Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1801 al 1830 
AsuntoAutor
Tal como somos Gladys E
->EFECTO MARIPOSA Gladys E
Fw: ->VIVE CON ALE Gladys E
VIVE!!! Gladys E
Fw: ->LA INTENCION Gladys E
La Isla Gladys E
POEMAS DE ANTONIO Gladys E
CARTA A LOS GUERR Gladys E
Como llegamos a te Gladys E
Bordados de la vi Gladys E
caminos de la vid Gladys E
BRINDEMOS, FELIZ 2 Gladys E
UN DIA POR VEZ. . Gladys E
La Vida Gladys E
La gratitud Gladys E
Fw: Perdón. Gladys E
Padre Nuestro... Gladys E
Fw: Para Brisas:.. Gladys E
Fw: Para Brisas: D Gladys E
=?utf-8?Q?El_trist Gladys E
SIMPLEMENTE GRACI Gladys E
FELIZ 2008 !!! Gladys E
Esas cosas no mor Gladys E
2008, algunos dic Gladys E
Dale Valor a la V Gladys E
Fw: Para Brisas:L Gladys E
Fw: MARIA, VIRGEN Gladys E
Fw: * Ave Maria Gladys E
DESCANSA...TODO ES Gladys E
AMOR 2008 Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1871     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Fw: Para Brisas: No es fácil
Fecha:Sabado, 26 de Enero, 2008  02:02:16 (-0300)
Autor:Gladys Enciso <gladysenciso @.........ar>

 
----- Original Message -----
Sent: Wednesday, January 23, 2008 10:51 AM
Subject: Para Brisas: No es fácil

 
 

No es fácil

(Mc 3,1-6):   En aquel tiempo, entró Jesús de nuevo en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle. Dice al hombre que tenía la mano seca: «Levántate ahí en medio». Y les dice: «¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?». Pero ellos callaban. Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: «Extiende la mano». Él la extendió y quedó restablecida su mano. En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra Él para ver cómo eliminarle.

 

Aprovecha todos los lugares para enseñar y dar testimonio de lo que lleva dentro. También la sinagoga. A pesar de que sabía que en su interior se va a encontrar con gente que le hace la oposición por sistema. Por eso desde el principio están al acecho para pillarle en un fallo contra sus normas, contra el orden establecido. Pero ya vimos ayer que Jesús pone estas cosas al servicio de las personas, y no se pliega a ningún orden hecho. Por eso, ante sus críticas, iras y enojos, Jesús cura la mano seca de aquel hombre devolviéndole la vida. A los otros poco les importaba la salud de aquella persona y su vida, lo único que les preocupaba era el cumplimiento de las normas. No estaría de mal que revisáramos nuestras actitudes en estas cosas, pues a veces en pequeños detalles ponemos por delante la ley, no importándonos tanto las personas. A los que en algún momento somos así, aparte de caer en el fanatismo, recordemos que Jesús nos llamó “fariseos hipócritas, que dejamos fuera lo pequeño y nos tragamos lo más grande”.

 

Jesús, por otra parte, y conviene destacarlo –que nos perdonen los especialistas en Derecho de todo tipo- hace siempre una interpretación amplia y abierta de las leyes, y nunca desde una perspectiva estrecha y al pie de la letra. Es un hombre de mente amplia. No nos cansaremos de repetirlo: le preocupa la persona, las personas. Da lo mismo hombres que mujeres, niños que adultos, jóvenes que ancianos, de una raza u otra: la persona.

 

Es una lección importante para nosotros que nos acobardamos ante las críticas o faltas de entendimientos de los demás. A veces nos importa más la opinión de los otros, sobre todo si tienen poder en el mundo, que hacer el bien a tope.

 

Y es que el Evangelio no es nada fácil. Bien nos lo recordaban hacen pocos días en una reunión en la que uno de nosotros participó con este texto que comentamos de Michel Quoist:

 

 

Esta tarde, Señor, tengo miedo.

Tengo miedo, por que sé que tu Evangelio es terrible;

es fácil oirlo predicar,

es todavía relativamente fácil no escandalizarse de él;

pero vivirlo ...  ¡vivirlo es bien difícil !

 

 

Tengo miedo de estarme equivocando, Señor.

Tengo miedo de estar satisfecho con mi "vidita" decorosa.

Tengo miedo de las buenas costumbres

que yo tomo  por  virtudes.

Tengo miedo de mis pequeños esfuerzos.

que me dan la impresión de avanzar.

 

Tengo miedo de mis actividades

que me hacen creer que me entrego.

Tengo miedo de mis sabias organizaciones

que yo tomo por éxitos.

Tengo miedo de mi influencia:

me imagino que transforma las vidas-

Tengo miedo de lo que doy,

pues me esconde lo que no doy.

 

Tengo miedo por que hay gente

que es mas pobre que yo;

los hay peor instruidos que yo,

peor desarrollados,

peor albergados,

peor abrigados.

peor pagados, 

peor alimentados,

menos acariciados,

menos amados...

 

Yo tengo miedo, Señor,

pues no hago bastante por ellos,

no hago  t o d o   por ellos.

 

Pues a pesar del miedo que podamos tener, y de que no sea nada fácil, uno de los criterios del Evangelio nos lo ha dictado Jesús entre ayer y hoy: la persona es lo más importante. Los otros, los demás. El amor.

                                                                                           

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

23 01 08     

 



Las normas, al servicio de las personas

(Mc 2,23-28):  Un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas. Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?». Él les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?». Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado».

 

Hay leyes o costumbres en la vida que no tienen sentido, o más bien que pudieron tenerlo cuando se instauraron debido a la cultura vigente pero que con el cambio del tiempo han caducado, pues otros valores humanos imperan sobre los anteriores. Pensemos por ejemplo en el papel de la mujer antes y ahora. Hace mucho tiempo no podía ni firmar papeles de compra venta. Todo lo que hacía estaba en función de la autorización del hombre que tenía a su lado: su padre, su esposo o su hermano mayor. Otros valores, la conciencia de la dignidad de la persona, han irrumpido detrás haciéndonos ver que aquello era algo de un tiempo, y que no estaba al servicio de las personas. Lo mismo advierte Jesús con el sábado. Por eso es hasta provocativo, y sus discípulos arrancan espigas en ese día. Y deja bien claro que el sábado es para las personas y no al revés. O sea, que las normas, las costumbres, las leyes –de cualquier índole y de cualquier institución- están para el bien y el servicio del colectivo de los seres humanos, y no al revés. ¡Cuántas cosas tendríamos que revisar a la luz de este criterio en nuestra sociedad, en nuestras organizaciones e instituciones y en nuestras propias comunidades cristianas¡

 

Jesús es señor del sábado, también de la ley y de las normas. Nosotros, seguidores de Jesús, hemos de tener el mismo criterio y la misma actitud. No vale decir: “siempre se ha hecho así”. Si por ese criterio fuere hoy las mujeres no tendrían voz en esta sociedad.

 

Por otra parte, y pensamos es también una llamada del texto de hoy, las cosas que hemos o debemos de hacer, desde nuestra fe y conciencia creyente, las debemos hacer no porque estén mandadas y sin necesidad de que estén en ley alguna –no nos hacen falta leyes civiles para hacer aquello que en conciencia creemos-, sino porque debemos hacerlas y queremos hacerlas y nos gusta hacerlas y las hacemos por amor.

 

El choque con otras normativas por otra parte puede ser frecuente. La fe cristiana lleva en sí un peligroso germen de rebeldía que no se puede abortar por los poderes de este mundo. Porque en la conciencia de cada cual, solo manda uno mismo. Santo Tomás decía algo así como que en las cosas de conciencia, ni la Iglesia. Y , al contrario, si hubiere alguna norma o ley civil que nos obligara a todos y a cada uno a hacer lo que está legislado en contra del criterio evangélico, hemos de seguir primero a este que a la norma.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

22 01 08

.



Vino nuevo en odres nuevos

(Mc 2,18-22):   Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vienen y le dicen a Jesús: «¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan?». Jesús les dijo: «¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos? Mientras tengan consigo al novio no pueden ayunar. Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán, en aquel día.

»Nadie cose un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, pues de otro modo, lo añadido tira de él, el paño nuevo del viejo, y se produce un desgarrón peor. Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino reventaría los pellejos y se echaría a perder tanto el vino como los pellejos: sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos.

Algo muy frecuente en la práctica religiosa judía era el ayuno o cualquier otra práctica que incidiera en la mortificación de los sentidos, para recordar la otra dimensión espiritual de la vida. A Jesús, sin embargo, dicha cuestión no parece verla como el centro de la practica espiritual: ha llegado la plenitud de los tiempos con la cercanía histórica de Dios a nuestras vidas a través de Jesús, ¿qué necesidad hay de centrar la práctica religiosa en la mortificación? ¡Vivimos la alegría del encuentro y de la relación interpersonal con el Salvador¡ Por eso llama a sus discípulos “los amigos del esposo”. Vivir conociéndolo y siguiendo sus pasos es como vivir una fiesta de bodas, algo entusiasmante. No es que en momentos concretos no sea necesario una práctica de mortificación de nosotros mismos, o de renuncia a muchas otras cuestiones, pero todo ello ha de hacerse en la alegría de estar celebrando como una fiesta de bodas. Sin la búsqueda del sacrificio por el sacrificio, del sufrimiento por el sufrimiento en si mismo. Es una vida nueva, una mentalidad nueva la que trae Jesús.

 

Es una mentalidad renovadora lo que nos trae el texto evangélico de hoy. No se trata de despreciar lo antiguo, sino de vivirlo a la luz del mensaje del Reino que ha instaurado la llegada de Jesús. El ayuno se entendía como una situación que mantenía la espera del Mesías, por eso lo guardaban los discípulos de Juan. Por eso les dice Jesús que los suyos no ayunan, la fase que se vive ahora con su llegada es como una boda y la relación entre el novio y los amigos. Ayunarán cuando les falte el novio, pero no ahora. Ya no somos siervos, sino hijos. Ya no será el Templo el único lugar de oración, porque Dios está entre ellos y en el corazón de sus seguidores. Es el nuevo vino, el nuevo Reino. Cambiarán los odres, pero también nosotros, empezando por nuestra propia mentalidad: vino nuevo en nuestros odres viejos para transformarlos en nuevos.

 

Hoy también nosotros, fieles al ejemplo de Jesús, hemos de seguir esa misma dinámica poniendo vino nuevo en nuestras propias e históricas comunidades cristianas: comunidades más fraternales, universales e integradoras, con compromisos fuertes en los Derechos Humanos y en la Defensa de la naturaleza, con un ambiente comunitario donde la participación, tolerancia e igualdad sean nuestros distintivos, creciendo en la libertad creyente dentro de la Iglesia, aprendiendo a convivir dentro de nosotros sensibilidades, culturas y funciones diversas hoy mas necesarias que nunca con la mezcla de pueblos y culturas que vivimos en todas las realidades sociales. Son algunos ejemplos del vino nuevo en odres nuevos que tanto necesitamos para vivir en la realidad que nos ha tocado en pleno 2008.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

21 01 08



El que quita el pecado del mundo

(Jn 1,29-34):  En aquel tiempo, vio Juan venir Jesús y dijo: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es por quien yo dije: ‘Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo’. Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que Él sea manifestado a Israel».

Y Juan dio testimonio diciendo: «He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre Él. Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo’. Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios».

 

Es el testimonio de Juan el Bautista que sabe disminuir para que el otro crezca, que sabe apartarse para que el otro aparezca, que sabe morir para que el otro renazca. La humildad y generosidad del Bautista son rasgos que siempre nos han llamado la atención a todos. Igual conviene recordar que nosotros también somos precursores del Mesías en esta sociedad, nos dedicamos, como creyentes, a preparar el camino de Jesús. En esta línea, Juan nos da una importante lección para nuestra conducta. Dar a conocer a Jesús es una de nuestras tareas, unos lo harán hablando, otros escribiendo, unos desde los grandes medios de comunicación otros desde los despachos donde dirigen sus empresas, unos en el trabajo humilde y sencillo de un jornalero, otros en la coordinación de actividades educativas, unos en la vida real de contacto físico a diario, otros en el contacto globalizado con gente de todo el planeta a través de la red de redes. Cualquier medio, lugar o acción es buena. Lo importante es tener en claro nuestra tarea.

 

Es el que quita el pecado del mundo. A quien reconocemos como tal cada vez que en la Eucaristía repetimos “Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros”. Es cordero como símil judío, para que todos lo entendieran. El cordero era la víctima sacrificada por ellos en sus fiestas. Jesús es el Cordero que se inmola, que muere también para dar vida. Y así quita el pecado del mundo. Después todo depende de lo que nosotros entendamos por pecado.

 

El pecado del mundo va más allá de los malos pensamientos, de las mentiras piadosas, de los enfados o nerviosismos momentáneos. El pecado del mundo y consiguientemente el de las personas es todo lo que huela a egoísmo, a injusticia, a desigualdad, a falta de fraternidad y de libertad, tanto en nuestro interior, como en nuestras relaciones interpersonales como en la organización social. Es algo más que dejar de ir a Misa un domingo. Es algo más radical. Es algo más que lo meramente individual, aunque también incluya a esto. Ese es el pecado que viene a quitar del mundo. Y lo hace con la fuerza del Espíritu Santo. Los cristianos, la Iglesia está en el mundo, y estamos como signos de salvación, por tanto estamos contra todo lo que condena que es el pecado en sus diferentes manifestaciones. Solidarios con el mundo hemos de descubrir y saber analizar en cada momento el lado oscuro de este mundo, los abismos de maldad y desigualdades que se esconden en el mismo y están también a la vista de todos, todo aquello que hace fracasar al hombre y no le deja crecer en su condición humana y en su dignidad como persona. Todo lo que de alguna forma degrada y deshumaniza a cualquier ser humano en cualquier parte del mundo es consecuencia de una actitud pecaminosa de organizar la sociedad y tener en cuenta a los demás. Ese pecado hace que la historia de nuestro mundo no sea una auténtica historia de salvación, y Dios ha venido en Jesús a traer esa salvación y salud. No solo la vida individual sino también la colectiva es a la que viene a dar respuesta “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Es un acto individual el pecado, sí, pero siempre, de una forma menos o más notoria, tiene consecuencias sociales a las que los creyentes debemos estar para que no colaboren en generar una historia de maldad sino una historia de salvación. Porque al igual que aquel Cordero, nosotros hoy también tenemos que luchar contra el pecado en sus diferentes acepciones y manifestaciones.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

20 01 08

 


 

¿Qué hacemos con los marginados?

 

(Mc 2,13-17):  En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a Él, y Él les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que le seguían. Al ver los escribas de los fariseos que comía con los pecadores y publicanos, decían a los discípulos: «¿Qué? ¿Es que come con los publicanos y pecadores?». Al oír esto Jesús, les dice: «No necesitan médico los que están fuertes, sino los que están mal; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».

 

Llama persona a persona, son personales sus elecciones, y elige a los que menos fama tienen, a los que la sociedad considera como pecadores. Por eso se extrañan los que habían hecho de la religión un lugar de apariencias y de formalidades. Jesús huye de eso, ayer y hoy, pues también en la actualidad pecamos de muchas formalidades, o, siendo convenientes en algunas ocasiones, las damos por esenciales. Y eso, lo externo, lo ritual, lo que aparece, la vestimenta no es lo importante. Y por entrar en lo que la gente vive participa también de aquella cena fastuosa que le ofrece Leví. Eso sí, no se queda simplemente con aprovechar la cena, sino que utiliza cualquier sitio o medio para dejar clara su postura: “no he venido por los justos, sino por los pecadores”. Sin embargo, deja que los justos, o en este caso los que se creen así y presumen de ello, se le acerquen. Igual se les pega algo bueno. Aunque los invitados más importantes, y de eso es lo que hace notar el texto son los publicanos y pecadores, aquellos que en el ambiente judío eran personas despreciadas, impuras, pecadoras, y de las que había que alejarse, porque eran unos marginados que contaminaban. No resulta del todo extraño esta lectura pues hoy en nuestra sociedad para muchos, incluso para los poderes establecidos, los marginados siguen contaminando y se realizan acciones públicas que en lugar de luchar contra la marginación y sus causas, parece que actúan contra los propios marginados.

 

Este acercamiento a los alejados sociales es justo uno de los retos que el Maestro nos lanza en este pasaje. Y lo hace en unos momentos históricos en los que nuestra sociedad organizada, de la que cada uno de nosotros formamos parte, desterramos a unos, no recibimos a otros, condenamos sin escuchar, levantamos barreras, marginamos a los que no nos gustan y nos dejamos llevar por muchos prejuicios. Jesús nos recuerda que ha venido para todos, pues todos somos iguales a los ojos de Dios, y si hay alguien privilegiado son los más débiles. La ética de Jesús es accesible a los marginados y excluidos de su época histórica, intentando la integración de los mismos en aquella sociedad, y de hecho la respuesta de estos sectores al mensaje de Jesús fue mas positiva y activa que la de los sectores acomodados y de aquellos que se consideraban a si mismos como religiosos.

 

Por último conviene destacar, aunque solo sea mencionándolo, que  Leví, o sea Mateo, deja muchas cosas. Deja, sobre todo, sus negocios como recaudador que le dejaban pingües beneficios. Elementos todos ellos que nos pueden venir bien para nuestra reflexión personal y nuestro compromiso en los ambientes donde estamos insertados.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

19 01 08

 



Camilleros de los demás

(Mc 2,1-12):  Entró de nuevo en Cafarnaum; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y Él les anunciaba la Palabra.

Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde Él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados».

Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: «¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo?». Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: «¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: ‘Tus pecados te son perdonados’, o decir: ‘Levántate, toma tu camilla y anda?’ Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados -dice al paralítico-: ‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’».

Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: «Jamás vimos cosa parecida».

 

La gente sigue agolpándose alrededor suyo, y buscan todos los inventos posibles para acercarle sus problemas, necesidades y enfermedades: abrieron el techo y descolgaron en la camilla al paralítico. ¿Tenemos nosotros esa misma necesidad de acercarnos a Jesús que buscamos la forma que fuere, el momento que sea?. Es una manera de demostrar nuestra confianza en su persona. Por eso al ver su fe, Jesús actúa. Al igual que con nosotros. En este caso, le buscan. ¿Le buscamos nosotros? ¿Lo necesitamos? ¿Para qué? Son preguntas importantes a hacernos de vez en cuando.

 

Y da una lección a aquellos mal pensados que siempre están poniendo tropiezos en el caminar de la gente de buena voluntad, entre otras cosas porque ellos no hacen nada para mejorar el mundo y les molesta que otros, con sus acciones, se lo pongan en evidencia. Era la postura de los escribas, cuya actitud y acción era estar sentados cavilando contra los demás. Pues al que no quiere caldo, se le dan dos tazas, como dice el adagio popular: le perdona sus pecados y además lo hace andar. Rehace al paralítico por fuera, pero primero por dentro. Unas piernas nuevas, pero sobre todo un corazón nuevo y diferente.

 

Por otra parte, aquel paralítico llega a Jesús, porque unos camilleros le ayudan. Sin éstos, ni por la puerta ni mucho menos por el techo. Son ellos quienes propician el encuentro con el Maestro. ¿Nos imaginamos nosotros de camilleros? Pues es también nuestra tarea: acercar a los demás a Jesús. Unas veces hablando de El, otras más haciendo lo que El hacía: el bien. No solo cuando nos viene la ocasión, sino buscando también nosotros las ocasiones de hacerlo. Por eso el texto dice que Jesús elogia la fe que tenían, en plural. Ser camilleros del paralítico hoy es hacerlo con la libertad del paralítico. Sin imponer. Jesús nos hace libres y suave en las formas, sabiendo aceptar a los diferentes a nosotros. No somos menos creyentes por eso: por no imponer nuestra visión a los demás. Al contrario. No necesitamos leyes cristianas para toda la sociedad, que cada pueblo se rija por aquellos a quienes elija. Lo que creemos en conciencia podemos seguirlo haciendo sin necesidad de que ninguna ley civil obligue a todos a hacer lo mismo que nosotros. No somos tampoco una comunidad monolítica, sino abierta a todas las culturas y maneras de pensar, abiertas a lo diferente, y cada uno ha de cultivar los talentos que Dios ha sembrado en cada pueblo y en cada colectivo. Dios tiene muchas maneras de comunicarse con la gente, y no ha dejado reservada en exclusividad esa comunicación a ninguna institución. Era el problema que tenían los escribas, mientras permanecían sentados, criticando lo que hacían los demás. Por intransigentes e intolerantes, más tarde a ellos y a los fariseos Jesús les llamará “sepulcros blanqueados”. Camilleros de los demás, sí, pero no a la fuerza ni los únicos.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

18 01 08

 






Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visita páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web ¿A qué esperas?
es.corank.com