Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1231 al 1260 
AsuntoAutor
EL CANASTO DE CA Armando
PLENITUD COMPARTI Armando
NO SOMOS DE ESTE Armando
A LOMOS DEL PADRE Armando
Fw: Peregrinacion Gladys E
HAREMOS MORADA EN Armando
A MI LADO: Mi P Armando
LIBRE DE DROGAS: Armando
Cuanto más doy, má Armando
LA COMPAÑIA ADECU Armando
Una nueva garantí Armando
EL SEXO DE LOS ANG marias c
ABIERTOS A LA VID Armando
LLAMADO SOLIDARI Armando
EL MITO DE LA CAVE marias c
LA CALUMNIA Armando
NOCHES EN PLENO DI Armando
Muy Bueno- Lo ten Gladys E
Cuanto pesa la rel marias c
EL DOLOR QUE SE C Armando
Celebralo todo Armando
¿Atado al tiempo? Armando
UNA NUEVA RELACIO Armando
AYÚDAME SEÑOR...!! Armando
UNA DESPEDIDA CON Armando
UN TAJO DE CUCHILL marias c
Yo he vencido al Armando
compartir un mail marias c
He cumplido la ta Armando
Entender prosalud
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1253     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Cuanto más doy, más tengo
Fecha:Lunes, 14 de Mayo, 2007  09:35:52 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

Cuanto más doy, más tengo

(Jn 15,9-17):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.

»Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado. Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Lo que os mando es que os améis los unos a los otros».

 

 

Permanecer en el amor, guardar sus mandamientos, alegría y gozo recibido, dar la vida, amistad, sentirnos elegidos, darnos a conocer su misterio, compromiso con el mundo son, entre otros, los mensajes de este trozo evangélico que se repite una vez más en este tiempo después de la Pascua, intentando resumirnos nuestro sentir de creyentes que debemos llevar con nosotros mismos, sin olvidarnos en ningún momento.

 

“No hay amor más grande que el que a uno le lleva a dar la vida por sus amigos”. Dar la vida no es solo morir, es también renunciar a pequeños detalles, visiones y opiniones de uno a favor del bien común. Es sacrificarse por el otro, aunque sea dedicándole un tiempo de nuestro descanso personal. Es tener en cuenta el bien del otro, y no solo el bien propio. Es ese irse dando en silencio día a día, que, en algún momento de nuestra vida, nos lleve a saborear interiormente que es verdad eso de que hay más alegría en dar que en recibir.

 

Aunque eso choque a otros. Hay una persona que tiene en la salita de su casa un cuadrito pequeño con esa leyenda: “Cuanto mas doy, más tengo”. Todos los que llegan a su casa y lo ven, le dicen que si no será al revés, y ella les explica el por qué no. No salen del todo convencidos, me explica. Pero yo lo tengo claro. Mi corazón rebosa de paz cuando hago algo por los demás, y tengo en cuenta a los otros a la hora incluso de hacer el presupuesto de mis gastos mensuales. De alguna forma, esta persona ha entendido que no hay amor más grande que dar la vida por los que se ama.

Por todo ello, Jesús le llama un mandamiento nuevo.

 

Curiosamente han pasado veinte siglos después de su proclamación y, en esta sociedad del consumo donde parece que cuanto más tienes más vales, sigue sonando a nuevo. Para algunos, incomprensible. Para los creyentes esperamos que, aunque siempre nuevo, siempre estemos decididos a vivir la novedad que nos trae.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

14 05 07

http://buscandolaluz.zoomblog.com/