Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 241 al 260 
AsuntoAutor
Reanudando envíos Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Interpretación Bíb Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Novedades de Sigui Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Métodos de Estudio Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
Estudio del Libro Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 256     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] Estudio del Libro de Josué (IV de VII)
Fecha:Jueves, 19 de Julio, 2001  22:47:53 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

Estudio del Libro de Josué (IV de VII)
                Escapando del Juicio Venidero
 
1. Unas consideraciones previas
 
     Este pasaje nos invita a hacemos una pregunta: ¿por qué aparece en un libro dedicado a seguir
los pasos de un santo varón, Josué, y del pueblo de Israel, una historia dedicada a una mujer que
no era israelita, sino cananea, y además prostituta?
     El libro de Josué nos plantea clara e ineludiblemente el tema del juicio de Dios, y en términos
que suponen un problema serio para muchas personas: ¿cómo reconciliar el retrato de un Dios
guerrero, violento e inmisericorde que tenemos en Josué, con la figura de un Dios de amor,
compasión y perdón del Nuevo Testamento?
 
     Existen varios esfuerzos para intentar explicar esta aparente contradicción:
     a. Que el libro de Josué fue redactado muchos siglos después de los sucesos que pretende
describir, y que de hecho no ocurrieron asi. Las historias de la conquista serian leyendas, no hechos
históricos. Este es un argumento inaceptable, desde el punto de vista de las investigaciones
arqueológicas.
     b. Que estos sucesos ocurrieron realmente, pero que reflejan un concepto muy primitivo de
Dios, característico del Israel de aquella época. Un concepto que hemos de desechar a favor del
concepto de un Dios de amor y perdón que aparece en el Nuevo Testamento.
 
     Nuestra convicción es que tanto Josué y el Antiguo Testamento, como el Nuevo Testamento
hablan del mismo Dios, quien es:
     a. Santo y justo, que no pasa por alto el pecado, la iniquidad y la rebeldía, sino que juzga y
condena al culpable.
     b. Compasivo y misericordioso, que provee un camino de salvación del juicio para todo aquel
que quiere acogerse a esta oferta de perdón y reconciliación con Dios.
 
     La historia de Rahab ilustra esta interpretación del carácter de de Dios. Desde el principio del
libro de Josué Dios hace constar:
     a. La realidad del juicio contra el pecador y el rebelde. Una verdad que es fundamental en el
Nuevo Testamento (He. 9:27; Hch. 17:31,31; cp. Mt. 3 :7-10, 12).
     b. La posibilidad de la salvación, por medio de un único camino de liberación de la ira venidera,
que exige la sumisión a Dios y la confianza en sus promesas y su provisión de salvación (cp. Jn.
14:6; Hch. 4:12; 1ª Jn. 5:1,12).
 
2. Una conversión patente
 
2.1 Una conducta sorprendente (2:1-7)
     Vemos en este pasaje cuál era la misión de los espías y como entraron en contacto con Rahab,
así como las medidas que tomó el rey de Jericó al saber de la presencia de los espías, con el fin de
localizarlos y eliminarlos (2,3).
     Rahab reacciona escondiendo a los espías israelitas y engañar a los soldados del rey (4-7). ¿Por
qué actuó de esta forma tan sorprendente, dando cobijo a los enemigos de su pueblo, y
traicionando y engañando a los suyos? La contestación a este pregunta la tenemos en su
conversación con los espías.
 
2.2 Unas convicciones sólidas (2:8-11)
     Ella había escuchado las noticias acerca del pueblo de Dios y de sus victorias (10).
Su reacción, como la de todos los habitantes de Jericó, ante esta noticia,había sido de temor (9) y
la convicción de que Dios había entregado la tierra a Israel (9a).
     Al predicar el evangelio, es muy importante subrayar el carácter santo de Dios como fuego
consumidor. La condición caída del hombre como pecador, y la realidad y la certeza del juicio;
temor frente a estas verdades es una reacción muy saludable (a Rahab le condujo a la Salvación).
     Además de temor, Rahab había llegado a la convicción firme de que el Dios de Israel era el
Soberano Señor de cielos y tierra (11), y así confiesa su fe a los espías.
 
3. Un compromiso salvífico (2:12-21)
     Ella pide misericordia y salvación del juicio venidero (12-13).
     Los espías, actuando como portavoces de Josué, le aseguran de que, si de verdad ha dejado su
pueblo (el mundo) para unirse a Israel (el pueblo de Dios), su vida será perdonada, y ella y su
familia serán salvos (14). Cuando, como embajadores de Cristo, predicamos el evangelio, a los que
responden a Cristo con sumisión y fe les podemos garantizar la salvación con el compromiso
expresado por Jesús, nuestro Josué (Jn. 5:24).
     Los espías exigen que este compromiso ha de ser visible (17-21), una toma de postura evidente
ante todos, que le distinguiera de los demás habitantes de Jericó (cp 2ª Ti. 2:14).
     Además Rahab fue justificada no sólo por su fe, sino por sus obras (Stg. 2:25), en el sentido que
demostró la realidad de una fe vida, verdadera y vital escondiendo a los espías.
 
     La gran lección de este capítulo es que el Dios santo habla claramente de su juicio contra los
rebeldes e impenitentes, pero indica también que hay un camino de salvación de la ira venidera, por
medio de la fe en Jesucristo el Salvador, una fe que demuestra su autenticidad por medio de las
obras que produce (1ª Ts. 1:9-10).
 
                                                           Timoteo Glasscock