Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1038 al 1067 
AsuntoAutor
LO NATURAL Y LO Armando
PENSAMIENTOS DE CO Armando
EL CARACOL AZUL Armando
MADAME BUTTERFLY marias c
mejor HABLEMOS DE marias c
Se acerca a los q Armando
LAS OBSESIONES marias c
EMPIEZA POR LO CR Armando
DEBILIDADES marias c
BODAS DE SANGRE marias c
NO TODO EN LA VID Armando
LA PRIMAVERA Armando
CONTROLA SOLO LO Armando
EL CASCANIECES marias c
NO NOS PREDIQUEMOS Armando
VISION CLARA-OBJET Gladys E
ACEPTARSE Armando
cuentos para regal marias c
La gente estaba l Armando
VIVIR CON LOS OTRO Armando
REFLEXIONES DEL CI marias c
PROFESION :LECTOR marias c
NO CRITIQUES Armando
Y nosotros, ¿qué p Armando
LA HABITACION VACI marias c
)_ REGALOS Armando
NO DEJES PASAR L Armando
TIRAR LAS PIEDRAS Armando
Temperamentos EL marias c
UNA LISTA DE AMO Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1038     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] No hay otros más importantes
Fecha:Viernes, 16 de Marzo, 2007  14:16:16 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 


 

No hay otros más importantes

Mc 12,28b-34):  En aquel tiempo, uno de los maestros de la Ley se acercó a Jesús y le hizo esta pregunta: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?». Jesús le contestó: «El primero es: 'Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas'. El segundo es: 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo'. No existe otro mandamiento mayor que éstos».

Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios». Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.

 

         Cuando las cosas se dicen claramente, no parecen necesitar interpretaciones. Es el caso de este texto evangélico.

 

         Todo se reduce a dos cosas que son las verdaderamente importantes y necesarias: Amar a Dios con todo tu corazón y al prójimo como a ti mismo.

 

         En eso además parecen coincidir todas las grandes religiones: deberes para con Dios y deberes para con el prójimo. Algo que nos une y que, hoy más que nunca, se debería potenciar.

 

         Si acaso algo que casi he descubierto ya siendo bastante mayor. El amor al prójimo que Jesús nos señala tiene un parangón: como a ti mismo. Es decir, que nos enseña también a amarnos a nosotros mismos. De tal forma que parece que si no nos queremos a nosotros, es difícil que podamos querer a los demás.

 

         Sí. Siempre se nos había enseñado este mensaje, pero nunca nos enseñaron cómo querernos a nosotros mismos.

 

         Y nadie se atrevía a hacerle más preguntas. Pero es que está más claro que el agua limpia y cristalina.  

 

Así que, teniéndolo claro, podemos sacar la conclusión de que “no estamos lejos del Reino de Dios”. Gracias a El, le hemos conocido y por eso intentamos amarle con toda la mente y con todas las fuerzas, a pesar de nuestra fragilidad, y bien que lo sabe El.

 

También, mirándonos a los seres humanos con optimismo, podemos decir que también nosotros somos capaces de amar a los hermanos así, sin regatear sacrificios, aunque a veces se nos asome el egoísmo, el cansancio de hacer el bien, o, incluso, el afán de la revancha.

 

Eso sí: lo que nos llama la atención del texto es que el escriba no dijera que estuviera haciendo aquello, que amara a Dios y al prójimo tal como Jesús explicaba. Solo dijo que estaba de acuerdo. Y, sin embargo, Jesús, “viendo que le había contestado con sensatez”, le respondió asegurándole que no estaba lejos del Reino de Dios.

 

        

Así pues, esto nos anima mucho más: También nosotros, Señor, podemos contestar como el escriba, entendemos tu doctrina, estamos de acuerdo con tus instrucciones, sabemos cómo quieres que sea nuestro amor a Ti y a las personas, pero te decimos algo mas: Necesitamos tu ayuda para poder amar así.

 

         María Consuelo Mas y Armando Quintana

16 03 07