Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1091 al 1120 
AsuntoAutor
CAMPOS ESTERILES Armando
DOMINGO DE RAMOS: Armando
Si quieres cosech Armando
Jesus valora la a Armando
Nunca estás solo Armando
CADA DIA Armando
COMO EN LA VIDA M Armando
-EL PRINCIPIO DE Armando
Los cinco minutos Armando
MENSAJE EN UNA BOT marias c
AHORA MISMO Armando
Ya queda poco Armando
EL GOCE DIFERENTE marias c
AMAR , SIN PALABR Armando
Buen dia!!!!!!!!! Armando
nunca te rindas SI Armando
Pascua: Para un t Armando
: AUNQUE NO LO CRE Armando
DEJARNOS TOCAR P Armando
: EL SILENCIO... Armando
CUANDO NO NOS GUST marias c
Pascua: el paso d Armando
ARGENTINO... Armando
Raleluya......... Armando
CUMPLIR CON EL DEB Armando
Avisen a los dem Armando
) NO TE DEJES VENC Armando
Teresa Rodriguez - marias c
TODOS SOMOS MARIA Armando
Cuando... Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1111     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] COMO EN LA VIDA MISMA
Fecha:Martes, 3 de Abril, 2007  15:38:32 (+0200)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

Como en la vida misma

 

 

Jn 13,21-33.36-38):  En aquel tiempo, estando Jesús sentado a la mesa con sus discípulos, se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará». Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando». Él, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?». Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar». Y, mojando el bocado, le toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto». Pero ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía. Como Judas tenía la bolsa, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta», o que diera algo a los pobres. En cuanto tomó Judas el bocado, salió. Era de noche.

Cuando salió, dice Jesús: «Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él. Si Dios ha sido glorificado en Él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto. Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros». Simón Pedro le dice: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde». Pedro le dice: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti». Le responde Jesús: «¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces».

 

Jesús siente y padece como los humanos. La tristeza también le embarga. "Se turbó en su interior y les dijo que uno de ellos le iba a entregar".

 

Y como uno con todos los amigos tiene detalles de confianza más con uno que con otros. A Pedro le confía quién es el traidor.

 

Al igual sabe que más tarde o más temprano se la van a hacer. Por eso sale y se enfrenta a los que no le son fieles: "Lo que vas a hacer, hazlo pronto". Pero tampoco lo publica al resto de gente: "Ninguno de los comensales entendió por qué se lo decía, y algunos pensaban salía a comprar algo pues era el tesorero".

 

A sus cercanos les dice la verdad para que estén preparados como El lo está: "Poco tiempo voy a estar con ustedes. A donde yo voy, no podrán venir".

 

Sabe también de la debilidad de los suyos y confía en ellos a pesar de sus limitaciones. A Pedro le dice: "¿qué darás tu vida por mí?. No cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces".

 

Sus discípulos entre ellos comentan lo que puede pasar, hacen corrillos: Pregúntale tú que tienes más confianza. Lo mismo que en la vida de cualquier ser humano.

 

Algunos no tienen escrúpulos. Tienen planeado traicionar al amigo, y les da lo mismo que lo sepan. Lo importante es el objetivo, su interés personal. "Lo que vas a hacer, hazlo pronto. Y en cuanto tomó el bocado, Judas salió rápido".

 

Actitudes, hechos y escenas de Jesús con sus amigos y de éstos con Jesús que ocurren al igual que en nuestra vida diaria de cada día en nuestro mundo de relaciones. Como una llamada a vivir los valores del Evangelio en la normalidad y naturalidad de cada día. Sin buscar cosas extraordinarias. En las relaciones de amistad. Como en la vida misma. Jesús la vivió así, con intensidad en todo igual que nosotros, menos en el pecado.

 

A pesar de estar tanto tiempo cerca de Jesús y siguiendo sus enseñanzas, siempre hay algo que se les escapa: "Señor, ¿ a dónde vas? ¿Por qué no puedo seguirte yo ahora?". A nosotros, que hemos llegado más tarde, es normal también que nos pasen cosas similares.

 

En la contemplación de este pasaje del Evangelio, es importante recordar que ni Judas estaba predestinado a  ser traidor, ni Pedro a ser cobarde, como tampoco nosotros lo estamos a no ser fieles a nuestro amor a Cristo, aunque a veces lo seamos.

 

Dios nos hizo libres. Siempre podemos elegir.

 

Y quizá sea por eso un momento oportuno, ahora, para agradecer este gran don: el de la libertad.

 

Gracias, Señor, por que aun sabiendo que no íbamos a saber usarlo para nuestro bien, para acercarnos a  Ti,  para hacer el bien a los demás, para cumplir tu voluntad,  aun sabiendo todo esto, nos hiciste libres.

 

Ayúdanos a serlo verdaderamente,  poniendo nuestra libertad a tu servicio. Tenemos el ejemplo de Ntra.Señora  (siempre tenemos su ejemplo) que, cuando le dieron a elegir, porque podía hacerlo, y Dios estaba pendiente de su elección,  entregó su libertad y se llamó Esclava.

 

 María Consuelo Mas y Armando Quintana

03 04 07

 

 

P.D.: En las reflexiones de ayer cometimos un error mecanográfico. Un lapsus. Le dimos a Lázaro el papel de ladrón que le correspondía a Judas. ¡Pobre Lázaro , cómo quedó¡ Gracias que muchos se dieron cuenta y perdonaron este lapsus informático. Esperamos que Lázaro también se haya sonreído y nos haya perdonado, pues no hubo ni asomo de mala intención. Además le conocemos de hace tiempo y sabemos de su honestidad