Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1219 al 1248 
AsuntoAutor
Obras son amores Armando
AMOR Y ODIO Armando
INSTANTE DE PUREZ Armando
LES DEJO LA PAZ Armando
LA CONSTRUCCION DE marias c
el escandalo marias c
La vid y los sarmi Armando
VIDA SIN ABURRIM Armando
LOS PARAISOS INMOV marias c
EL SUEÑO DE LA VI Armando
UNA ELECCION Armando
UNA ELECCION Armando
EL CANASTO DE CA Armando
PLENITUD COMPARTI Armando
NO SOMOS DE ESTE Armando
A LOMOS DEL PADRE Armando
Fw: Peregrinacion Gladys E
HAREMOS MORADA EN Armando
A MI LADO: Mi P Armando
LIBRE DE DROGAS: Armando
Cuanto más doy, má Armando
LA COMPAÑIA ADECU Armando
Una nueva garantí Armando
EL SEXO DE LOS ANG marias c
ABIERTOS A LA VID Armando
LLAMADO SOLIDARI Armando
EL MITO DE LA CAVE marias c
LA CALUMNIA Armando
NOCHES EN PLENO DI Armando
Muy Bueno- Lo ten Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1241     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] LOS PARAISOS INMOVILES Y EL ABURRIMIENTO
Fecha:Miercoles, 9 de Mayo, 2007  11:16:48 (-0300)
Autor:marias carla sobral <mariascarlas @.........ar>

Los paraísos inmóviles y el aburrimiento

"(...)Porque el hombre es trascendencia, jamás podrá imaginar un paraíso. El paraíso es el reposo, la trascendencia negada, un estado de cosas ya dado, sin posible superación. Pero en ese caso ¿qué haremos?, Para que el aire sea respirable tendrá que dejar paso a las acciones, a los deseos, que a su vez tenemos que superar: tendrá que dejar de ser paraíso. La belleza de la tierra prometida es que ella prometía nuevas promesas. Los paraísos inmóviles no pueden prometer más que un eterno aburrimiento(...)"
 
Simone de Beauvoir ("Pyrrhus et Cinéas")
 
Asociamos el aburrimiento con la monotonía y la rutina. Las actividades cotidianas, la falta de variaciones, nos aburren porque carecen del aliciente de lo novedoso. Una vida tejida de repeticiones es aburrida, como lo es también un libro que no nos descubre algo distinto o un viaje en el que no encontramos nada que atraiga nuestra atención.
Vivimos rodeados de gente quejosa de su aburrimiento. En realidad se trata de otra forma de insatisfacción, no derivada de la falta de oportunidades para llenar el tiempo, sino de la sensación de sinsentido entre tanta oferta de entretenimiento. Porque en definitiva el tedio no proviene tanto de la ausencia de acción o distracciones como del sentimiento interior de vacío. Nos aburrimos con aquello que no nos llena, aunque nos mantenga ocupados. Nos aburrimos porque, como decía Montesquieu refiriéndose a los príncipes y la gente importante, hemos sido educados para no aburrirnos jamás.



Se diría que el individuo de las sociedades desarrolladas ha experimentado un proceso evolutivo que le hace buscar a cualquier precio objetos que le entretengan librándole de sus cargas y de sus cuitas; la pasividad, la quietud y el silencio le desconciertan, es más, le inquietan. Parar el tiempo es morir, en cierto modo. Pero esa entrega al movimiento perpetuo en busca de incentivos desemboca una especie de fatiga que, a su vez, le exige descanso. Y es llegado a este punto donde descubre su falta de recursos para afrontar la quietud. Es la paradoja de la hiperactividad: agota pero precisa de nuevas y más fuertes dosis de excitación para calmar sus efectos. 

 
Aburrirse no es fruto de carencia o de depresión anímica alguna, sino un ejercicio de libertad. ¿Por qué no dejar pasar las horas, de vez en cuando, en el límite de la inacción, dejándose llevar por los pensamientos sin por ello sentirse fuera del mundo o de cara frente al vacío? Claro es que, en tal caso, ya no se trataría de un aburrimiento (del latín 'ab horrere', es decir, horrorizarse), sino de un reencuentro amistoso con el Yo; o incluso con el Nosotros, pues también se pueden compartir tiempos vacíos con la pareja o las amistades sin hacer nada, disfrutando de la mera compañía.


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!