Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 202 al 221 
AsuntoAutor
EL CORAZON AMBICIO Jorge An
EL DESTELLO DE LA Jorge An
EL REY VIENE Jorge An
¿CON QUE AUTORIDAD Jorge An
MAXIMA PRIORIDAD Jorge An
VELAD Jorge An
LA EXTRAVAGANCIA D Jorge An
HERIR AL PASTOR Jorge An
JESUS Y LOS SUMO S Jorge An
JESUS Y LOS GOBERN Jorge An
EL TERRIBLE CASTIG Jorge An
LAS SEÑALES QUE LE Jorge An
¿POR QUE ORAR? Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
Nueva serie Jorge An
LA NATURALEZA DE L Jorge An
RE: Nueva serie Noe Alfa
COMO ORABA JESUS Jorge An
LA ORACION MODELO Jorge An
CUANDO LA ORACION Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 209     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] HERIR AL PASTOR
Fecha:Viernes, 11 de Mayo, 2001  00:27:18 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

HERIR AL PASTOR
 
por Ray C. Stedman
 
 
 
Volvemos a nuestros estudios en Marcos, encontrándonos de nuevo con el misterio infinito que
rodea siempre a los acontecimientos de los últimos días de la vida terrenal de nuestro Señor,
para examinar aquellas escenas que le llevaron a la cruz. Estoy convencido de que el Salmo 23,
el del Buen Pastor, es el salmo mas amado de todos. Conozco a miles de personas que han
recibido ayuda y han sido fortalecidas por las primeras palabras de este salmo "Jehová es mi
pastor, nada me faltará. Se que el pensar en el Señor como el pastor de su pueblo, que vigila a
su rebaño y lo protege, lo cuida y lo lleva a los pastor verdes, haciendo que se reposen junto a
las aguas tranquilas, ha servido de consuelo a muchos de nosotros. Estoy seguro de que cuando
el Señor se reunió con sus discípulos en el aposento alto debió de pensar en el cumplimiento de
este salmo. Es algo que da a entender claramente Marcos, mediante las palabras que usa para
describir el final de la cena y el progreso del Señor y sus discípulos de camino a Getsemaní, en
el versículo 26.
 
    "Y después de cantar un himno, salieron al monte de los Olivos. Entonces Jesús les
    dijo: --Todos os escandalizaréis de mí, porque escrito está: Heriré al pastor, y serán
    dispersadas las ovejas. Pero después de haber resucitado, iré delante de vosotros a
    Galilea. Entonces Pedro le dijo: --Aunque todos sean escandalizados, yo no. Jesús le
    dijo: --De cierto te digo que hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos
    veces, tú me negarás tres veces. Pero él decía con mayor insistencia: --Aunque me
    sea necesario morir contigo, jamás te negaré. También todos decían lo mismo."
 
En este corto párrafo hay dos cosas en las que nos tenemos que fijar. Para empezar, el pasaje
revela muy claramente que Jesús sabía perfectamente lo que le iba a suceder. Varios incidentes
anteriores parecen sugerir, que el Señor entendía cuál era el programa divino, que se anticipó a
él e incluso hizo los arreglos necesarios para que se realizase. Ya hemos visto cómo en ciertas
ocasiones y con semanas de antelación, hace los preparativos para que una persona determinada
esté en un lugar concreto haciendo una cosa determinada, anticipándose al cumplimiento de un
pasaje de las Escrituras del Antiguo Testamento. Nuestro Señor sabía bien lo que iba a pasar
porque había leído con frecuencia las Escrituras y conocía a fondo el Antiguo Testamento.
Entendía cuál era el programa que había sido divinamente preparado, tal y como lo revelan los
profetas. Estoy seguro de que al pensar y meditar en estos acontecimientos y orar por ellos ante
el Padre, el Espíritu le daría a conocer los detalles de los que no ha quedado constancia en las
Escrituras, de forma que tenía perfectamente claro lo que le iba a pasar. Por ejemplo, el himnos
mismo que cantaron el Señor y sus discípulos al marcharse del aposento alto era parte del
Antiguo Testamento. Indudablemente, sería el pasaje de las Escrituras que nosotros conocemos
actualmente como los salmos 113 a 118. Era el himno tradicional conocido como el gran Hallel
que se cantaba cerca de la fiesta de la Pascua. Hallel es el término hebreo que significa
"alabanza a Dios y estos salmos concentran su atención sobre un tema: el aleluya y resulta
altamente significativo que el versículo final del gran hallel incluya estas palabras "atad ramas
festivas junto a los cuernos del altar. (NAS).
 
Mientras cantaban estas palabras, se fueron del aposento alto y se dirigieron por la oscuridad
del Valle Cedrón, pasando por las sombras del huerto de Getsemaní. Al pasar por allí, Jesús
citó palabras de la profecía de Zacarías diciéndoles: "Todos os escandalizaréis de mi; porque
escrito está: heriré al pastor, y serán dispersadas las ovejas. En mi anterior estudio acerca del
libro de Hebreos, titulado "¿Qué Más Puede Decir Dios? digo que, en mi opinión, Jesús no se
esperaba lo que le sucedió en el huerto de Getsemaní. Pero estudiando una vez mas este pasaje,
debo retractarme de esa afirmación. Con anterioridad no me había dado cuenta de que este
pasaje de Zacarías tenía como intención ser una predicción de la lucha que tuvo Jesús en el
Huerto de Getsemaní, cosa que está veo con claridad. Zacarías ha anunciado por adelantado
que Jehová diría: "heriré al pastor y serán dispersas las ovejas. El versículo completo dice:
 
    "¡Levántate, oh espada, contra mí pastor y contra el hombre compañero mío, dice
    Jehová de los Ejércitos."
 
El resultado de que el pastor fuese herido sería que se esparcirían las ovejas. En el relato de
Marcos Jesús añade: "todos vosotros os escandalizaréis de mi esta noche, porque está escrito:
Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas.... Está perfectamente claro que
Zacarías se estaba refiriendo a lo que sucedería en el huerto de Getsemaní. La lucha que tuvo
lugar en Getsemaní se produce en el momento en que hieren al pastor y el resultado es que se
dispersan las ovejas. Podemos darnos cuenta de que esto es una gran verdad si leemos un poco
más adelante en el versículo 50, donde dice acerca de los discípulos "entonces todos los suyos
le abandonaron y huyeron. A eso se refiere cuando dice que las ovejas se dispersen porque
Jesús entendía bien lo que iba a pasar aquella noche en el huerto de Getsemaní.
 
Jesús aun sigue refiriéndose a sí mismo como el pastor, al decir estas palabras a los discípulos
"pero después de haber resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. Recuerde lo que dice en
Juan 10, donde Jesús dice: "yo soy el buen pastor. El buen pastor su vida da por las ovejas. El
dice acerca de este pastor "cuando ha sacado a los suyos, va delante de ellos... Está
tranquilizando a sus discípulos para que sepan que después del siniestro acontecimiento del
Calvario se manifestará la gloria de la resurrección. El irá delante de ellos, como el buen
pastor, cuidando aun de su rebaño, y se encontrará con ellos de nuevo en Galilea.
 
Es interesante pensar que Jesús no habló nunca a sus discípulos acerca de la cruz sin
contrastarla con la luz del amanecer de la resurrección, a pesar de lo cual da la impresión de
que ellos no captaron nunca su mensaje. Ni uno solo de ellos creyó que Jesús resucitaría de
entre los muertos. Creo que por no querer oír hablar acerca de su muerte, no estaban dispuestos
a creer en su resurrección. Y por ello, aunque intentó consolarles, sus palabras no sirvieron de
nada en aquellos momentos.
 
La segunda cosa en la que nos podemos fijar, en lo que se refiere a este pasaje, es la confiada
jactancia de Pedro y los discípulos. Pedro le dijo a Jesús: "aunque todos sean escandalizados,
yo no. Fíjese en el contraste entre "ellos y "yo. "Todos te negaran le dijo Pedro, "Señor, yo
conozco a estos hombres ¡y no puedes fiarte ni de uno solo de ellos! ¡Todos te negarán, tienes
razón! Pero, Señor, estás equivocado en cuanto a mi. ¡Yo no te negaré! Pedro está seguro de que
él no hará lo que van a hacer el resto de los discípulos y no duda ni por un momento en dejar
claro que es de esperar que los demás le nieguen, pero en su caso es diferente.
 
Pero Jesús vio las cosas mas claras que Pedro y vio que su confianza dependía de su propia
determinación humana, de su propia voluntad, y conocía la debilidad de todo ello. Por lo que le
dijo: "De cierto te digo que hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, tú me
negarás tres veces. Es interesante ver de qué modo el Señor aquilata el tiempo y en el griego
está diciendo, literalmente, tres cosas: "de cierto te digo hoy... Y luego lo reduce a un momento
mas concreto "esta misma noche y para mas detalle "antes de que el gallo haya cantado dos
veces. Pedro, toda tu resolución, toda esa arrogante confianza, esa disposición tozuda que has
manifestado al decir que no me vas a negar, se va a esfumar y te va a dejar incapacitado para
mantenerte firme y todo eso sucederá antes de que hayan pasado unas pocas horas.
 
Yo me siento siempre fascinado por los símbolos que utiliza Jesús porque son muy apropiados
y característicos. Y aquí tenemos el símbolo que emplea para poner de manifiesto la arrogancia
y la confianza de Pedro y los demás discípulos: el de un gallo, que será siempre un símbolo de
la actitud adoptada por Pedro. En algunos idiomas, como el inglés, hay expresiones que
significan "seguros como el gallo (cocksure) y esa y otras expresiones tienen su origen en el
relato de Pedro y en el símbolo que emplea Jesús. Aunque no lo dice, estoy seguro de que debió
de pensar que Pedro podría haber pensado en la suerte que corren los gallos, que pierden la
cabeza.
 
Vemos que Pedro insiste en que Jesús está equivocado y le dice con vehemencia: "si tengo que
morir contigo, no te negaré. ¡Estoy preparado para llegar hasta el fin! ¿Cómo puedes decir que
te voy a negar cuando estoy dispuesto, sí, incluso ansioso, por dar mi vida por ti? Pedro está
completamente seguro de que Jesús está equivocado. ¿Se ha sentido usted alguna vez de ese
modo? Yo sí. He sentido que algo que decía la Palabra no podía suceder y que por mi propia
determinación y fuerza de voluntad podría resolver las cosas yo solo. He dicho lo mismo que
dijo Pedro y usted también lo ha hecho. Jesús dice que la próxima vez que pensemos de esa
forma, lo que tenemos que hacer es pensar en ese gallo tan gallardo y seguro de sí mismo que
hemos visto paseando por el gallinero. ¡Es el mismo gallo que cenó usted la semana pasada!
 
Volvamos ahora a Getsemani, al versículo 32:
 
    "Llegaron al lugar que se llama Getsemaní y dijo a sus discípulos: --Sentaos aquí
    mientras yo oro. Tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse
    y a angustiarse. Y les dijo: --Mi alma está muy triste, hasta la muerte. Quedaos aquí y
    velad. Pasando un poco adelante, se postraba en tierra y oraba que de ser posible,
    pasase de él aquella hora. Decía: ¡Abba, Padre, todo es posible para ti! ¡Aparta de mi
    esta copa! Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres."
 
Aquí es donde comienza a sentirse herido, como predice Zacarías. Jehová había pedido una
espada: "¡Levántate, oh espada, contra mi pastor y contra el hombre compañero mío, dice
Jehová de los ejércitos. Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Dios mismo lo haría; sería
El quien hiriese a su propio pastor "este hombre que es mi compañero y se dispersarían las
ovejas. Ahora bien, una espada es un instrumento, cuyo fin es el de cortar, el de separar. Creo
que eso explica por qué en esta ocasión, por primera vez en el ministerio de nuestro Señor,
tenemos la sensación de que existe una división entre Jesús y el Padre. Esta separación se hace
evidente cuando Jesús dice: "pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres. Hasta llegar a
este punto del ministerio del Señor, él tenía muy claro que iba a ir a la cruz, pero esta es la
primera señal de que no estaba dispuesto ni estaba preparado para enfrentarse con la cruz.
Habló acerca de ella, entendió lo que representaba, pero antes de llegar a este punto no hay la
menor indicación de que se mostrase reacio a ir a la cruz. Había dicho: "Me complace siempre
hacer la voluntad de mi Padre. A pesar de que implicase cierto grado de dureza o de dificultad
para él, deseaba hacerlo. De la misma manera, a un joven se le presenta el desafío de hacer una
labor que es peligrosa o dura y se deleita en llevarla a cabo, aunque le cueste mucho. Así que
Jesús fue hacia la cruz con una sensación de seguridad, sabiendo que estaba haciendo la
voluntad del Padre y a pesar de que iba a ser algo duro, peligro, difícil y, sí, hasta mortal,
estaba dispuesto a hacerlo.
 
Pero ahora todo eso ha cambiado. De repente, y esto parece que sucede por primera vez, Jesús
no quiere hacer lo que el Padre quiere que haga. Hay una sensación de distanciamiento, de
desviación. Es en ese momento cuando siente en su espíritu esa sensación de profunda lucha y
de angustia. Los discípulos son conscientes de ello y él no intenta ocultárselo, sino que les dice:
"mi alma está muy triste, hasta la muerte. Hemos de admitir que muy pocos de nosotros nos
hemos encontrado en una situación en la que estuviésemos tan angustiados, tan doloridos, tan
profundamente entristecidos que hayamos temido por nuestra propia vida. Pero a Jesús sí le
pasó. Sintió esa absoluta falta de deseo de hacer la voluntad de su Padre, a pesar de que sabía
que era inevitable, por lo que dice: "todo es posible para ti, aparta de mi esta copa. Algunos
creen que la copa se refiere a la agonía de Getsemaní, pero no creo que sea así, porque al final
de este relato, cuando Jesús es arrestado por los soldados que vienen con Judas, Pedro saca y
ataca con la espada para defenderle, pero Jesús le dice: "Mete tu espada en la vaina. ¿No he de
beber la copa que el Padre me ha dado? Esa copa es algo por lo que aun tiene que pasar,
aquella copa de agonía y de terrible separación que sabía que le esperaba en la cruz.
 
Soy consciente de que hay algunos cristianos a los que les incomoda la idea de pensar que hubo
un momento en el que Jesús no deseó hacer la voluntad de su Padre y cuando se lo sugerimos
les molesta enormemente. Hace aproximadamente una semana me escribió una carta un hombre,
diciéndome que estaba muy preocupado por algunas cosas que yo había dicho en mi estudio de
Hebreos, según las cuales Jesús no deseaba hacer la voluntad de su Padre. Me dijo que las
palabras de Jesús "pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres son el apogeo de la sumisión
perfecta y voluntaria por su parte. Jesús no deseaba hacer la voluntad del Padre, pero al final
decide obedecerla. Sin embargo, al lenguaje se le vacía de su contenido si eliminamos el
sentido de división y de conflicto que transmiten estas palabras "no lo que yo quiero, sino lo
que tú quieres. Jesús no quería obedecer porque algo muy en el fondo de su ser hacía que
sintiese verdadero temor y es fácil para nosotros entender por qué no quería seguir adelante,
por qué deseaba evitar la cruz. Jesús pide una salida "si es posible, pero añade "pero no lo que
yo quiero, sino lo que tú quieres.
 
A mi me es de gran ayuda el temblor que sintió Jesús ante esta situación. Y creo que el relato de
Hebreos 5 es de gran ayuda al llegar a este punto. Hebreos nos dice que al llegar a este
momento la agonía fue tan intensa, tan increíble, que al caer Jesús sobre su rostro, salieron de
sus venas gotas de sangre de la agonía y la presión tan fuerte que sentía en su interior, de modo
que su sudor se convirtió en grandes gotas de sangre que cayeron al suelo. Su boca se abrió por
los gritos involuntarios de angustia. Hebreos 5:7 dice que le suplicó a su Padre, al que podía
librarle de la muerte, con fuerte clamor y lágrimas y fue oído. Creo que por eso es por lo que el
relato de Lucas nos dice que apareció un ángel para fortalecerle. Fue escuchado por su santa
sumisión. Hebreos 5:8 dice: "aunque era Hijo, aprendió la obediencia por lo que padeció. Ese
es el significado del pastor que fue herido en Getsemaní. Hebreos nos dice: "Porque no tenemos
un sumo sacerdote que no puede compadecerse de nuestras debilidades, pues él fue tentado en
todo igual que nosotros, pero sin pecado. Si no hubiera sentido nunca la divergencia de la
voluntad, esa falta de deseo de hacer lo que debía hacer porque el Padre así lo quería, nunca
hubiera podido sentir compasión por nosotros porque yo, por causa de mi debilidad, con
frecuencia tampoco estoy dispuesto a hacerlo y lo mismo le sucede a usted. Jesús no quería
hacer lo que el Padre quería que hiciese y tuvo que obligarse a sí mismo a seguir adelante. Y lo
hizo apoyándose nuevamente en las fuerzas del Padre que lo hacían posible y ese es,
precisamente, el significado de las oraciones que hizo Jesús en el huerto de Getsemaní. Hay
mucho de misterioso en esto y yo no puedo profundizar más en ello, pero a pesar de eso sí soy
consciente de la enorme ayuda que se nos ofrece a todos aquellos de nosotros que nos
debatimos, esforzándonos por hacer la voluntad de Dios.
 
En esta congregación tenemos a un matrimonio joven, que se separó hace unos años poco
después de haberse casado. Tenían un bebé de poco tiempo. Pero después de una pelea, el
joven se marchó y abandonó a su familia. Hablé con él cuando sucedió esto y me dijo que
odiaba a su esposa y que ella le odiaba a él y que nunca mas quería volver junto a su familia.
Hablamos un poco acerca de la responsabilidad que tenía como cristiano, pero la rechazó y se
marchó furioso y afligido. Pero el Espíritu de Dios le habló y le hizo darse cuenta de que no
podía esperar recibir las bendiciones de Dios ni la felicidad en su vida, si se negaba
deliberadamente a obedecer lo que Dios le había dicho que debía de hacer. Así que muy en
contra de su propia voluntad, se dispuso a obedecer a Dios y regresar junto a su esposa y su
bebé. No fue fácil de hacer, pero lo hizo. Pero se encontró con que Dios había estado obrando
de igual modo en el corazón de su mujer, por lo que se volvieron a unir con cierta humildad y
con el deseo de arreglar las cosas. Dios fue restableciendo gradualmente ese hogar y el amor
que sentía este matrimonio el uno hacia el otro y siguen siendo miembros de esta iglesia y su
matrimonio es maravilloso. El esposo dijo que sabía que tenía que volver con su familia,
aunque era algo que hacía en contra de todos sus sentimientos y eso es algo que Jesús entiende.
Y llegará un momento en el que, diga lo que diga la Palabra de Dios, usted no sienta el menor
deseo de obedecer. Y como nos ha demostrado Jesús con su propio ejemplo, la respuesta es
dejar que Dios obre en nosotros por medio de su misericordia y de su gracia, sabiendo que si
Dios no viene con nosotros, no funcionará, pero nos proponemos obedecer sobre la base del
carácter de Dios.
 
En los versículos 37 a 42 vemos de qué modo se vencen la determinación y la férrea voluntad
de Pedro:
 
    "Volvió y los halló durmiendo y le dijo a Pedro: --Simón, ¿duermes? ¿No has podido
    velar una sola hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu a la
    verdad está dispuesto, pero la carne es débil. De nuevo se apartó y oró diciendo las
    mismas palabras. Cuando volvió otra vez, los halló durmiendo, porque sus ojos
    estaban cargados de sueño. Y no sabían qué responderle. Volvió por tercera vez y les
    dijo: --¿Todavía estáis durmiendo y descansando? Basta ya. La hora ha venida. He
    aquí, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores. ¡Levantaos,
    vamos! He aquí, está cerca el que me entrega."
 
El enemigo tiene poco que luchar con Pedro. Ni siquiera tiene necesidad de amenazarle con
echarle a los leones ni con quemarle en la hoguera. Su resolución se desvanece sencillamente
haciendo que tenga demasiado sueño como para poder orar. Eso es todo y esa tremenda
resolución de su voluntad, su firme proposición, sus proposiciones y Pedro es tan blando como
la plastilina cuando llega el momento. Es débil porque carece de la fuerza de la oración. Lo
único que tuvo que hacer el demonio es sintiese sueño, eso es todo. Estoy seguro de que fue un
ataque satánico. La espada que esgrimía Jehová, y que hizo daño al afligido Hijo de Dios,
estaba ahora afectando a sus discípulos y permitió a Satanás aparecer como el enemigo furtivo,
que hace que caiga el sueño sobre los ojos de ellos por lo que se quedaron dormidos en lugar
de dedicarse a la oración.
 
Jesús analiza la situación. Viene y se los encuentra dormidos y hay casi una nota humorística en
la situación. Después de despertarles les pregunta "Pedro, ¿duermes¿ ¿No has podido velar ni
una sola hora? ¿No podía tu firme resolución y tu determinación durarte ni siquiera una hora? A
continuación nos dice por qué Pedro no pudo conseguirlo. "Pedro, el espíritu a la verdad está
dispuesto Pedro, conozco tu corazón, Tu espíritu está presto, se que me amas y que estás
dispuesto, pero Pedro has dependido de tu carne, que es débil.
 
Todos nos hemos sentido así alguna vez ¿no es cierto? Nos han pedido que hagamos algo y
decimos "el espíritu está presto, pero la carne es débil este fin de semana. La carne es débil.
Jesús dice que esa es la naturaleza de la carne. El sentido humano de la independencia, la
confianza que tenemos en nosotros mismos, es siempre débil a la hora de la prueba y no puede
soportar ser sometida a prueba. Jesús dijo lo mismo en Mateo 7 usando otro ejemplo, el del
hombre que construye una casa: "Pero todo el que me oye estas palabras y hace mi voluntad es
semejante a un hombre que edificó su casa sobre la peña...pero todo aquel que me oye estas
palabras y no las hace, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena.
En la hora de la prueba, la casa que ha sido edificada sobre la arena se derrumbará porque no
podrá soportar la prueba. El espíritu que confía en que podrá soportar sobre la base de su
propia resistencia y determinación fracasará porque el brazo de carne nos fallará.
 
Este es el análisis que hace Jesús del problema con el que se enfrenta Pedro. Si Pedro, al igual
que Jesús, al sentirse soñoliento y débil, se hubiese apoyado en el Padre y le hubiese contado el
problema, el Padre le hubiera podido ayudar a superarlo y no hubiese negado a su Señor. Como
ve usted, nuestra debilidad es nuestra seguridad, no nuestra fortaleza. Por eso es por lo que no
me dejo impresionar cuando los jóvenes me cuentan todo lo que van a hacer por Dios y lo
seguros que están de poder conseguirlo. He aprendido, gracias a la triste experiencia en mi
propia vida, así como gracias al testimonio de las Escrituras mismas, que cuando llega la hora
de la prueba, esa confianza que tenemos en nosotros mismos se desvanece. Pero tengo confianza
en el hombre o en la mujer que dice: "Tengo miedo, me da la impresión de que no soy capaz de
hacer esto, pero lo voy a intentar porque Dios me dice que lo haga y estoy esperando que El me
de las fuerzas. La oración es un principio sencillo, pero qué gran transformación se produce en
nuestra vida cuando la practicamos. ¡Qué gran diferencia hace la oración!
 
Hace solo un par de semanas que mi esposa, mi hija y yo estuvimos en el interior de la Catedral
de los Gusanos en Alemania, junto al Río Rhin. Al caminar bajo aquella impresionante
estructura gótica, intentamos visualizar con el ojo de nuestra imaginación aquella escena que
tuvo lugar hace tantísimo tiempo, cuando se reunieron todas las potencias de Europa en aquel
lugar: el Imperio Romano, con toda su vestimenta y su dignidad, los delegados papales, los
obispos y arzobispos de todos los reinos católicos de Europa. Fue el mas impresionante
despliegue de poder posible sobre la faz de la tierra en aquel día, todos ellos reunidos en
aquella gran catedral en contra de un solo hombre, el Dr. Martin Lutero, que estaba viendo su
vida puesta a juicio. El relato nos dice que la noche anterior, alguien oyó a Martin Lutero
orando y puso por escrito las palabras de su oración. Fue una oración larga, divagadora,
desconectada de un alma profundamente afligida y atemorizada, suplicando a Dios que le
ayudase, descansando una vez mas sobre la fortaleza de Dios y recordándose a sí mismo que no
hay ninguna fuente de esperanza ni de ayuda a excepción de Dios. Había desaparecido toda su
confianza en los príncipes del estado alemán. Martin Lutero se acercó desnudo e impotente,
apoyándose en la gracia y la fortaleza de Dios que le habría de sostener. Estoy seguro de que
fue por eso que en ese momento pudo recibir la fuerza necesaria y pudo decir: "a menos que
alguien pueda enseñarme en estos libros y por revelación del Espíritu Santo el error que estoy
cometiendo en mi manera de pensar, no puedo y no voy a retractarme. Aquí estoy y no puedo
hacer otra cosa. ¡Qué Dios me ayude! Y aunque fue condenado por hereje, fue entonces cuando
los resultados de la Reforma comenzaron a extenderse por toda Europa y nadie pudo impedir
que la luz brillase e iluminase por doquier.
 
Lo que nos da la oración es la fortaleza y eso es lo que nos enseña Getsemaní. Jesús estuvo
orando cuando la carne se amedrenta. Y aunque sudó grandes gotas de sangre, se mantuvo firme
e hizo la voluntad de su Padre. Pedro durmió. Cuando la carne fue atrevida y confiada, Pedro
durmió. Y el resultado fue el que se menciona en los versículos 43 a 50:
 
    "En seguida, mientras él aún hablaba, llegó Judas, uno de los doce, y con él una
    multitud con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes, de los escribas y
    de los ancianos. El que les entregaba les había dado señal diciendo: Al que yo bese,
    ése es. Prendedle y llevadle con seguridad., Cuando llegó, de inmediato se acercó a
    él y dijo: --¡Rabí! Y le besó. Entonces ellos le echaron mano y le prendieron; pero
    uno de los que estaban allí, sacando su espada, hirió al siervo del sumo sacerdote y le
    cortó la oreja. Jesús respondió y les dijo: --¿Como contra un asaltante habéis salido
    con espadas y palos para prenderme? Cada día yo estaba delante de vosotros
    enseñando en el templo, y no me prendisteis. Pero así es, para que se cumplan las
    Escrituras. Entonces todos los suyos le abandonaron y huyeron."
 
En este párrafo se enfatizan tres acciones. En primer lugar, el beso de Judas. Marcos usa la
palabra normal para beso, que quiere decir "querer, contando acerca del acuerdo de Judas con
los sumos sacerdotes, que debían arrestar a aquel a quien Judas besase. Pero en el momento
mismo de hacerlo, cuando Judas lo hace, Marcos usa una forma enfática de la palabra, una
palabra que quiere decir un beso prolongado, el beso de un amante. No creo que exista en todos
los anales de la traición nada más despreciable que el beso de Judas, un acto deliberado,
prolongado y fingido de amor, con una fría determinación para llevar a cabo su propio
propósito.
 
Lo segundo que se enfatiza en este párrafo es la defensa torpe de Pedro, que está intentado
demostrar que es capaz de cumplir lo que se ha propuesto. Agarra la espada y cuando los sumos
sacerdotes y los soldados se acercan a Jesús, ataca con ella, pero su tino es tan malo que lo que
consigue no es mas que arrancarle la oreja al siervo del sacerdote. ¡Ese es un precioso ejemplo
de la manera de actuar de la carne! Es posible que nosotros ataquemos en un esfuerzo por
realizar nuestros propósitos, pero lo único que conseguimos con ello es arrancar la oreja a
alguna persona. ¡Esta mañana pienso en veinticinco años de ministerio pastoral y estoy seguro
de que si los símbolos de mis acciones pudieran ser visibles, podrían ustedes mirar al pasado y
encontrarse con orejas cortadas por todas partes! Son los símbolos de mis esfuerzos por hacer
aquello que consideré que estaba bien, pero que no era del Señor. Todos hemos hecho cosas
por el estilo. Lo glorioso, nos dice Lucas, es que Jesús extendió su mano, tocó a aquel siervo y
le sanó la oreja. Siento una profunda gratitud por el hecho de que el Señor sane todas las orejas
cortadas de las que he sido responsable durante toda mi vida.
 
La tercera acción que se enfatiza es la repentina huida de los discípulos. Todos le abandonaron
y estoy seguro de que eso quiere decir que en aquel momento, después de tres años y medio,
toda la confianza que habían tenido de que Jesús era realmente el Mesías les abandonó de
buenas a primeras. En ese momento se dan cuenta que no es mas que un hombre y el que esté
dispuesto a entregarse en manos de sus enemigos, sin oponer la más mínima resistencia y
negándose a defenderse de ningún modo, representa, en opinión de los discípulos, algo
equivalente a renunciar a ser el Mesías. Llega el momento de que cada uno se preocupe de sí
mismo y todos salen huyendo.
 
En el relato de Lucas acerca de la resurrección, recuerde que al ir dos de los discípulos camino
a Emmaus, se les aparece un extraño, un hombre al que no reconocieron, y le contaron los
sucesos que habían tenido lugar en Jerusalén. Le hablaron acerca de Jesús de Nazaret:
"nosotros esperábamos (fíjese en el tiempo pasado del verbo) que él era el que habría de
redimir a Israel. La esperanza de ellos se había esfumado, por lo que le abandonaron y huyeron
y, por ello, al ser herido el pastor se dispersaron las ovejas.
 
Marcos añade una pequeña postdata en el versículo 51 que no debemos perdernos.
 
    "Pero cierto joven, habiendo cubierto su cuerpo desnudo con una sábana, le seguía; y
    le prendieron. Pero él, dejando la sábana, huyó desnudo."
 
Todos los eruditos concuerdan que el joven era Marcos y es su manera de decir "yo estuve allí.
Estoy seguro de que hay por lo menos dos cosas que nos está contando al mencionar este
pequeño relato acerca de su presencia en el lugar. Al principio de esta serie del libro de
Marcos, dije que estaba convencido, basándome en mi propia interpretación personal de este
pasaje de las Escrituras, de que Marcos era un joven gobernante rico que vino a Jesús y le
preguntó de qué manera podía obtener la vida eterna. Jesús le dijo: "ve, vende todo lo que
tienes...y sígueme y que el joven se marchó triste, porque tenía muchas posesiones. Creo que
existe evidencia en el sentido de que se trataba de Marcos. Estoy convencido de que este
incidente, que aparece al final del libro, es la manera que tiene Marcos de decir: "lo hice, fui y
vendí todo lo que tenía y se lo di a los pobres y lo único que me quedaba era una túnica. ¡Esa
noche le seguí, y en la confusión y lo repentino del arresto, me echaron mano y perdí hasta mi
túnica! Y salió huyendo, perdiéndose en la noche, desnudo. También es otra manera de
contarnos Marcos de qué manera se enteró de lo que pasó en Getsemaní porque ninguno de los
discípulos se lo pudo haber contado. Ocho de ellos habían estado en una parte del huerto a
alguna distancia de Jesús. Tres estaban cerca de él, pero estaban profundamente dormidos y no
podían haber oído el clamor y las oración del Señor y tampoco vieron al ángel que vino para
ministrar a Jesús, pero había alguien que estaba observando. Allí había un joven observándolo
todo y nos cuenta la historia, para que nosotros podamos tener esperanza cuando llegue el
momento de nuestro propio Getsemaní. Este relato nos puede ser de ayuda cuando sintamos que
no queremos hacer lo que Dios nos dice que debemos de hacer y creamos que nosotros solos
somos capaces de conseguirlo. En esa hora, tenemos el relato de Marcos para recordarnos que
podemos acudir al trono de la gracia y hallar misericordia y gracia que nos ayuden en la hora
de nuestra necesidad.
 
Oración
 
    Padre, puede que esta mañana haya algunos de nosotros que estemos pasando ahora
    mismo por el huerto de Getsemaní y puede que otros ya hayan pasado por él. Padre, te
    pedimos que nos abras los ojos y los corazones para que podamos comprender este
    mensaje, para que seamos conscientes de que hay Uno que es el pastor de las ovejas,
    que ha resucitado de los muertos, y que va delante de nosotros para reunirse con
    nosotros. El es el pastor en el que podemos confiar, al que podemos acudir en nuestra
    hora de angustia y hallar la fortaleza para hacer lo que no deseamos hacer y obedecer
    cuando preferiríamos hacer otra cosa. Enséñanos esto por medio de la práctica, te lo
    pedimos en el nombre de Jesús, amen.