Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1061 al 1090 
AsuntoAutor
Y nosotros, ¿qué p Armando
LA HABITACION VACI marias c
)_ REGALOS Armando
NO DEJES PASAR L Armando
TIRAR LAS PIEDRAS Armando
Temperamentos EL marias c
UNA LISTA DE AMO Armando
EL PRIMER ANUNCIO Armando
Temperamento marias c
Temperamentos marias c
SIMPLIFICA Armando
Y muchos creyeron Armando
Temperamentos marias c
temperamentos marias c
MODELO marias c
la rara gratitud marias c
DE MI JARDÍN INT Armando
Coherente hasta Armando
COMO EL AGUILA marias c
¿ y si dejamos de marias c
Re: COMO EL AGUILA prosalud
- LA VENGANZA Armando
clamor de veterano marias c
RECURRE A LA EDU Armando
-No culpes a nadi Armando
UN DIOS CERCANO Armando
Resolver un probl Armando
Por sus obras les Armando
Seguir a Jesús c Armando
DIOS ESTA PRESENT Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1058     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] LAS OBSESIONES
Fecha:Martes, 20 de Marzo, 2007  09:46:32 (-0300)
Autor:marias carla sobral <mariascarlas @.........ar>

Las obsesiones nunca son magníficas

Otelo fue destruido por una obsesión. Permitió que Yago plantara la semilla de la duda en su mente con respecto a la fidelidad de Desdémona. La semilla creció hasta convertirse en una obsesión devastadora. Otelo se vio conducido a asesinar a su inocente esposa, aquello que más amaba en el mundo.
La obsesión es un hábito emocional dañino. Aumenta  desproporcionadamente la
importancia de una persona, un objeto o una experiencia y de paso destruye nuestro criterio.
La obsesión puede ocupar una parte irracional de nuestras horas activas.
Crece como una planta gigante, ocupando el cerebro y eliminando los buenos pensamientos. Algunas personas viven obsesionadas por la culpa. Noche y día reflexionan sobre cierta ofensa- real o imaginaria- que infligieron a alguna persona. En casos extremos, algunas personas están dispuestas a ofrecer su vida entera por un amor frustrado.
Con frecuencia, la obsesión comienza de manera natural: una mujer se enamora de un hombre. Piensa en él constantemente, tiene fantasías con respecto a él. Sus sueños la hacen feliz. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, comienza a cernirse una sombra oscura sobre sus pensamientos. Las ilusiones románticas se convierten en una obsesión devastadora. En lugar de pensar:
¿No sería hermoso que José y yo pasáramos la luna de miel en Ischia?, piensa: ¿y si José me abandona? ¡Moriría sin él!.
En el fondo de casi todo mal hábito emocional se halla un pensamiento equivocado. Cuando nos obsesionamos con una persona o con una situación, estamos pensando de forma errónea. En las obsesiones, el error es la distorsión. Aumentamos de forma desproporcionada el objeto de nuestra obsesión. La cola emocional comienza a mover al perro. Y el primer paso para romper con este mal hábito emocional consiste en hacer que el objeto de la obsesión recobre su tamaño normal.
¿Cómo podemos romper con este mal hábito?
Haz algo que te exija concentración, que te haga pensar. En otras palabras, fuerza tu mente a que no utilice su energia alimentando tu obsesión y a que la desplace a otra tarea.
Si estás en la cama y no podes dormir a causa de tu obsesión, llama a un amigo, siempre y cuando no sea muy tarde. Cuéntale lo que te está molestando. Tu amigo no necesariamente te dará una respuesta. Sin embargo, el mero hecho de hablar del problema, escuchar tus palabras en voz alta tal vez te demuestre cuánto has estado exagerando. Hablar de ello puede proporcionarte una cierta distancia. Hablando con un amigo desaparece la idea de que estás solo luchando con tus demonios.
Quizás este consejo es más fácil de seguir para las mujeres que para los hombres. Las mujeres están más dispuestas a exponer sus sentimientos, sus miedos y fracasos ante otra mujer. En cambio, para los hombres estas confesiones huelen a debilidad. Es una lástima, porque nadie es nuestro amigo hasta que no nos hayamos revelado tal como somos.
Tambien podemos imponernos "El estatuto de limitaciones" ¿Cómo?
Establece un límite de tiempo para tu obsesión. Puedes decirte a ti mismo:
"Hoy la obsesión durará quince minutos sin interrupción. Dedicaré quince minutos a la obsesión pura. Al cabo de este tiempo bajaré el telón. Se acabó el tiempo. Es hora de hacer algo: de jugar tenis, de ponerme al día con el trabajo, o de limpiar el coche. Ha expirado el estatuto de limitaciones"
Pensemos que una obsesión es como un globo que se nos hubiera metido en la cabeza. Lo hemos inflado tanto que ocupa más espacio del que debe. Deja fuera otros problemas en los que deberíamos estar pensando. ¿Qué podemos hacer? Pues desinflar la obsesión y devolverle su tamaño normal.
"Deja que la obsesión muera de hambre. Busca distracciones positivas que te ocupen la mente y ahoguen la obsesión"


de Penelope Russianoff

Cuando estamos obsesionados no existe otro pensamiento que aquello que nos obsesiona. Nada desplaza ni quita nuestra atención de esa persona, cosa o experiencia que como un gran eje nos lleva a girar a su alrededor. Como una calesita damos vueltas y vueltas... Nuestro humor no es el mejor... Nuestras fuerzas están debilitadas... Dejamos de lado muchas cosas importantes...
Nuestras obsesiones pueden hacer que perdamos minutos, días, semanas, meses de nuestra vida sin darnos cuenta.
Y un día cuando al fin logramos sanarnos comprendemos que perdimos un tiempo precioso de nuestras vidas por algo que deberíamos haber curado, frenado, eliminado a tiempo.
Hablemos con nuestros amigos, muchas veces un amigo tiene la llave que nos permite detener esa calesita que sigue girando sin parar .
Hagamos un contrato con nosotros cuyas clásulas respetemos todos los días y cuando notemos que la calesita empieza a girar pongamos un tiempo para bajarnos y seguir con nuestras ocupaciones, con nuestra vida.
Busquemos fijar nuestra atención en otras cosas que nos resulten agradables.
Podemos escribir, chatear, hacer crucigramas, salir, pasear, disfrutar, ir al cine o simplemente hacer algo que nos distraiga.
Quizás nos cueste al principio pero luego a medida que vamos trabajando para mejorar nuestro interior podremos ver la calesita girando y decidir si nos subimos o preferimos ocupar nuestros pensamientos y nuestro tiempo en aquellas cosas que nos hacen crecer y no en las que nos detienen y nos privan de seguir disfrutando nuestra vida.


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!