Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 221 al 240 
AsuntoAutor
CUANDO LA ORACION Jorge An
LA ORACION, NUESTR Jorge An
ORANDO JUNTOS Jorge An
EL ESPIRITU SANTO Jorge An
LA VERDADERA ORACI Jorge An
LAS POSIBILIDADES Jorge An
EL MESIAS ORA POR Jorge An
LA ORACION POR LA Jorge An
EL PRINCIPO DE LA Jorge An
EL ANCLA DE LA ORA Jorge An
ESENCIALES DE LA O Jorge An
POSIBILIDADES EN L Jorge An
Novedades de Sigui Jorge An
LO PRÁCTICO DE LA Jorge An
LO FRUCTUOSO DE LA Jorge An
LAS FRONTERAS DE L Jorge An
LA HUMILDAD EN LA Jorge An
RELACIONES EN LA O Jorge An
RECURSOS EN LA ORA Jorge An
DEMORAS EN LA ORAC Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 226     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] LAS POSIBILIDADES DE LA ORACION
Fecha:Miercoles, 30 de Mayo, 2001  23:57:47 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

LAS POSIBILIDADES DE LA ORACION
 
por Ray C. Stedman
 
Imaginemos que usted supiese que mañana o pasado, se le acabaría la vida y estuviese usted
intentando resumirle a otra persona lo que ha significado su vida para usted, lo que ha
considerado como los valores perdurables de su existencia. ¿Qué les diría usted?
 
Esta es la circunstancia en la que encontramos a Jesús en el capítulo 17 de Juan. En el 13, en el
que introduce el Discurso del Aposento Alto Juan nos dice:
 
    "Y sabiendo Jesús que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos y que él había salido de Dios, y a
    Dios iba, se levantó de la cena; se quitó el manto, y tomando una toalla, se ciñó con ella. Luego echó agua en
    una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido. (Juan
    13:3-5).
 
Después de esto, Jesús pronunció las asombrosas y extraordinarias palabras que llamamos el
Discurso del Aposento Alto. Cuando pasa a la oración al finalizar este discurso, nuestro Señor
hace un repaso de su vida para el Padre, un repaso de treinta y tres años de ministerio en la
tierra: aquellos años de silencio en Nazaret y aquellos otros años, llenos de actividad,
correspondientes a su ministerio público, cuando subió y bajó las colinas de Judea y Galilea,
predicando, sanando y atendiendo a las necesidades de todas las multitudes que le seguían. Al
leer estas palabras, especialmente los versículos 4 a 8, tenemos el privilegio de escucharlas al
hacer Jesús un repaso de su propia vida y sus palabras resumen esos treinta y tres años con tres
afirmaciones impresionantes, que constituyen su propia evaluación de la vida más importante
que jamás haya vivido:
 
Lo primero que destaca en relación con el Padre es el hecho de que realiza una obra que le
glorifica.
 
    "Yo te he glorificado en la tierra, habiendo acabado la obra que me has dado que hiciera. Ahora pues, Padre,
    glorifícame tú en tu misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo.
    (Juan 17:4-5).
 
Esta es una oración que pronunció antes de ir a la cruz, pero, en su alcance, llega mucho mas
allá, incluyendo además la cruz. Nuestro Señor sabía dónde iba, sabía lo que iba a hacer
durante las próximas horas y lo que se realizaría, y en visto de ello dice: "he acabado la obra
que me has dado que hiciera. Esta obra, por supuesto, incluye algo mas que la cruz, pues abarca
el ministerio de sanidad y misericordia y, como he sugerido, incluso aquellos treinta años de
silencio en Nazaret, acerca de los cuales sabemos tan poco. Todos ellos formaron parte de su
vida, de su obra, que el Padre le había encomendado para que la llevase a cabo. La clave al
significado de ello se encuentra en el versículo 5: "Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu
misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo.
 
Ningunos otros labios podían pronunciar semejantes palabras, ninguno de nosotros podemos
mirar atrás a un tiempo en el que estuvimos con el Padre, antes de que el mundo fuese creado,
pero aquí tenemos a Uno que sí podía y al decir esto, está pidiendo ser restaurado a la gloria
que le pertenece por derecho propio. Si hay algún versículo en la Biblia que por sí solo, sin
apoyo de ningún otro, refleje de manera inconfundible la deidad de Jesús el Mesías, es
precisamente este versículo. Porque aquí está reclamando la gloria que era también la gloria
del Padre. Isaías nos recuerda que Dios no comparte su gloria con ninguna otra persona aparte
de sí mismo. Dice: "No daré a otro mi gloria (Isa. 48:11), pero había Uno que sí compartía la
gloria del Padre antes de que el mundo fuese creado y que reconocía que le pertenecía por
derecho propio. Resultaría interesante meditar acerca de la gloria pensando en cómo sería y de
qué modo podría él reclamar esa gloria como hombre que caminaba aquí sobre la faz de la
tierra, pero ese no es el punto que nuestro Señor está intentando destacar. Esto es algo que
menciona a fin de mostrarnos su carácter y el hecho de que estaba continuamente y, por así
decirlo, vaciándose o renunciando a sí mismo, dejando la gloria de lado. Ahora que ha llegado
al final, está dispuesto a recuperar esa gloria que le pertenece por derecho propio, pero se está
acordando y repasando sus treinta y tres años de vida y reconociendo que a lo largo de todo ese
tiempo ha renunciado voluntariamente a su derecho a ser adorado, a su derecho a la gloria que
le pertenece a Dios.
 
Esto nos recuerda las palabras de Pablo en Filipenses 2: "Existiendo en forma de Dios nos
dice, "él no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse; sino que se despojó a sí
mismo [es decir, renunció a su reputación, como dice la versión inglesa de la Biblia King
James] tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. (Fil. 2:6-7). Jesús está
dejando perfectamente claro que la obra que glorificaba al Padre era esencialmente aquella
mediante la cual él se despojaba a sí mismo. ¡Eso era lo que glorificaba a Dios!
 
Pero esto nos deja tremendamente confusos, porque creemos que Dios está interesado en lo que
hacemos, creemos que existen ciertas actividades religiosas que podemos llevar a cabo con las
que Dios se sentirá, sin duda alguna, complacido, sea cual fuere nuestro estado mental. Por eso
es por lo que en ocasiones nos obligamos a nosotros mismos a asistir a la iglesia, semana tras
semana, cuando de hecho tenemos muy poco interés en hacerlo, precisamente por estar
convencidos de que el asistir a la iglesia es lo que Dios quiere que hagamos o damos dinero a
alguna causa misionera porque pensamos que eso es lo que Dios pretende que hagamos. Pero
¡qué poco entendemos a Dios!
 
Lo que él espera no es la actividad, lo que glorificaba al Padre no era sencillamente lo que
hacía Jesús. No era ni su misericordioso ministerio ni sus buenas obras porque otros han hecho
cosas por el estilo, sino el hecho de que a lo largo de su vida tuvo un corazón dispuesto a
obedecer, un oído presto a escuchar, una voluntad dispuesta a someterse al Padre. Era su deseo
de estar siempre disponible, estar continuamente dando de sí mismo, lo que glorificaba a Dios.
 
Hubo aquel incidente, durante el bautismo de Juan, cuando se abrieron los cielos y se escuchó
la voz, como de trueno, del Padre diciendo: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia. (Mat. 3:17). El no había hecho nada todavía porque aún era el principio de su
ministerio y, sin embargo, durante treinta años, como en todo su ministerio, dio evidencias de
tener un corazón dispuesto a obedecer y precisamente eso fue lo que glorificó a Dios.
 
Se han escrito muchos libros acerca de lo que se ha denominado "el precio del discipulado. En
ellos se dice, de un modo u otro, que a fin de poder tener la autoridad de Dios es preciso que
paguemos un elevado precio. Afirman, de diferentes maneras, que a fin de convertirse en un
creyente victorioso y efectivo, existe una disciplina difícil y exigente. Si he de ser sincero, y
espero que entiendan lo que estoy diciendo al respecto, debo decir que no me siento
impresionado por esta clase de literatura ni mucho menos y creo que este es un enfoque
totalmente negativo. Hemos colocado el carro delante del caballo. Permítanme explicar lo que
quiero decir. No quiero decir que este enfoque sea mentira, pero el hecho es que la obediencia
a Dios no significa decir que "no a muchas otras cosas. No puede usted decir que "sí al Espíritu
de Dios sin, al mismo tiempo, decir "no a muchas otras cosas, eso es algo que forma
sencillamente parte del proceso inherente de la decisión. Por lo tanto, no quiero decir que el
poder de Dios y el vivir para su gloria no represente, realmente, pagar un precio en cuanto a
renunciar a ciertos placeres escogidos y relaciones a las que es posible que deseemos
aferrarnos, pero el coste del discipulado no es el coste que debiera realmente preocuparnos.
¡Lo realmente costoso es el precio de la obediencia! Eso es precisamente lo que deberíamos
enfatizar y a mi me encantaría encontrar un libro acerca del coste de la rebeldía en la vida del
creyente.
 
¡Qué bien conocemos ese precio! ¡Qué tremendo estrago representa para nuestro espíritu de
rebeldía, nuestra desobediencia, el que no estemos dispuestos a dar de nosotros mismos, frente
a nuestro espíritu desasosegado y hay que ver lo que representa en términos de hechos
frustrantes, vegonzosos y degradantes, que esperamos que nadie descubra, los esqueletos que
durante años se han ocultado en nuestros armarios, la disposición irritada y angustiada, que
hace que estemos todo el día con los nervios de punta, nuestra debilidad, nuestro empeño, falto
de personalidad, por seguir el camino de las multitudes, del que con frecuencia hacemos gala,
nuestra actitud santurrona, presuntuosa, esa religiosidad a la que llamamos Cristianismo, que no
es otra cosa que un gesto de desprecio frente al mundo y una ofensa a Dios y a los hombres. ¿De
dónde proceden estas cosas? ¿No son acaso el terrible precio que tenemos que pagar por tener
un espíritu rebelde, por no estar dispuestos a ser sumisos al señorío del Mesías? No nos
pertenecemos a nosotros mismos, a pesar de lo cual aún nos aferramos al derecho a vivir como
nos da la gana y a tomar nuestras propias decisiones, a escoger nuestros placeres y a ir donde
queramos y a hacer lo que nos apetezca, ¡algo que cubrimos con un velo de piadosa
religiosidad! Decimos que deseamos hacer la voluntad de Dios, siempre y cuando represente
hacer lo que nosotros queremos. En el centro de nuestra vida se encuentra nuestro Yo, como un
rey, y ese es precisamente el problema y hemos dejado entrever nuestra propia gloria. Seguimos
queriendo lo que seguimos queriendo y no estamos tan dispuestos como lo estaba Jesús a
caminar con gozo en obediencia, cuando en realidad es precisamente esto lo que glorifica al
Padre.
 
No hablemos de vivir para la gloria de Dios mientras nuestras vidas están dominadas por tanto
egoísmo y no dejamos de pensar tanto en nosotros mismos. ¿Se da usted cuenta de que cada uno
de los que han sido verdaderos creyentes enesta vida se ha encontrado con que la gloria de una
vida obediente, una vida que está dispuesta a dejarse llevar por la causa del Mesías, sobrepasa
con mucho el ridículo coste de renunciar a unos pocos deseos egoístas por Su causa? No hable
usted acerca del precio del discipulado, es el precio de la rebeldía lo que debería realmente
preocuparnos. C.T. Studd, que regaló su fortuna y se fue al corazón de Africa dijo: "Si Jesús, el
Mesías, es Dios y ha muerto por mi, no hay sacrificio demasiado grande que yo pueda hacer por
él. David Livingston dijo: "He decidido no conceder valor alguno a nada de lo que me
pertenece, salvo en lo que pueda estar relacionado con el promover el Reino de Dios. ¿Fue ese
un sacrificio? Así es como lo llamarían. Aquellos que han visto la gloria de Dios, por tener un
corazón obediente, no hablan nunca acerca de sacrificios ni sobre aquello a lo que han
renunciado, porque lo que han obtenido es de un valor superior e inconmensurable. Pablo podía
decir: "pero las cosas que para mí eran ganancia las he considerado pérdida a causa de Cristo.
(Fil. 3:7) porque nada puede compararse con lo que el Mesías podía darle.
 
Esta última semana enterraron a un hombre en una ladera de una colina en Corea, un hombre que
fue durante muchos años un sencillo granjero en Oregon. En un viaje a Oriente vio las
necesidades de los huérfanos solitarios e indigentes de Corea, esos miles de niños engendrado
por los soldados americanos enviados a aquel país. Este hombre los vio, de la misma manera
que los ha visto cualquier otro turista que ha ido a Corea, por las calles, sin dinero, pidiendo
limosna, sin nadie que se ocupe de ellos, pero, al contrario que los otros turistas, no se marchó
a algún otro país y se olvidó de lo que había visto. Regresó a los Estados Unidos con un peso
en su corazón y comenzó un ministerio, buscando hogares en América para los huérfanos
coreanos. Había sufrido ya un ataque cardiaco y su médico le había advertido que no se cansase
demasiado, pero se olvidó de ello, se olvidó de sí mismo y se entregó a la labor con
generosidad. Esta semana tuvo otro ataque cardiaco y le enterraron en Corea, pero la historia de
su labor apareció en cada uno de los periódicos de habla inglesa del mundo, porque era un
hombre que había renunciado a sí mismo con el propósito de glorificar a Dios. Se llamaba
Harry Holt. Al hablar Jesús con el Padre, da justo en el blanco sobre lo que significa glorificar
a Dios, es decir, una vida de entrega y de amor abnegado.
 
¿A qué se está usted entregando? Esa es la pregunta que me he estado haciendo en mi corazón
esta semana. ¿A quién estoy ayudando?
 
A continuación Jesús revela la segunda cosa que caracterizaba su vida:
 
    "He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; y han guardado tu palabra. (Juan 17:6).
 
"Han guardado tu palabra ¡qué declaración tan asombrosa! El dice: "he puesto de manifiesto un
nombre que concede poder a los hombres que guardan la palabra de Dios y entre estos dos
conceptos existe una relación. ¿Cuál fue el resultado en las vidas de los discípulos cuando se
hizo manifiesto el nombre de Dios? "Han guardado tu palabra. ¿Acaso no nos damos cuenta de
que la ignorancia acerca del derecho rara vez es el problema? No es que no sepamos lo que
Dios quiere que hagamos. ¿No es cierto que el problema consiste en que no queremos hacerlo?
Sabemos lo que es, pero no queremos hacerlo. De hecho, de alguna manera que nos resulta
extraña, no podemos hacerlo, es como si nuestra voluntad estuviese paralizada, queremos, pero
no podemos.
 
No olvidaré nunca, hace años, a un joven que con la agonía dibujada en sus ojos, me cogió por
el brazo y me dijo: "¿qué se puede hacer cuando sabes que algo está mal, pero no lo quieres
hacer y mientras estás prometiendo que no lo vas a hacer, sabes que lo volverás a hacer? ¿Qué
se hace entonces? La única respuesta que he hallado a esa pregunta es entender y actuar
basándonos en lo que Dios está dispuesto a ser para nosotros. En otras palabras, el entender el
carácter de Dios, el apropiarnos de su nombre, es el poder de la vida humana y la única
autoridad que funciona.
 
Un nombre representa la personalidad total y los recursos de una persona. Mi nombre es todo lo
que yo soy, su nombre es todo lo que es usted. Sea lo que fuere lo que es usted, eso es lo que
representa su nombre para los demás. Cuando mi esposa adoptó mi apellido al casarse
conmigo, me tomó literalmente a mi por todo cuanto yo tenía. (¡que no era mucho! De hecho,
tuvimos que vender sus obligaciones para conseguir un hogar en el que pasar nuestra luna de
miel.) Pero siempre que yo firmo mi nombre "Ray C. Stedman toda la fortuna Stedman, el total
de los treinta y cinco dólares, está en juego.
 
Ahora bien, toda la obra de Jesús el Mesías, durante esos treinta y cinco años de su vida, fue
desvelar ante nosotros el total de los recursos del Padre, para manifestar su nombre, de modo
que nosotros descubramos los recursos tan fantásticos e interminables que tenemos en Dios, de
modo que no podemos llegar nunca al fondo. El que no estemos enterado de este hecho es
exactamente el origen de nuestro problema de debilidad.
 
Veo a creyentes luchando, intentando aparentemente actuar por fe, pero durante todo el tiempo
están saboteando sus esfuerzos, al negarse en redondo a creer que Dios es lo que dice ser. A mi
me sorprende la facilidad con que nos creemos las mentiras de Satanás acerca de Dios. No
creemos que él es lo que dice ser, sino que creemos, esencialmente, que Dios es totalmente
desleal, que no va a hacer lo que ha dicho que hará. Cuando hablo con la gente y me cuentan sus
problemas, intento aconsejarles. Normalmente me dicen que ya lo han intentado, de modo que
les sugiero otra cosa y también lo han intentado, así que finalmente, aunque esto no lo dicen
nunca, la única conclusión que queda es llegar a la conclusión de que Dios es un fracaso, y que
no cumple lo dicho. Ellos han hecho todo cuanto se les exigía, pero Dios no ha actuado. El es
caprichoso y hace acepción de personas, parece estar dispuesto a hacer cosas por los demás,
pero no por ellos. Cuando nos creemos esa clase de mentira estamos saboteando cada uno de
los esfuerzos que está realizando Dios por hacer que obtengamos la victoria.
 
Dios es fiel. ¿Cuántas veces nos lo dice la Escritura? "Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis
llamados a la comunión de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor. (1ª Cor. 1:9). Toda la obra de
Jesús, el Mesías, tiene como propósito mostrarnos la fidelidad de Dios. El no estaba ansioso, ni
estaba preocupado, ni molesto por las nubes de opresión y persecución que se posaron
pesadamente sobre él, cuando la resistencia a su mensaje se hizo patente por doquier, y cuando
empezaron a aparecer las amenazas de muerte. No le preocupaba porque descansaba en el
nombre fiel de Dios. El salmista dice:
 
    "Torre fortificada es el nombre de JaShem; el justo correrá a ella y estará a salvo. (Sal. 18:10).
 
¿Ha descubierto usted eso ya?
 
Queda todavía una tercera cosa que Jesús dice que caracterizaba su vida.
 
    "porque les he dado las palabras que me diste, y ellos las recibieron, y conocieron verdaderamente que
    provengo de ti, y creyeron que tú me enviaste. (Juan 17:8)
 
¿Qué hizo que estos discípulos judíos, que tenían un miedo cerval a la idolatría, creyesen que
este hombre con el que habían vivido, comido, dormido, con el cual habían caminado por los
caminos de Galilea y Judea, lo había visto todo en la debilidad de su vida humana, había
seguido durante tres años y medio, qué les hizo creer que este hombre, en toda su humanidad,
era además Dios encarnado, enviado por el Padre? Juan pudo escribir:
 
    "En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios. (Juan 1:1).
 
¿Cómo aprendió eso?
 
¿Fueron los milagros de Jesús lo que le convencieron? No, sus milagros nunca convencieron a
nadie acerca de su deidad, pero sí les convencieron de su mesianidad, y ese era su propósito.
 
¿Fue acaso el poder que ejercitaba sobre los hombres? No, porque ha habido hombres
malvados que han ejercitado un tremendo poder sobre las mentes y los corazones de los
hombres, así que no era eso.
 
¿Qué fue? ¡Sus palabras!
 
Las palabras de Jesús examinaban los corazones de ellos y les abrió los ojos, disipando sus
dudas, haciendo que sus vidas fuesen como un gran fuego consumidor. Ellos sabían que cuando
se tomaban estas palabras en serio, les sucedían cosas que solo Dios podía hacer. A lo largo
del curso de tres años y medio, al escuchar aquellas palabras apremiantes y magnéticas, brotó
gradualmente en los corazones de aquellos hombres la fe de que había Uno que procedía de
Dios. "Ellos las recibieron, y conocieron verdaderamente que provengo de ti, y creyeron que tú
me enviaste.
 
Estas palabras siguen teniendo la misma autoridad en la actualidad.
 
¿Está usted atormentado por las dudas de su fe como creyente? No sería de sorprender que
muchos de ustedes se sintiesen preocupados por las dudas en estos tiempos, cuando no existe
mayor ataque en contra del fundamento de la fe. Si se siente usted atormentado por las dudas,
¿me permite sugerirle algo? Empiece a leer las palabras de Jesús y a tomárselas en serio. No se
limite sencillamente a leerlas, acéptelas como una revelación de su verdad básica y real y
tómeselas en serio. No tendrá que leer mucho antes de haber descubierto y visto con toda
claridad la vida y la experiencia, de modo que no podrá usted evitar creer que estas palabras
son, verdaderamente, palabras de Dios.
 
¡Qué lamentable que exista hoy entre los creyentes esa actitud de inseguridad! Me preocupa el
que los jóvenes teólogos, los que acaban de graduarse en los seminarios, admitan abiertamente
que están mas familiarizados con los escritos de Tillich, Barth y Bultmann de lo que lo están
con los escritos de Moisés y de Pablo. No es de sorprender, por ello, que tengan una base muy
débil respecto a su fe porque nada convence mas que la incomparable Palabra de Dios.
 
He aquí tres cosas que Jesús vino a hacer. El dijo: "He venido con el fin de dedicarme a un
ministerio que precisa que me despoje a mi mismo; he venido a manifestar ese Nombre
todopoderoso, mediante el cual todo cuanto sea preciso hacer se hará y he venido a pronunciar
palabras urgentes, que despierten la fe en los corazones de los hombres y que hagan que crean.
Juan dijo al principio del discurso que Jesús sabía que el Padre había puesto todas las cosas en
sus manos. Sabía que procedía de Dios y que iba a regresar junto a él y entre esas dos
declaraciones se encuentran esos treinta y tres años, de los que el mundo no puede jamás
escapar, cuyo impacto resume en estas tres breves frases:
 
Una obra realizada, Un nombre manifestado y palabras que era preciso pronunciar.
 
El procedía de Dios y regresó junto a él, en eso consiste la vida del creyente.
 
Dígame usted ahora ¿de dónde se ha sacado usted su vida como creyente? ¿La tenía usted ya
cuando vino a este mundo? ¡Claro que no! La tuvo usted al creer en Jesús el Mesías, así que
procede de Dios. Estaba con el Padre antes de que usted la recibiese porque estaba en Jesús el
Mesías. La vida está en su Hijo. "El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de
Dios no tiene la vida. (1ª Juan 5:12).
 
Procedía de Dios. ¿Dónde irá cuando acabe usted aquí en la tierra? ¿A dónde irá a parar esa
vida? Todo creyente está convencido de que va al Padre. "estar con Cristo es muchísimo mejor.
(Fil. 1:23) De modo que estas palabras son verdad y también se aplican a usted, pues procede
de Dios y vuelve junto a él.
 
¿Qué hay entre medias? ¿Una vida que glorifica al Padre? ¿Manifestar ante el mundo un nombre
que concede autoridad a los hombres? ¿Pronunciar palabras que les llegue al alma y hagan que
se den cuenta de su propia necesidad y al entendimiento de la verdad y la realidad? Como ve,
Jesús está haciendo una oración que nos incluye a todos nosotros, y lo sorprendente es que no
hay una sola palabra en esta oración que usted y yo no podamos hacer también.
 
¡Ojalá que Dios nos impida, como creyentes, fijarnos en las cosas superficiales de la vida, a la
sombra de la misma, durante mas tiempo y nos induzca a apropiarnos de la vida poderosa,
transformadora y dinámica, que el propio Jesús vivió.
 
Oración
 
    ¡Oh, Padre! Estas palabras del Señor Jesús escudriñan nuestra vida y nos revelan cosas
    que nunca habíamos sabido con anterioridad, hechos poderosos, tan imponentes que a
    penas podemos creerlos, pero Señor, ayúdanos a recordar de dónde proceden y, de ese
    modo, que son ciertos y que nos apoyemos con ellos con valor y confianza. Impide que
    seamos creyentes no efectivos, sino corrientes, que participan en esa especie de
    cristianismo insulso, amantes de los lujos, que aman lo fácil, tan frecuente en la actualidad.
    Señor, desafíanos de manera individual, uno por uno, al reunirnos alrededor de la Mesa
    del Señor, para que formemos parte de aquellos que están dispuestos a entregar sus vidas
    por Jesús el Mesías, que nos traiga sin cuidado lo que nos pueda pasar a nosotros a fin de
    que Dios pueda ser glorificado. Lo pedimos en su nombre, amen.