Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1427 al 1456 
AsuntoAutor
Crecen juntos Armando
Si mis manos pudi Armando
Da siempre lo me Armando
El Reino es cosa Armando
FW: Solo ten fé grisel a
sera verdad? Gladys E
POR LA PAZ Gladys E
EDUC.AMB.: ACCION Gladys E
EL LADO BUENO DE L Armando
Estatutos del homb Armando
Como una red dond Armando
Dijo Benjamin Fra Armando
ser bueno,ayuda Gladys E
HOLA ...SOY TU ANG Armando
Dar alternativas, Armando
FW: HORMIGAS grisel a
Que busco? Armando
Universidad en EE. Armando
MOMENTOS CRITICO Armando
con el tiempo apr ervil ju
DEL CADA DIA Armando
Ser feliz.... No Armando
El rostro del am Armando
Contra los prejuic Armando
Lo que debemos am Armando
SOLO PARA INTELIG Armando
Para no vivir en Armando
Estudio Armando
¡Qué bien se está Armando
De la mentira Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1388     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] La oración de la maestra
Fecha:Miercoles, 18 de Julio, 2007  20:23:12 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

La Oración de la Maestra
de Gabriela Mistral

¡Señor! Tú que enseñaste, perdona que yo enseñe; que lleve el
nombre de maestra, que Tú llevaste por la Tierra.

Dame el amor único de mi escuela; que ni la quemadura de la
belleza sea capaz de robarle mi ternura de todos los instantes.

Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto.
Arranca de mí este impuro deseo de justicia que aún me turba, la
mezquina insinuación de protesta que sube de mí cuando me hieren.
No me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de los
que enseñe.

Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender
como ellas lo que no es carne de mis carnes. Dame que alcance
a hacer de una de mis niñas mi verso perfecto y a dejarte en ella
clavada mi más penetrante melodía, para cuando mis labios
no canten más.

Muéstrame posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie
a la batalla de cada día y de cada hora por él.

Pon en mi escuela democrática el resplandor que se cernía sobre
tu corro de niños descalzos.

Hazme fuerte, aun en mi desvalimiento de mujer, y de mujer pobre;
hazme despreciadora de todo poder que no sea puro, de toda
presión que no sea la de tu voluntad ardiente sobre mi vida.
 
------------
 
A.Quintana




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com


[Adjunto no mostrado: chopin_noc511.mid (audio/mid) ]