Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 220 
AsuntoAutor
LA DIFICIL SITUACI Jorge An
EL CORAZON AMBICIO Jorge An
EL DESTELLO DE LA Jorge An
EL REY VIENE Jorge An
¿CON QUE AUTORIDAD Jorge An
MAXIMA PRIORIDAD Jorge An
VELAD Jorge An
LA EXTRAVAGANCIA D Jorge An
HERIR AL PASTOR Jorge An
JESUS Y LOS SUMO S Jorge An
JESUS Y LOS GOBERN Jorge An
EL TERRIBLE CASTIG Jorge An
LAS SEÑALES QUE LE Jorge An
¿POR QUE ORAR? Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
Nueva serie Jorge An
LA NATURALEZA DE L Jorge An
RE: Nueva serie Noe Alfa
COMO ORABA JESUS Jorge An
LA ORACION MODELO Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 207     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] VELAD
Fecha:Domingo, 6 de Mayo, 2001  23:20:02 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

VELAD
 
por Ray C. Stedman
 
Llegamos ahora a la gran profecía de Jesús, que trata acerca de los últimos días antes de que
regrese el Rey con poder y gloria. Se encuentra en el capítulo trece de Marcos y es un pasaje al
que se le llama familiarmente el Discurso del Monte de los Olivos sencillamente porque Jesús
pronunció este discurso sentado en dicho monte, mirando sobre la ciudad de Jerusalén, justo un
par de días antes de su crucifixión y al contemplar el destino que le esperaba a la ciudad en
respuesta a las preguntas que le habían hecho sus discípulos. Nos encontramos con estas
preguntas en los primeros versículos del capítulo 13:
 
    "Cuando él salía del templo, uno de sus discípulos dijo: --Maestro, ¡mira qué piedras
    y qué edificios! Y Jesús le dijo: --¿Veis estos grandes edificios? Aquí no quedará
    piedra sobre piedra que no sea derribada."
 
Estando el sentado en el monte de los Olivos frente al templo, Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le
preguntaban aparte: --Dinos, ¿cuándo sucederán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas
estas cosas estén por cumplirse?
 
Este relato deja claro que los discípulos debían de estar bastante molestos por las cosas que
había hecho Jesús durante la última semana. Había limpiado el templo y había reprendido y
condenado a los dirigentes del templo. Es evidente que los discípulos estaban convencidos de
que había sido demasiado duro y están intentando sacarle alguna explicación acerca de lo
sucedido en el templo. Por ello hacen que se fije en la grandeza de los edificios del templo y en
las piedras con las que habían sido construidos. Josefo nos dice que algunas de aquellas
piedras eran de doce metros y pico de longitud y cinco metros y medio de altura, unas piedras
verdaderamente masivas. Pero una vez más la respuesta de Jesús les molesta y les deja
perplejos porque les dijo que aquellas piedras, a pesar de su enorme tamaño, serían destruidas
y el templo también. Los discípulos se mostraron preocupados por ello y creo que escogieron a
una delegación para que fuese a hablarlo con Jesús. Escogieron a dos parejas de hermanos para
ello, a Pedro y a Andrés, a Jacobo y a Juan, que pertenecían al círculo interno. Hallando a Jesús
sentado en la montaña, le preguntaron en privado: "¿cuándo sucederán estas cosas y qué señal
habrá cuando estas cosas estén por cumplirse?
 
Esta es la pregunta que casi todo el mundo quiere hacer al leer esta sección profética: "¿cuándo
van a suceder estas cosas? Conocemos bien estas palabras, con las que Jesús anuncia por
adelantado lo que acontecerá en la tierra antes de su regreso, pero la pregunta que ha estado
siempre en la mente de los hombres ha sido: "¿cuándo va a suceder? ¿será durante mi vida? ¿Y
cuáles serán las señales para que podamos saber cuándo va a empezar a suceder? Los hombres
se han estado haciendo esta pregunta durante veinte siglos, anticipando que habría de suceder
durante su vida. Esto es algo con lo que nos debemos de enfrentar honestamente. Cada
generación ha pensado que Jesús iba a regresar durante su vida debido a las señales que han
observado o que han creído ver, en los acontecimientos inmediatos de su día.
 
Pero creo que está claro, al leer totalmente este relato, que el preguntar "¿cuándo? es hacer la
pregunta equivocada. Jesús deja muy claro que si concentramos nuestra atención en el "cuándo
iremos por el camino equivocado y al final nos dejaremos engañar. Y esta es la historia de lo
que les ha sucedido a muchas personas, a muchos dirigentes y maestros, al intentar descubrir la
respuesta a la pregunta "cuándo. Jesús no hace caso omiso de la pregunta, pero la deja para el
final.
 
Quiero leer todo este capítulo con usted y examinar lo que dice realmente y de qué modo trata
esta pregunta al llegar al final. Hay cuatro secciones del mensaje de Jesús que están
relacionadas con la pregunta hecha por los discípulos: "¿Y qué señal habrá cuando todas estas
cosas estén por cumplirse? Y hay una sección al final en la que responde a la pregunta:
"¿cuándo sucederá esto? Sigamos las secciones en el mismo orden que nos las dio Jesús y
recuerde que si queremos el relato completo de lo que les dijo a los discípulos, debemos de
leer Mateo 24 y 25, así como Lucas 21, que son los relatos paralelos al de Marcos, en lo que se
refiere a lo que dijo Jesús a sus discípulos. Necesitamos todos esos pasajes juntos para tener el
cuadro completo. Cada uno de los escritores de los evangelios selecciona algunas cosas
concretas que desea enfatizar. Mateo le concede una gran importancia a lo que le sucederá a
Israel, Lucas es el único que nos cuenta la caída de Jerusalén, la inmediata cautividad de los
judíos y la dominación de la ciudad por parte de los gentiles, pero Marcos es el que enfatiza el
peligro que correrá la fe en la época de la crucifixión y resurrección de nuestro Señor. Jesús lo
resume todo en una breve frase que nos encontramos justo al principio:
 
    "Jesús comenzó a decirles: --Mirad que nadie os engañe."
 
Eso es lo que él enfatiza, la nota clave y nos damos cuenta de que el mensaje comienza y
termina con ese énfasis. Aquí dice "mirad que nadie os engañe lo cual quiere decir "manteneos
despiertos y la palabra final del pasaje es "velad que quiere decir "no os durmáis. Así que al
principio les dice "manteneos despiertos y al final les dice "no os durmáis y se refiere a toda la
edad. Esto es lo que Jesús desea enfatizar durante toda la era.
 
En la primera sección que viene a continuación, desde el versículo 6 al 13, Jesús nos ofrece lo
que me gustaría llamar "aquellas que no son señales, es decir, ciertas cosas que han engañado a
las personas a lo largo de las diferentes épocas relacionadas con la venida del Señor, cosas que
han considerado como señales, pero que no lo son ni mucho menos. Estoy seguro de que habrá
usted leído libros o que habrá escuchado sermones basados en lo que se ha llamado "las
señales de los tiempos. Pero no son realmente señales, como deja perfectamente claro Jesús.
 
La primera denominada "señal que muchos consideran como algo que marca el fin, es la
aparición de varios pretendientes religiosos o falsos Cristos. En el versículo 6 Jesús dice:
 
    "Muchos vendrán en mi nombre diciendo: 'Yo soy y engañarán a muchos.'"
 
Estaba leyendo el otro día a un destacado erudito judío cristiano que dice que durante el curso
de la historia de Israel, desde los tiempos de nuestro Señor, han aparecido sesenta y cuatro
personas diferentes alegando ser el Mesías, de manera que es verdad, como dijo Jesús, que
aparecerían muchos diciendo "Soy el Mesías, soy yo.
 
Pero no creo que necesitemos limitarlo a los que vienen a los judíos porque también se refiere a
todos los que durante estos veinte siglos han afirmado hablar en el nombre de Jesús, pero que
enseñan algo que Jesús no enseñó y eso es algo que pasa con mucha frecuencia. Al pasar con el
coche por la parte de Bay de San Francisco, podemos leer las pegatinas en los coches que dicen
"Bless man (hombre que bendice), que es un movimiento de carácter local, que anuncia que está
siguiendo las enseñanzas de Jesús y que viene en su nombre. Pero el "Jesús al que presenta no
es un Jesús bíblico. Las enseñanzas de Jesús que presentan son una selección entresacada de
todos los dichos bíblicos de Jesús, pero que solamente incluye las doctrinas que acepta este
movimiento y no incluye, ni mucho menos, muchas de las cosas que Jesús dijo. Han
seleccionado ciertos preceptos morales y enseñanzas éticas de Jesús, y las llaman "las
enseñanzas de Jesús. Como es natural, esta es una distorsión de la imagen bíblica de Jesús. En
todas las épocas han sido muchos los que se han dejado arrastrar por esta clase de
presentación.
 
La mayoría de las llamadas sectas "cristianas hacen esto. Vienen en el nombre de Jesús, pero lo
que enseñan no es lo que enseñó Jesús. Vienen y dicen, de hecho "Yo soy él, pero lo que
enseñan dista mucho de la presentación bíblica del Señor Jesús. Jesús dijo que eso no es más
que un engaño, para hacer que muchos se descarríen y muchos se dejarán llevar, por lo que su
palabra de advertencia aquí es: "id con cuidado con estas cosas, estad alerta, aseguraos de que
el Jesús al que seguís sea el Jesús bíblico, el Cristo apostólico, Aquel acerca del cual dieron
testimonio los apóstoles o de lo contrario vais a seguir el camino equivocado. Esto ha sido
cierto durante los veinte siglos de historia que llevamos.
 
La segunda amenaza, que muchos han considerado como una señal del fin, se menciona en los
próximos dos versículos. Ciertos desastres seculares se mencionan en ocasiones como "señales
de los tiempos, pero el Señor dice:
 
    "Pero cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis. Es necesario
    que así suceda, pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación y
    reino contra reino. Habrá terremotos por todas partes. Habrá hambres. Estos son
    principio de dolores."
 
Estas palabras dejan perfectamente claro que a lo largo de los siglos habrá guerras, hambres,
terremotos, desastres naturales, pero que no son señales de los tiempos y no son señales de que
el Señor está a punto de venir. Pero si leemos lo que se ha escrito a lo largo de toda la historia
nos daremos cuenta de que una y otra vez ha habido gente que ha malinterpretado estos sucesos
y los han considerado como señales. Cuando era joven leía libros en los que se decía que la
Primera Guerra Mundial era el cumplimiento de esta palabra se levantará nación contra nación
y reino contra reino. Los libros decían: "ninguna otra guerra en la historia ha cumplido lo
anunciado de un modo tan completo, por lo tanto esa es una señal del fin. Luego vino la II
Guerra Mundial y tuvieron que explicar eso. Así que dijeron "la Primera Guerra Mundial
cumplió la parte de "se levantará nación contra nación y la Segunda cumplió la parte que dice
"reino contra reino. Lamentablemente, así es como han tratado este texto los expositores, pero
Jesús dice que ninguna de estas son señales. Ha habido guerras y rumores de guerras desde el
principio mismo y habrá hambres y terremotos en distintos lugares a lo largo de toda la historia.
 
Recuerdo de niño haber leído un libro acerca del terremoto de San Francisco. ¡Lo leí con una
gran fascinación, porque contaba la historia del terremoto de 1906 con todo detalle, pero la
tesis del libro era "esta es una señal del fin y estuve esperando que regresase el Señor al día
siguiente mismo, al acabar de leer el libro! Eso debió de ser hace cuarenta años, pero no ha
regresado. Pero entonces no entendía, como lo entiendo ahora, que Jesús dice que éstas no son
señales, no son más que el principio de los sufrimientos. No podemos decir que el aumento de
los desastres naturales son señales del fin de los tiempos.
 
Hay otra "señal que con frecuencia aparece en la lista que indica que se aproxima el final de los
tiempos y es la persecución de los cristianos. Jesús dijo:
 
    "Pero vosotros, mirad por vosotros mismos. Porque os entregarán en los concilios, y
    seréis azotados en las sinagogas. Por mi causa seréis llevados delante de
    gobernadores y de reyes, para testimonio a ellos. Es necesario que primero el
    evangelio sea predicado a todas las naciones. Cuando os lleven para entregaros, no
    os preocupéis por lo que hayáis de decir. Mas bien, hablad lo que os sea dado en
    aquella hora; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo."
 
Esta es una época de persecución y lo ha sido desde el principio. Desde el primer siglo mismo
se han estado cumpliendo estas palabras. El libro de los Hechos nos dice cómo el apóstol
Pablo, y otros apóstoles y los cristianos primitivos, fueron con frecuencia azotados en las
sinagogas, arrastrados ante los gobernadores y los reyes, y dieron testimonio ante su presencia.
 
De algún modo Marcos enlaza este hecho con la predicación del evangelio. Alguien dice: "no
hay duda de que el que se predique el evangelio por todo el mundo es una señal del fin. Esta es
la primera generación en la que esto ha sucedido. Pero fijémonos de qué manera lo enlaza
Marcos. En medio de esta declaración acerca de ser llevados ante la presencia de gobernadores
y de reyes, dice que ha de ser predicado el evangelio, indicando que existe algún vínculo de
unión ahí entre esos acontecimientos. Esto nos sugeriría que cuando el evangelio ha penetrado
en alguna nación, hasta el punto de llamar la atención de las autoridades que gobiernan, que
entonces exigen que rindan cuentas aquellos que han predicado el evangelio, esto indica que el
evangelio ha sido dado como un testimonio a esa nación. Cuando Pablo se encontró ante Nerón,
emperador de Roma, alrededor del año 67 A.D., eso nos da a entender que el evangelio había
penetrado por una gran parte del imperio romano y que había servido de testimonio a las
naciones del mundo de aquellos tiempos.
 
Y es, efectivamente, verdad que cuando los cristianos han sido llevados en presencia de los
gobernadores y de los reyes, Dios en la persona del Espíritu Santo les ha dado palabras
especiales que decir como testimonio. Recordemos cómo Pablo acostumbraba a hablar con esa
gran sabiduría en presencia del rey Agripa, de Felix y de Festo, los gobernadores romanos,
cuando se encontró en su presencia. Y a Martín Lutero, al encontrarse en presencia del
emperador del Santo Imperio Romano, en la ciudad de los Gusanos, le fueron dadas las
palabras que debía decir y que han sonado a través de los siglos: "Aquí estoy, con la ayuda de
Dios y no puedo hacer otra cosa. Y otros mártires y testigos han recibido una sabiduría especial
para hablar cuando les ha llegado la hora, como testimonio a las naciones. Pero estas no son
señales del fin, porque son cosas que han venido sucediendo a lo largo de todas las épocas, y
caracterizará a los tiempos hasta el fin y ese es el punto que destaca Jesús.
 
Pero entonces da a entender que la persecución es tan intensa que constituye una verdadera
amenaza para la fe. Y la angustia de semejante persecución es que implica que los miembros de
una familia se traicionarán los unos a los otros. Dice:
 
    "El hermano entregará a muerte a su hermano, y el padre a su hijo. Se levantarán los
    hijos contra sus padres y los harán morir. Y seréis aborrecidos de todos por causa de
    mi nombre."
 
    "Pero el que persevere hasta el fin será salvo."
 
Ahora bien, el "fin al que se está refiriendo ahí no es el fin de la tribulación, es el fin de la vida
de la persona. Todos los cristianos somos llamados a ser fieles hasta la muerte. ¿Se ha dado
usted cuenta de eso? En el libro del Apocalipsis, Jesús pide a las iglesias a las que está
escribiendo que "sed fieles hasta la muerte y os daré la corona de la vida. Esa palabra no va
solo dirigida a los mártires, sino a todos los cristianos. "Sed fieles hasta el día de la muerte.
¿Por qué? "Porque el que persevere hasta el fin será salvo y no porque se haya ganado su
salvación por perdurar hasta el fin, sino porque ha demostrado que tiene vida verdadera
perdurando hasta el fin. Solo los cristianos verdaderos sobrevivirán a esta prueba de los
tiempos.
 
Recuerde que Juan dice acerca de ciertas personas en 1ª de Juan 2:19 "Salieron de entre
nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido
con nosotros. Pero salieron, para que fuera evidente que no todos eran de nosotros. Todas las
épocas han sido testigo de esos que parecen ser cristianos, que empiezan bien, que parecen ser
personas contentas, felices y entregadas, pero que empiezan a desaparecer bajo las presiones y
las tensiones de los tiempos. Cuando van en aumento las tensiones y las presiones, incluso hasta
el punto de romper los lazos familiares más queridos, hay muchos que se dan la vuelta y
revelan, de ese modo, que nunca tuvieron realmente vida en Cristo. Por eso es por lo que
tenemos estos pasajes, como el de Hebreos 6, que nos advierten que tenemos que asegurarnos
de que la vida que tenemos es real, genuina, fundada en Cristo Jesús, porque el que permanezca
hasta el fin será salvo.
 
En la segunda sección llegamos a la respuesta de nuestro Señor a la pregunta que le hacen los
discípulos acerca de las señales. Le preguntaron: "¿y qué señal habrá cuando todas estas cosas
estén por cumplirse? En todas las épocas ha habido el deseo de saberlo. Nuestro Señor lo dice
con una frase muy sencilla:
 
    "Pero cuando veáis que la abominación desoladora se ha establecido donde no debe
    estar (el que lee entienda)... "
 
Esta declaración entre paréntesis es una referencia al hecho de que necesitamos pensar sobre
esto. Mateo nos dice que Jesús se refiere al libro de Daniel. Es decir "que el lector entienda el
libro de Daniel porque Daniel habla acerca de este sacrilegio desolador que es una
"abominación desoladora que habrá de establecerse en el templo, contaminándolo y
profanándolo. En 2ª de Tesalonicenses es evidente que el apóstol Pablo se está refiriendo a ese
mismo sacrilegio cuando habla al "hombre de pecado que aparecerá, que ocupará su puesto en
el templo de Dios, proclamando que él mismo es Dios. Esta es una religión, a nivel mundial, de
los últimos tiempos, que afirmará que el hombre es Dios y que no necesitamos a ningún otro
Dios, que el hombre mismo es suficiente para sus propios fines. "¡Podemos resolver nuestros
propios problemas porque el Hombre es Dios! Esta religión se personificará en la persona,
valga la redundancia, que ocupará el trono del templo de Dios.
 
Ese es el motivo por el que los estudiantes de la Biblia siempre han observado con gran interés
la posibilidad de la reconstrucción del templo en Jerusalén. En el 70 A.D. los ejércitos
romanos de Tito cumplieron las profecías de Jesús, en cuanto a la destrucción del templo,
destruyéndolo por completo. Desde aquel día no ha vuelto a haber un templo en Jerusalén, pero
Jesús está hablando acerca de un sacrilegio desolador, que se establecerá en el templo, lo cual
significa que tendrá que haber un templo en Jerusalén. Y al acercarnos a un tiempo en que es
posible que se construya un templo, estamos viendo la posibilidad del cumplimiento de este
suceso incluso en nuestros días y en esta época. Pero nosotros no somos los primeros porque ha
habido otros momentos en los que se podría haber construido un templo en Jerusalén,
posiblemente durante las Cruzadas. Pero una vez más en nuestra época hay una posibilidad muy
real de que esto suceda. Así que puede que sea el principio de la auténtica señal de los tiempos.
 
Jesús dice que cuando esto aparezca, se producirán tres resultados inmediatos, tremendos y
terribles. En primer lugar, habrá un inmediato y repentino peligro para los creyentes que estén
en Jerusalén y en la región de alrededor. ¡Vosotros, los que vais a Tierra Santa de turistas,
tomad nota!
 
    "....entonces los que estén en Judea huyan a los montes. El que esté en la azotea no
    descienda ni entre para sacar algo de su casa, y el que esté en el campo no vuelva
    atrás para tomar su manto. ¡Ay de las que estén encintas y de las que críen en aquellos
    días! Orad, pues que no acontezca en invierno."
 
Será un tiempo en que habrá un terrible peligro tan inminente que las personas no tendrán ni
tiempo de volver a sus casas y empaquetar sus cosas, sino que se tendrán que marchar
inmediatamente de la ciudad o encontrarse atrapadas. El segundo resultado es el estallido de
una gran tribulación por todo el mundo:
 
    "Porque aquellos días serán de tribulación como nunca ha habido desde el principio
    de la creación que Dios creó, hasta ahora, ni habrá jamás. Si el Señor no hubiese
    acortado aquellos días, no se salvaría nadie; pero por causa de los escogidos qué él
    eligió, él ha acortado aquellos días."
 
Pero este será un tiempo terrible de agonía sin precedentes. Si desea usted enterarse de los
detalles gráficos sobre esos tiempos, lea los pasajes de Apocalipsis, que tratan acerca del
derramamiento de las redomas de la ira de Dios y cuando se abren los siete sellos y el sonido
de las siete trompetas. Será un tiempo de rígido control económico, cuando todo el comercio
será controlado por una autoridad central, y a todo el mundo se le dará un número mediante el
cual podrá hacer negocios. Tal vez haya leído usted algún relato acerca del sistema de
ordenadores que ya se han establecido en Bélgica y que ha sido diseñado para emitir números
para todas las personas del mundo, a fin de facilitar las transacciones de diversos tipos de
negocios. No estoy diciendo que esto sea forzosamente el cumplimiento de esta profecía,
porque cada época parece acercarnos más a ella y luego parece como si nos alejásemos. Tal
vez volvamos a echarnos atras, ¿quién sabe? Pero podría cumplirse en estos tiempos y por eso
es por lo que necesitamos fijarnos en los acontecimientos, El tercer resultado será:
 
    "Entonces si alguien os dice: He aquí, aquí está el Cristo, o He aquí, allí está, no lo
    creáis. Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán señales y
    maravillas para engañar, de ser posible, a los escogidos. Pero vosotros ¡mirad! Os lo
    he dicho todo de antemano."
 
Este será un tiempo de engaños religiosos a escala mundial. Creo que debemos considerar a
estos falsos cristos y falsos profetas, que se mencionan aquí, como agentes de un solo y
supremo anticristo que reina y gobierna en este tiempo. Por todo el mundo hay personas que son
delegadas y cuya misión es someter a los hombres y a las mujeres a la religión mundial cuyo
credo es "el Hombre es Dios. ¡Qué gran amenaza es esta para la fe! Podemos ver el comienzo
de esta situación en nuestra propia época en el constante aumento del secularismo. En el pasado
han existido tendencia similares, no lo olvidemos, pero puede que esta sea la que conduzca a
ese engaño final, a nivel mundial, llevado a cabo por los agentes del anticristo. Entonces dice
Jesús, es cuando se producirá la culminación:
 
    "Entonces en aquellos días, después (después y no antes) de aquella tribulación, el
    sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor. Las estrellas caerán del cielo, y los
    poderes que están en los cielos serán sacudidos. Entonces verán al Hijo del Hombre
    viniendo en las nubes con gran poder y gloria. Después enviará a sus ángeles y
    reunirá a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra y hasta el
    extremo del cielo."
 
Este será el punto culminante de la historia, cuando aparecerá Jesucristo como Señor, con gran
poder y gloria. (Aquí no se trata para nada el tema del "rapto, la partida de la iglesia, que se
trata en otros pasajes.) Vemos que vuelve a aparecer Jesucristo con gran poder y gloria,
precedido, como han anunciado por adelantado todos los profetas, por terribles señales del
cielo. Es evidente que un enorme cataclismo trastorna todo el sistema solar del que formamos
parte, o tal vez la galaxia entera. Para mi ha sido interesante que los astrónomos actuales están
comentando las fuerzas recién descubiertas que actúan en los cielos, y extraños e inexplicables
cuerpos celestiales, acerca de los que nadie parece saber mucho, misteriosos "agujeros negros
en el espacio, y "quarks que emiten tremendas cantidades de energía y que a pesar de ello
parecen estar tan alejados de la tierra que nadie puede estar completamente seguros de lo que
son. Basándonos en otros pasajes sabemos que esta desorganización de los cuerpos celestiales
ejercerá un efecto sobre la tierra, al hacer erupción los volcanes y al aparecer olas gigantescas.
Entonces aparecerá el Hijo del Hombre y todos sus poderosos ángeles con él. El envía a sus
ángeles a recoger a Israel de nuevo a su tierra. Estoy seguro de que la reunión de los elegidos
es el cumplimiento de las predicciones de los profetas, en el sentido de que llegará un tiempo
en que Israel será recogida de los cuatro rincones de la tierra, no por medios naturales, sino
sobrenaturales, para establecer el reino de Dios aquí en la tierra.
 
Entonces el Señor nos ofrece una sección que saca una analogía de la naturaleza:
 
    "De la higuera aprended la parábola: cuando su rama ya está tierna y brotan sus hojas,
    sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden
    estas cosas, sabed que está cerca, a las puertas. De cierto os digo que no pasará esta
    generación hasta que todas estas cosas sucedan. El cielo y la tierra pasarán, pero mis
    palabras no pasarán."
 
Esto es fácil de seguir. Cuando vemos que a los árboles les salen las hojas en la primavera,
sabemos dos cosas con toda seguridad. Una, que se aproxima el verano. No tardarán mucho los
días en prolongarse y ser cálidos, y el tiempo frío habrá quedado atrás. Segundo, es seguro y
nada lo va a impedir. Cuando aparecen las ramas en los árboles, no hay duda de que va a llegar
el verano. Jesús dice que podemos sacar la misma conclusión al ver los acontecimientos que
destaca y que van a pasar diciendo: "así también vosotros, cuando veáis que suceden estas
cosas, sabed que está cerca ¿Qué quiere decir con "estas cosas? No creo que se refiera a las
señales en el cielo, porque no son el comienzo de los acontecimientos, yo creo que mas bien
está hablando acerca de las señales en la tierra, es decir, a la aparición del sacrilegio
desolador en el templo de Jerusalén. Cuando veamos que las cosas se mueven en esa dirección,
las cosas que empiezan a hacer posible estos acontecimientos, sabemos que el Señor está cerca,
tan cerca, de hecho, que Jesús dice: "De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que
todas estas cosas sucedan. Es decir, una vez que empiece, acabará todo antes de que pase la
generación correspondiente y una generación son aproximadamente unos veintisiete años.
 
Y también es seguro. ¿Hasta qué punto lo es? "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no
pasarán. Estas palabras nos han sido dadas con el propósito de fortalecer nuestra fe en un
tiempo de prueba, un tiempo en el que puede dar la impresión de que la Biblia está equivocada
y que los acontecimientos siguen un camino diferente. Cuando parece como si la historia bíblica
no es más que un sueño y que no podemos confiar en ella, recordemos las palabras de Jesús: "el
cielo y la tierra pasarán, por sólidos y reales que nos puedan parecer, pero estas palabras no
pasarán. Eso es algo que pasará sin duda alguna. Así es como terminará la historia. Recuerde
usted esto, digan lo que digan a su alrededor todas las voces seculares.
 
En la última sección Jesús responde a la pregunta sobre cuándo pasarán estas cosas:
 
    "Pero acerca de aquel día o de la hora, nadie sabe; ni siquiera los ángeles en el cielo,
    ni aun el Hijo, sino solo el Padre."
 
Esto significa que cualquiera que afirme que ha recibido una revelación acerca de cuándo
tendrá lugar este acontecimiento están engañados porque ni siquiera los ángeles lo saben. Los
ángeles caídos no lo saben y ni siquiera lo saben tampoco los santos ángeles.
 
Y ahora nos encontramos con lo que posiblemente sea lo más sorprendente que haya dicho
jamás Jesús: "ni aun el Hijo. Yo no lo sé. Esto pone de manifiesto la humanidad del Señor, que
dejó de lado el poder valerse de su deidad al venir a la tierra, y no la ejercitó nunca mientras
estuvo aquí. Fue un hombre como nosotros, limitado al conocimiento que Dios quiso darle a
conocer, de modo que no lo sabía. El dijo: "yo no sé la respuesta, solo la sabe el Padre.
Recordemos que incluso después de su resurrección le dijo a sus discípulos: "No os toca a
vosotros saber los tiempos ni las sazones (¡dejad de intentar averiguarlo!) que el Padre puso en
su sola potestad. Así que la pregunta cuándo no es importante porque es algo que no se puede
determinar. No hay manera de que ninguno sepamos ni el día ni la hora y si continuamos
leyendo nos daremos cuenta de que ni siquiera nuestro Señor sabía cuánto tiempo pasaría antes
de que regresase. Todos estos discípulos estaban convencidos de que pasaría durante sus vidas
y Jesús parece hablar como si así fuese efectivamente: "Cuando veáis la abominación
desoladora, etc. Pero no sucedió entonces. No creo que el mismo Jesús nos hubiese podido
decir durante cuánto tiempo se ausentaría. Han pasado casi dos mil años y durante todo ese
tiempo nadie ha sabido cuando volverá. El dice:
 
    "Velad (eso es lo importante), pues, porque no sabéis cuándo vendrá el Señor de la
    casa, sea a la tarde, a la medianoche, al canto del gallo o a la mañana; no sea que
    cuando vuelva de repente os halle durmiendo. Lo que a vosotros digo, a todos digo:
    ¡Velad!"
 
Aquí reúne todo el tiempo que transcurre entre su primera y su segunda venida y lo divide en
cuatro guardias, una larga noche del pecado del mundo, y dice: "No sabéis (y creo que implica
"yo no sé) si va a venir temprano durante ese tiempo, en medio de él o cuando hayan
transcurrido tres cuartas partes del tiempo o al final del todo. Nadie lo sabe, yo no lo sé y usted
tampoco. Pero es como un hombre que sale en un viaje (aquí lo compara a cuando él se
marche), que le da trabajo que hacer a sus siervos y espera que lo hagan y pone un guarda para
vigilar.
 
¿Qué es lo que tiene que vigilar? ¿Debe vigilar para cuando vuelva el dueño? Así es como
normalmente se interpreta, pero no es eso, porque debe de comenzar la guardia en cuanto se
marche el dueño y saben que pasará bastante tiempo antes de que regrese. ¿Qué es, entonces, lo
que deben de vigilar? Tienen que vigilar para asegurarse de que nadie les engañe y consigan
entrar en la casa, estropeando, arruinando y robando todo lo que tengan. De modo que la
palabra de advertencia de Jesús es: "¡estad alerta, no os durmáis, velad! Hay tentaciones y
presiones que nos asaltarán, para hacernos creer que todo es una mentira, para que nos demos
por vencidos y para que dejemos de vivir como cristianos, para que dejemos de caminar en fe,
para que dejemos de creer en la verdad de Dios. Vigile para que no suceda eso y, entretanto,
continúe con su trabajo. No deje que nada le aparte ni le desvíe, haciendo que deje usted de ser
lo que Dios desea que sea usted en este día y en esta época. Así es como debemos velar. No
tenemos que estar todo el tiempo mirando al cielo, esperando su venida. Eso sucederá cuando
él esté listo. Lo que debemos de hacer es velar para no dejarnos engañar.
 
Yo me siento muy precoupado, como le sucederá también a muchos de ustedes, al ver la
cantidad de cristianos que se están apartando de sus caminos. Me pongo a pensar en estos
treinta años de mi ministerio, que han pasado y veo a hombres que hubiera jurado que eran
sólidos, entregados de verdad, fieles, cristianos que enseñaban la Biblia, pero que actualmente
niegan su fe y se han apartado. Y da la impresión de que esto es algo que está pasando por todas
partes, que hay muchas personas que están cayendo en inmoralidades e iniquidad, apartándose
de su fe y diciendo, de hecho, que ya no creen en el Señor o en la Biblia. El Señor nos está
advirtiendo, precisamente, en contra de esto. Y nos dice que, por lo tanto, debemos de
mantenernos despiertos. No debemos de prestar atención a todas las voces seculares, que nos
dicen que el mundo continuará para siempre tal y como está ahora mismo. No prestemos
atención a esas otras voces que dicen que Dios no existe y que podemos vivir como queramos o
que si Dios existe, no nos juzgará nunca. No creamos en las voces que nos susurran
constantemente y que intentan apartarnos de nuestra fe. Jesús termina su mensaje con una sola
palabra contundente, cautivadora, de una gran autoridad: "¡Velad!
 
Oración
 
    Padre, te damos gracias por esta palabra de advertencia. Sentimos los peligros de
    estos tiempos en los que vivimos. Sabemos que vivimos sometidos a presión y que
    esa presión puede aumentar en ocasiones y nos puede arrastrar cuando menos nos lo
    esperamos. Gracias por la palabra fiel, que nos advierte que habrá momentos de
    prueba y de dificultad incluso dentro de nuestra propia familia, y ocasiones en que
    tendremos que tomar decisiones que pueden ser dolorosas y difíciles de tomar,
    cuando nos costará algo defender la verdad. Señor, te pedimos que tú nos mantengas
    firmes, nos fortalezcas y nos ayudes para que depositemos nuestra confianza y nuestra
    fe en ti, para que podamos resistir hasta el fin y para que podamos ser fieles hasta la
    muerte. Para que también nosotros podamos estar en ese gran día entre los que
    reciban la corona de la vida, porque la vida del Señor Jesús nos haya mantenido
    firmes en todas las pruebas y dificultades con las que nos hayamos tenido que
    enfrentar. Te damos gracias, en el nombre de Jesús, amen.