Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 275 al 294 
AsuntoAutor
pastor Jorge Andre EONEGRIT
La Renovación de l Jorge An
La Renovación de l Jorge An
La Renovación de l Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Contextualizaci Jorge An
La Comunicación de Jorge An
La Comunicación de Jorge An
La Comunicación de Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
La Esencia de la E Jorge An
LA SALVACION (I) Jorge An
LA SALVACION (II) Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 281     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] La Contextualización de la Evangelización (I de IV)
Fecha:Jueves, 16 de Agosto, 2001  00:32:23 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

La Contextualización de la Evangelización (I de IV)
Introducción
      Contextualizar es un proceso
          dinámico donde la iglesia reflexiona en obediencia a Cristo y a su Palabra,
          para llevar a cabo su misión en el mundo en la forma más eficaz. Este
          proceso es una interacción entre el texto como la Palabra de Dios y
          el contexto como una situación específica en la cual un texto es aplicado.
          El interprete o la persona que está envuelta en este proceso de Contextualizacjón
          puede ser parte del contexto, o servir como puente entre dos contextos
          culturales diferentes.
     La Contextualización no es una opción a ser
          debatida en la iglesia, sino una necesidad fundamental a la hora de
          hacer evangelismo. Cualquier iglesia u organización para—eclesial que quiera llevar a cabo el mandato del Señor de llevar el Evangelio a otros
          y hacer discípulos, tendrá que contextualizar el texto bíblico a la
          sociedad a la cual desea alcanzar. La Contextualización es aun esencial
          para los creyentes en nuestro entendimiento del Dios que se revela a
          sí mismo en las Escrituras.
     La Encarnación del Hijo de Dios
          es el ejemplo más claro de como se traduce el texto a un determinado
          contexto histórico y social. Jesucristo, el Verbo, la Palabra de Dios
          se encarna en un judío, se identifica con una cultura y una sociedad
          determinada, y dentro de un marco histórico, aunque su vida y hechos
          transciendan más allá. En su forma de vida y enseñanzas, Jesucristo
          es el modelo perfecto de contextualización. Cada uno de sus mandamientos
          incluyen un mandamiento a contextualizar, tanto en el amar a nuestro
          vecino como en el hacer discípulos entre las naciones. Este proceso
          lo vernos claramente expuesto en las enseñanzas de los apóstoles y en
          la vida de la Iglesia del Nuevo Testamento.
     En el avance misionero de la
          iglesia primitiva, podemos observar diferentes énfasis tanto en la forma
          teológica de enfocar el mensaje, como en el método de predicación que
          el mensajero adopta para cada audiencia y situación específica. Lucas
          en el libro de los Hechos nos provee con un detallado sumario de los
          tres sermones clave del apóstol Pablo. En su mensaje dado en la Sinagoga en Antioquía de Pisidia (Hechos 13:16—41), aunque hay algunos gentiles
          temerosos de Dios presentes, es en esencia un mensaje dirigido a una
          audiencia mayoritariamente judía. Lucas más adelante nos da dos ejemplos
          de mensajes dirigidos a audiencias puramente Gentiles, a los paganos de la ciudad de Listra (Hechos 14:8—28), y un sermón específicamente
          diseñado para los intelectuales y filósofos de su día, en el Areópago
          en Atenas (Hechos 17:22—31). En cada uno de estos casos, vemos una clara
          ilustración de cómo el contexto histórico, sociológico y teológico nos fuerza inevitablemente a contextualizar la Palabra de Dios, sin que
          por ello estemos diluyendo las verdades del Evangelio. Al contextualizar,
          quitamos barreras innecesarias, y al mismo tiempo hacemos que la aplicación
          del contenido bíblico tenga el mayor impacto posible.
     Copiando del ministerio de Cristo,
          el creyente al contextualizar necesita vivir envuelto y aprender a escuchar
          a la sociedad que le ha tocado vivir. Debe revisar y estar dispuesto
          a cambiar estructuras o tradiciones, siempre y cuando estas creen barreras
          innecesarias para que el Evangelio sea lo más eficazmente predicado.
Roberto Elvira