Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 201 al 220 
AsuntoAutor
LA DIFICIL SITUACI Jorge An
EL CORAZON AMBICIO Jorge An
EL DESTELLO DE LA Jorge An
EL REY VIENE Jorge An
¿CON QUE AUTORIDAD Jorge An
MAXIMA PRIORIDAD Jorge An
VELAD Jorge An
LA EXTRAVAGANCIA D Jorge An
HERIR AL PASTOR Jorge An
JESUS Y LOS SUMO S Jorge An
JESUS Y LOS GOBERN Jorge An
EL TERRIBLE CASTIG Jorge An
LAS SEÑALES QUE LE Jorge An
¿POR QUE ORAR? Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
Nueva serie Jorge An
LA NATURALEZA DE L Jorge An
RE: Nueva serie Noe Alfa
COMO ORABA JESUS Jorge An
LA ORACION MODELO Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 211     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] JESUS Y LOS GOBERNANTES
Fecha:Lunes, 14 de Mayo, 2001  23:41:50 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

JESUS Y LOS GOBERNANTES
 
por Ray C. Stedman
 
Estamos llegando al final del relato que nos ofrece Marcos de la vida de nuestro Señor, este
maravilloso siervo que vino a gobernar entre los hombres, este gobernante que vino a servir. El
capítulo quince del Evangelio de Marcos es el relato de Jesús ante Pilato. Los sucesos que
rodean la cruz son algo más que sencillas narrativas contadas por los escritores de los
evangelios. Se pueden leer de ese modo: como la sencilla y trágica historia de un hombre que
dio su vida a favor de una causa, pero si lee detenidamente los relatos de los evangelios se dará
cuenta de que están operando fuerzas muy extrañas y a la vez maravillosas tras el escenario. A
veces cantamos un himno que dice "Dios se mueve de manera misteriosa para realizar sus
maravillas. No creo que haya nada que deje este hecho más claro que los relatos de los
evangelios. En 1ª de Corintios 2:7 el apóstol Pablo nos dice: "Mas bien hablamos la sabiduría
de Dios en misterio....ninguno de los príncipes de esta edad conoció esta sabiduría; porque si
ellos la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria. Por lo que algo está
sucediendo detrás del escenario de este relato y espero que podamos ver algo al respecto en
este estudio.
 
La cruz tiene un poder asombroso en nuestra vida. Parece ser una historia sencilla, pero lo que
hace con nosotros es algo radical y revolucionario. En el capítulo 14, Jesús apareció ante los
sumos sacerdotes y el tema es si era o no el profeta que había de venir, el Mesías, que vendría
de Dios para poner las cosas en orden en la nación. Lo que los sumos sacerdotes le
preguntaron, de hecho, fue eso: "¿eres profeta? ¿Eres el Mesías, el Cristo, el Hijo del Dios
viviente? Y Jesús les respondió "Yo soy. Cuando los sacerdotes se burlaron de él y le
ridiculizaron, le cubrieron la cara y luego le golpearon diciendo: "¡Profetiza! Porque ese era el
gran tema, ¿era él aquel que había sido anunciado?
 
Pero el relato de hoy tiene que ver con Jesús ante la presencia de Pilato y el tema es: "¿Es él el
Rey de los Judíos? Esta es la pregunta que sobresale a lo largo de toda esta porción de las
Escrituras. Pero a pesar de ello, se ocultan tras ese interrogante corrientes que indican que está
pasando algo mucho más profundo, algo que es un misterio. Me gustaría que pensara usted en
cuatro cosas mientras leemos este relato. La primera de ellas es ¿por qué se maravilló Pilato
por el hecho de que Jesús guardase silencio? En segundo lugar, ¿por qué escogió la multitud a
Barrabas en lugar de escoger a Jesús? En tercer lugar, ¿por qué mandó Pilato que azotasen a
Jesús antes de ser crucificado? Y cuarto, ¿por qué se burlaron de él los soldados con tanta
pasión y crueldad? Tenga usted en mente estas cosas al ir leyendo este relato, porque al intentar
hallar respuesta a estas preguntas nos encontraremos con la historia que se oculta tras el relato.
 
La primera pregunta se suscita en el capítulo 15, versículo 1:
 
    "Y luego, muy de mañana, cuando los principales sacerdotes ya habían consultado
    con los ancianos, con los escribas y con todo el Sanhedrín, después de atar a Jesús, le
    llevaron y le entregaron a Pilato. Y Pilato le preguntó: --¿Eres tú el rey de los judíos?
    Y respondiendo le dijo: --Tú lo dices. Los principales sacerdotes le acusaban de
    muchas cosas. Pero Pilato le preguntaba de nuevo diciendo: --¿No respondes nada?
    Mira de cuántas cosas te acusan. Pero Jesús aún con eso no respondió nada, de modo
    que Pilato se maravillaba."
 
No sabemos de qué manera pasaría nuestro Señor las horas entre el momento en que apareció, a
última hora de la tarde, ante los sumos sacerdotes y ante la presencia de Pilato a la mañana
siguiente. Es posible que entre estas dos apariciones de Jesús transcurriesen aproximadamente
unas cinco o seis horas. Es difícil saber si conseguiría dormir unas horas después de aquella
noche trascendental, en la que había sido traicionado y arrestado, llevado ante los sumos
sacerdotes y condenado por ellos en una reunión nocturna ilegal. Pero a la mañana siguiente,
muy temprano, es llevado de nuevo ante ellos y los sumos sacerdotes realizan una consulta con
todo el Sanhedrín. La reunión que celebraron de noche era ilegal y para justificar sus acciones,
tienen que convocar una reunión durante el día. Así que por la mañana temprano, tan pronto
como amanece, se reúnen para celebrar dicha reunión.
 
El motivo por el que tuvieron que consultar entre sí fue que sabían que los cargos que habían
presentado para condenar a Jesús no serían aceptados por el gobernador romano. Condenaron a
Jesús por blasfemia, diciendo que había afirmado ser Dios, por lo cual merecía la muerte, pero
los romanos no harían caso alguno de esa acusación, por lo que necesitaban inventar alguna otra
causa antes de enviarle a Pilato. Lucas nos dice que le impusieron tres acusaciones en su contra.
En primer lugar, le acusaron de pervertir a la nación, es decir, de provocar a los alborotadores,
causando disturbios y disensión. En segundo lugar, fue acusado de prohibir el pagar los tributos
a Roma, enseñando a las gentes a no pagar sus impuestos. En tercer lugar, le acusaron de querer
ser el rey en lugar de César. Pilato aprovecha esta tercera acusación como la única importante
de las tres.
 
Algunos de ustedes habrán estado en la Torre de Antonio, que domina sobre el sector del
templo en Jerusalén. Posiblemente fuese a esa fortaleza romana a donde llevaron a Jesús ante
Pilato y éste aprovecha la oportunidad para decirle a Jesús: "¿Eres tú el rey de los judíos? La
respuesta que da Jesús ha dejado intrigadas a muchas personas. No dijo, como había dicho con
anterioridad a los sacerdotes "yo soy, sino que le contestó diciendo "tú lo dices o "eso es lo que
tú dices. Muchos se han sentido preocupados por esta frase, debido a que no es ni una
afirmación ni una negativa, sino sencillamente "eso es lo que tú dices. ¿Soy yo el Rey de los
Judíos? Según tu manera de pensar puedes llamarme el rey de los judíos. ¿Por qué no fue mas
positivo? Creo que la respuesta está clara en el evangelio de Juan. En Juan 18:36, 37 Jesús
continuo diciendo: "Mi reino no es de este mundo, mis seguidores pelearían.... Lo que hace es
dejar muy claro a Pilato que su reino no representa, ni mucho menos, una amenaza para Roma.
Estoy convencido de que Pilato lo entendió de ese modo y se sintió aliviado de cualquier temor,
en el sentido de que Jesús hubiera estado intentando fomentar una revolución en contra de
Roma.
 
Si sabemos leer entre líneas nos daremos cuenta de que los sacerdotes comenzaron a ver que
Pilato había entendido que Jesús no estaba desafiando la autoridad de Roma y el caso estaba
empezando a venírseles abajo. Marcos nos dice que estaban furiosos y que comenzaron a
acusarle de muchas cosas, acumulando todas las acusaciones que se les ocurre para mostrar a
Pilato que desean la muerte de ese hombre. Si saltamos al versículo 10, hay un versículo muy
revelador que dice que Pilato "sabía que por envidia le habían entregado los principales
sacerdotes. Pilato no tenía un pelo de tonto, era un gobernador cruel y rapaz, pero no era tonto y
pudo ver a través de todas aquellas falsas acusaciones y entender lo que los sumo sacerdotes
pretendían conseguir y el motivo. Tener envidia significa desear algo que tiene otra persona.
Sentimos celos de ello y si no lo podemos tener nosotros mismos, tampoco queremos que lo
tenga la otra persona. Lo que los sacerdotes querían era el poder y la autoridad que tenía Jesús
sobre el pueblo. "Hablaba como no había hablado ningún otro hombre y ellos lo sabían. Habían
intentado repetidamente contradecir lo que él había dicho y pillarle en sus propias palabras,
pero nunca lo conseguían. El tenía siempre una palabra, una palabra sencilla, que les dejaba
totalmente derrotados, a ellos y a sus planes. Esa habilidad y ese poder les enfurecía y hacia
que le tuviesen envidia.
 
Frente a todas estas acusaciones que los sacerdotes acumulaban en su contra Jesús permaneció
callado. Sencillamente permaneció allí y Pilato se mostró asombrado por su actitud e intentó
animarle a que respondiese. Creo que eso es lo que debemos ver en las palabras de Pilato:
"¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas te acusan. Pero una vez mas el Señor no dice ni
palabra y ni siquiera responde a lo que le dice Pilato. Por lo que aquí se ha dejado constancia
de que Pilato se quedó maravillado de que el Señor permaneciese callado. ¿Por qué lo hizo el
Señor y por que su silencio maravilló de tal modo al gobernador?
 
Si seguimos leyendo el capítulo nos encontramos con que unas pocas horas después, cuando
Jesús estaba colgado en la cruz, los sumos sacerdotes y otros que estaban a su alrededor, le
estaban provocando y burlándose de él. El versículo 29 dice:
 
    "Y los que pasaban le insultaban, meneando sus cabezas y diciendo: --¡Ah! Tú que
    derribas el templo y lo edificas en tres días. ¡sálvate a ti mismo y desciende de la
    cruz! De igual manera, burlándose de él entre ellos mismos, los principales
    sacerdotes junto con los escribas decían: --A otros salvó, a sí mismo no se puede
    salvar."
 
Pero estaban equivocados al hacer esa afirmación. Creían que no se podía salvar a sí mismo,
pero pudo haberlo hecho. Creo que aquí, en presencia de Pilato, Jesús podría haberse salvado
de ir a la cruz. Porque era evidente para él que Pilato sabía que era inocente y quería librarle y
estaba intentando encontrar la manera de hacerlo. Si Jesús hubiese respondido a Pilato de
alguna manera, el gobernador hubiera usado las palabras para anular las acusaciones y ponerle
inmediatamente en libertad. Es evidente, al llegar a este punto, que la simpatía de Pilato está de
parte de Jesús y no de los sacerdotes. Sabe lo que están intentando hacer, que están intentando
presentar cargos falsos en su contra para deshacerse de él, sabe que el hombre es inocente y que
no representa ninguna amenaza para Roma y desea ponerle en libertad, pero estaba maravillado
porque Jesús no cooperaba con él. No dijo ni una palabra y no le dio a Pilato ninguna base
sobre la que poder ponerle en libertad. Por lo tanto, el silencio de Jesús expone, de modo
efectivo, la enemistad de estos sacerdotes. Dejó al descubierto sus engaños y no les quedó más
remedio que decir abiertamente que lo que les estaba carcomiendo era en realidad los celos que
tenían en sus corazones de Jesús.
 
Eso es lo que quiero decir cuando digo que la cruz tiene una manera sorprendente de obrar a
nuestro favor. Nos libera de toda pretensión, es el gran arado que desgarra la hipocresía de
nuestras vidas, dejándola al descubierto para que todos la puedan ver, incluyéndonos a nosotros
mismos. Eso es lo que vemos que sucede en este caso. Al guardar Jesús silencio ante estos
sacerdotes, se ven obligados a dejar clara la enemistad que hay en sus corazones contra Jesús.
 
El segundo movimiento de esta historia comienza con el incidente relacionado con Barrabas.
Los relatos de los otros evangelios nos dicen que al llegar a este punto Pilato envió a Jesús a
Herodes, que estaba considerado como el rey de los judíos, que intentó burlarse de Jesús y
conseguir que realizase un milagro. Marcos no cuenta nada de eso, pero Jesús permaneció
callado delante de Herodes y no abrió su boca para nada, por lo que Herodes le envió de nuevo
a Pilato y aquí Marcos continua con la narrativa en el versículo 6 diciendo:
 
    "En la fiesta Pilato solía soltarles un preso, el que pidiesen. Y había uno que se
    llamaba Barrabás, preso con los rebeldes que habían cometido homicidio en la
    insurrección. La multitud se levantó y comenzó a pedir que les hiciese como
    acostumbraba. Entonces Pilato les respondió diciendo: --¿Queréis que os suelte al rey
    de los judíos? Porque sabía que por envidia le habían entregado los principales
    sacerdotes. Pero los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les
    soltase más bien a Barrabás. De nuevo intervino Pilato y les decía: --¿Qué, pues,
    queréis que haga con el que llamáis el rey de los judíos,? De nuevo gritaron:
    --¡Crucifícale! Entonces Pilato les dijo: --¿Pues, qué mal ha hecho? Pero lanzaron
    gritos aún más fuertes: --¡Crucifícale! Entonces Pilato, queriendo satisfacer al pueblo,
    les soltó a Barrabás y entregó a Jesús después de azotarle, para que fuese
    crucificado."
 
Todos los escritores de los evangelios mencionan a Barrabás. Era un revolucionario sediento
de sangre, miembro de la edición del primer siglo del Ejército de Liberación Simbiones; era un
tipo testarudo, con las manos manchadas de sangre, un asesino, según nos cuenta Lucas. Lo
interesante acerca de él es su nombre, que significa "hijo del padre. Y en una coincidencia
histórica de lo más dramática, según algunos de los mas antiguos manuscritos, existe alguna
evidencia en el sentido de que es muy posible que su nombre fuese Jesús Barrabás: Jesús, hijo
del padre. No sé de qué manera podemos leer y entender eso sin saber que esto es una vez mas
una manera sutil que tiene Dios de enseñarnos acerca de "la sabiduría oculta y secreta de Dios.
Pablo se refiere a, es decir guiando en silencio los acontecimientos tras el escenario, a sacar
las cosas a la luz que de lo contrario no se habrían sabido nunca. Porque la multitud no se
enfrenta con la necesidad de escoger entre Jesús, el hijo del padre, que gobierna por la fuerza, y
que vive gracias a su ingenio y Jesús, el hijo del padre, que gobierna por medio del amor y que
está dispuesto a sacrificarse a sí mismo.
 
Creo que hay algo que es preciso que nos preguntemos: ¿por qué escogieron a Barrabás? La
respuesta parece ser que estaban decepcionados con Jesús. Esa era la multitud, que solo unos
días antes, le habían dado la bienvenida a Jerusalén. La ciudad estaba llena de personas a las
que Jesús había sanado. Los ojos de los ciegos habían sido abiertos, los sordos habían podido
oír y los cojos habían podido andar. Debía de haber cientos, si no miles de personas en
aquellos momentos en Jerusalén a las que el Señor había intervenido personalmente en sus
vidas para ayudarlas. Había despertado en las gentes la esperanza, el ardiente deseo de que era,
efectivamente, el Mesías, que había venido para librarles del yugo de Roma. Todas sus ideas
acerca del mesianismo giraban en torno al pensamiento de que él sería quien les habría de
librar de la odiada esclavitud a Roma. Y ahora, que le veían impotente frente al gobernador
romano, viendo su aparente falta de deseo o incapacidad para defenderse de algún modo o de
librarse de aquello de alguna forma o de hacer algo contra los romanos, toda la lealtad que
habían sentido hacia él se había desvanecido. En ira y decepción, se habían vuelto y habían
escogido a Jesús, el hijo del padre, que vivía por la fuerza, a Barrabás el asesino.
 
También nosotros nos enfrentamos con la misma decisión con la que se enfrentaron aquellos
judíos que tuvieron que escoger entre Barrabás y Jesús. ¿Se ha sentido usted alguna vez
decepcionado con Jesús o decepcionado con Dios? ¿Ha esperado alguna vez que actuase de un
modo determinado por lo que ha entendido usted acerca de él, de su vida y su naturaleza, pero
él no lo ha hecho? ¿Le ha pasado eso alguna vez? A mi sí. Me he sentido furioso y
decepcionado con Dios. He sentido que no ha estado a la altura de sus promesas, porque me he
sentido seguro de saber lo que iba a hacer y él me ha decepcionado. Mi corazón se ha llenado
de ira por el hecho de que Dios no ha actuado de ese modo, a pesar de que él nos ha dicho una y
otra vez: "mis caminos no son vuestros caminos, ni mis pensamientos son vuestros
pensamientos. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos y mis
pensamientos más altos que vuestros pensamientos. No podemos entender completamente a
Dios. El es fiel a sí mismo, él no miente nunca, él no nos engaña jamás, pero es más de lo que
nosotros sabemos manejar. Es superior a lo que somos nosotros. Y al igual que le sucedió a
aquella multitud, nos enfurecemos con Dios, y nos sentimos molestos con Jesús y le damos la
espalda, y siempre hay otro Jesús que nos está esperando en otra parte y estamos dispuestos a
seguirle.
 
Hace unas semanas vi el musical Jesús Christ Superstar. En cierto modo, aprecio ese musical.
Pensé que era una revelación muy sincera de la manera en que el mundo se imagina a Jesús. Sin
embargo, había algo que estaba muy claro, que no es el mismo Jesús que aparece en los
evangelios. Es el mismo nombre, los mismos atributos, pero no es el mismo Jesús. Nuestra ira y
nuestra decepción en Jesús siempre abre ante nosotros la posibilidad de seguir a otro Jesús. El
que azotasen a Jesús, tal y como nos lo relatan en este párrafo, suscita otro interrogante. Pilato
sabía que la multitud quería que les soltase a Barrabás y no a Jesús y les preguntó: "¿Qué, pues,
queréis que haga con el que llamáis el rey de los judíos,? a lo que le contestaron "¡Crucifícale!
Creo que Pilato se quedó un tanto horrorizado por esas palabras, pues no había base alguna
sobre la cual dar la orden para que le crucificasen. Pero a pesar de ello era lo que exigía la
multitud y Pilato era un hombre que deseaba complacer a los demás, por lo que mandó azotar a
Jesús, a pesar de que no era costumbre azotar a un hombre al que fuesen a crucificar. No existe
evidencia alguna de que los otros ladrones, que fueron crucificados junto a Jesús, fuesen
azotados antes de ir a la cruz, a pesar de lo cual Pilato da orden de que azoten a Jesús.
Cualquiera de ustedes que hayan visto lo que usaban los romanos para llevar a cabo este
proceso, se dará cuenta de que era una experiencia sangrienta y amarga. En las largas cuerdas
de cuero iban incrustrados pedazos de metal y de hueso, de modo que al golpear las tiras de
cuero a su alrededor, la piel de la espalda del prisionero quedaba cortada y abierta, hasta que
no era mas que una masa ensangrentada. Me he preguntado con frecuencia por qué Pilato ordenó
que Jesús fuese azotado, sabiendo que habría de ser crucificado después, pero creo que está
claro que fue el último esfuerzo que realizó Pilato por dejarle en libertad. Tenía la esperanza de
que azotándole, despertaría la simpatía de la multitud. Esperaba castigarle de tal manera que
despertase los sentimientos de la multitud a favor de Jesús. Porque Juan nos dice que una vez
que le hubieron azotado, Pilato condujo a Jesús ante la multitud y les dijo: "he aquí el hombre
pero fracasó. Incitados por los sumos sacerdotes y por otros, la multitud siguió gritando en su
locura "¡crucifícale!
 
Juan nos dice que Pilato le temía a Jesús. Tenía miedo de la multitud, temía a Jesús, así que al
proseguir el relato, nos encontramos con un hombre de dudoso carácter, que se ve atrapado por
un dilema. Está intentando complacer a dos poderes contrarios, queda desnudo ante toda la
historia y comenzamos a ver a este hombre en su verdadero carácter. Es un cobarde, que teme
tomar una decisión sobre la base de la justicia. De modo que intenta decidir sobre la base de la
conveniencia y pone fin a la maldición de todos los tiempos. Vemos de nuevo cómo la cruz obra
tras la escena, sacando a la luz lo que estaba oculto. Ahora el último párrafo de esta mañana
trata acerca de los soldados, como vemos en el versículo 16:
 
    "Entonces los soldados le llevaron dentro del atrio, que es el pretorio y convocaron a
    toda la compañía. Le vistieron de púrpura y habiendo entretejido una corona de
    espinas, se la pusieron y comenzaron a aclamarle: --¡Viva, rey de los judíos! También
    le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y puestos de rodillas le rendían
    homenaje. Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto de púrpura y le
    pusieron su propia ropa. Entonces le sacaron para crucificarle."
 
Esta burla era algo extraño porque no acostumbraban a hacer esto con los que habían sido
sentenciados a morir en la cruz. Eran soldados implacables, de mano dura, acostumbrados a
cumplir con ordenes espantosas. Podían sacar a un hombre y sin la menor sensibilidad clavarle
en una cruz antes de irse a desayunar. Pero someten a Jesús a esta burla, que parece ir
acompañada de una gran pasión. Fíjese en que llaman a toda la banda, a todos los soldados que
no estaban de guardia o que estaban allí sin hacer nada, de modo que todos participaron en ella.
Fue algo espontaneo, no era algo que tuviesen que hacer, sino algo que decidieron por sí
mismos, permitiéndose el lujo de insultar y burlarse con crueldad de Jesús. Le hicieron una
corona de espinas y se la colocaron sobre la cabeza del Señor, pusieron una caña en su mano
como cetro y se inclinaron ante él; le escupieron, y le arrancaron la caña de la mano y le
pegaron en la cabeza con ella.
 
¿Por qué esta extraña burla insultante? Una vez más, creo que la respuesta queda clara en lo que
le dijeron: "¡Viva, rey de los judíos! La verdad es que no estaban enfurecidos con Jesús y hasta
es probable que nunca le hubieran visto con anterioridad y que supiesen muy poco acerca de él.
Con los que estaban furiosos era con los judíos y todo aquel odio y resentimiento que habían
ido acumulando en su interior en contra de aquel pueblo testarudo y difícil, de repente le dan
rienda suelta encontrando su objetivo en ese pobre judío solitario, que entendían que en cierto
modo era considerado como el Rey de los Judíos. Todos aquellos espantosos prejuicios y odio
racial lo pagaron con Jesús y una vez mas nos damos cuenta de qué modo la cruz descubre lo
que estaba oculto. Esta mañana leímos en el Salmo 2, comenzando con estas palabras:
 
    "¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos traman cosas vanas? Se presentan
    los reyes de la tierra, y los gobernantes consultan unidos contra Jehová y su ungido,
    diciendo: ¡Rompamos sus ataduras! ¡Echemos de nosotros sus cuerdas!"
 
El salmista se está preguntando "¿Por qué? Y al leer este relato, vemos que Dios está
moviéndose sutilmente de extrañas y diferentes maneras, tras el escenario, para responder a esa
pregunta. Al introducirse la cruz de Jesús en la vida de cualquier hombre, mujer, muchacho o
muchacha, elimina con poder cualquier simulación y tenemos que responder final, clara y
honestamente cuál es nuestra reacción frente a Jesús.
 
Por eso es por lo que la gran pregunta a lo largo de todos los tiempos ha sido "¿qué vais a hacer
con Jesús, llamado el Cristo? ¿Qué actitud tiene usted con respecto a Jesús? ¿Le ama usted?
Pablo escribe: "Si alguno no ama al Señor sea anatema. La palabra significa "que sea maldito.
¿Por qué diría algo tan duro como eso? Porque como vemos, en eso consiste la prueba. Si no
ama usted a Jesús ¿a quién ama? Amamos lo contrario. En lugar de amar al amor, amamos el
odio. En vez de amar la verdad, amamos la mentira. En lugar de amar la honestidad, amamos el
engaño. Es la prueba final de todos los tiempos, en el caso de todas las personas. ¿Qué siente
usted con respecto a Jesús? ¿Le ama usted? La mayoría de nosotros le amamos, pero incluso en
aquellas horas en que actuamos de manera diferente, la cruz tiene esta extraña y maravillosa
manera de penetrar muy por debajo de la superficie y de sacar todo lo secreto de la sabiduría
de Dios, que ninguno de los gobernantes de este tiempo entienden; porque si lo hubieran
entendido, no habrían crucificado nunca al Señor de la gloria. Al final cada uno de nosotros
tenemos que aparecer ante Dios tal y como somos, desnudos. Así que espero que si la actitud
que tiene usted con respecto a Jesús no es de amor, tal vez esta mañana querrá usted poner esa
actitud a sus pies y aunque usted no pueda cambiar su propio corazón, él sí que puede hacerlo.
Si usted se lo presenta, él producirá el cambio.
 
Oración
 
    Señor, vemos de un modo perfectamente diáfano la manera en que te has convertido
    en la crisis de la historia, en la gran división que separa lo verdadero de lo falso, lo
    bueno de lo malo, lo que es amor y lo que es odio. Señor, tú nos dices quiénes somos
    y lo que somos. Sencillamente queremos admitir que la vida hace que tengamos que
    estar continuamente enfrentándonos con decisiones por escoger entre Barrabás o
    Cristo, escogiendo entre la honestidad y el engaño, la arrogancia y la humildad.
    Señor, concédenos que volvamos nuestros corazones hacia ti y que escojamos al
    Señor Jesús, el que ha sido exaltado para ser Señor sobre el cielo y la tierra, sobre
    todas las cosas, ante quién toda rodilla debe doblarse y toda lengua deberá confesar
    que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Que nuestros corazones sean
    ahora el eco de esa alabanza. Lo pedimos en tu nombre, amen.