Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1135 al 1164 
AsuntoAutor
Hola, feliz Sábad Armando
Jaime "El señor es prosalud
Enrique Miret M Armando
UNA DUDA QUE NOS Armando
LAS CANCIONES INFA marias c
Tanta prisa y al f Armando
) tendencia a juzg Armando
REGALO Y COMPROMI Armando
ACTITUD POSITIVA Armando
LA PASION Armando
Cesar Pavese marias c
JAIME: SALMO 23 marias c
JAIME : SALMO 23 marias c
MATA TODO HOMBRE marias c
) Hola, Feliz Lune Armando
Re: JAIME : SALMO Armando
CESAR PAVESE marias c
JAIME SALMO 23 marias c
TORTUGA Armando
UN REGALO QUE NOS Armando
Caricias para el Armando
TANTRA marias c
TRANQUILIZATE Armando
VIENE A TRAER LA Armando
- EL VESTIDO AZUL Armando
El misterio y lo Armando
VUELEN JUNTOS PERO Gladys E
Nelson Mandela (1 Gladys E
Re: JAIME : SALMO marias c
HUBO COMIDA PARA Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1156     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] REGALO Y COMPROMISO
Fecha:Lunes, 16 de Abril, 2007  15:10:42 (+0200)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

Regalo y compromiso

 

Jn 3,1-8):   Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío. Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: «Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él». Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios». Dícele Nicodemo: «¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?». Respondió Jesús: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu. No te asombres de que te haya dicho: 'Tenéis que nacer de lo alto'. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu».

 

 

Va de noche, como a escondidas, para que no lo vean y no le señalen con el dedo. Estar al lado de Jesús compromete. Hace ser y actuar de forma diferente. Rompe moldes establecidos por el ambiente social. Nicodemo no quería salirse de ellos y, al tiempo, mantener la cercanía con Jesús. No era una cuestión fácil. De hecho reconoce la relación directa de Jesús con Dios, "sabemos que has venido de parte de Dios, le dice". Le pasa algo similar a lo que en ocasiones nos ocurre a nosotros mismos, que queremos estar dispuesto, pero no a todo ni del todo, sin comprometernos demasiado, sin que se nos note, sin que los demás se den cuenta, sin buscarnos líos.

 

La Teología se mezcla con lo normal de cada día y, a veces, parecen no casarse. ¿Cómo nacer de nuevo? ¿Habrá que entrar de nuevo en el seno de la madre?.  Hay cosas que no encajan con el lenguaje ordinario. El mensaje del Evangelio, como todo mensaje espiritual que intente calar en el interior de las personas, está cargado de simbolismo.

 

Jesús le habla, en el fondo, del Bautismo, del nacer del agua y del Espíritu. Pero no de un mero Bautismo ritual que haga milagros como varita mágica. Nacer del agua implica un esfuerzo de purificación y de limpieza por parte de Nicodemo y de cualquiera de nosotros. Nacer del Espíritu implica la acción de Dios, el regalo que El nos hace, su fuerza purificadora. Hombre y Dios unidos en una tarea: nacer de nuevo cada día. Es un regalo pero también es un esfuerzo personal. Es un don, pero supone también una actitud de superación. Como si dijéramos que los regalos no se hacen porque sí, sino porque también hay que merecerlos.

 

Hace falta nuestra disponibilidad, sí. Pero lo más importante y grande viene de Dios: "No te asombres que te diga que tienes que nacer de lo alto. Así todo el que nace del Espíritu, quien, como el viento, sopla donde quiere y cuando quiere, sin uno saber bien de donde viene ni a donde va.

 

Misterio y razón. Gracia y disponibilidad. Regalo y compromiso. Dosis bien conjuntadas que siempre están presentes en toda modelación interior. Renacer que, en este caso, es sinónimo de esfuerzo, de ruptura con lo que ha podido ser nuestra vida; en definitiva, de empezar de nuevo. Algo que también las Escrituras llaman el hombre nuevo.

 

Señor, danos, pues, fuerza para ser valientes, para pregonar a la luz del día nuestra fidelidad a Ti, para dejarnos llevar por tu Espíritu. Gracias, Señor, porque Tu oyes nuestra oración y estamos seguros de que vamos a renacer a tu Espíritu y seremos otros, según tu voluntad.

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

16 04 07