Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1520 al 1549 
AsuntoAutor
Valoración cualita Gladys E
Mis manos - Con m Gladys E
El hombre de la v Gladys E
Dias de la semana Virian S
De la paciencia Armando
Analizando letras Gladys E
No a las aparienci Armando
Antonio Puerta Armando
Re: PALOMAS LLEV Gladys E
Bajo sus Alas Virian S
FW: : Lamariposayl grisel a
De las personas Armando
Valientes con la Armando
Paulo Coelho: Con Armando
Buenos Dias Virian S
La Canción... Armando
De Budita Armando
Permanezcan despi Armando
UN AMOR PARA LA HI Armando
Centrados en lo im Armando
Andar en fila ind Armando
Mi día... Armando
***SIETE FRASES Gladys E
Desnudos contra e Armando
Crees en las casua Virian S
Homenaje a las f Armando
INSTRUCCIONES PAR Armando
noex_1551@hotmail. noelia
Andar en la verda Armando
UNAS GOTAS SABIDU Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1546     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Valientes con la verdad
Fecha:Miercoles, 29 de Agosto, 2007  09:59:21 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 

Valientes con la verdad

 

(Mc 6,17-29):  En aquel tiempo, Herodes había enviado a prender a Juan y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, con quien Herodes se había casado. Porque Juan decía a Herodes: «No te está permitido tener la mujer de tu hermano». Herodías le aborrecía y quería matarle, pero no podía, pues Herodes temía a Juan, sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía; y al oírle, quedaba muy perplejo, y le escuchaba con gusto.

Y llegó el día oportuno, cuando Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a los tribunos y a los principales de Galilea. Entró la hija de la misma Herodías, danzó, y gustó mucho a Herodes y a los comensales. El rey, entonces, dijo a la muchacha: «Pídeme lo que quieras y te lo daré». Y le juró: «Te daré lo que me pidas, hasta la mitad de mi reino». Salió la muchacha y preguntó a su madre: «¿Qué voy a pedir?». Y ella le dijo: «La cabeza de Juan el Bautista». Entrando al punto apresuradamente adonde estaba el rey, le pidió: «Quiero que ahora mismo me des, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista».El rey se llenó de tristeza, pero no quiso desairarla a causa del juramento y de los comensales. Y al instante mandó el rey a uno de su guardia, con orden de traerle la cabeza de Juan. Se fue y le decapitó en la cárcel y trajo su cabeza en una bandeja, y se la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre. Al enterarse sus discípulos, vinieron a recoger el cadáver y le dieron sepultura.

 

A nadie le gusta que le digan las verdades, reza un viejo adagio popular. A veces preferimos vivir en la comodidad de nuestras mentiras y en el provecho que podemos sacarle a ellas. Era algo que odiaba Juan el Bautista, una figura que no tiene sentido en si misma, sino siempre hablaba y actuaba en relación a otra persona, al Mesías, a Jesús de Nazaret. Por eso se le reconoce como el Precursor, cuyo martirio hoy recordamos, precisamente por eso: por ser fiel a la verdad.

 

Siempre ha sido para nosotros como un testimonio de valentía. La voz que clama en el desierto, pero que no por eso se calla. Su mensaje no lo guarda para si mismo. Hasta las piedras le escuchaban. Y Herodes no tuvo otro remedio, sabía que decía la verdad, por eso se entristece ante la petición que le hace aquella con quien convivía. Ella se deja llevar por la venganza y la rabia. Su vanidad y su capricho pueden más que la coherencia con la verdad que tenía que escuchar de parte de Juan.

 

Es también la verdad que a cada uno de nosotros se nos ha dado para que la compartamos con los demás, como un eco que repite una y otra vez lo mismo, denunciando la injusticia y opresión allá donde estuvieren presentes, trabajando por los que puedan sufrir la opresión de cualquier signo, grande o pequeña siempre es opresión. Al igual que no hay discriminaciones mayores o menores. Lo que está mal, está mal. Lo que es egoísmo, aunque se vista de ostentación y brillo, siempre es egoísmo. Y, hoy como ayer, necesitamos otros Juan el Bautista que sigan siendo precursores del mensaje del Nazareno.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

29 08 07

 

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com