Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 295 al 314 
AsuntoAutor
LA SALVACION (III) Jorge An
LA SALVACION (IV) Jorge An
LA SALVACION (V) Jorge An
LA SALVACION (VI) Jorge An
LA SALVACION (VII) Jorge An
LA SALVACION (VIII Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
LA SALVACION (IX) Jorge An
LA SALVACION (X) Jorge An
LA SALVACION (XI) Jorge An
LA SALVACION (XII) Jorge An
LA SALVACION (XIII Jorge An
LA SALVACION (XIV) Jorge An
LA SALVACION (XV) Jorge An
LA SALVACION (XVI) Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XIX) Jorge An
LA SALVACION (XX) Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 298     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] LA SALVACION (VI)
Fecha:Jueves, 6 de Septiembre, 2001  00:44:17 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

LA SALVACION (VI)
                  "El árbol de la vida y el río.
    Significano a Dios como Vidda para el Hombre"
 
                                                                           
 
LECTURAS:
 
     Génesis 2:9-10
     San Juan 1:4; 14:6
     San Juan 10:10; 6:57; 7:37-38
     Apocalipsis 22:1
 

B O S Q U E J O:
 
     I. El hombre puesto en el Jardín del Edén
     II. El Árbol de la Vida, en el centro del Jardín
     III. Necesidad de la Vida, para la expresión de Dios
     IV. El Árbol de la Vida, significando a Cristo
     V. El Río de Vida que calma la sed
 

I. EL HOMBRE PUESTO EN EL JARDÍN DEL EDÉN:
 
Después de que Dios creó al hombre, también planto un Jardín muy bello y puso al hombre allí. En
el Jardín había muchos arboles frutales, buenos para comer y en el centro del Jardín estaba el Árbol
de la Vida y con él, el río.
 
Fue frente a este árbol que Dios puso al hombre. En ese tiempo, ¿qué era la necesidad más grande
del hombre? ¿acaso necesitaba un empleo para ganar dinero para subsistir? NO, todo lo que él
necesitaba para vivir, había sido provisto por Dios.
 
¿Acaso le había dicho Dios al hombre que fuera buena persona o que hiciera algo bueno? NO. El
simplemente lo creó y le puso frente al árbol de la Vida, en el jardín. Para que entendamos que era
lo que más necesitaba el hombre, nosotros debemos de recordar el propósito para el cual fue
creado.
 
Él, específicamente no fue creado para que trabajara y ganara lo necesario para vivir, o para que
fuera bueno e hiciera lo bueno; él fue creado para expresar y representar a Dios, para que fuera
lleno de Su Vida, y lo que el hombre más necesitaba, era que Dios fuera su vida.
 

II. EL ÁRBOL DE LA VIDA, EN EL CENTRO DEL JARDÍN:
 
Casi todos hemos oído acerca del Jardín del Edén, pero ¿sabe usted que era lo que más sobresalía
en dicho Jardín? Puede que quizás piense que la belleza y lo placentero, pero no era eso. Lo que
más sobresalía era el Árbol de la Vida, en el centro.
 
Este árbol, significa a Cristo como vida para el hombre. El Jardín del Edén, no tan solo era un lugar
bello y hermoso, sino también un lugar donde el hombre podía recibir a Dios como vida y ser lleno
con Dios para poder cumplir el propósito eterno de Dios y satisfacer a Dios.
 
III. NECESIDAD DE LA VIDA, PARA LA EXPRESIÓN DE DIOS:
 
Aún, cuando Dios había creado al hombre a Su imagen y semejanza, era imposible para éste
hombre, que expresara a Dios sin haber recibido Su vida. Simplemente con tener la imagen y
semejanza exterior de Dios no era suficiente. Para que el hombre pueda expresar y representar a
Dios, necesitaba la vida de Dios.
 
Sin la vida de Dios, somos totalmente inútiles é incalificados para expresar y representar a Dios.
 
Una bombilla es una buena ilustración, esta hecha para expresar la electricidad por brillar, pero si la
electricidad nunca entra en ella, ella nunca cumpliría su función. Semejante es con el hombre, el
hombre es "una bombilla" para expresar a Dios, la luz divina; pero, para hacer esto, "la electricidad
divina", la Vida de Dios, debe entrar en el hombre. Aunque el hombre ha sido hecho a la imagen y
semejanza de Dios para expresarle, el hombre aún así necesita que la vida de Dios entre en él, antes
que pueda verdaderamente expresar a Dios.
 
IV. EL ÁRBOL DE LA VIDA, SIGNIFICANDO A CRISTO:
 
Si nos regresamos a la Santa Palabra, a Génesis 2:9-10, vemos que después de que Dios crea al
hombre, El no le dijo al hombre que hiciera algo bueno o que hiciera algo para poder expresarlo.
 
En vez de eso, puso al hombre frente al árbol de la vida, para que el hombre participara de Su vida,
es decir que la manera que el hombre debería tomar a Dios como vida, era comiéndolo. El Nuevo
Testamento nos dice que este árbol de vida, significa a Dios encarnado en Cristo. San Juan 1:4 nos
dice que "EN EL ESTABA LA VIDA". En San Juan 14:6 El Señor Jesús dice que Él es "EL
CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA". En San Juan 10:10, Él nos dice que El vino para que
nosotros " TENGAMOS VIDA Y VIDA EN ABUNDANCIA". En San Juan 6:57, el Señor Jesús
dijo que lo comiéramos. Estos versículos, nos muestran que el Señor Jesucristo mismo es la vida
para el hombre, como esta retratado por el árbol de la vida. ¿No es esto maravilloso? claro que sí.
Jesucristo no vino para darnos leyes por las cuales nosotros viviéramos, tampoco vino a darnos un
mejor trabajo, casa o carro. En vez de eso, El vino a darse asimismo para nosotros, para ser
nuestra vida.
 

V. EL RIÓ DE VIDA, QUE CALMA LA SED:
 
En el jardín no solo había un árbol, significando a Cristo como nuestra vida, sino también un río. En
Génesis no dice, "un rió de vida", pero en Apocalipsis 22:1 dice: "y me mostró un rió de agua de
vida". Este rió es visto a través de toda la Biblia y significa a Dios como el Espíritu alcanzándonos
como vida y calmando nuestra sed.
 

En San Juan 7:37 el Señor Jesús dijo, "si alguno tiene sed venga a mí y beba". Este versículo
demuestra que el Señor vino al hombre para ser su vida, en la misma manera que el agua calma la
sed del hombre.
A veces, usted siente que no hay nada que lo pueda satisfacer; ese era el caso en la gente de San
Juan 7: (lea San Juan 7:37 y 38). Ellos no sabían el propósito de Dios al crearlos, ni tampoco
entendían la necesidad de que Dios entrara a ellos como vida. Aun cuando ellos habían terminado
una fiesta que duraba una semana, ellos todavía tenían hambre y sed de algo más. Fue entonces que
Jesús se ofreció a ellos para satisfacerlos como bebida, trayéndoles a Dios como vida para que
ambos fueran satisfechos, Dios y el hombre.
 
HOY DÍA, DIOS TODAVÍA ESTA OFRECIÉNDOSE ASIMISMO A TODOS NOSOTROS.
TODOS NECESITAMOS VENIR A ÉL Y BEBER DE EL. AMEN.
 
                                                         Carlos E. Cruz Porras