Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1411 al 1440 
AsuntoAutor
El trigo y la ciz Armando
LA CALIMA Armando
Testimonio Armando
18 maneras de ser grisel a
FW: jesus grisel a
FW: para pensar grisel a
FW: habia una vez grisel a
Busquen y encontr Armando
Las Naciones Uni Armando
VIVIRAS Armando
IDEAS DE WALT WHI Armando
deudas de amor grisel a
Re: Una piedra y chini
Como levadura en Armando
Las tormentas Armando
Este día unico Armando
Crecen juntos Armando
Si mis manos pudi Armando
Da siempre lo me Armando
El Reino es cosa Armando
FW: Solo ten fé grisel a
sera verdad? Gladys E
POR LA PAZ Gladys E
EDUC.AMB.: ACCION Gladys E
EL LADO BUENO DE L Armando
Estatutos del homb Armando
Como una red dond Armando
Dijo Benjamin Fra Armando
ser bueno,ayuda Gladys E
HOLA ...SOY TU ANG Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1437     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Re: Una piedra y sus dolores
Fecha: 29 de Julio, 2007  22:23:48 (+0200)
Autor:chini <chini_gri @.......com>

"Armando Quintana" <AROSQUI@...> dijo:
> 
> hola Armando ,queria contarte que me encanto la historia de la piedra y sus dolores es hermosa ,,,,queria pedirte si me la podes mandar a mi correo por que esta muy linda y se la quiero mandar a mi hijo por favor ,,,,gracias besos 
> 
> 
> 
>  
> Una piedra y sus dolores
> 
> Una piedrecilla reposaba en el fondo del arroyo. Al llegar la 
> primavera, con las lluvias, la corriente se dirigió a ella y le dijo:
> - ¡Si quieres te llevo al mar!
> La piedra hizo algunos movimientos de resistencia tratando de agarrarse 
> al fondo y contestó a la corriente con aire indiferente: 
> - ¡El mar!... ¡El mar no existe! Sólo existe el arroyo, las =
> piedras y 
> las vacas que nos pasan por encima de vez en cuando. Sigues tan 
> idealista como siempre... ¡el mar!
> Pero la corriente volvió a susurrar:
> - "Deja que te lleve... al mar, deja que te lleve."
> Y la piedra contestó, dejándose arrastrar: 
> - Bueno, vamos -porque en el fondo le gustaba la aventura. Era una 
> piedra volcánica, con algunas estrías claras de las que estaba muy 
> orgullosa. 
> A pesar de viajar a merced de la corriente solía hacer comentarios 
> autoritarios para sentir que la dominaba.
> - ¡Mira! -dijo una vez con cierto acento despectivo- ¡Ya hemos =
> pasado 
> varios recodos y el mar no está! ¡Déjame aquí!, estoy cansada de =
> rebotar 
> entre las peñas del cauce.
> - Deja que te lleve... -respondía suavemente la corriente.
> La piedra pasó por aguas ennegrecidas y dijo:
> - ¿A dónde me has traído, sinvergüenza? ¿Esto es el mar? =
> ¡Prefiero que 
> me pisen las vacas!
> Pero la corriente ya no respondía y tan sólo aumentaba la velocidad.
> - ¡Para ya! -gritó la piedra chocando contra otros guijarros- ¡Vas =
> a 
> destruirme!¿Es que no te das cuenta?¡No quiero ir al mar!... ¡Odio =
> el 
> mar!
> La corriente la arrastró con gran vehemencia haciendo sentir un gran 
> vértigo a la piedra, que en el colmo de su furia gritó:
> -¡También te.
> Pero no pudo seguir porque estaba cayendo por una enorme cascada. Y ya 
> en el fondo añadió casi sin fuerzas:
> - También te odio a ti, Arroyo... no vale la pena perder mis esquirlas =
> 
> por ese sueño que llamas mar. Juegas conmigo sin sentido. 
> Pasaron a gran velocidad entre muchos rápidos. Luego siguieron por 
> remansos tranquilos, llenos de algas y de líquenes. 
> La piedra ya no decía nada. Se había abandonado a la corriente. =
> Tenía 
> la superficie cubierta de grietas y casi no se reconocía a sí misma. =
> 
> Todo le dolía.
> Atrás quedaron diversas orillas, bosques y aldeas. A la piedra sólo =
> le 
> quedaba el silencio, la corriente y el recuerdo de los golpes recibidos 
> en una trayectoria desgraciada. Pero lo peor era el silencio.
> De repente escuchó otra voz. Era una voz muy distinta; grande, 
> cautivadora y muy azul:
> - Por fin has llegado, piedra mía -dijo el mar.
> Y mientras caía dulcemente entre espléndidos corales, la piedra =
> giró 
> sobre sí misma varias veces, como murmurando:
> - ¡Gracias arroyo, gracias corriente... os amo!... todo ha valido la 
> pena
> Quizás también tú descubrirás al final que era ÉL quien te =
> esperaba 
> tras cada recodo...
> 
> Desconozco autor.
> Rosa Fuente
> 
>  
> 
-~--------------------------------------------------------------------~-
> 
-~--------------------------------------------------------------------~-
Consultas recomendadas:

* Tarot: Amor: http://egrupos.net/hs/113
* Turismo: http://egrupos.net/hs/119
* Recetas de cocina: http://egrupos.net/hs/125
-~--------------------------------------------------------------------~-
CREA GRATIS TU PROPIA RED SOCIAL DE NOTICIAS
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido!
¿A qué esperas? Visita ya mismo http://es.corank.com/
--~------------------------------------------------------------------~--