Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 261 al 280 
AsuntoAutor
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
El Libro de Nahum Jorge An
La Renovación de l Jorge An
La Renovación de l Jorge An
pastor Jorge Andre EONEGRIT
La Renovación de l Jorge An
La Renovación de l Jorge An
La Renovación de l Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 264     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] El Libro de Nahum (V de X)
Fecha:Domingo, 29 de Julio, 2001  10:12:14 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

El Libro de Nahum (V de X)
                   El Juicio Expresado (cap.2)
 
B. El juicio: una realidad estremecedora (3-7)
     La segunda idea que destaca este capítulo acerca del juicio que es real, es que este juicio elimina
cualquier atisbo de seguridad personal. llena la vida de aquellos que se encuentran amenazados
bajo él de la más tremenda soledad y desasosiego.
 
     a. Un castigo irresistible (3-4)
     La primera característica que hace de este juicio una realidad estremecedora es la propia
naturaleza del castigo; es irresistible. Ante la realidad del juicio de Dios nadie podrá huir, nadie
podrá esconderse, nadie podrá enfrentarlo y salir victorioso. El castigo de Dios es completo y
definitivo: ". . no surgirá dos veces la angustia..." (1:9)
     ¿A quién no se le derrumba todo encima cuando reconoce que está expuesto ante un juicio
severo que no puede evitar? La tendencia natural, es que todo aquello que son los pilares
fundamentales de la vida personal sufre una sacudida de tal magnitud que no queda en pie ninguna
muralla que pueda traer un mínimo de seguridad.
 
     b. Un castigo intimidador (5-6)
     La segunda característica que hace estremecer la vida del que ve el castigo divino, es que este
castigo es tan severo que produce terror: "...el palacio se llena de terror..." (6 B.L.A.). El terror es
un sentimiento que apoca nuestro ánimo y nos paraliza de tal forma que nos impide buscar
alternativas de vida. El terror es producido por circunstancias o cosas que creemos superiores a
nosotros mismos y que nos hacen alejarnos de ellas por que valoramos el daño que pueden infringir
a nuestra persona. Una de las causas principales del terror es el valorar en exceso aquello que
puede ser dañado, y pensar que este daño puede resultar irreparable.
     Es por ello que al considerar el castigo divino como algo irresistible, al ver las descripciones de
este como un ejército dispuesto para derramar sangre y destruir todo cuanto encuentra a su paso; al
ver las aguas que inundan todo (alguien ha comentado que la destrucción de Nínive fue causada por
una gran inundación); es que el hombre se pone a valorar el sufrimiento que esto le supone. La
reacción natural ante el sufrimiento es ni mencionarlo, huir de él y preparar la defensa oportuna (5).
El miedo es el aliado inseparable de la derrota, el miedo es síntoma de inseguridad, el miedo es
resultado de no tener una fortaleza inalterable.
     Una reflexión para los creyentes. ¿Por qué en tantas ocasiones el miedo paraliza nuestras vidas
para no llegar ha hacer aquello que realmente debiéramos hacer, sino realizar lo más fácil? ¿Por qué
somos tan cobardes a la hora de trabajar y servir al Señor? ¿Por qué nos asusta la evangelización,
el compromiso o la alabanza pública a nuestro Señor? A veces pienso que esto se produce porque
realmente no conocemos y no hemos sido impactados de forma real por nuestro Dios quien es el
Dios Todopoderoso.
 
     c. Un castigo inalterable (7)
     La tercera realidad que hace estremecer la vida del que está expuesto ante el castigo divino es
que este castigo no puede variarse, ni detenerse. Está escrito en el calendario de Dios como algo
que no puede ser suprimido. Dios es el Dios Santo. Su carácter exige que el pecado sea juzgado de
forma tajante, por lo tanto el juicio sobre la rebelión de los hombres es una realidad que nada ni
nadie podrán alterar.
     Entender esta realidad hace que se estremezca la totalidad del ser del individuo acuciado por la
severidad del juicio de Dios, pues, tiene que reconocer que no puede pasar esta hoja de su
experiencia, que no hay nada en su vida que pueda hacer para solucionar su condición, que hay una
justicia que inevitablemente hay que satisfacer.
     Pero si esto es una realidad para la sociedad en todos los tiempos, no es menos realidad para la
iglesia, que precisa de una vez por todas reconocer que es necesario vivir vidas que reflejen la
santidad de un Dios que es santo, que se aparten de todo tipo de impiedad y que la Biblia sea su
norma de conducta y no sólo de fe. Quizá hemos enfatizado demasiado la norma de fe que es la
Biblia y nos hemos olvidado de la praxis de la misma en nuestra experiencia cotidiana, a la hora de
ser justos en todo, de no mentir en nada, de ser testigos vivos de Cristo con nuestras manos, labios
y corazones. Es hora de que el pueblo de la Biblia aprenda a vivir la Biblia que Dios ha dejado a su
pueblo.
 
                                                             Eduardo Carnero