Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1771 al 1800 
AsuntoAutor
Regalos para Vos Gladys E
La Cruz) Gladys E
el Sr. Warren Buf Gladys E
Fw: UN ARBOL DE BE Gladys E
SIMPLEMENTE....... Gladys E
Dios me pidio que Gladys E
Y uno aprende Gladys E
Fw: Anticipo de N Gladys E
Fw: Para Brisas: E Gladys E
Fw: Para Brisas: Gladys E
Fw: Para Brisas: Y Gladys E
ES DIOS... Gladys E
Feliz_Navidad Gladys E
Fw: come la frutil Gladys E
El Poder de la FE. Gladys E
NAVIDAD Gladys E
Fw: Para Brisas: E Gladys E
Fw: Para Brisas: C Gladys E
Fw: Para Brisas: A Gladys E
Fw: Para Brisas: L Gladys E
Uno crece. . . Gladys E
CARENCIA AFECTIVA Gladys E
NAVIDAD ES AMOR Gladys E
Fw: Desos Pre Navi Gladys E
Enseñanzas Gladys E
Fw: Para Brisas: N Gladys E
Fw: REFLEXION SOBR Gladys E
Fw: ARBOL DE NAVID Gladys E
Fw: Para Brisas: Gladys E
Fw: Para Brisas: P Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1805     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Fw: Para Brisas: La Sabiduría se acredita por las obras
Fecha:Jueves, 20 de Diciembre, 2007  12:18:00 (-0300)
Autor:Gladys Enciso <gladysenciso @.........ar>

 
----- Original Message -----
Sent: Friday, December 14, 2007 10:03 AM
Subject: Para Brisas: La Sabiduría se acredita por las obras

 

La Sabiduría se acredita por las obras

 

(Mt 11,16-19):  En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: «¿Pero, con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo: ‘Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no os habéis lamentado’. Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: ‘Demonio tiene’. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ‘Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores’. Y la Sabiduría se ha acreditado por sus obras».

 

Como niños          que juegan y solo hacen caso al entretenimiento en el cual están centrados. Como niños que se pelean y al momento pasan a otra escena diferente. Como chiquillos sin centrarse en nada concreto, muy propio de la edad. Así pasa también con aquellos que escuchaban - ¿y escuchan? ¿escuchamos?- el mensaje de Jesús. A pesar de que la Sabiduría se ha acreditado por las obras de Juan y de Jesús, permanecen sin hacerles caso, y preocupándose de otras cuestiones diferentes. Llegan incluso a parecerse a los niños malcriados.

 

Estamos en el Adviento, tiempo de espera y de preparación, también de nuestro estilo o manera de ser, de nuestro temperamento o carácter, de nuestra forma de enfocar las cosas. Y ningún criterio de calidad mejor que contemplar si las obras y acciones acompañan a aquello que pensamos y defendemos. Pues, no lo olvidemos, la Sabiduría se acredita por sus obras.

 

Por otra parte constatamos que es fácil criticar –“este ni come ni bebe”, “aquel es un glotón”-. No lo hacemos justamente así, pero de vez en cuando nos sale de forma parecida, del que trabaja, del que parece tener otras posibilidades diferentes a la nuestra, del que no trabaja y come de nuestros impuestos. Criticamos al otro, porque a veces no nos paramos a ver las causas de su comportamiento, no sabemos analizar la realidad y enfrentarnos a ella, y nos quedamos en sus apariencias. Estar bien informados, ser reflexivos ante lo que se nos dice es también tarea a realizar por parte nuestra como ciudadanos, si queremos hacerlo con la calidad del creyente. Criticar por las apariencias, criticar por criticar no tiene sentido para el que piensa que el Evangelio es la norma de conducta. A veces nos esconcemos allí donde nada se cuestiona para no vernos obligados a tomar decisiones, como si huyéramos de la verdad, de esa verdad que nos hace libres, de aquella libertad que nos lleva a la responsabilidad de elegir, dejándonos llevar por el criterio de turno social, político o de propaganda. Tener bien amueblada nuestra cabeza es algo también importante, y esos muebles no nos lo da el Evangelio sino nuestra capacidad de, siguiendo sus orientaciones, estar informado de la realidad y saber analizarla desde diferentes vertientes. Así seremos también parte de esa Sabiduría que se acredita por sus obras.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

14 12 07


Otros Elías y Bautistas

 

(Mt 17,10-13):  Bajando Jesús del monte con ellos, sus discípulos le preguntaron: «¿Por qué, pues, dicen los escribas que Elías debe venir primero?». Respondió Él: «Ciertamente, Elías ha de venir a restaurarlo todo. Os digo, sin embargo: Elías vino ya, pero no le reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron. Así también el Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos». Entonces los discípulos comprendieron que se refería a Juan el Bautista.

 

Baja de la montaña, vuelve a la realidad de cada día, no quiere quedarse en el estado de glorificado. Todavía le falta un tiempo. Y ha de cumplir su misión. Ya llegaron Elías y Juan el Bautista y le prepararon el camino. Ahora solo tiene que seguirlo trazando. Ya llegará el momento. Tuvo buenos amigos que le prepararon el terreno. Ahora necesita nuevos amigos que colaboren en la tarea. Antes fueron los apóstoles, los más cercanos. Ahora somos los bautizados, pero siempre que hagamos consciente cada día nuestro Bautizo.

Como personas que pusieron los cimientos tropezaron con muchos problemas, y fueron incomprendidos y maltratados. Es el designio de los profetas. Y además como casi siempre no tuvo la culpa de ello el pueblo llano y sencillo, sino aquellos que eran considerados como guías religiosos y servidores del pueblo, bajo el rango de autoridades.

Hoy siguen haciendo falta muchos Elías y Juan Bautista. Profetas en la actualidad pueden serlo, y lo son, todos aquellos que aunque no hablen con los labios lo hacen claramente con su vida, con su entrega, con su testimonio, con su generosidad y servicio. Hombres y mujeres, jóvenes y adultos, niños y ancianos que conviven con nosotros y pasan a nuestro lado cada día, y que aman a sus hermanos, sirven a los demás de miles de manera, también a través de la dedicación a otros a través de los emails, y viviendo con hambre y sed de justicia buscan para todos la venida del Reino de Dios, lo cual es, recordémoslo, tarea del Adviento. Cada uno que le ponga nombres y apellidos a esos profetas, aprendamos de ellos y seámoslo cada uno de nosotros también.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

15 12 07

 

 


En la historia de las personas

Mt 1,1-17):  Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos, Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zara, Fares engendró a Esrom, Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engrendró a Naassón, Naassón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed, Obed engendró a Jesé, Jesé engendró al rey David.

David engendró, de la que fue mujer de Urías, a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abiá, Abiá engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Joram, Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatam, Joatam engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amón, Amón engendró a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando la deportación a Babilonia.

Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliakim, Eliakim engendró a Azor, Azor engendró a Sadoq, Sadoq engendró a Aquim, Aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Mattán, Mattán engendró a Jacob, y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo. Así que el total de las generaciones son: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones

Así como que leyendo este texto resulta un tanto aburrido, pues aparentemente es el relato de una serie de nombres que pudieran servir como listado de nombres hebreos que poner a un recién nacido. Pero detrás de ellos hay algo mas. ás de ellos hay algo mas.  Y es el final que se remarca: “…de la que nació Jesús, llamado Cristo”. Es el árbol genealógico de Jesús de Nazaret. Y el texto tiene un marcado interés en ascender en las generaciones hasta Abraham, el padre de los creyentes, como para indicarnos y dejarnos bien claro que Jesús, el Cristo, el Mesías, no es alguien caído de las nubes, sino que está inserto en la historia humana y es heredero de todas las fases por las que ha ido pasando la humanidad, desde el camino por el desierto, la búsqueda de la Tierra Prometida pasando por las deportaciones. Y en esa lista de nombres y de seres humanos los ha habido famosos y anónimos, gente buena y no tanto, listos y tontos. Es hijo de la historia, por donde han pasado gente que ha intentado ser buenas personas y pecadores hasta públicos.

También nos viene a decir que en Jesús se cumplen las Escrituras porque es descendiente de David y de Abraham, y por todo ello hombre, que ha puesto su tienda entre nosotros, en medio de nuestras vicisitudes y alegrías. Una historia que no termina con Jesús, sino de la cual El es un eslabón más, cualificado eso sí, al que seguimos el resto de la humanidad que hemos de continuar su obra asentando también nuestra historia no en los desiertos y oasis de la tranquilidad y el retiro sino en medio de la realidad actual, donde hay guerra y paz, donde hay miedo y alegría, donde hay hambre y abundancia.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

17 12 07






Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visita páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web ¿A qué esperas?
es.corank.com