Inicio > Mis eListas > biblia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 295 al 314 
AsuntoAutor
LA SALVACION (III) Jorge An
LA SALVACION (IV) Jorge An
LA SALVACION (V) Jorge An
LA SALVACION (VI) Jorge An
LA SALVACION (VII) Jorge An
LA SALVACION (VIII Jorge An
Mensajes anteriore Jorge An
LA SALVACION (IX) Jorge An
LA SALVACION (X) Jorge An
LA SALVACION (XI) Jorge An
LA SALVACION (XII) Jorge An
LA SALVACION (XIII Jorge An
LA SALVACION (XIV) Jorge An
LA SALVACION (XV) Jorge An
LA SALVACION (XVI) Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XVII Jorge An
LA SALVACION (XIX) Jorge An
LA SALVACION (XX) Jorge An
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Biblia
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 313     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[biblia] LA SALVACION (XIX)
Fecha:Sabado, 29 de Septiembre, 2001  21:36:06 (-0300)
Autor:Jorge Andrés Brugger <jbrugger @...net>

LA SALVACION (XIX)
                        "La Conformación"
 
LECTURAS:
 
     Romanos 6:3-5; 8:29
     Filipenses 3:10, 21
     II Corintios 3:18
     Efesios 4:20-21
     I de S. Juan 3:1,2.
 

B O S Q U E J O:
 
     I. Forma de vida, poder de vida, esencia de vida.
     II. Siendo conformados a la Imagen de Cristo.
     III. Por el crecer en vida y por los tratos en nuestro ambiente
     IV. El molde y la masa.
     V. Siendo conformados al cuerpo de la gloria del Señor.
 
I N T R O D U C C I O N:
 
Romanos 8:29 dice: "Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen
hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos".
De acuerdo a este versículo, Dios desea conformarnos a la imagen de Jesucristo. Por lo cual
debemos de entender que conformar significa "DAR UNA FORMA".
 
I. FORMA DE VIDA, PODER DE VIDA, ESENCIA DE VIDA:
 
Cada vida tiene su propia forma, por ejemplo: Un perro tiene una forma y una gallina tiene otra. El
crecimiento de cierta vida trae la forma completa de esa vida. Hoy nosotros somos hijos de Dios,
pero todavía no tenemos la forma completa, la figura del Hijo de Dios.
 
Así que, por el crecer y la transformación nosotros necesitamos ser conformados a la imagen de
Jesucristo. Eventualmente, seremos totalmente conformados a la semejanza de Cristo. Entonces
poseeremos la figura completa que proviene del poder de vida con la esencia de vida.
 
Un clavel, un pollo y un perro, todos ellos tienen cierta forma de vida de acuerdo a la esencia de su
naturaleza. Un clavel tiene la forma de un clavel, porque tiene la naturaleza de clavel.
 
La esencia del clavel se desarrolla y nos da un clavel, este clavel se forma por el poder de vida
dentro del clavel. ¡Gloria a Dios que nosotros tenemos la esencia de la vida divina y el poder de esa
vida dentro de nosotros! Este poder de vida está formando dentro de nosotros la imagen del Hijo
de Dios. Através de este funcionar de forma con el poder de vida, nosotros seremos conformados
a la imagen de Jesucristo.
 
II. SIENDO CONFORMADOS A LA IMAGEN DE CRISTO:
 
Hemos sido predestinados por Dios, para ser conformados a la imagen de Cristo. Un día, nosotros
seremos como Él es por dentro y por fuera. Primero: Cristo murió para tener cuidado de nuestro
problema objetivo ante Dios. Segundo: Él nos regenero con la vida divina por el Espíritu dador de
vida. Tercero: Él nos esta santificando con su naturaleza santa. Cuarto: El nos esta transformando
de una persona vieja a una nueva. Quinto: La esta conformándonos a Su propia imagen. ¡QUE
SALVACION MARAVILLOSA!
 

III. POR EL CRECER EN VIDA Y POR LOS TRATOS EN NUESTRO AMBIENTE:
 
La vida que La ha puesto dentro de nosotros crece, mientras crece, nos santifica y nos transforma.
Mientras estamos siendo transformados, nosotros estamos siendo conformados internamente a Su
imagen. En el lado de afuera, nosotros estamos sufriendo, pero dentro de nosotros el Espíritu esta
trabajando.
 
Mientras oramos e invocamos el nombre del Señor, le tocamos y Él nos conforma un poquito más a
Su imagen.
 
IV. EL MOLDE Y LA MASA:
 
El primogénito Hijo, es el prototipo (el primero de esa clase) y nosotros somos la reproducción
masiva. Cristo es el modelo, molde, y patrón. Dios nos ha puesto a todos dentro de Él para que
nosotros seamos conformados a Su Imagen, a la imagen de Su primogénito.
 
Eventualmente todos nosotros, seremos conformados al molde. A veces cuando las hermanas
hacen pasteles, ellas ponen la masa en el molde y por ser puesta dentro del molde, la masa asume el
patrón é imagen del molde.
 
Además de eso, la masa también debe ser horneada para que ella lleve el patrón del molde sin
ningún cambio. (Si la masa pudiera hablar, probablemente lloraría y diría: "señora tenga misericordia
de mí, no aplique tanta presión por favor quite sus manos de mí". Sin embargo, la señora le
contestaría, "si quito mis manos de usted", ¿cómo podría usted caber en el molde? querida masa,
después que le moldee le tengo que poner en el horno. Usted piensa que la presión es mucho
sufrimiento para usted, pero usted también necesita ser cocinada. Después de que usted
experimente buena presión y fuego, llevará la forma del molde permanentemente).
 
Asimismo, Cristo el primogénito entre muchos hermanos, el primogénito de Dios, el prototipo, el
patrón, es el molde y nosotros somos los pedazos de la masa. Todos hemos sido puestos en el
molde, (Cristo) y ahora estamos siendo moldeados por la mano de Dios. A través de la situación
externa, los tratos de nuestro ambiente, y el trabajo interno del Espíritu, nosotros seremos
conformados a la imagen de Jesucristo.
 
V. SIENDO CONFORMADOS AL CUERPO DE LA GLORIA DE CRISTO.
 
Cuando éste proceso es efectuado, nuestro cuerpo será conformado al cuerpo de la gloria del
Señor (Filipenses 3:21). Ese será el último gran paso de la conformación.
 
En ese tiempo, nosotros seremos como Él, interna y exteriormente, esto será el cumplimiento del
propósito eterno de Dios. Seremos el hombre corporativo a Su imagen para expresarle y con Su
semejanza, Su autoridad para representarle en la eternidad.
 
                                                         Carlos E. Cruz Porras