Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1038 al 1067 
AsuntoAutor
LO NATURAL Y LO Armando
PENSAMIENTOS DE CO Armando
EL CARACOL AZUL Armando
MADAME BUTTERFLY marias c
mejor HABLEMOS DE marias c
Se acerca a los q Armando
LAS OBSESIONES marias c
EMPIEZA POR LO CR Armando
DEBILIDADES marias c
BODAS DE SANGRE marias c
NO TODO EN LA VID Armando
LA PRIMAVERA Armando
CONTROLA SOLO LO Armando
EL CASCANIECES marias c
NO NOS PREDIQUEMOS Armando
VISION CLARA-OBJET Gladys E
ACEPTARSE Armando
cuentos para regal marias c
La gente estaba l Armando
VIVIR CON LOS OTRO Armando
REFLEXIONES DEL CI marias c
PROFESION :LECTOR marias c
NO CRITIQUES Armando
Y nosotros, ¿qué p Armando
LA HABITACION VACI marias c
)_ REGALOS Armando
NO DEJES PASAR L Armando
TIRAR LAS PIEDRAS Armando
Temperamentos EL marias c
UNA LISTA DE AMO Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1026     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] ELOGIO AL DESORDEN
Fecha:Miercoles, 14 de Marzo, 2007  09:42:11 (-0300)
Autor:marias carla sobral <mariascarlas @.........ar>

En el infinito no arden las cosas, en el infinito las cosas permanecen...

 
Elogio al desorden
María Farber.

Aunque haya organizadores de zapatos hasta dentro del placard, no faltan los que salen a defender las cualidades del desorden. Argumentan que es una muestra de creatividad y que los desorganizados ganan los mejores sueldos.

 




Es paradójico, pero se va organizando: el movimiento contra la hiperorganización, inesperadamente está poniendo en orden una serie de ideas en defensa de eso que tantos llevamos dentro: el desorden. Lo interesante es que no sólo hacen apología del caos (del bueno, eso ya se va a explicar), sino que también atacan abiertamente a los cada vez más numerosos fanáticos de la organización, a sus métodos y herramientas de optimización del tiempo y los recursos que, en definitiva, dicen, son una pérdida de tiempo y recursos. Para los apologistas del desorden, los escritorios caóticos son signo de creatividad y agilidad mental, los dueños de roperos a punto de estallar son mejores padres y concretamente: los desorganizados son, al final, los que se llevan los mejores sueldos.

Por empezar, los defensores de lo que para algunos es indefendible, tienen bibliografía. Por ejemplo,
El desorden perfecto: los beneficios ocultos del desorden, Cómo roperos repletos, oficinas revueltas, y planes sobre la hora hacen del mundo un lugar mejor  .No es chiste.  Los esfuerzos de organización tienden a cerrar los sistemas a lo azaroso, a las influencias inesperadas que pueden conducir a los grandes avances. Por eso recomiendan a las empresas desechar los planes estratégicos a largo plazo y renunciar al control de ciertos procesos. En síntesis: que los sujetos y las empresas moderadamente desordenados pueden ser más eficientes, robustos y creativos que los obsesivos por el orden".

Los desordenados tienen adeptos y defensores de lo más sorprendentes: uno de ellos es, Arnold Schwarzenegger, con su estridente eslogan mess for success (desorden para el éxito) asegura que no sigue una agenda diaria. Pero también se suma a las filas el
rabino Irwin Kula, desordenado militante y autor de "Yearnings: embracing the Sacred Messiness of Life". Kula no es el típico rabino, si de algo vale la aclaración, y opina: "el orden puede ser profano y reducir la vida. Si nunca tuviste la cocina desordenada, probablemente nunca tuviste una comida hecha en casa. La vida real es muy desordenada, pero necesitamos tener modelos acerca de cómo funciona ese desorden". Después de todo. vivir no es fácil, ¿por qué debería ser ordenado?

"Es perseguir una ilusión pensar que cualquier organización –sea una familia o una corporación- puede deshacerse completamente del desorden bajo ningún fundamento consistente", dijo a
The New York Times Jerrold Pollak, neuropsicólogo del Seacoast Mental Helth Center, cuyo trabajo consiste en ayudar a la gente a tolerar el desorden inherente de sus vidas. "La organización total es un intento fútil de negar y controlar lo impredecible de la vida", sentencia.

Pero más allá de los análisis sutiles, la lectura cae simpática a los desordenados del mundo, perseguidos
en la infancia y la adolescencia por los padres, en la adultez por el cónyuge, ahora estos buenos muchachos dicen: "ser desordenado no es necesariamente algo malo". Ser organizado y mantener ese orden en los diferentes aspectos de nuestra vida consume más tiempo y dinero que vivir con un grado moderado de desorden.


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!