Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1135 al 1164 
AsuntoAutor
Hola, feliz Sábad Armando
Jaime "El señor es prosalud
Enrique Miret M Armando
UNA DUDA QUE NOS Armando
LAS CANCIONES INFA marias c
Tanta prisa y al f Armando
) tendencia a juzg Armando
REGALO Y COMPROMI Armando
ACTITUD POSITIVA Armando
LA PASION Armando
Cesar Pavese marias c
JAIME: SALMO 23 marias c
JAIME : SALMO 23 marias c
MATA TODO HOMBRE marias c
) Hola, Feliz Lune Armando
Re: JAIME : SALMO Armando
CESAR PAVESE marias c
JAIME SALMO 23 marias c
TORTUGA Armando
UN REGALO QUE NOS Armando
Caricias para el Armando
TANTRA marias c
TRANQUILIZATE Armando
VIENE A TRAER LA Armando
- EL VESTIDO AZUL Armando
El misterio y lo Armando
VUELEN JUNTOS PERO Gladys E
Nelson Mandela (1 Gladys E
Re: JAIME : SALMO marias c
HUBO COMIDA PARA Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1168     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] UN REGALO QUE NOS VIENE DE LO ALTO
Fecha:Martes, 17 de Abril, 2007  13:26:40 (+0200)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

Un regalo que nos viene de lo alto

(Jn 3,7-15):  En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: «No te asombres de que te haya dicho: ‘Tenéis que nacer de lo alto’. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu. Respondió Nicodemo: «¿Cómo puede ser eso?». Jesús le respondió: «Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas? En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio. Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo? Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna».

 

 

Retomando la conversación con Nicodemo a quien Jesús le había dicho que debía volver a nacer del agua y del Espíritu, de la disposición personal y de la Gracia, hoy le insiste en lo segundo. En definitiva, la fe es un don de Dios; el ser cristiano, por tanto, también. Es un regalo recibido, como la brizna de aire que alienta nuestro rostro, va y viene, como el viento, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. No parece que Nicodemo lo entienda del todo.

 

Es, como insiste Jesús, una cosa del cielo. Si nos cuesta trabajo creer las cosas de la tierra, ¡cuánto mas si son cosas que vienen de lo alto¡.

 

Y al explicarse más y más, Jesús dice, y lo dice en plural:”te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos, y somos testigos de lo que hemos visto. Y lo curioso es que habla en plural. Parece referirse a esa unión que ya es connatural, después de la Resurrección, de estar conectado con el Padre con quien vive en unidad. Habla de los dos.

 

Pero también podría referirse a nosotros todos, los discípulos y nosotros, que formamos comunidad, y que “somos testigos de lo que hemos visto, por eso te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos”

 

Y estas cosas, más que nos pesen, nos las da a conocer sólo Jesús, pues “nadie ha subido al cielo sino el que bajó del mismo, el Hijo del hombre; por eso tendrá que ser levantado, para que todo el que crea tenga por él vida eterna”.

 

Sí. No podemos negarlo. Hace falta nuestro trabajo, pero el básico es la acción de Dios en las personas. Por eso hay que estar en postura de gratitud. Porque es un regalo que nos viene de su parte.

 

De ahí que seremos testigos en la medida en que nos dejemos llevar por el Espíritu, que sopla en cada uno de modo diferente. Lo seremos si nuestras vidas hablan en silencio de una nueva vida, que es lo que significa “nacer de nuevo”. Lo seremos si podemos hablar en plural porque nos sentimos uno con los demás.

 

Como siempre nuestra reflexión termina en plegaria: Instrúyenos, Señor como hiciste con Nicodemo, abre nuestro corazón para que podamos entenderte desde dentro, fortalece nuestra voluntad para que hagamos el esfuerzo que se requiere para renacer, y haz que sople sobre nosotros tu Espíritu para que, dejando que Dios actúe en nosotros, seamos capaces de hacer lo que nos pides.

 

17 04 07

María Consuelo Mas y Armando Quintana