Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1538 al 1567 
AsuntoAutor
UN AMOR PARA LA HI Armando
Centrados en lo im Armando
Andar en fila ind Armando
Mi día... Armando
***SIETE FRASES Gladys E
Desnudos contra e Armando
Crees en las casua Virian S
Homenaje a las f Armando
INSTRUCCIONES PAR Armando
noex_1551@hotmail. noelia
Andar en la verda Armando
UNAS GOTAS SABIDU Armando
DE LAS ILUSIONES Armando
Diez métodos para Armando
Hoy se cumplen la Armando
Comienzan Las fie Armando
A buen entendedor Armando
Esas cosas... no Armando
->DESTERRAR LA COR Gladys E
->Padre / Joan Ma Gladys E
ECOLOGÍA, Deepak Gladys E
PRINCIPIO DEL VACÍ Gladys E
Nuevo artículo: Y. Armando
Del observar la vi Armando
Invitación Armoni Gladys E
PERLAS Gladys E
LA MARIPOSA Y LA Gladys E
] No creo que sean Armando
Siguen las fiestas Armando
- DE LA VIDA (co Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1566     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Hoy se cumplen las Escrituras
Fecha:Lunes, 3 de Septiembre, 2007  17:58:01 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

Hoy se cumplen las Escrituras

(Lc 4,16-30):   En aquel tiempo, Jesús se fue a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor».

Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles: «Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír». Y todos daban testimonio de Él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?». Él les dijo: «Seguramente me vais a decir el refrán: ‘Médico, cúrate a ti mismo’. Todo lo que hemos oído que ha sucedido en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu patria». Y añadió: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria. Os digo de verdad: muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio».

Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. Pero Él, pasando por medio de ellos, se marchó.

En su tierra natal, allí donde dice que nadie puede ser profeta porque conocen todos los detalles de tu historia, en ese mismo lugar y de forma solemne, explica de manera sencilla su misión en la tierra y a lo que ha sido enviado. Lo deja suficientemente explicado para siempre en cuatro renglones: a traer la Buena Nueva, la liberación o libertad tanto personal como de los pueblos y la gracia, y será para los pobres, para los cautivos, para los ciegos, para los oprimidos. Es decir, para los que en cualquier momento puedan o podamos sentirnos necesitados. No habla en sentido espiritual ni simbólico. No habla de libertad figurada, de oprimidos simbólicos, de pobres en lenguaje literario. Es, a nuestro juicio, uno de los textos claves del Evangelio, por el que muchos creyentes, de todas las condiciones, latitudes y sexo, han dado su vida y la siguen dando poco a poco. Curiosamente eso implica una serie de actitudes en la vida de los que queremos seguirle, y aunque se entiende que así sea también por otros textos, en este donde hace el resumen fundamental de su tarea no habla de rezos ni procesiones. Es claro y contundente, y una vez lee el texto, enrolla el papiro y se sienta. Como diciendo: ahora piensen bien lo que van a hacer.

Días pasados entrevistaron en el periódico de la localidad a un sacerdote español que está trabajando en el Brasil, de hace poco se ha pasado a la zona de Matto Grosso. Y decía que allá los sacramentos son ocho. La periodista se extrañaba: ¿y eso?. Es que el primero, respondía el misionero, es la humanidad, el ser humanos, y luego vienen los otros siete. Con muchos indígenas no puedo aun entenderme en su idioma, comentaba; pero nos sentamos a pescar juntos o a prender fuego a la comida y nos sonreímos, la sonrisa es nuestro lenguaje que nos acerca y nos hace amigos, ya estamos viviendo el primer sacramento.

Siempre llama la atención cuando alguien dice “yo soy católico, pero no practicante”. Normalmente se refiere a que no va a Misa. Es una mala expresión. No practicamos no solo si no vamos a Misa, sino si no trabajamos para liberar de la opresión, para anunciar la Buena Nueva. En ese sentido hay muchos que practican lo fundamental de la tarea del Mesías y piensan que no son creyentes, cuando realmente siguen su ejemplo. Esta es la señal clara de que somos sus seguidores y practicantes: los demás, sobre todo los pobres, los oprimidos, los ciegos, los necesitados de cualquier tipo de liberación, tanto a niveles personales como colectivos. Lo deja bien claro el Maestro en el texto de hoy: “Hoy se cumple la Escritura que acaban de escuchar”. Pues que se siga cumpliendo en cada una de nuestras acciones y tareas.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

03 09 07

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com