lo largo de los siglos, incluyéndonos a nosotros, al decir "bienaventurados
los que no ven y creen. Pedro escribe algo por el estilo:
 
    "A él le amáis, sin haberle visto. En él creéis; y aunque no lo veáis ahora, creyendo
    en él os alegráis con gozo inefable y glorioso."
 
Esa ha sido la experiencia de miles, incluso de millones, desde ese día en adelante. Ahí es
donde nos encontramos actualmente. No hemos visto al Señor resucitado porque dejó el ámbito
de los visible en la tierra hace muchos siglos, pero tenemos el testimonio. Tenemos esta
evidencia, todas estas pruebas infalibles acerca de las cuales habla Lucas, que son convincentes
para el intelecto y que animan a nuestras emociones, para despertar la esperanza dentro de
nosotros, de la misma manera que fue despertada la esperanza por la palabra dicha por el ángel
a aquellas mujeres.
 
Esto nos trae al punto final: si le invita usted a este Señor resucitado a que entre en su vida y en
su corazón, también usted le conocerá, le sentirá, y estará presente en su vida. La pregunta que
tenemos ante nosotros al final de este mensaje de Pascua es ¿dónde se encuentra usted? ¿Ha
aprendido a adorar al Señor resucitado? ¿Le ha encontrado usted con el fin de pedirle que entre
en su vida y en su corazón y que le cambie? Eso es lo que hace que la vida sea diferente, es lo
que hace que haya gozo en su corazón y ponga una sonrisa en su rostro. Eso es lo que hace que
el Cristianismo sea realmente el Cristianismo. No es mas que un ritual vacío, sencillamente un
dogma religioso, sin la experiencia de un Señor resucitado y vivo.
 
Quiero compartir con usted un relato que me ha contado esta semana un amigo mío, llamado Jay
Kessler, presidente de Juventud para Cristo Internacional. Me dijo:
 
"No he visto nunca un ejemplo más claro del milagro del poder de la resurrección de Dios que
el que se produjo en la vida de Lonnie Chapman. Cuando Lonnie no era más que un niño robó
en la tienda de comestibles porque sus padres se negaron a darle de comer. Le pegaron una
paliza, le encerraron, y su padre, que era un alcohólico, le maldijo. A la edad de doce años fue
testigo de cómo su padre violaba a su hermana de diez años y en una ocasión su padre intentó
matarle con una viga de madera. En otra ocasión su padre le rompió los dedos con un ladrillo,
pero Lonnie sobrevivió. Abandonó los estudios, viajó por muchos lugares y acabó en
California, donde formó equipo con un amigo que se llama Galen, que le ayudó a convertirse en
un ladrón y un asesino. Después de haber robado en una docena de gasolineras, Galen, Lonnie y
otro hombre robaron en una gasolinera de California. Secuestraron al que trabajaba en la
gasolinera para que no llamase a la policía, le llevaron en el coche al campo y le ataron con un
cordón eléctrico. En ese momento, según cuenta Lonnie, no quería hacerlo. Disparó el rifle al
suelo, junto a los pies de la víctima. Galen le gritó: "¡no le has matado, no le has matado!
Temblando y temiendo por su propia vida, Lonnie se acercó a donde estaba la víctima
impotente y le disparó. Le pegó un tiro con el rifle en la cara y otro en la parte baja de la
espalda y acabó con su vida. Lonnie se encuentra actualmente en la cárcel, cumpliendo cadena
perpetua por asesinato en primer grado. No quiero decir que la tragedia de Lonnie sucedió solo
porque le influenció Galen, pero la influencia está ahí.
 
Mas adelante y estando ya en la cárcel, Lonnie conoció a otra clase de amigo, a Rod Burke, que
forma parte del personal de Juventud para Cristo, que le habló a través de una retransmisión
radiofónica. Lonnie le escribió a Rod y este fue rápidamente en su coche a visitarle, llevando
bajo el brazo un Nuevo Testamento para regalárselo a Lonnie. Jóvenes adolescentes y
cristianos comenzaron apoyar con sus fervientes oraciones las visitas de Rod y Lonnie se leyó
aquel Nuevo Testamento de la primera a la última página. En la actualidad, en el informe de
libertad condicional de Lonnie, se encuentra esta curiosa y cuidadosamente escrita frase: "a
juzgar por las conversaciones mantenidas con el acusado, y cartas procedentes de varios
lugares, parece ser que, efectivamente, el acusado ha pasado por una experiencia de conversión
cristiana. ¡No se queda corta la frase ni nada! Incluso en la celda de la cárcel es posible ver la
transformación que se ha producido en la vida de este joven. Tiene paz interior, ha recibido el
perdón y no siente la más mínima amargura. Sabe que es posible que pase el resto de su vida en
la cárcel, pero a pesar de ello ha encontrado significado y propósito a su vida. Da testimonio al
resto de sus compañeros de la cárcel y les ha regalado Nuevos Testamentos a todos ellos.
Escribe cartas a personas a las que cree que puede ayudar. Si le pregunta usted le contará que
ha nacido de nuevo y que tiene una esperanza viva, gracias a la resurrección de Jesucristo y con
eso basta. Es todo lo que necesita, incluso estando en la celda de una cárcel.
 
Estoy seguro de que aquí en esta congregación podríamos encontrar un testimonio paralelo,
posiblemente una docena de ellos. Aquellos de ustedes que estuvieron aquí en el culto del
Viernes de Pascua saben que dos o tres personas compartieron su testimonio y dijeron que
habían conocido al Señor Jesús la Pascua anterior aquí mismo en el culto de Pascua, cuando
entendieron este fabuloso rumor o destello de esperanza que comenzaron aquellas mujeres en
Jerusalén: Jesús está vivo, disponible y él hará lo que ha dicho que haría. Y esta es su promesa.
El dijo: "He aquí yo estoy a la puerta (del corazón) y llamo; si alguno oye mi voz y abre la
puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo. Esa es su promesa y él hace lo que ha dicho
que hará. Millones de personas están descubriendo actualmente este gran hecho: que él puede
cambiar una vida y que, a pesar de las circunstancias, aunque sean sombrías y desesperadas,
puede llenar el corazón de gozo, de paz y de gloria, haciendo de nosotros personas nuevas.
 
Al llegar al final de este culto, los que nos reunimos aquí semana tras semana esperamos y
pedimos en oración que esta sea su experiencia hoy. Tal vez algunos de ustedes no han sabido
nunca lo que significa el mensaje de Pascua. Va dirigido a ustedes, para que puedan hallar la
paz, el gozo, el perdón y la esperanza de un Jesucristo vivo, que vivirá en su vida y en su
corazón y puede darle a usted vida. Le invitamos, al concluir en oración, a que diga usted en su
corazón: "Señor Jesús, entra en mi vida. Abrale la puerta y dígale: "entra, lléname y tómame.
Puede que haya sido usted una persona religiosa, puede que se haya criado en un hogar
cristiano, pero que no haya encontrado todavía al Señor vivo. Su presencia es lo que hace la
diferencia entre la muerte y la vida, las tinieblas y la luz.
 
Oración
 
    Señor Jesús, te damos gracias porque eres, verdaderamente, lo que prometiste ser, un
    Señor vivo, un Dios omnipotente, fuerte, poderoso, compasivo, tierno,
    misericordioso, lleno de gracia y perdurable y porque puedes entrar en nuestras vidas
    y puedes empezar "a coger todos los hilos de nuestra desesperación, y puedes tejer
    nuestras vidas y recomponerlas con tu amor sacándonos de las tinieblas a la luz, de la
    desesperación a la esperanza, de la muerte a la resurrección. Te pedimos que muchos,
    en estos momentos, en el silencio de sus corazones, te pidan en oración que hagas en
    sus vidas lo que prometiste hacer, para que también esas personas puedan nacer de
    nuevo a una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Te
    damos gracias en tu nombre, amen.