Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1339 al 1368 
AsuntoAutor
Luchar contra el m Armando
Marketing Dios Armando
es un gusto saluda ALBA LIL
Reflexionando... Armando
EL HEROE DEL DIA Armando
NO hay peor sordo Armando
He venido a llamar Armando
Vino nuevo en odr Armando
Ser inmigrante.... Armando
En equipo, de dos Armando
Acercándose a Jes Armando
TENGO UN HEROE EN ALBA LIL
LOS MÁS POBRES.. Armando
La mies es mucha Armando
Sabiduría, amistad Armando
El Reino de Dios Armando
LO QUE CUENTA Armando
Gratis lo hemos r Armando
La educación Armando
Sin miedos Armando
] Poder interior Armando
Del tiempo Armando
Cuando crezcas Armando
Fw: y seremos nomá Gladys E
Del famoso samari Armando
En las fiestas del Armando
TODOS LOS DIAS... Armando
SIMPLEMENTE: PREC Armando
: La maestra Armando
La otra manera de Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1311     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Ponerme en la piel de los demás
Fecha:Miercoles, 13 de Junio, 2007  20:26:14 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

Ponerme en la piel de los demás

 

Lo suyo, entregarse. Ella, la última. Los demás, primero.

A Mónica Baurier no le costó llegar a esta conclusión cuando tenía solo 15 años. Hizo lo único que le dejaban hacer entonces:

Ser monitora de tiempo libre de niños.

Pero peleó por más. A los 17 era profesora de refuerzo escolar de hijos de inmigrantes recién aterrizados.

A los 18, se puso en lo que ahora más le llena: participar en la organización de campamentos de verano para adultos minusválidos.

“Ellos ni se imaginan lo mucho que me han ayudado a mí a valorar lo que tengo, a aceptar mis límites y a pasármelo muy bien viéndolos felices”.

Ha tenido que aprender a tratarlos como se merecen.

“Tuve que perder muchos miedos. La primera vez que acompañé a alguien al lavabo, por ejemplo, fue raro. Pero cuando los dos acabamos riendo supe que ya no me iba a costar nunca más. Ni eso ni otras muchas cosas”.

 

“Pasé la adolescencia preguntándome cosas y al final encontré en la religión herramientas para el cambio. En lugar de perderme en mis historias, me puse a ayudar”.

Mónica es crítica con la Iglesia –“la situación es fatal, no llegaremos a nada, es una institución y cada vez está más lejos de la gente que es su razón de ser”-, pero, aún así, vivirla de cerca le ayuda a encontrar otra cadencia a la vida.

“Tengo la sensación de que la gente es muy individualista y de que todo el mundo necesita resultados rápidos. Y lo que te enseña el cristianismo es a actuar con otro ritmo, a buscar frutos a largo plazo. A tener paciencia y a ir a más, pero poco a poco”.

 

Comenzó a estudiar Administración de Empresas, pero luego cambió a Humanidades. Trabaja de profesora y sigue colaborando como voluntaria dando clases de español a inmigrantes. Se reconoce, dice, “pocas cualidades”, pero al menos las que hay son cruciales: “Tengo empatía, para mí es un ejercicio muy santo ponerme en la piel de los demás. También soy sociable y lanzada. Me tiro a la piscina y “si la cago” es igual. Aprenderé del error. No tengo miedo”.

 

Testimonio de Mónica Baurier, 23 años, voluntaria vocacional.

Testimonio recogido por Mónica Artigas

Magazine 26 05 07

-------------------

A.Quintana





[Adjunto no mostrado: !gritos_de_esperanza.mid (audio/mid) ]