Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1309 al 1338 
AsuntoAutor
Ante la exclusión Armando
Superado el "ojo Armando
Padre Armando
También a los ene Armando
Para pensar... Armando
PARA REFLECCIONAR ALBA LIL
Hemos hecho lo qu Armando
] LA SONRISA Armando
Padre Nuestro Armando
Donde está tu tes Armando
gracias ALBA LIL
fabuloso ALBA LIL
No se puede servi Armando
¿Qué opinan usted Armando
No juzguen y no se Armando
Reflexiones...-c Armando
cariños ALBA LIL
SILLA DEL AMIGO Armando
Como a ti mismo Armando
Por sus frutos le Armando
La gente que me g Gladys E
Construyendo sobr Armando
FRASES DE TRISTEZA Armando
Desde Pedro hasta Armando
TEIDE, NUEVO PATR Armando
Mi tío Poroto Néstor A
No soy digno, con Armando
Conservar al amig Armando
Tú bebe también fu Néstor A
Para los que quie Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1311     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Ponerme en la piel de los demás
Fecha:Miercoles, 13 de Junio, 2007  20:26:14 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

Ponerme en la piel de los demás

 

Lo suyo, entregarse. Ella, la última. Los demás, primero.

A Mónica Baurier no le costó llegar a esta conclusión cuando tenía solo 15 años. Hizo lo único que le dejaban hacer entonces:

Ser monitora de tiempo libre de niños.

Pero peleó por más. A los 17 era profesora de refuerzo escolar de hijos de inmigrantes recién aterrizados.

A los 18, se puso en lo que ahora más le llena: participar en la organización de campamentos de verano para adultos minusválidos.

“Ellos ni se imaginan lo mucho que me han ayudado a mí a valorar lo que tengo, a aceptar mis límites y a pasármelo muy bien viéndolos felices”.

Ha tenido que aprender a tratarlos como se merecen.

“Tuve que perder muchos miedos. La primera vez que acompañé a alguien al lavabo, por ejemplo, fue raro. Pero cuando los dos acabamos riendo supe que ya no me iba a costar nunca más. Ni eso ni otras muchas cosas”.

 

“Pasé la adolescencia preguntándome cosas y al final encontré en la religión herramientas para el cambio. En lugar de perderme en mis historias, me puse a ayudar”.

Mónica es crítica con la Iglesia –“la situación es fatal, no llegaremos a nada, es una institución y cada vez está más lejos de la gente que es su razón de ser”-, pero, aún así, vivirla de cerca le ayuda a encontrar otra cadencia a la vida.

“Tengo la sensación de que la gente es muy individualista y de que todo el mundo necesita resultados rápidos. Y lo que te enseña el cristianismo es a actuar con otro ritmo, a buscar frutos a largo plazo. A tener paciencia y a ir a más, pero poco a poco”.

 

Comenzó a estudiar Administración de Empresas, pero luego cambió a Humanidades. Trabaja de profesora y sigue colaborando como voluntaria dando clases de español a inmigrantes. Se reconoce, dice, “pocas cualidades”, pero al menos las que hay son cruciales: “Tengo empatía, para mí es un ejercicio muy santo ponerme en la piel de los demás. También soy sociable y lanzada. Me tiro a la piscina y “si la cago” es igual. Aprenderé del error. No tengo miedo”.

 

Testimonio de Mónica Baurier, 23 años, voluntaria vocacional.

Testimonio recogido por Mónica Artigas

Magazine 26 05 07

-------------------

A.Quintana





[Adjunto no mostrado: !gritos_de_esperanza.mid (audio/mid) ]