Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 214 al 243 
AsuntoAutor
EL ESCONDITE INTER Armando
Así es la vida Armando
Mensajes cre
TODAVIA Armando
Jaime.pido difundi Prosalud
La manera de compr Armando
LA HUMILDAD Armando
Que vas a escuchar Dra. Gla
Fw: COMPARTIENDO S Dra. Gla
Reactivacion cre
reactivacion cre
ESE ES UN AMIGO Armando
Enseñarás a vola Dra. Gla
Mantener Viva la E Dra. Gla
DOS NUEVOS POEMAS- Dra. Gla
BUSCO A ALGUIEN Armando
ORACION HINDUE Armando
Fw: Gabriel 150 Dra. Gla
Fw: Rueda de San N Dra. Gla
algo para meditar ivonne a
LA CONSTANCIA Armando
Fw: EL PERRITO Dra. Gla
Fw: LOBOS, cual va Gladys
LO VALIOSO/A QUE E Armando
RECONOCER LA ABUND Armando
Es maravilloso Dra. Gla
UN ANGEL Y UN AMIG Armando
MI PADRE ES EL PIL Dra. Gla
Fw: INVITACION ESP Dra. Gla
Un Belen diferente Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 196     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] UNA BUENA LECCION
Fecha:Jueves, 8 de Abril, 2004  14:23:17 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

UNA BUENA LECCIÓN

Un estudiante universitario
 salió un día a dar un paseo con un profesor,
 a quien los alumnos consideraban su amigo
 debido a su bondad para quienes seguían sus instrucciones. 
 Mientras caminaban,
vieron en el camino un par de zapatos viejos
y supusieron que pertenecían
a un anciano que trabajaba en el campo
 de al lado y que estaba por terminar sus labores diarias.

El alumno dijo al profesor:
-    Hagámosle una broma;
escondamos los zapatos
y ocultémonos detrás de esos arbustos para ver su cara cuando no los encuentre.
-    Mi querido amigo
 –le dijo el profesor-,
nunca tenemos que divertirnos a expensas de los pobres.
  Tú eres rico y puedes darle una alegría a este hombre. 
 Coloca una moneda en cada zapato
 y luego nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando las encuentre.

Eso hizo y ambos se ocultaron entre los arbustos cercanos. 
 El hombre pobre, terminó sus tareas,
y cruzó el terreno en busca de sus zapatos y su abrigo.
  Al ponerse el abrigo deslizó el pie en el zapato,
pero al sentir algo adentro,
 se agachó para ver qué era y  encontró la moneda.
  Pasmado, se preguntó qué podía haber pasado.
  Miró la moneda, le dió vuelta
y la volvió a mirar. 
 Luego miró a su alrededor,
 para todos lados,
 pero no se veía a nadie. 
 La guardó en el bolsillo y se puso el otro zapato; su sorpresa fue doble al encontrar la otra moneda.
  Sus sentimientos lo sobrecogieron;
cayó de rodillas y levantó la vista al cielo
pronunciando un ferviente agradecimiento en voz alta, hablando de su esposa enferma
y sin ayuda y de sus hijos que no tenían pan
 y que debido a una mano desconocida no morirían de hambre.
El estudiante quedó profundamente afectado
 y se le llenaron los ojos de lágrimas.
-    Ahora- dijo el profesor-
¿no estás más complacido que si le hubieras hecho una broma?
El joven respondió:
-    Usted me ha enseñado una lección que jamás olvidaré. 
 Ahora entiendo algo que antes no entendía:
ES MEJOR DAR QUE RECIBIR...
Autor Desconocido.
 
 
saludos, armando
"La ignorancia de muchos da poder a pocos"
(Hiram Maldonado)