Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1165 al 1194 
AsuntoAutor
Re: JAIME : SALMO marias c
LA OTRA MITAD marias c
El remedio para t Armando
De-aclaración... Armando
Habían embarcado s Armando
Mensaje de la Ind Armando
Trece principios Armando
QUE DEBEMOS HACER? Armando
MANUSCRITO DE LA M marias c
Sin hambre y sin Armando
- DE LA VIDA Armando
PARA TODA LA CREA Armando
Re: ERES LA FUENTE marias c
FRASES EXTRAIDAS D marias c
MURMULLOS marias c
CANTAR DE LOS CANT marias c
PARA LA VIDA DEL Armando
Hola !!!!! CHIST marias c
Mi Carne es verd Armando
Ser creyente es Armando
Interesas tu Armando
LA VIDA MISMA: Mi Armando
CUANDO ALEGRAS A Armando
TRILOGIA DEL DESVA marias c
COMO BUEN PASTOR Armando
LAGRIMAS DULCES: Armando
TRES BUENAS METAS Armando
] Pequeñas Semilli Armando
MARIPOSA ALEGRE:Mi Armando
NOS CONOCE POR NU Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1202     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] TRILOGIA DEL DESVARIO
Fecha:Domingo, 29 de Abril, 2007  00:15:45 (-0300)
Autor:marias carla sobral <mariascarlas @.........ar>

Trilogía del desvarío

Bruno Kampel

1. La demencia de la cordura
Se despertó no muy bien dispuesto. De hecho, como de costumbre en los últimos meses, el reloj despertador, además de traerlo de vuelta a la realidad, desencadenaba un diluvio de urgencias que había que atender, una por una.
La primera, indispensable para poder continuar con el día que comenzaba, era saltar de la cama en cuanto el despertador sonara, ir corriendo hasta el guardarropa y abrirle las puertas rápidamente, intentando sorprender a los fantasmas que allí pasaban la noche. Infelizmente, sin éxito. Por lo menos hasta hoy.
Sí, estaba convencido de que entre los pliegues de las horas que la madrugada fabrica, y aprovechándose de su torpor somnoliento, los fantasmas invadían su armario y allí pasaban el tiempo planeando su muerte.
Se había entrenado para levantarse de la cama ni bien el primer "riinng" del despertador sonase, y sin pérdida de tiempo abrir las puertas del ropero, pero, la verdad sea dicha, los fantasmas hasta ahora habían sido más rápidos que él, porque no había podido agarrarlos con las manos en la masa.
Después de verificar que el guardarropa no significaba un peligro para él, fue al baño y se puso de espaldas al espejo, para que éste pensara que no tenía intención de reflejarse en él. Ni bien el espejo confiadamente bajó su guardia, se dio media vuelta y, con un aire triunfal en sus mejillas, empezó a afeitarse.
Mientras lo hacía, no dejaba de espiar de reojo la cesta de la ropa sucia, porque sabía que también allí los fantasmas le habían tendido una trampa mortal.
Felizmente, hace tiempo que había descubierto que si abría el cesto de la ropa a las 7 y 17 en punto, nada de malo le ocurriría. Se felicitaba por su inteligencia y percepción, ya que sin ellas, estaba seguro, hace mucho que hubiera perdido esa guerra sin cuartel que le habían declarado.
Una vez duchado y vestido, quedaba pendiente el desayuno, y la cocina fue el lugar para el cual dirigió sus pasos, en un ritual que se repetía cotidianamente.
Una vez allí, y mientras el pan no se tostaba y la leche no hervía, apoyó una silla en la puerta del horno, porque sabía que también allí estaban, esperando por cualquier descuido de su parte.
Terminado el desayuno, volvió al baño, y como despedida antes de salir, introdujo la cabeza en la máquina de lavar ropa y gritó sus consignas para ese día:
—¡La reina del Paraguay es la prima de la enema del general! ¡El edificio se niega a someterse a la educación sexual! ¡Quiten las manos del pubis del Canal de la Mancha!
Después de esas tres, y gritando tanto que casi se quedaba sin voz, dio sus últimas instrucciones:
—¡Los genitales del coche exigen nuevos amortiguadores! ¡Estrangulen a todos los sinpescuezos! ¡Basta ya de sepulturas dietéticas y de postres cibernéticos!
Quitó la cabeza de dentro de la lavadora, agarró el paraguas que dormía en la cama de la asistenta que no tenía, abrió la puerta y salió.
Aunque vivía en el octavo piso, sólo usaba la escalera, porque estaba al tanto del pacto firmado entre el ascensor y sus enemigos.
En cada piso fue abriendo las pequeñas portezuelas de los contenedores de la basura, para saber si estaba siendo seguido.
Llegó al garaje y, antes de entrar en el coche, cumplió con todas las instrucciones que había aprendido para descubrir si los fantasmas se habían infiltrado en el vehículo. Dos saltos sobre el pie izquierdo, el dedo meñique en la nariz, un meneo rápido de la cintura, y la palabra mágica mashishumiklin repetida 7 veces. Después, un poco más tranquilo y seguro, entró en su coche y dio partida al nuevo día.
La distancia a recorrer no era mucha, y durante el viaje se divertía mirando por el espejo retrovisor a las fantasmas que corrían atrás del automóvil. Aceleró, y así los perdió de vista.
Hoy —pensaba— era uno de los días que menos le gustaban, porque tenía que ir a la consulta en la clínica psiquiátrica. La verdad es que no le encontraba gracia, pues no creía en ninguno de los tratamientos, ya que estaba segurísimo de que la locura no existe.
Llegando a la clínica salió del coche, se arregló el nudo de la corbata que no usaba, y silbando una letra sin música abrió la puerta y entró. Y ni bien lo hizo, tuvo su primera rabia del día, ya que, aun llegando tan temprano como siempre ocurría, jamás conseguía ser el primero. La sala de espera ya estaba repleta de pacientes aguardando la hora de ser atendidos.
Miraba para todos los lados sin saber qué hacer, hasta que la enfermera-recepcionista se acercó, y con una sonrisa en los labios lo recibió con la frase que él ya conocía de memoria: "Buenos días, doctor Alfredo. En cuanto esté listo avíseme, que hago pasar a su primer paciente".

2. La insensatez de la locura
Era una oportunidad que no dejaría escapar. Hacía mucho tiempo que lo tenía todo planeado, y finalmente las circunstancias le habían sido favorables.
Cerró con llave la puerta de la habitación. Tomó el teléfono y se comunicó con la Recepción, pidiendo que no pasaran llamadas hasta nuevo aviso.
Se dirigió hacia la silla, y se sentó frente a frente, mirándose en los ojos, como hacía mucho no sucedía, y sin más retrasos, dijo:
—Te guste o no, lo quieras o no, diré ahora todo lo que he callado durante los últimos años. Y será un monólogo que tendrás que escuchar, sí o sí, y no aceptaré ningún tipo de interrupción.
Pequeñas gotas de sudor se acomodaron alrededor de sus labios, los cuales, como que anticipando el resultado del encuentro, temblaban imperceptiblemente, imitando las cuerdas del violín.
—Vengo aguantando durante años tus promesas de que mañana será mejor; de que las cosas serán como las soñamos. He asistido impasible a todos tus fracasos, y escuché pacientemente todos tus arrepentimientos. Simplemente, te lo digo en pocas palabras: estoy harta. Sí, de ti. De tus mentiras y mentirillas, de las falsas esperanzas. Y esto tiene que terminar para siempre, porque no puedo ni quiero tolerar más tus idas y venidas, esta eterna falta de amor, esta ausencia de todas las esperanzas que siempre dijiste que se harían realidad. ¡No puedo más, ¿entiendes..?!
Esa última frase la gritó, pero al recordar que no estaba en su casa sino en la habitación de un hotel, bajó el tono, aunque su voz ya no era la misma con la que había comenzado. La culpa, pensaba, era de la respiración entrecortada, del calor, de los nervios, pero, principalmente, del saber cómo terminaría el monólogo tantas veces ensayado.
Tomó un sorbo de agua, como tratando de ganar tiempo para recuperar el equilibrio, y después continuó, como si cada palabra que pronunciase fuera una sentencia condenatoria, un peso que le quitaba de encima a su angustia existencial.
—¡No puedo más, ¿entiendes..?! No quiero ser una víctima más de tus fracasos. No permitiré que de nuevo hagas todo lo contrario de lo que prometes hacer; que mientas cuando debes decir la verdad; que fracases cuando tienes todas las de ganar. Porque sabes muy bien quién sufre siempre las consecuencias de tus actos. Quien paga soy yo; quien pierde soy yo. Y ya estoy harta. Hartísima. Hasta la mismísima coronilla. ¡No y no y no! ¡Nunca más, ¿me oyes..?! ¡Nunca más!
Aún no terminara de pronunciar las últimas palabras, y actuando de forma incontrolada, como si se hubieran abierto las compuertas de un dique que estuviera a punto de estallar, se levantó intempestivamente, totalmente fuera de sí, y movida por una urgencia inaplazable e intransferible, corrió hacia la cama sobre la cual dejara su cartera. Alucinada, la abrió y retiró la pequeña pistola con la cual, sin titubear, le disparó a quemarropa.
Antes que el eco del tiro dejara de flotar en el aire, giró la pistola y, apoyándola en su corazón, hizo el definitivo gesto, apretando el gatillo por segunda y última vez.
Una hora después, estudiando la escena del crimen, el investigador policial confirmaba:
—Ella tuvo una muerte instantánea. No me cabe la menor duda que se trata de un suicidio. Lo que no consigo comprender es la razón que tuvo ella para, antes de matarse, pegarle un tiro al espejo. ¡Uno ve cada cosa..!

3. La locura de la locura
Saltó de la cama con la desesperación imponiéndole el ritmo. Corrió hacia el guardarropa con la urgencia de los que deben comprobar asuntos de vida o muerte, y entornando los párpados, se paró frente al espejo que colgaba de una de las puertas. Contó hasta diez y luego abrió los ojos de par en par, e inmediatamente se dio cuenta que la pesadilla no había terminado. Sí, lo único que veía reflejado era un patético grito de dolor pungente, el cual, riéndose sin piedad de los ojos que lo seguían, aullaba sin apuro en un rincón del espejo, emitiendo una sonoridad dodecafónica que tan sólo el eco de la angustia más profunda podía entonar con tal maestría.
Tembló de miedo del grito que la contemplaba, y la incertidumbre, al darse cuenta, se sumó al monólogo en blanco y negro que el espejo declamaba sin palabras.
Empezó a sudar, y el grito aceptó el desafío, mientras mostraba una desesperación que hasta entonces hibernaba enterrada entre las cicatrices de la noche.
Lloraba de angustia, y el grito lo hacía de rabia, y la perplejidad —recién llegada— asistía al duelo, mientras la madrugada espiaba por la ventana sin darse por aludida.
Cerró los ojos, pero demasiado tarde, ya que el alarido, en un salto acrobático, le atrapó la garganta y allí se instaló soberano, despedazando el silencio del amanecer en la habitación 22 de la clínica psiquiátrica.
Murió gimiendo, una muerte totalmente afónica, y las impresiones digitales del grito asesino se desvanecieron en el mutismo sepulcral de la palidez cadavérica, mientras la mañana se desperezaba despreocupadamente, y la enfermera ordenaba el cambio de sábanas, en la expectativa de la llegada de un nuevo paciente.
 
envio de R.Duprat


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!