Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1867 al 1896 
AsuntoAutor
Fw: JAIME FRASE RE Gladys E
Fw: Un reto que ca Gladys E
Fw: CORAZON JOVEN Gladys E
Fw: No puedo morir Gladys E
Fw: ->MIRAR Y VER* Gladys E
Fw: Amanece con pe Gladys E
Fw: Primer día del Gladys E
LAS MANOS DE TU TR Gladys E
TU MISION EN ESTA Gladys E
Fw: Mis momentos c Gladys E
Toma mi mano- com Gladys E
Mecanico Recomend Gladys E
Fw: Hermoso, leel Gladys E
DA DE TI LO MEJOR Gladys E
Fw: Fw: Hermoso, Gladys E
Fw: LA CUARESMA CA Gladys E
Fw: Leyenda del C Gladys E
"Via Crucis" con Gladys E
Fw: ->RESURRECCION Gladys E
Fw: uniendo"c" gru Gladys E
CONFÍA EN MI. Gladys E
Fw: ORACIÓN DE JE Gladys E
EL TE ENCONTRARA Gladys E
HIJOS... Gladys E
***Cuento trascen Gladys E
Fw: FELICES PASCUA Gladys E
Fábula Gladys E
Fw: 5538 Correo H Gladys E
HASTA QUE APRENDI Gladys E
Dalai Lama Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1897     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Fw: LA CUARESMA CAMINO A LA PASCUA
Fecha:Jueves, 20 de Marzo, 2008  01:49:34 (-0300)
Autor:Gladys Enciso <gladysenciso @.........ar>

 
----- Original Message -----
Sent: Wednesday, March 19, 2008 10:27 PM
Subject: LA CUARESMA CAMINO A LA PASCUA


LA CUARESMA, CAMINO DE LA PASCUA

Cada año vuelve la primavera y en ele Hemisferio Sur, el Otoño, con ella, la
Pascua.
La Pascua es la venida de Cristo resucitado para renovar
a la comunidad cristiana en su propia resurrección.

La Cuaresma-Pascua es a la manera de un gran
sacramento de la llegada de Dios como perdón y renovación.

Es el tiempo fuerte en el que se nos concede la
gracia de morir al pecado y de resucitar a la vida de
hijos de Dios y hermanos de todos los hombres.

El misterio de la pasión es el camino hacia el gozo. La
resurrección de Cristo es la vida en toda su abundancia;
pero es una vida salida de la muerte. La liturgia de la
pasión y de la Pascua une siempre el aspecto glorioso al
doloroso.

La Pascua, como la semilla respecto al árbol, es el
núcleo original del triduo santo, de la semana santa, de
la cuaresma, y, posteriormente, del año litúrgico. Todas
las celebraciones nacen de la Pascua. Todo el desarrollo
de las verdades de fe y de las reflexiones teológicas,
tiene en la Pascua su manantial. Esto es así porque nuestra
Pascua es Cristo.

LA PASCUA: MEMORIA, MISTERIO Y PROFECÍA

La Pascua es un suceso original de energía tan poderosa
que no acaba en sí mismo, sino que más bien se
sobrepasa y transciende en una realidad superior. La
Pascua hebrea culmina en la Pascua del Señor, y ésta
florece en la Pascua de la Iglesia peregrina, la cual, es
germen y comienzo de la pascua eterna de la gloria.
De este modo podemos distinguir en la realización
histórica de la Pascua cuatro momentos fundamentales:

1) La Pascua hebrea: el paso de Yahvé en Egipto
para librar a su pueblo, y el paso del pueblo por el mar
Rojo camino de la tierra prometida.

2) La Pascua en Cristo-Cabeza: la humanidad de
Cristo pasa de este mundo al Padre
.
3) La Pascua cristiana: el paso, por el Bautismo, del
pecado a la gracia. El paso en cada Eucaristía, hacia
una mayor participación en la muerte al hombre viejo y
a la resurrección del hombre nuevo.

4) La Pascua eterna: en los cielos, donde Dios será
"todo en todos" (1Cor 15,28).
Así y para nosotros, la Pascua:

a) Es memoria: Cristo murió y resucitó.
b) Es misterio: la muerte-resurrección se hace actual
y presente para que la comunidad cristiana se incorpore
activamente en cada tiempo y lugar. En la Pascua de
Cristo nosotros pasamos de la muerte a la vida, del
pecado a la gracia, del hombre viejo al nuevo.
c) Es profecía: en la

celebración de la Pascua
actualizamos la vida eterna,
anticipamos la salvación
y la gloria.

EL MISTERIO DE UNA
NOCHE QUE ES LUZ

La Pascua es el paso
de la muerte a la vida. Es
la fiesta que hace la luz.
Pascua es el paso de las tinieblas a la luz. Es la fiesta de
la nueva humanidad.
La Pascua del Señor es ahora la Pascua de la Iglesia.
Las dos forman una unidad indivisible. Nosotros estamos
resucitando de su propia resurrección.
En la Pascua todo es hecho nuevo. Es la gran novedad:
Nueva es la Asamblea, que funde y reúne a las
pequeñas comunidades, porque la celebración es tan
extraordinaria que excluye los particularismos. Nuevo es
el tiempo, que ya no va a ser sólo sucesión de noches y
días, sino luz eterna que se inserta en el paso y en la
fugacidad para redimirnos. Nuevas son la espera vigilante,
el presentimiento de una presencia misteriosa, el
retorno definitivo del resucitado. Nueva es la luz Pascual,
Cristo nueva humanidad y sol sin ocaso. Nuevo el fuego,
signo del Espíritu que hoy sigue renovando los corazones.
Nueva el agua que regenera en la vida de Cristo. Nuevo
el santo crisma que va a consagrar, en Cristo, a los santificados.
El canto del aleluya nos introduce en el júbilo nuevo
de la nueva tierra. Y en el pan y el vino tenemos una
anticipación del banquete nupcial de la vida eterna.
El tiempo Pascual celebra el nuevo modo de estar
Cristo presente en la Iglesia misteriosamente. El encuentro
con Cristo viviente es ahora un encuentro sacramental.
La palabra, los sacramentos, la eucaristía, son los signos
por excelencia del nuevo modo de presencia del
Cristo Viviente. Esta presencia es lo más importante de la
Iglesia. Cristo vive y está en la comunidad.

EL TIEMPO DE LA IGLESIA COMO NUEVA HUMANIDAD

La resurrección de Cristo es la irrupción de la vida
divina en la humanidad. Los cristianos por el Bautismo,
resucitamos anticipadamente de su misma resurrección.
La vida nueva es el oxígeno de la nueva comunidad.
La Iglesia es la prolongación de la humanidad glorificada
de Cristo. La vida de la Iglesia es la vida nueva en
Cristo glorioso. El tiempo de la Iglesia es la anticipación
en la tierra de la vida celeste. Formamos la nueva tierra,
DE CUARESMA A PASCUA
el nuevo hombre, porque tenemos la novedad definitiva
de los cielos nuevos.

HUMBERTO RAMIREZ LOPEZ
UNA VIDA QUE DEJA HUELLA