Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 241 al 260 
AsuntoAutor
Reanudando envíos Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Novedades de Sigui Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 245     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] Interpretación Bíblica (IV de IV)
Fecha:Viernes, 6 de Julio, 2001  22:09:58 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

Interpretación Bíblica (IV de IV)
              Aplicación para la Interpretación
 
     Ya hemos mencionado la importancia de una interpretación correcta, debido a que de ella
depende un sano conocimiento de Dios y una forma de vivir que honre a nuestro Señor y Salvador.
Por esta razón dejamos ahora la parte teórica de la interpretación para procurar determinar algunas
áreas prácticas de fundamental importancia para la vida del creyente y por lo tanto de la iglesia de
la cual el creyente forma parte.
 
     Ninguno de nosotros ignora que diversas formas de interpretación han creado verdaderos
cismas en la vida de la iglesia actual. Tenemos diferentes formas de ver puntos o áreas de la vida
cristiana, las cuales se transforman en un tropiezo para la comunión entre hermanos igualmente
sinceros y deseosos de hacer la voluntad de Dios.
 
     Creo que la siguiente propuesta puede ser de mucha ayuda si aplicamos los siguientes principios
frente a cada asunto que pueda surgir.
 
     Cuando yo voy a la Biblia claramente puedo diferenciar mediante una interpretación literal que
hay cosas que son fundamentales, otras que son importantes y finalmente hay cosas que son
secundarias.
 
Fundamental: Son las doctrinas cardinales de nuestra fe. Pablo en Romanos 16:17 explica con
claridad que esas doctrinas son de naturaleza tal que aquellos que procuran torcerlas deben ser
disciplinados. Por esta razón cuando hablamos de cosas fundamentales hablamos de asuntos que
son "base de comunión". Si vienen personas procurando tener comunión con nosotros pero no
se identifican con estas doctrinas no debemos recibirlas.
 
Importantes: Son aquellas cuestiones sobre las cuales los ancianos de cada iglesia local hacen
decisiones y las comunican a la congregación. Nos referimos a temas que la Biblia no define o en
las que no dicta normas. Nos da directrices pero relativiza los métodos o las formas de ponerlas en
práctica. En este aspecto la Biblia es extraordinaria, ya que deja en libertad a los hombres para que
desarrollen sus enfoques y métodos de modo que sirvan en cualquier cultura y época de la historia.
(Lamentablemente uno de los problemas clave de la iglesia del siglo XX es que hemos permitido
que los elementos no absolutos se conviertan en absolutos. Hemos permitido que la "maneras de
hacer las cosas" lleguen a ser normas). "Estas cosas importantes NO son base de
comunión".
 
Secundarias: Son aquellas cosas que tienen que ver con las costumbres, las formas, incluso las
épocas en que vivimos. Nos referimos a los horarios de las reuniones, al uso del órgano en el
partimiento del pan, o de las copas individuales; al uso de instrumentos musicales en nuestros cultos,
a la vestimenta y un largo etcétera. "Estas cosas secundarias NO son base de comunión". No
tenemos la libertad de eternizar o levantar a la categoría de fundamental aquellas cosas que Dios ha
dejado en libertad de cambiar. El convertir en absolutas las cosas que no lo son garantiza el
aislamiento y la muerte de la iglesia como un organismo viviente.
 
   Mi oración a Dios es que él utilice estas orientaciones sencillas, pero de suficiente trascendencia
como para evitar males que no solo nos dañan en la esfera personal, sino que dañan la iglesias y la
obra a nivel regional y nacional. Que Dios nos conceda una visión clara de su obra y de sus
propósitos para que con la sabiduría de lo alto seamos una bendición para la obra y los propósitos
divinos mediante la iglesia. Amén.
 
                                                        Walter David Hofkamp