Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1337 al 1366 
AsuntoAutor
Tú bebe también fu Néstor A
Para los que quie Armando
Luchar contra el m Armando
Marketing Dios Armando
es un gusto saluda ALBA LIL
Reflexionando... Armando
EL HEROE DEL DIA Armando
NO hay peor sordo Armando
He venido a llamar Armando
Vino nuevo en odr Armando
Ser inmigrante.... Armando
En equipo, de dos Armando
Acercándose a Jes Armando
TENGO UN HEROE EN ALBA LIL
LOS MÁS POBRES.. Armando
La mies es mucha Armando
Sabiduría, amistad Armando
El Reino de Dios Armando
LO QUE CUENTA Armando
Gratis lo hemos r Armando
La educación Armando
Sin miedos Armando
] Poder interior Armando
Del tiempo Armando
Cuando crezcas Armando
Fw: y seremos nomá Gladys E
Del famoso samari Armando
En las fiestas del Armando
TODOS LOS DIAS... Armando
SIMPLEMENTE: PREC Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1388     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] La oración de la maestra
Fecha:Miercoles, 18 de Julio, 2007  20:23:12 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

La Oración de la Maestra
de Gabriela Mistral

¡Señor! Tú que enseñaste, perdona que yo enseñe; que lleve el
nombre de maestra, que Tú llevaste por la Tierra.

Dame el amor único de mi escuela; que ni la quemadura de la
belleza sea capaz de robarle mi ternura de todos los instantes.

Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto.
Arranca de mí este impuro deseo de justicia que aún me turba, la
mezquina insinuación de protesta que sube de mí cuando me hieren.
No me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de los
que enseñe.

Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender
como ellas lo que no es carne de mis carnes. Dame que alcance
a hacer de una de mis niñas mi verso perfecto y a dejarte en ella
clavada mi más penetrante melodía, para cuando mis labios
no canten más.

Muéstrame posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie
a la batalla de cada día y de cada hora por él.

Pon en mi escuela democrática el resplandor que se cernía sobre
tu corro de niños descalzos.

Hazme fuerte, aun en mi desvalimiento de mujer, y de mujer pobre;
hazme despreciadora de todo poder que no sea puro, de toda
presión que no sea la de tu voluntad ardiente sobre mi vida.
 
------------
 
A.Quintana




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com


[Adjunto no mostrado: chopin_noc511.mid (audio/mid) ]