Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1001 al 1030 
AsuntoAutor
FUNCIONANDO PLENAM Gladys E
Amémonos Gladys E
Fw: no te quiero m Gladys E
EL CLAVE BIEN TEMP marias c
Las mujeres... Gladys E
VALORANDO LO CERCA Armando
RELAJA LOS DEDOS Armando
ser amargado no es marias c
carta de FRIDA marias c
LAS DOS COSAS JUN Armando
DECLARA EL DIA F Armando
ELOGIO AL DESORDEN marias c
AMOR SE ESCRIBE SI marias c
Dar cumplimiento Armando
PENSANDO COMO ANI Armando
->CASI LA MITAD DE Néstor A
MEDITA SOBRE LA B Armando
Y EL MUDO ROMPIO Armando
HOJA EN ARRULLO marias c
MUJER DE PALABRA marias c
PASEA POR PLACER Armando
LOS MEDIOCRES marias c
MATALAS marias c
No hay otros más Armando
ECOFRASES Gladys E
ECOFRASES Gladys E
->20 consejos salu =?utf-8?
EL AHORA Armando
HACER LO QUE HAY Q Armando
UN ERROR DEL DIC Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1032     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Y EL MUDO ROMPIO A HABLAR
Fecha:Jueves, 15 de Marzo, 2007  15:47:55 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

Y el mudo rompió a hablar.

 

 

Lc 11,14-23):   En aquel tiempo, Jesús estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios». Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero Él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?, porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos. El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama».

 

Jesús, alguien que lucha contra el mal. No es inmune ni pasivo. Donde está el mal, allí está El ejerciendo una acción en su contra, para poner el bien y que las cosas sigan su ritmo y su orden. Tanto en las personas como en las estructuras.

 

Argumenta a sus enemigos con principios de orden natural. Por regla general, no usa de métodos o dialécticas extraordinarias: "Todo reino dividido contra si mismo quedará destruido". Es decir, nadie tira piedras contra su propio tejado.

 

Desde esa dinámica ayuda a reflexionar a los demás: "Si yo lo hago por Satanás, ¿por quién lo hacen sus hijos?". Mírense a si mismos, antes que nada.

 

Es seguro de si mismo, pero porque confía en una fuerza superior que le da esos motivos para actuar : "Si por el dedo de Dios expulso yo a los demonios, es que ha llegado el Reino de Dios".

 

Nosotros, en nuestro actuar y para buscar motivaciones fuertes, buscamos señales, necesitamos de ellas y en ocasiones hasta las pedimos. La única señal es sentirse fuerte por dentro. Y esa la da el propio Jesús: "El que no está conmigo, está contra mí". Alianza fuerte e íntima con El. Esa será la señal de nuestro sentir y de nuestro hacer, porque "el que no recoge conmigo, desparrama".

 

Sin embargo, en ocasiones, nuestra actitud es la desconfianza, los recelos, ponerlo todo en duda tanto su Palabra como las acciones de los demás. Como aquellos que de mal pensados se pasaban: "Por Satanás expulsa ese a los demonios".

 

Y en las desconfianzas que originamos con aquellos que nos rodean en la sociedad dividimos más que unimos. Hoy más que nunca, también en la acción de cambio social, se necesitan unir fuerzas :"Todo reino dividido, quedará destrozado".

 

O también puede ocurrir que, hoy como antes, el demonio nos haga mudos. Y entra en nosotros disfrazado de prudencia, de paciencia, de saber esperar, de buscar oportunidades con el fin no solo de que nos callemos cuando tenemos que hablar sino también de acallar nuestra conciencia.

 

Cuando Jesús intervino el mudo empezó a hablar, al igual que ocurrió en otro hecho similar del Evangelio en el que también parece que hablaba alabando a Dios.

 

Apoyar lo bueno, denunciar lo denunciable son señales de que no estamos mudos, de que el demonio del silencio no se ha apoderado de nosotros. Pues parece que no hay términos medios: “el que no está conmigo, está contra mí”.

 

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

15 03 07