Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 220 
AsuntoAutor
LA DIFICIL SITUACI Jorge An
EL CORAZON AMBICIO Jorge An
EL DESTELLO DE LA Jorge An
EL REY VIENE Jorge An
¿CON QUE AUTORIDAD Jorge An
MAXIMA PRIORIDAD Jorge An
VELAD Jorge An
LA EXTRAVAGANCIA D Jorge An
HERIR AL PASTOR Jorge An
JESUS Y LOS SUMO S Jorge An
JESUS Y LOS GOBERN Jorge An
EL TERRIBLE CASTIG Jorge An
LAS SEÑALES QUE LE Jorge An
¿POR QUE ORAR? Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
Nueva serie Jorge An
LA NATURALEZA DE L Jorge An
RE: Nueva serie Noe Alfa
COMO ORABA JESUS Jorge An
LA ORACION MODELO Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 210     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] JESUS Y LOS SUMO SACERDOTES
Fecha:Lunes, 14 de Mayo, 2001  00:04:44 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

JESUS Y LOS SUMO SACERDOTES
 
por Ray C. Stedman
 
Estos estudios que hemos realizado acerca del evangelio de Marcos nos han llevado a la
semana llena de acontecimientos justo antes de que nuestro Señor fuese a la cruz y de que
resucitase. Para algunos de ustedes, estos sucesos que tuvieron lugar hace unos dos mil años y
tan distantes les pueden causar la impresión de ser algo muy remoto y sin relación con su propia
experiencia. En ocasiones nos vemos tan envueltos en nuestra vida diaria que estos sucesos nos
parecen un tanto aburridos, por lo mucho que ya los conocemos, en especial si los comparamos
con los emocionantes acontecimientos de esta semana, como puedan ser la captura de Patty
Hearst, la continua tendencia de la inflación, los acontecimientos de Oriente Medio, y la visita
del Presidente a nuestra comunidad. Pero todos estos sucesos actuales no serán mas que un
ligero recuerdo de aquí a diez años. Piense usted en lo que estaba pasando hace diez años y lo
poco importante que nos parecen ahora esos acontecimientos, así que poco cambiará por lo que
nos pase durante esta semana.
 
Sin embargo, los acontecimientos que rodearon a la muerte de Jesús son los mas significativos
en toda la historia, y ya han sido afectadas por ellos todas las personas que han vivido desde
entonces en el mundo entero. Si creemos lo que dicen las escrituras, este suceso es el mas vital
de toda la historia, no solamente en este planeta, sino en todas las galaxias, en cada estrella, en
todos los sistemas solares, en cada uno de los planetas dentro del amplio ámbito del espacio.
Estos son los sucesos mas importantes que jamás hayan sucedido. Por lo tanto, es de suma
importancia que estudiemos lo que se ha escrito acerca de ellos.
 
Después de que Jesús fuese arrestado en el huerto de Getsemaní, fue llevado por los soldados a
los sumo sacerdotes. Marcos no nos cuenta lo que pasó cuando se encontró en presencia de
Annas, el suegro del sumo sacerdote, sino que pasa a relatar directamente lo que sucedió en el
patio de Caifas, el sumo sacerdote en funciones y leemos en los versículos 53 y 54:
 
    "Llevaron a Jesús ante el sumo sacerdote y se reunieron con él todos los principales
    sacerdotes, los ancianos y los escribas. Y Pedro le siguió de lejos hasta dentro del
    patio del sumo sacerdote, y estaba sentado con los guardias y se calentaba ante el
    fuego."
 
Fijémonos con qué cuidado nos presenta Marcos esta escena. Jesús se encuentra en la sala
interior del Sanhedrin, una asamblea formada por el sumo sacerdote, todos los sumos
sacerdotes, los escribas y los ancianos, 70 miembros del Sanhedrin, así como sus ayudantes y
consejeros, etc. etc. De modo que era una multitud considerable la que se había reunido en
aquella sala interior de la residencia de Caifas, el sumo sacerdote. Jesús se encontraba en
medio del Sanhedrín, mientras que afuera, en el patio exterior, donde podía mirar y ver lo que
estaba sucediendo, Pedro estaba sentado junto a los guardias alrededor del fuego aquella fría
noche de primavera en Jerusalén. Marcos se asegura de contarnos que estas dos cosas tienen
lugar al mismo tiempo.
 
Hay dos motivos por los que Marcos contrasta estas dos situaciones y lo veremos al estudiar
detenidamente este relato. El juicio llevado a cabo por los sumo sacerdotes se realiza en dos
etapas. Primero, tenemos el testimonio de los testigos en los versículos 55 a 58:
 
    "Los principales sacerdotes y todo el Sanhedrín buscaban testimonio contra Jesús,
    para entregarle a muerte; pero no lo hallaban. Porque muchos daban falso testimonio
    contra Jesús, pero sus testimonios no concordaban. Entonces se levantaron unos, y
    dieron falso testimonio contra él diciendo: --Nosotros le oímos decir: Yo derribaré
    este templo que ha sido hecho con manos, y en tres días edificaré otro hecho sin
    manos., Pero ni aun así concordaba el testimonio de ellos."
 
Es evidente que aquel juicio no era mas que una farsa. El resultado fue determinado mucho
antes de que el juicio concluyese, porque Marcos deja constancia de que los sumos sacerdotes
buscaban testimonios porque estaban decididos a matarle. Esto me recuerda aquellos relatos de
los primeros vigilantes del oeste, que anunciaban a sus víctimas que recibirían un juicio justo y
a continuación les colgaban y eso fue lo que le hicieron los sumos sacerdotes a Jesús.
 
El juicio fue ilegal desde el principio mismo. En primer lugar, se celebró de noche y la ley
judía insistía en que todos los juicios en contra de los criminales tenían que celebrarse durante
el día. En segundo lugar, se reunieron en un lugar que no era el indicado. El Sanhedrín solo se
podía reunir en la sala que había sido destinada para ese propósito y solamente eran válidas las
reuniones que se celebraban allí. Pero la reunión tiene lugar en la residencia del sumo
sacerdote. En tercer lugar, estaba prohibido que el Sanhedrín llegase a un veredicto en el
mismo día en que se celebraba el juicio y en este caso el veredicto se pronuncia de inmediato,
tras un juicio que no es otra cosa que una farsa. Pero a pesar de estos testimonios, que no fueron
mas que una conspiración y una trama, las cosas no les van bien a los sumos sacerdotes porque,
como nos dice Marcos, aunque muchos dieron falso testimonio en contra de Jesús, los
testimonios no concordaban. Al contar los testigos, uno por uno, el mismo acontecimiento, había
tal discrepancia que era evidente que o bien estaban mintiendo o no habían estado presentes o
que había algo gravemente equivocado en su testimonio.
 
Eran los mejores testigos que habían podido comprar con dinero, a pesar de lo cual todo se les
estaba viniendo abajo y los sumos sacerdotes estaban empezando a sentirse incómodos e
inquietos porque los testimonios dados por aquellos testigos no concordaban. Pero finalmente,
se pusieron en pie dos hombres, Mateo nos dice que fueron dos, que estuvieron parcialmente de
acuerdo porque dijeron: "nosotros le oímos decir: yo derribaré este templo que ha sido hecho
con manos y en tres días edificaré otro hecho sin manos. Era lo mas que dos testigos habían
estado de acuerdo. Era el punto mas fuerte que tenían en contra de Jesús, porque había un
elemento de verdad en lo que dijeron en este caso. En Juan 2, al principio del ministerio de
Jesús, cuando primeramente limpió el templo, tres años y medio antes de estos acontecimientos,
les dijo a los judíos: "destruid este templo y en tres días lo levantaré. Lo que quiso decir fue
que "si destruís este templo, en tres días lo construiré de nuevo. Estaba apuntando y
contrastando el poder destructivo de ellos y sus esfuerzos constructivos.
 
Juan nos dice que estaba hablando no sobre el templo de piedra y de ladrillo, sino de su propio
cuerpo y esta era una primera referencia a su resurrección. No había dicho: "destruiré este
templo como testificaron aquellos testigos, a pesar de lo cual había una cierta verdad en lo que
dijeron. Tennyson dijo: "Se puede luchar contra una mentira que es completamente mentira por
carecer de derecho, pero una mentira que tiene una parte de verdad es algo más difícil de luchar
contra ella. Estos testigos tenían suficiente verdad como para hacer que se aceptasen sus
palabras, pero incluso así, Marcos dice que no podían llegar a un acuerdo en lo que se refiere a
los detalles, por lo que el caso se les estaba desmoronando y estoy seguro de que los
sacerdotes, se estaban empezando a sentir frustrados al llegar a este punto, porque daba la
impresión de que no podían encontrar una base legal sobre la que llevar adelante el asesinato
de Jesús. Al llegar a este momento, el sumo sacerdote salvó la ocasión, desde el punto de vista
del Sanhedrín, haciendo algo que era completamente ilegal. Intentó conseguir que Jesús se
hallase en un aprieto y le obligasen a incriminase a sí mismo. El relato lo encontramos en los
versículos 60 y 61:
 
    "Entonces el sumo sacerdote se levantó en medio y preguntó a Jesús diciendo: --¿No
    respondes nada? ¿Qué testifican estos contra ti? Pero él callaba y no respondió nada."
 
Isaías había profetizado: "como una oveja que enmudece delante de sus esquiladores, tampoco
él abrió su boca. Evidentemente nuestro Señor entendió que el testimonio en su contra era tan
fragmentario y tan débil. que no precisaba de una respuesta por lo que no hizo el menor esfuerzo
por defenderse a sí mismo ni responder a las mentiras de los testigos, sino que permaneció
callado. El sumo sacerdote se sintió anonadado por el silencio guardado por Jesús, por lo que
hizo algo que era completamente ilegal. Hizo que Jesús jurase y testificase en contra de sí
mismo.
 
    "Otra vez el sumo sacerdote le preguntó y le dijo: --¿Eres tú el Cristo, el Hijo del
    Bendito? Jesús le dijo: --Yo soy. Y además veréis al Hijo del Hombre sentado a la
    diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo. Entonces el sumo sacerdote se
    rasgó las vestiduras y dijo: --¿Qué más necesidad tenemos de testigos? Vosotros
    habéis oído la blasfemia. ¿Qué os parece? Y todos ellos le condenaron como reo de
    muerte. Algunos comenzaron a escupirle, a cubrirle la cara y a darle de bofetadas
    diciendo: -¡Profetiza! También los guardias le recibieron a bofetadas."
 
Mateo nos dice que el sumo sacerdote hizo que Jesús tuviese que situarse bajo juramento. Le
dijo: "¡Te conjuro por el Dios viviente...! que era un juramento muy solemne. En respuesta a
ello, Jesús rompe su silencio y contesta a la pregunta del sumo sacerdote que le había
preguntado: "¿Eres tú el Mesías, el Hijo del Bendito? Lo que está realmente preguntando el
sumo sacerdote es "¿Eres tú Aquel acerca del cual predice el Antiguo Testamento que habrá de
venir, el Mesías, el Prometido? ¿Eres tú el Hijo de Dios? Esta es una pregunta hecha de una
manera perfectamente clara y el sumo sacerdote coloca a Jesús bajo juramento para que le
responda y Jesús responde sencillamente "lo soy.
 
Hay muchos críticos del Nuevo Testamento y eruditos liberales que insisten en que Jesús no
dijo nunca que fuese el Mesías ni el Hijo de Dios y dicen que fueron sus discípulos los que
hicieron estas afirmaciones acerca de él. Si alguna vez oyen ustedes decir esto, lo único que
debe hacer es leer este pasaje de las escrituras. Hay otros lugares en los que Jesús afirma
claramente ser el Mesías y el Hijo de Dios, pero este es el más claro, porque estaba bajo
juramento solemne de decir la verdad y dice clara y sencillamente: "Soy el Mesías, soy el Hijo
de Dios. No hay ninguna duda al respecto.
 
El resto de su contestación va dirigida personalmente al sumo sacerdote, porque le dice: "Y
además veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del
cielo. Al decirle esto a Caifas, Jesús le está informando acerca de su propio destino.
 
Sabemos por lo que dicen otros pasajes de las escrituras que cuando se mueren las personas,
tanto si son creyentes como si no lo son, pasan del tiempo a la eternidad y los acontecimientos
que están muy distantes en el tiempo de repente están presentes en la eternidad. Las escrituras
revelan que el acontecimiento para el que nos están preparando a nosotros los creyentes y que
estamos esperando aquí en la tierra es la venida del Señor con miles de sus santos. Estoy
convencido de que esto explica por qué con frecuencia al morir los creyentes, en el último
momento de su vida se ve en su rostro una gran sonrisa y una sensación de expectación aparece
en sus ojos. Algunas veces hasta chillan porque están viendo al Señor con sus santos venir a por
los suyos.
 
También las personas que no creen pasan del tiempo a la eternidad al morir y el suceso que
contemplan es lo que Jesús describe aquí: "veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del
Poder y viniendo... como juez sobre la tierra. Le ven como juez. Ven el gran trono blanco, la
impresionante escena descrita en Apocalipsis 20, donde todos los muertos se reúnen y se abren
los libros y los hombres se encuentran delante del juez de toda la tierra. A este sumo sacerdote
en su arrogante incredulidad le dice Jesús: "Ahora tú eres el juez y yo soy el prisionero, pero un
día yo seré el juez y tú serás el prisionero. Con estas palabras responde a la blasfema
incredulidad de este sumo sacerdote. El sumo sacerdote, en un gesto hipócrita, se rasga las
vestiduras al escuchar a Jesús afirmar que es el Mesías. El gesto indica que aquello era una
blasfemia y al parecer se rasga las vestiduras porque se siente muy escandalizado. Esto es una
hipocresía porque, como es natural, era exactamente lo que deseaba que dijese Jesús. Sabía que
si conseguía que Jesús hiciese una afirmación por el estilo ante el Sanhedrín, su suerte quedaría
sellada. Y el sumo sacerdote, por medio de este acto hipócrita, da muestra de una falsa
indignación y exige el veredicto, y de inmediato el Sanhedrín pasa sentencia y condena a Jesús
a la muerte.
 
Entonces sucede algo muy extraño. Marcos nos dice que en cuanto se emite la sentencia, las
fuerzas de restricción que habían practicado estos sumos sacerdotes y los escribas, se liberan y
se comete nuevamente un acto completamente ilegal. Comienzan a dar rienda suelta a su ira
contra Jesús y su abuso venenoso por sus celos contenidos y su odio todo contra él. Empiezan a
escupirle, que era lo mas insultante que le podían hacer. Le escupieron, le apalearon, le
cubrieron el rostro con una prenda y mientras estaba su cara cubierta, le golpearon diciéndole:
"¡profetiza! Dinos quién te ha golpeado. De este modo se burlaron de él y le insultaron.
Setecientos cincuenta años antes de esto, Isaías había pronunciado precisamente las palabras
acerca de las cuales debió pensar Jesús: "entregué mis espaldas a los que me golpeaban, y mis
mejillas a los que me arrancaban la barba. No escondí mi cara de las afrentas ni de los esputos.
 
Pedro estaba fuera observando todo esto y no lo olvidaría nunca. En su primera epístola, nos
dice que debemos recordar esa escena y debemos de prestarle atención, porque Cristo fue
nuestro ejemplo: "Cuando le maldecían, él no respondía con maldición. Cuando padecía, no
amenazaba, sino que se encomendaba al que juzga con justicia. Así es como deben de responder
los cristianos al ser falsamente acusados, al ser injustamente acusado y al abusar de ellos. En
lugar de contestar e intentar justificarse, Pedro dice, hemos de devolver bien por mal, no
debemos de maldecir cuando nos maldicen, sino dejar las cosas en manos de Aquel que puede
juzgar con justicia, es decir, a Dios mismo.
 
En los versículos 66 al 72, Marcos nos refiere a Pedro, cuando está en el patio:
 
    "Estando Pedro abajo en el patio, vino una de las criadas del sumo sacerdote. Cuando
    vio a Pedro calentándose, se fijó en él y dijo: --Tú también estabas con Jesús de
    Nazaret. Pero él negó diciendo: --No lo conozco, ni sé lo que dices. Y salió afuera a
    la entrada, y el gallo cantó. Cuando la criada le vio, comenzó otra vez a decir a los
    que estaban allí: --este es uno de ellos. Pero él negó otra vez. Poco después, los que
    estaban allí decían otra vez a Pedro: --Verdaderamente tú eres uno de ellos, porque
    eres galileo. Pero él comenzó a maldecir y a jurar: --¡No conozco a este hombre de
    quien habláis! Y en seguida cantó el gallo por segunda vez y Pedro se acordó de la
    palabra, como Jesús le había dicho: antes que cante el gallo dos veces, tú me negarás
    tres veces., Y pensando en esto, lloraba."
 
Estamos todos familiarizados con la jactancia de Pedro que le había hecho asegurar que él
nunca negaría al Señor. En el huerto de Getsemaní, fue Pedro el que sacó la espada en un
esfuerzo por defender a Jesús. Pero ahora su determinación por mostrarse fiel a Cristo le ha
llevado al patio del sumo sacerdote, donde se está calentando las manos alrededor del fuego
con los mismos guardias que han arrestado a Jesús y le habían llevado allí. Era algo valiente
que hacer, pues corría grave peligro. Creo que fue el orgullo del corazón de Pedro el que le
llevó hasta ese punto. Estaba tan decidido a no decepcionar al Señor, tan dispuesto a demostrar
que Jesús estaba equivocado al decir que Pedro le negaría. Pero cuando se encuentra en medio
de los enemigos de Jesús, sus temores se apoderan de su corazón y se desvanece su jactancia y
su valor se esfuma.
 
La joven que le había abierto la puerta, una criada del sumo sacerdote, le reconoce y le dice:
"tú eres uno de los seguidores del nazareno ¿no es cierto? Juan, escribiendo años después, nos
dice que estuvo presente otro discípulo. Muchos de los comentadores creen que se trata del
propio Juan, pero yo creo que fue Marcos. Si como yo ya había sugerido, Marcos fue el joven
gobernante rico, encajaría con la descripción que hace Juan del discípulo, al que conocía el
sumo sacerdote y que le había hablado a aquella criada para que dejase entrar a Pedro en el
patio. Por lo tanto, cuando entró Pedro y la criada vio que un hombre que ella sabía que era un
discípulo le había dejado entrar, se mostró segura de que también era uno de los discípulos y
por eso le acusó de serlo.
 
De repente, las defensas de Pedro se desvanecen y dice en seguida: "no sé de quién estáis
hablando. Intentó alejar a aquella criada que le preguntaba y alejándose de la hoguera, se dirige
hacia la verja para ser menos visible, pero la pesada muchacha le sigue y continua insistiendo
en el tema, ante la incomodidad y la preocupación de Pedro. La muchacha dice a los que están
alrededor: "este hombre es uno de ellos. Estoy seguro de que Pedro la hubiese ahogado con
gusto, pero ella no hace mas que seguirle. Al protestar Pedro, los demás oyen su acento, ya que
Pedro sobresale en la multitud de la misma manera que lo haría un tejano en Peoria y su acento
le delata. Así que los que estaban allí dijeron: "tú debes de ser uno de ellos porque eres de
Galilea. Una vez mas, Pedro lo niega con vehemencia y hasta se nos dice que maldice. Eso no
quiere decir que blasfemase y que jurase, sino que se maldijo a sí mismo. Dijo: "que Dios me
maldiga si lo que digo no es verdad y hace un juramento solemne.
 
Creo que Marcos se esfuerza por mostrarnos la diferencia entre el juramento que tiene que
hacer Jesús al dar testimonio en la sala del Sanhedrín y el de Pedro en el patio. Jesús dijo que
era el Mesías, el Hijo de Dios, y Pedro lo que hizo fue negar que conociese a Jesús. Ese fue un
juramento muy solemne y muy serio, y justo entonces Marcos dice: "el gallo cantó por segunda
vez. Entonces a Pedro le remordió la conciencia. Sabía lo que había hecho y, según nos dice el
relato, se vino abajo y se echó a llorar. La palabra "y pensó en ello es muy fuerte en el griego.
Salió y se tiró literalmente al suelo dominado por la agonía y sacudido por las lágrimas de
remordimiento que comenzaron a caerle al pensar en lo que había hecho.
 
Creo que podemos darnos cuenta de por qué Marcos traza esta historia con tanto cuidado para
nosotros. Nada me intriga mas en este relato en los evangelios que el ver de qué manera los
escritores de la Biblia escogen los incidentes que deben de ir juntos, enlazando unos con otros.
Eso es lo que ha hecho Marcos en este caso para que podamos ver el contraste. Tenemos a un
grupo de sacerdotes que odiaban a Jesús. Sus corazones están llenos de veneno, de ira, de celos
y de amargura en su contra. Y todo ello se descubre en todo lo que acontece después del
veredicto. En contraste con esto, nos encontramos con un hombre que ama a Jesús con todo su
corazón y está dispuesto a defenderle hasta el fin. Y sin embargo, en un momento de crisis, le
falla a Jesús y niega incluso conocerle.
 
¿Por qué coloca Marcos estos dos incidentes uno junto al otro? Creo que lo hace para que
entendamos que los dos muestran la misma cosa; ambos manifiestan el hecho de que no se
puede depender de la naturaleza humana, de la carne, como la llama la Biblia. Estos sacerdotes
eran hombres carnales, hombres que vivían de la manera que lo hacía el mundo, hombres que
pensaban de la misma manera que lo hacía el mundo y que lo que les importaba y buscaban era
la posición social y el prestigio. Jesús representaba una amenaza para su situación y despertó
en ellos su odio y su ira, que expresan mediante esa terrible acusación, la burla y la violencia
en su contra. Esa es la carne manifestándose. Todo el mundo reconoce que el odio, la ira y la
vehemencia son malas, y sabemos que todo eso procede de un corazón malo y pervertido. Pero
lo que Marcos quiere que nos demos cuenta es de que el amor de Pedro no es mejor porque
también depende de la carne, de las habilidades y los recursos humanos para conseguirlo. En el
momento de la crisis, no resultó mas efectivo que el odio de los sacerdotes. El amor, la lealtad
y la fidelidad no significan nada cuando dependen del inseguro fundamente que es la voluntad
humana. Por eso es por lo que Marcos coloca estos dos ejemplos uno junto al otro, para que
veamos el parecido que hay entre ellos.
 
Para mi, lo que mas esperanza muestra en el relato son las lágrimas de Pedro. Los sacerdotes no
lloraron, no se nos cuenta que Judas lo hiciese tampoco, aunque sí dio muestras de un gran
remordimiento y desesperación. Pero Pedro, al negar al Señor, se tiró al suelo y se echó a
llorar. Alguien me dijo esta mañana que había aprendido una lección acerca del fracaso. Había
aprendido que el fracaso no era el final de la historia. Esto es cierto en el caso de Pedro. Las
lágrimas de Pedro nos hablan acerca de otro día que está aun por venir cuando el Señor le
liberará y le restaurará y habrá aprendido una lección muy sobria y muy sana.
 
Hay una gran belleza en las líneas de un poeta, llamado Charles Mackay, que dice:
 
    Oh vosotras lágrimas, cuanto me alegra de que fluyáis.
    Aunque caigas en la oscuridad, brillaréis bajo la luz del sol.
    El arcoiris no podría brillar si no cayese la lluvia
    y los ojos que no pueden derramarlas son los mas tristes de todos.
 
Recuerde que en la mañana de la resurrección Jesús se encontró con las mujeres en el sepulcro
y les dijo: "id, decid a los discípulos, y a Pedro, y a Pedro, que él va delante de vosotros a
Galilea. Después de haber negado a Cristo, Pedro desaparece de la escena y no sabemos nada
más acerca de lo que pasa con él hasta que aparecen las mujeres dando la buena noticia de que
Jesús ha resucitado. La única diferencia entre la negativa de Pedro y el odio de los sumo
sacerdotes son las lágrimas que derramó Pedro. Esas lágrimas significan que había vida que
podía restaurarse y que su fracaso podía ser olvidado y perdonado.
 
Cuando examino el Cristianismo en nuestros días, a veces me quedó consternado al ver hasta
qué punto dependemos de la carne. Me siento asombrado e intrigado al examinar las escrituras
y ver que Dios siempre trabaja de una manera sencilla y mediante un enfoque moderado. A Dios
le encanta eso. Nuestros esfuerzos y los esfuerzos realizados en la carne se caracterizan casi
siempre por gran bombo, mucha promoción y complejidad. Aprendí hace mucho tiempo que
cuando las cosas se vuelven muy complejas, cuando se necesitan organizaciones muy precisas
para realizarlas y a cientos de personas, de alguna manera nos hemos equivocado porque la
obra de Dios se caracteriza por la sencillez. Pablo escribió en 2ª de Corintios 11:3 "Pero me
temo que así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, de alguna manera vuestros
pensamientos se hayan extraviado de la sencillez y de la pureza que debéis a Cristo. Solo
cuando tenemos la sensación de debilidad y cuando descansamos en el poder y en la sabiduría
de Dios podemos realizar las cosas. Cuando lo hacemos, no necesitamos contar con grandes
recursos ni maquinaria de gran potencia. No necesitamos depender de enfoques caros. Una de
las cosas que no me atrae nada del Cristianismo es cuánto éste depende del poder del dinero.
Estoy convencido de que Dios nunca necesita el dinero, pero sí lo usa. El dinero está siempre
disponible cuando Dios está obrando. Pero si un proyecto depende del dinero y las personas
están pensando en términos de dinero, han perdido de vista la sencillez que es en Cristo. Ojalá
que el Señor nos enseñe, por medio de este sencillo relato, que no podemos depender para nada
de la carne y que la victoria total y el triunfo lo conseguiremos descansando en el espíritu.
 
Oración
 
    Padre nuestro, habrá momentos en nuestra vida en que nos tengamos que enfrentar con
    el fracaso. Puede que nos encontremos, como le sucedió a Pedro, haciendo
    precisamente lo que no queríamos hacer, negando al Señor que nos compró. Gracias
    por la seguridad que nos hace sentir este relato, que si hay amor en nuestro corazón,
    no seremos desechados, sino que seremos restaurados y perdonados con toda
    seguridad. Señor, ayudanos a comprender que no debemos de contar con el poder del
    mundo ni con la sabiduría humana, ni la maquinaria humana para llevar a cabo tu
    obra. Enséñanos cómo usar estas cosas, pero no a abusar de ellas. Te lo pedimos en
    tu nombre, amen.