Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1813 al 1842 
AsuntoAutor
UN DIA POR VEZ. . Gladys E
La Vida Gladys E
La gratitud Gladys E
Fw: Perdón. Gladys E
Padre Nuestro... Gladys E
Fw: Para Brisas:.. Gladys E
Fw: Para Brisas: D Gladys E
=?utf-8?Q?El_trist Gladys E
SIMPLEMENTE GRACI Gladys E
FELIZ 2008 !!! Gladys E
Esas cosas no mor Gladys E
2008, algunos dic Gladys E
Dale Valor a la V Gladys E
Fw: Para Brisas:L Gladys E
Fw: MARIA, VIRGEN Gladys E
Fw: * Ave Maria Gladys E
DESCANSA...TODO ES Gladys E
AMOR 2008 Gladys E
CARPE DIEM 47 - B Gladys E
Carta a la amistad Gladys E
Felicidades Gladys E
Fw: CARTA A LA MIN Gladys E
Fw: La Flor y la M Gladys E
El Orden del Mundo Gladys E
Fw: SILENCIO Y QUI Gladys E
Fw: Para Brisas: U Gladys E
Fw: PALOMAS LLE Gladys E
Fw: Ternura...!!! Gladys E
Fw: ->7 Maravillas Gladys E
Fw: Para Brisas: S Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1857     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Fw: Para Brisas: Si quieres, puedes
Fecha:Domingo, 13 de Enero, 2008  00:23:17 (-0300)
Autor:Gladys Enciso <gladysenciso @.........ar>

 
----- Original Message -----
Sent: Friday, January 11, 2008 10:48 AM
Subject: Para Brisas: Si quieres, puedes

 

Si quieres, puedes

(Lc 5,12-16):  Y sucedió que, estando en una ciudad, se presentó un hombre cubierto de lepra que, al ver a Jesús, se echó rostro en tierra, y le rogó diciendo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme». Él extendió la mano, le tocó, y dijo: «Quiero, queda limpio». Y al instante le desapareció la lepra. Y él le ordenó que no se lo dijera a nadie. Y añadió: «Vete, muéstrate al sacerdote y haz la ofrenda por tu purificación como prescribió Moisés para que les sirva de testimonio». Su fama se extendía cada vez más y una numerosa multitud afluía para oírle y ser curados de sus enfermedades. Pero Él se retiraba a los lugares solitarios, donde oraba.

 

La misma dinámica, las mismas actitudes por parte de Jesús: actúa, cura enfermos, lucha contra el mal, coloca el bien donde está el mal, y se retira a orar. La misma dinámica por sus verdaderos seguidores: se acercan a El con fe y con humildad, “si quieres, puedes curarme”. Seguro que al leproso le habían llegado comentarios de las acciones buenas que hacía Jesús, sabía por tanto que podía curarle, las noticias se divulgaban como al son de un tambor. Pero se acerca con confianza, sí, pero sin exigencias. Si quieres…, puedes curarme. Era consciente de su debilidad. Es un leproso, y sabía que su enfermedad lleva consigo la expulsión de la sociedad, el alejamiento de todos los demás. Eran unas leyes severas. Por eso, porque ya estaría señalado para la expulsión Jesús le recomienda que cumpla con lo previsto por la ley para que ya nadie piense en su exclusión.

 

Muchas enseñanzas de un texto repetido: ¿Extendemos la fama de Jesús en nuestros ambientes? ¿Acogemos a los demás como El nos acoge a nosotros? ¿Tenemos en cuenta la manera de cambiar las leyes excluyentes que pudieran existir en nuestra sociedad? ¿Pasamos por encima de esas leyes y ponemos a las personas por delante, antes que las normas? ¿Nos acercamos a El con confianza y humildad, o prima la rutina en nuestra relación personal con el Maestro? ¿Nuestros encuentros con Jesús producen en nosotros el mismo efecto que al leproso: quedamos limpios, empezamos una nueva vida y sabemos agradecer? ¿Nos retiramos de vez en cuando, apartados de la bulla de la calle o de la tele, para esos encuentros interpersonales con el Maestro? ¿…?

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

11 01 08

 


Un profeta de verdad

(Jn 3,22-30):  En aquel tiempo, Jesús fue con sus discípulos a la región de Judea, donde pasó algún tiempo con ellos, bautizando. También Juan estaba bautizando en Enón, cerca de Salim, donde había mucha agua. La gente acudía y era bautizada. Esto sucedió antes que metieran a Juan en la cárcel.

Por entonces, algunos de los seguidores de Juan comenzaron a discutir con un judío sobre la cuestión de las purificaciones, y fueron a decirle a Juan: «Maestro, el que estaba contigo al oriente del Jordán, aquel de quien nos hablaste, ahora está bautizando y todos le siguen». Juan les dijo: «Nadie puede tener nada si Dios no se lo da. Vosotros mismos me habéis oído decir claramente que yo no soy el Mesías, sino que he sido enviado por Dios delante de él. En una boda, el que tiene a la novia es el novio; y el amigo del novio, que está allí y le escucha, se llena de alegría al oírle hablar. Por eso, también mi alegría es ahora completa. Él ha de ir aumentando en importancia, y yo, disminuyendo».

 

El comienzo de la actividad pública de Jesús va en paralelo con los avatares y sufrimientos de Juan el Bautista que, sufriendo la persecución de Herodes, pasa sus días en la cárcel. ¿Hay muchos profetas que antes, después o ahora no hayan pasado o estén pasando contratiempos y problemas con los poderes sociales o el ambiente social de su tiempo?

 

Juan es un profeta de verdad. Acepta las consecuencias de su misión. Y no es celoso de que venga Alguien detrás de si haciendo lo mismo y mejor que el mismo. Y así se lo aclara a sus discípulos que ven en Jesús un posible competidor. Al contrario, conviene, antes y ahora, que El crezca y el que anuncia disminuya. A veces nos contrariamos con el hecho de personas que habiéndose acercado al Evangelio a través nuestro no nos pongan en el centro de sus vidas y estén todos los días manifestando nuestra gratitud. Nos hemos olvidado que en nuestra acción como creyentes Jesús ha de aumentar en importancia y nosotros ir disminuyendo. Y es que siempre que se nos habla de Juan en el Evangelio deja tras de sí el aroma de una profunda humildad. Es consciente de que no es el novio, no es el que hace la fiesta, sino el amigo del novio, el que le ha ayudado a entregar unas cuantas invitaciones. Y dice claramente a los suyos una verdad incuestionable que se desprende de todo el mensaje revelado: “Nadie puede tener nada si Dios no se lo da”

 

Llamaban al Bautismo como una purificación. Y realmente es así, es como nacer un hombre nuevo. Prácticamente todos nosotros lo hemos sido de pequeños, cuando no nos dábamos cuenta.  En estos días es la ocasión de renovarlo como adultos, hacer consciente en nosotros lo que significa estar bautizado. Y renovar el “Sí, creo”. Que es como decir “sí, quiero”, “si, lo acepto”, “sí, lo sigo”. Es justamente a partir del Bautismo como Dios ha puesto a nuestra disposición una abundancia de dones para que los repartamos entre los hermanos. No son nuestros, es un regalo suyo, para que los hagamos fructificar y repartir con alegría. ¿Sabemos dónde están y tenemos nuestros dones?  Rebusquemos bien si no los encontramos, porque hay mucha gente necesitada de ellos, muchos que todavía andan tristes por la vida o pasan momentos de tristeza y angustia. Entre otras cosas nos ha dado comprensión y solidaridad para repartirla entre aquellos que no la encuentran en la sociedad, a veces ni siquiera en la familia.

María Consuelo Mas y Armando Quintana

http://buscandolaluz.zoomblog.com/

12 01 08





NUNCA PENSASTE QUE PUDIERA EXISTIR TANTA BELLEZA
Disfruta de una foto diferente de nuestro Cosmos cada dia.
¿Cual será la de hoy? ¡Descúbrela visitando fadd.corank.com ya mismo!