Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1309 al 1338 
AsuntoAutor
Ante la exclusión Armando
Superado el "ojo Armando
Padre Armando
También a los ene Armando
Para pensar... Armando
PARA REFLECCIONAR ALBA LIL
Hemos hecho lo qu Armando
] LA SONRISA Armando
Padre Nuestro Armando
Donde está tu tes Armando
gracias ALBA LIL
fabuloso ALBA LIL
No se puede servi Armando
¿Qué opinan usted Armando
No juzguen y no se Armando
Reflexiones...-c Armando
cariños ALBA LIL
SILLA DEL AMIGO Armando
Como a ti mismo Armando
Por sus frutos le Armando
La gente que me g Gladys E
Construyendo sobr Armando
FRASES DE TRISTEZA Armando
Desde Pedro hasta Armando
TEIDE, NUEVO PATR Armando
Mi tío Poroto Néstor A
No soy digno, con Armando
Conservar al amig Armando
Tú bebe también fu Néstor A
Para los que quie Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1309     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Sal y luz del mundo
Fecha:Martes, 12 de Junio, 2007  12:35:00 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

Sal y luz del mundo

 

Mt 5,13-16):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos».

 

Una comida sosa y desabrida no tiene gusto, no sabe a nada, no se puede disfrutar, parecen iguales unas a otras. Una casa a oscuras y en noche cerrada, por mucho que uno la conozca, es andar a tientas, tropezando con todo, intentando evitar obstáculos sin dejar de darse uno con ellos. No hay nada como la sal que sazona y conserva los alimentos. No hay nada como la luz que alumbra nuestros pasos con seguridad y firmeza.

 

Hoy nos acercamos a Ti, Padre bueno, para darte gracias por hacernos sal que sazona, que da buen sabor, que cura y cicatriza. Gracias por hacernos luz que disipa las tinieblas, muestra caminos al andar, calienta a los que están con frío y conforta a los que tropiezan en el camino. Gracias por decirnos que “somos” y no “seremos”. Gracias porque has tenido la suficiente confianza para darnos tu testigo y que nosotros lo sigamos de esa manera.

 

Danos coraje y valor para no hacernos insípidos o velas mortecinas, pues para nada serviríamos y dejaríamos de iluminar. Gracias por esta misión que has puesto en nuestra vida, por fiarte de nosotros, por darnos fuerzas día a día para cumplir esa misión y no defraudar tus deseos. Gracias de verdad por ponernos en el mundo como un eco tuyo que vaya dando sabor y color a cuanto encontremos en nuestro camino. Es una forma de luchar contra el mal de nuestra sociedad, contra sus tinieblas y sus sopores, contra todo lo que pueda corromperse o esté corrupto, porque para eso nos has hecho así: sal y luz del mundo. Adviértenos cuando nos despistemos, de forma que al primer despiste volvamos a sazonar y dar luz.

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

12 06 07

http://buscandolaluz.zoomblog.com/