Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1008 al 1037 
AsuntoAutor
ser amargado no es marias c
carta de FRIDA marias c
LAS DOS COSAS JUN Armando
DECLARA EL DIA F Armando
ELOGIO AL DESORDEN marias c
AMOR SE ESCRIBE SI marias c
Dar cumplimiento Armando
PENSANDO COMO ANI Armando
->CASI LA MITAD DE Néstor A
MEDITA SOBRE LA B Armando
Y EL MUDO ROMPIO Armando
HOJA EN ARRULLO marias c
MUJER DE PALABRA marias c
PASEA POR PLACER Armando
LOS MEDIOCRES marias c
MATALAS marias c
No hay otros más Armando
ECOFRASES Gladys E
ECOFRASES Gladys E
->20 consejos salu =?utf-8?
EL AHORA Armando
HACER LO QUE HAY Q Armando
UN ERROR DEL DIC Armando
LA SEGURIDAD DE QU Armando
->DAR Y RECIBIR / Néstor A
como vivimos la au marias c
EL LAGO DE LOS CIS marias c
LA GRATITUD Armando
LA GRATITUD Armando
el despertar marias c
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1015     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] FUNCIONANDO PLENAMENTE
Fecha:Lunes, 12 de Marzo, 2007  08:12:55 (-0300)
Autor:Gladys Enciso <gladysenciso @..........ar>

 

FUNCIONANDO PLENAMENTE

La persona que funciona plenamente tiene un sentido muy profundo de espiritualidad. Sabe que su calidad de persona y el mundo en el que vive, no se pueden explicar o comprender solamente a través de la experiencia humana.

Sabe que debe ir más allá de sí misma y de su limitada realidad. Sabe que debe dar el "salto".

Posee una inexplicable sensación de algo más…

     Siente que existe un intelecto operativo mayor que el suyo, aunque no encuentre palabras para nombrarlo.

 Está consciente de un gran diseño incesantemente operativo, en el cual todo es compatible y sin contradicciones.

     La vida ofrece pocas explicaciones: No podemos estar seguros del verdadero significado de la vida, de la fuente de la misma, ni de la vida después de la ésta. Solamente nosotros podemos aceptar con fe o elegir la nada.

     La espiritualidad, la fe, y el misterio, son inherentes a cada aspecto de la vida.

     Estar en contacto con la naturaleza, experimentar plenamente su hechizo, saber como trabajan las cosas que llamamos inanimadas…, es sumergirse en la divinidad de todo lo que vemos.

     Nunca he podido dar por naturales, las cosas comunes y todavía tiemblo de emoción, cuando marco un número telefónico directo al otro lado del país, o del mundo y escucho la voz de la persona diciendo "hola"…

El hecho de que al apretar un botón, se produzca calor, frío, música... es algo que no deja de admirarme.

     El plantar una semilla y que ésta se convierta en flor, el enseñar algo que pasa a ser parte de otro, el intercambio de una sonrisa… son para ejercicios espirituales continuos.

     La gran variedad de alimentos a nuestra disposición, me maravillan también. 

Admiro el hecho de que cada alimento tenga su sabor, cada ser vivo sus propias características y cada mañana y cada anochecer; su propia música.

Es palpable que no es el mundo el que está vacío y falto de magia, si no nosotros.

    La magia no es prerrogativa única del hechicero.

Cada uno de nosotros tiene el poder de conjurar y desencantar.

 Somos creadores del misterio de la vida cada día.

Los secretos yacen debajo de cada árbol, en cada insecto, en cada pensamiento…

     Las plantas florecerán, nos interesemos por ellas o no.

Todos los alimentos tendrán diferentes sabores, aunque no los probemos.

 Siempre habrá magníficos amaneceres y atardeceres, aunque no nos movilicemos a ver ninguno.

El espíritu de cada persona y cada cosa, está presente aunque estemos demasiado dormidos para sentirlo o neguemos su existencia.

     La espiritualidad abarca una conciencia de todo lo que hay y una apertura a lo que no se ve. Es esa fortaleza e intrepidez nuestra que nos permite trascender la fisicalidad y trascendernos a nosotros mismos.

El individuo que funciona plenamente, sabe que la magia del espíritu es la que mueve la vida, la que erradica el aburrimiento y eleva la existencia más allá del espacio y tiempo.

     Una persona que funciona plenamente, se embelesa ante una naranja y se extasía ante una brizna de hierba.

Funcionar plenamente es estirar la mano con absoluta confianza y tocar la Grandeza en todas las cosas.