Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1081 al 1110 
AsuntoAutor
Re: COMO EL AGUILA prosalud
- LA VENGANZA Armando
clamor de veterano marias c
RECURRE A LA EDU Armando
-No culpes a nadi Armando
UN DIOS CERCANO Armando
Resolver un probl Armando
Por sus obras les Armando
Seguir a Jesús c Armando
DIOS ESTA PRESENT Armando
CAMPOS ESTERILES Armando
DOMINGO DE RAMOS: Armando
Si quieres cosech Armando
Jesus valora la a Armando
Nunca estás solo Armando
CADA DIA Armando
COMO EN LA VIDA M Armando
-EL PRINCIPIO DE Armando
Los cinco minutos Armando
MENSAJE EN UNA BOT marias c
AHORA MISMO Armando
Ya queda poco Armando
EL GOCE DIFERENTE marias c
AMAR , SIN PALABR Armando
Buen dia!!!!!!!!! Armando
nunca te rindas SI Armando
Pascua: Para un t Armando
: AUNQUE NO LO CRE Armando
DEJARNOS TOCAR P Armando
: EL SILENCIO... Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1102     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Por sus obras les conocerán
Fecha:Viernes, 30 de Marzo, 2007  10:42:59 (+0200)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

Por sus obras les conocerán

 

Juan 10,31-42: En aquel tiempo, los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?». Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios». Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: 'Yo he dicho: dioses sois'? Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios —y no puede fallar la Escritura— a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: 'Yo soy Hijo de Dios'? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre». Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado antes bautizando, y se quedó allí. Muchos fueron donde Él y decían: «Juan no realizó ninguna señal, pero todo lo que dijo Juan de éste, era verdad». Y muchos allí creyeron en Él.

 

 

Jesús enseña pero también testimonia lo que dice con sus obras. Por eso se atreve a encarar a los que quieren apedrearle diciéndoles: "Les he mostrado muchas obras buenas del Padre. ¿Por cuál quieren apedrearme?". "Si no hago las obras de mi Padre no me crean, pero si las hago crean por las obras"

 

Sus argumentos de defensa ante los demás no vienen de si mismos, no se escuda en su propia persona, en su valer, sino en lo que está ya dicho en la Escritura.

 

Sus obras ponen a unos nerviosos, porque en el fondo no tienen argumentos contra El. Solo la soberbia de no aceptar la realidad tal como viene. Persisten en la misma actitud de considerar, en sus ideas y prejuicios, a un Dios lejano que no puede acercarse a la vida y a la historia de la gente.

 

Le ven como a un hombre, y no pueden aceptar la verdad de que es el Hijo de Dios. Ni pueden ni, sobre todo, quieren. Y además su predicación es no solo una réplica a sus doctrinas sino también a sus estilos y modos de vivir.

 

Jesús es valiente. Sabe que con esa afirmación suya está firmando su sentencia de muerte. Pero El es la Verdad, y nos ha dicho en más ocasiones que ha venido a dar testimonio de ella, y, consecuentemente, se mantiene en sus palabras.

 

Pero a otros les hace cambiar de vida. Por eso "muchos allí creyeron en El".

 

Entre esos muchos estamos también nosotros en los días y tiempos que nos toca vivir. Por un regalo que se nos ha dado tenemos también una Verdad que defender, predicar y dar testimonio de ella, no solo con nuestras palabras sino sobre todo con nuestras obras. Aunque ello, incluso en los medios más cercanos a nosotros mismos, nos pueda traer problemas.

 

Es una reflexión que nos viene del Evangelio hoy viernes, tradicionalmente llamado como Viernes de Dolores. Tenemos también su ejemplo: Ella, la Madre, siguió valientemente a su Hijo, tragándose el rechazo y la humillación, pues sabía a quien seguía.

 

30 03 07

María Consuelo Mas y Armando Quintana