Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1337 al 1366 
AsuntoAutor
Tú bebe también fu Néstor A
Para los que quie Armando
Luchar contra el m Armando
Marketing Dios Armando
es un gusto saluda ALBA LIL
Reflexionando... Armando
EL HEROE DEL DIA Armando
NO hay peor sordo Armando
He venido a llamar Armando
Vino nuevo en odr Armando
Ser inmigrante.... Armando
En equipo, de dos Armando
Acercándose a Jes Armando
TENGO UN HEROE EN ALBA LIL
LOS MÁS POBRES.. Armando
La mies es mucha Armando
Sabiduría, amistad Armando
El Reino de Dios Armando
LO QUE CUENTA Armando
Gratis lo hemos r Armando
La educación Armando
Sin miedos Armando
] Poder interior Armando
Del tiempo Armando
Cuando crezcas Armando
Fw: y seremos nomá Gladys E
Del famoso samari Armando
En las fiestas del Armando
TODOS LOS DIAS... Armando
SIMPLEMENTE: PREC Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1363     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Acercándose a Jesús
Fecha:Lunes, 9 de Julio, 2007  13:16:33 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

Acercándose a Jesús

(Mt 9,18-26):   En aquel tiempo, Jesús les estaba hablando, cuando se acercó un magistrado y se postró ante Él diciendo: «Mi hija acaba de morir, pero ven, impón tu mano sobre ella y vivirá». Jesús se levantó y le siguió junto con sus discípulos. En esto, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años se acercó por detrás y tocó la orla de su manto. Pues se decía para sí: «Con sólo tocar su manto, me salvaré». Jesús se volvió, y al verla le dijo: «¡Animo!, hija, tu fe te ha salvado». Y se salvó la mujer desde aquel momento.

Al llegar Jesús a casa del magistrado y ver a los flautistas y la gente alborotando, decía: «¡Retiraos! La muchacha no ha muerto; está dormida». Y se burlaban de Él. Mas, echada fuera la gente, entró Él, la tomó de la mano, y la muchacha se levantó. Y la noticia del suceso se divulgó por toda aquella comarca.

 

Los que se acercan a Jesús son gente de todas las condiciones sociales y profesiones: un magistrado o una sencilla mujer que llevaba enferma parte de su vida sin poder hacer nada. Y todos con una misma actitud: la confianza en El. Quizá porque todos los demás remedios o soluciones buscadas fueron inútiles, quizá por probar a ver si tenían suerte, quizá por otra razón. Lo cierto es que Jesús ve en ellos lo fundamental de una actitud de fe. Una se decía que con solo tocar su manto no haría falta ni pedirle nada. El otro seguía impertérrito en su inquietud a pesar de que sus amigos y paisanos se burlaran. Y ambos también tenían en común un gesto: hicieron la petición, uno con palabras, otro con un símbolo. Parece como si fuera necesario expresar lo que sentimos. ¿No es eso lo que llamamos oración?

 

Y es que por toda la región se había ido extendiendo la noticia de que Jesús sanaba a los enfermos. Por eso hasta aquellos que vivían un ambiente contrario a su mensaje acuden a El. Como nosotros hoy, en un ambiente materializado y consumista, si somos capaces de perder tiempo haciendo silencio en nuestro interior ya estamos dando un signo de que Dios sigue actuando en nuestras historias. Como sigue actuando cuando surge en nosotros la llamada interior de cada día que hace brotar de nuevo un propósito diferente después de un tropieza, o cuando superamos con nuestras escasas fuerzas esos bajones que nos sumen en el pesimismo y en la desconfianza, como cuando renovamos a diario los ideales más altos, con la experiencia del día anterior. Son las enfermedades más frecuentes del hoy de nuestro cada día que hemos de manifestar y decir para salir de ellas, como lo hizo la mujer que padecía flujo de sangre o aquel magistrado. Es el milagro de cada día, cuya noticia se va extendiendo de persona en persona, tanto de amigo en amigo, como de email en email, que es también una manera de divulgar nuestro testimonio y experiencia personal.

 

A veces, esos cambios, esos milagros se producen en nosotros sin haberlo pedido. Son pequeñas resurrecciones y curaciones. Por eso la gratitud tiene que acompañar siempre a nuestra petición y plegaria. Gracias, Señor, gracias. Unas palabras que nunca pueden faltar de nuestro pensamiento y de nuestro vocabulario

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

09.07.07

 

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com