Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1001 al 1030 
AsuntoAutor
FUNCIONANDO PLENAM Gladys E
Amémonos Gladys E
Fw: no te quiero m Gladys E
EL CLAVE BIEN TEMP marias c
Las mujeres... Gladys E
VALORANDO LO CERCA Armando
RELAJA LOS DEDOS Armando
ser amargado no es marias c
carta de FRIDA marias c
LAS DOS COSAS JUN Armando
DECLARA EL DIA F Armando
ELOGIO AL DESORDEN marias c
AMOR SE ESCRIBE SI marias c
Dar cumplimiento Armando
PENSANDO COMO ANI Armando
->CASI LA MITAD DE Néstor A
MEDITA SOBRE LA B Armando
Y EL MUDO ROMPIO Armando
HOJA EN ARRULLO marias c
MUJER DE PALABRA marias c
PASEA POR PLACER Armando
LOS MEDIOCRES marias c
MATALAS marias c
No hay otros más Armando
ECOFRASES Gladys E
ECOFRASES Gladys E
->20 consejos salu =?utf-8?
EL AHORA Armando
HACER LO QUE HAY Q Armando
UN ERROR DEL DIC Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1057     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Se acerca a los que sufren
Fecha:Martes, 20 de Marzo, 2007  14:13:45 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 

 



 

Se acerca a los que sufren

 

San Juan 5,1-3.5-16.

Después de esto, se celebraba una fiesta de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.
Junto a la puerta de las Ovejas, en Jerusalén, hay una piscina llamada en hebreo Betsata, que tiene cinco pórticos.
Bajo estos pórticos yacía una multitud de enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados, que esperaban la agitación del agua.
Había allí un hombre que estaba enfermo desde hacía treinta y ocho años.
Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: "¿Quieres curarte?".
El respondió: "Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes".
Jesús le dijo: "Levántate, toma tu camilla y camina".
En seguida el hombre se curó, tomó su camilla y empezó a caminar. Era un sábado,
y los judíos dijeron entonces al que acababa de ser curado: "Es sábado. No te está permitido llevar tu camilla".
El les respondió: "El que me curó me dijo: 'Toma tu camilla y camina'".
Ellos le preguntaron: "¿Quién es ese hombre que te dijo: 'Toma tu camilla y camina?'".
Pero el enfermo lo ignoraba, porque Jesús había desaparecido entre la multitud que estaba allí.
Después, Jesús lo encontró en el Templo y le dijo: "Has sido curado; no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán peores cosas todavía".
El hombre fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado.
Ellos atacaban a Jesús, porque hacía esas cosas en sábado.

…………………………………..

 

Jesús sube a Jerusalén. Sabe que allí va a tener dificultades y problemas, pero no los evade. Les hace frente, los encara. No pacta con los problemas.

 

Y se acerca a la gente, pero de forma especial a los que más sufren y más problemas tienen: enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados. 

 

Jesús se hace el encontradizo. Se acerca como “por casualidad” y le pregunta lo que ya sabía, mandándole hacer lo que estaba prohibido en sábado.

 

Su acercamiento es por su interés hacia ellos. No solo ve sus problemas, intenta buscarle una solución: -"¿Quieres curarte?.

 

Y acompaña al hombre enfermo. No podía hacerlo solo. Lo que necesitaba era alguien que le echara una mano.

 

Jesús es solidario y ayuda y colabora, incluso en contra de las leyes. Era sábado, y no se podía hacer un movimiento físico que supusiera algo de trabajo. Pero ya El lo advirtió en alguna ocasión: "Las leyes están para los hombres y no al revés, el sábado es para el hombre y no el sábado para el hombre" .

 

En más de una ocasión aprovechó el sábado para sus milagros. Toda una lección muda para nosotros. Pues es una manera de decirnos que por encima de la ley está la misericordia. Lo dicen también los diez mandamientos que, como sabemos, los resumió en dos.

 

NO es tampoco que Jesús despreciara la ley, sino que “al César lo que es del César”.  

No alardea de su bondad, no va presumiendo y buscando aplausos. "El enfermo ignoraba quien lo había curado, porque Jesús había desaparecido entre la multitud que estaba allí".

 

Eso sí, ayuda y exige. Al contacto con Jesús, debemos cambiar. Si el contacto es sincero, se ha de producir el cambio: "no vuelvas a pecar, de lo contrario…".

 

20 03 07

María Consuelo Mas y Armando Quintana