Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1337 al 1366 
AsuntoAutor
Tú bebe también fu Néstor A
Para los que quie Armando
Luchar contra el m Armando
Marketing Dios Armando
es un gusto saluda ALBA LIL
Reflexionando... Armando
EL HEROE DEL DIA Armando
NO hay peor sordo Armando
He venido a llamar Armando
Vino nuevo en odr Armando
Ser inmigrante.... Armando
En equipo, de dos Armando
Acercándose a Jes Armando
TENGO UN HEROE EN ALBA LIL
LOS MÁS POBRES.. Armando
La mies es mucha Armando
Sabiduría, amistad Armando
El Reino de Dios Armando
LO QUE CUENTA Armando
Gratis lo hemos r Armando
La educación Armando
Sin miedos Armando
] Poder interior Armando
Del tiempo Armando
Cuando crezcas Armando
Fw: y seremos nomá Gladys E
Del famoso samari Armando
En las fiestas del Armando
TODOS LOS DIAS... Armando
SIMPLEMENTE: PREC Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1362     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] En equipo, de dos en dos
Fecha:Domingo, 8 de Julio, 2007  13:31:03 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

En equipo, de dos en dos

 (Lc 10,1-12.17-20):   En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir Él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos: rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: ‘Paz a esta casa’. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa.

»Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: ‘Está cerca de vosotros el Reino de Dios’. Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: ‘Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el Reino de Dios’. Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo».

Los setenta y dos volvieron muy contentos y le dijeron: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre». Él les contestó: «Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo».

 

No solo eran los Doce. Habían muchos más, y hoy se nos habla de setenta y dos. Y de dos en dos, en pequeños grupos, formando equipo, como en las técnicas de planificación más modernas. Aceptan la llamada al servicio con confianza y con ánimo, sin miedos. Van con lo puesto. Su mejor armadura es la confianza en quien les envía. Su mejor premio el haber realizado la acción encomendada. Siervos inútiles somos, hemos hecho lo que teníamos que hacer. Han sabido anunciar el bien y luchar contra el mal. Dos acciones que siempre van unidas, como dándose la mano. Así antes, así ahora tambien. Somos más de setenta y dos, pero nunca debemos tener la conciencia de ir por nuestra cuenta, de dos en dos, en equipo, por eso Jesús quiso que funcionáramos en comunidad. Nos lo recuerda las primeras experiencias de los cristianos, en pequeñas comunidades. Eso es lo que significa la Iglesia, asamblea, comunidad. No tirando por lo libre.

 

Pero fue El quien les designó. Fueron elegidos por el Maestro. Sigue hoy la misma costumbre. Llama a cada uno por su nombre, desde el Bautismo. Les advierte de que van a tener trabajo fuerte porque la mies es mucha y los obreros pocos, y porque van a ir como corderos en medio de lobos pero llevando la paz a cada lugar. A pesar de ello, vuelven contentos, habían hecho prodigios en nombre de Jesús. Es bueno darse cuenta de ella, pues muchas veces sentimos el desaliento y el desánimo nos rodea, porque no vemos los prodigios con que soñamos. La sociedad hoy sigue en su conjunto otros derroteros que no tienen que ver con la paz y la fraternidad, pero es importante descubrir y ser conscientes de los pequeños avances y prodigios que se dan en personas y grupos determinados. Eso nos animará a seguir en la tarea.

 

Por otra parte, vamos en su nombre, no en el nuestro. No buscando quedar bien y nuestro prestigio, no buscando el aprecio de los demás. Hemos de hacer un esfuerzo cada día que estamos y vamos a la realidad de cada día para transformarla poco a poco, pero “en su nombre”. Seguro que en esa conciencia seremos más conscientes de los prodigios que se realizan a diario. Por eso con antelación se nos anuncia el premio: la alegría ha de ser más porque nuestros nombres están escritos en el cielo que por los éxitos obtenidos. Basta, pues, con esa conciencia y el esfuerzo diario. Busquen el Reino de Dios y su justicia, y lo demás se les dará por añadidura, completará en otro lugar.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

08 07 07

 

 

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com