Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1091 al 1120 
AsuntoAutor
CAMPOS ESTERILES Armando
DOMINGO DE RAMOS: Armando
Si quieres cosech Armando
Jesus valora la a Armando
Nunca estás solo Armando
CADA DIA Armando
COMO EN LA VIDA M Armando
-EL PRINCIPIO DE Armando
Los cinco minutos Armando
MENSAJE EN UNA BOT marias c
AHORA MISMO Armando
Ya queda poco Armando
EL GOCE DIFERENTE marias c
AMAR , SIN PALABR Armando
Buen dia!!!!!!!!! Armando
nunca te rindas SI Armando
Pascua: Para un t Armando
: AUNQUE NO LO CRE Armando
DEJARNOS TOCAR P Armando
: EL SILENCIO... Armando
CUANDO NO NOS GUST marias c
Pascua: el paso d Armando
ARGENTINO... Armando
Raleluya......... Armando
CUMPLIR CON EL DEB Armando
Avisen a los dem Armando
) NO TE DEJES VENC Armando
Teresa Rodriguez - marias c
TODOS SOMOS MARIA Armando
Cuando... Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1133     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] TODOS SOMOS MARIA MAGDALENA
Fecha:Martes, 10 de Abril, 2007  15:47:42 (+0200)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

Todos somos María Magdalena

 

(Jn 20,11-18):   En aquel tiempo, estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?». Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto». Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré». Jesús le dice: «María». Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní», que quiere decir "Maestro"». Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: 'Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios'». Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras

 

Jesús sigue acercándose a los que ve tristes, con pena, sufriendo. "Estaba María llorando, y le dice: Mujer, por qué lloras". El otro, el que está apenado, es siempre preferencia de la cercanía de Jesús. Y, en esa cercanía, nos llama por nuestro nombre, nos conoce personalmente, desde dentro: "Jesús le dice: ¡María!".

 

Hace falta que nosotros le reconozcamos, porque El está presente. "Dicho esto se dio la vuelta y vió a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús". Y está presente siempre, incluso cuando no lo vemos cerca, cuando no le sentimos y lloramos por lo que creemos su ausencia. Y en estos momentos también sabe que le andamos buscando, y sale al paso, haciéndose el encontradizo, como hortelano, como amigo, como necesitado, como desvalido. Pero hay que buscarle, porque entonces El siempre sale al encuentro.

 

Y su insistencia permanente, de antes y de ahora, de que no nos quedemos viviendo a solas nuestra experiencia personal con el Señor. Es para compartirla con otros. "Vete donde mis hermanos y diles…". Es el encargo que cumple María Magdalena.

 

Curiosamente, habiéndola visto sufrir por el sentimiento de ausencia y porque cree que se lo han robado, no tiene unas palabras de consuelo. Tan solo pronuncia su nombre –ahí pueden estar las palabras de ánimo- y la impulsa al compromiso, la hace apóstol: “Vete a  donde mis hermanos”

 

Dudas, sombras, encuentro, certeza, encuentro, compartir con los demás, ir a donde los hermanos son las experiencias de María Magdalena. Pueden ser también las nuestras. Lo son, unidas a las debilidades y a los fallos. Todos somos María Magdalena en la vida de cada día, en la inquietud y en las decisiones.

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

09 04 07