Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1165 al 1194 
AsuntoAutor
Re: JAIME : SALMO marias c
LA OTRA MITAD marias c
El remedio para t Armando
De-aclaración... Armando
Habían embarcado s Armando
Mensaje de la Ind Armando
Trece principios Armando
QUE DEBEMOS HACER? Armando
MANUSCRITO DE LA M marias c
Sin hambre y sin Armando
- DE LA VIDA Armando
PARA TODA LA CREA Armando
Re: ERES LA FUENTE marias c
FRASES EXTRAIDAS D marias c
MURMULLOS marias c
CANTAR DE LOS CANT marias c
PARA LA VIDA DEL Armando
Hola !!!!! CHIST marias c
Mi Carne es verd Armando
Ser creyente es Armando
Interesas tu Armando
LA VIDA MISMA: Mi Armando
CUANDO ALEGRAS A Armando
TRILOGIA DEL DESVA marias c
COMO BUEN PASTOR Armando
LAGRIMAS DULCES: Armando
TRES BUENAS METAS Armando
] Pequeñas Semilli Armando
MARIPOSA ALEGRE:Mi Armando
NOS CONOCE POR NU Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1197     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Mi Carne es verdadera comida
Fecha:Viernes, 27 de Abril, 2007  19:00:51 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 



Mi carne es verdadera comida

 

Jn 6,52-59):   En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí y decían: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?". Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre». Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm

 

 

Reflexionar sobre este texto del Evangelio es, sin lugar a dudas, hablar de la Eucaristia, es hablar del gran Misterio de Dios. Por eso las palabras de Cristo no son bien entendidas por sus propios discípulos, que se fijan sólo en la letra y no llegan a penetrar en el espíritu de las mismas:   "Comer su Carne, y beber su Sangre ", ¿cómo puede ser eso?

 

Los suyos no le entienden y se escandalizan de sus palabras, pero el Maestro insiste y recordándoles el maná, les dice que esta comida que les ofrece "no es como el maná que comieron sus antepasados y murieron ", y añade  "el que come este Pan, vivirá para siempre..."  No le entienden, No.  ¡No pueden creerlo...!

 

Eucaristía es una palabra griega que significa Acción de Gracias. Y de hecho se asocia a la Pascua, pues digamos que la primera vez se celebra en ese contexto, por tanto es una Acción de Gracias donde pasa el Señor como alimento de vida eterna con su Palabra y su Cuerpo, haciendo actual entre nosotros el Misterio Pascual que es la Muerte y Resurrección de Jesús.

 

Celebrar la Eucaristía es vivir también a la par que en una postura de acción de gracias en una de compromiso de realizar el paso del hombre viejo al hombre nuevo. Es la forma, entre otras, de hacer nuestra la Pascua. Es, aunque se presente así como lenguaje que nos lo hace visible, algo más que un rito.

 

Los suyos en aquel momento no le entendieron. Hoy es cuestión de revisar si lo hemos entendido nosotros. Nadie puede responder a esa pregunta sino cada uno de nosotros. ¿Valoramos nosotros la Eucaristía? ¿Celebramos la presencia de Jesús en la misma? A veces da la impresión de que participamos en ella más por norma recibida que por adhesión interior. Da que pensar en ocasiones la poca participación de los que nos llamamos creyentes y los pocos que nos vemos reunidos en torno a este acontecimiento de cada día, sobre todo en el día culmen de la semana para los creyentes, que es el domingo. Al igual que es bueno preguntarnos si cuando pasamos por delante de un templo se nos ocurre entrar, aunque sea un par de minutos, como quien pasa por delante de la casa de un amigo y se dice "voy a saludarle". Son todas preguntas muy sencillas, pero que de vez en cuando conviene hacernos. Porque, en definitiva, sigue siendo un misterio, el misterio del Amor.

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

27 04 07

 

http://buscandolaluz.zoomblog.com/