Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 601 al 630 
AsuntoAutor
Mujer... Armando
¿Cómo nos ven a Armando
El Hijo.- Gladys E
DIOS_chateandoco Armando
->AMAR A UN SER HU Néstor A
->Alma Maestra Néstor A
->AUTOEXÁMEN PARA Néstor A
-> C A L I Néstor A
->DECANATO PITAGÓR Néstor A
->Control de "niño Néstor A
->CRECIMIENTO INTE Néstor A
->ATAHUALPA YUPANQ Néstor A
->CON LAS ALAS DEL Néstor A
->Como colaborar c Néstor A
->Citas de vegetar Néstor A
->C U A T R O Néstor A
->AYURVEDA Néstor A
->EL AHORA Néstor A
->ARTE TRASCENDENT Néstor A
>AMAR A UN SER HUM Armando
La magia de cada Armando
DE LA LENGUA Armando
DE LA MENTIRA Y Armando
->EL QUE SIRVE - G Néstor A
->EQUILIBRIO PERSO Néstor A
->El rol del docen Néstor A
->EL SENTIDO DE LO Néstor A
POR LA PAZ Armando
ALGODEFACUNDOCABRA carlos e
LA VIEJITA DEL C Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 620     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] ->DECANATO PITAGÓRICO
Fecha:Sabado, 23 de Septiembre, 2006  09:46:06 (-0300)
Autor:Néstor Almagro <nalmagro @.......ar>

 
 
Esto sirve como "andamio" para construir la tesis.
 
 
 

El Decanato Pitagórico

 

 


El DECANATO PITAGÓRICO COMO MÉTODO CIENTÍFICO Y DE VIDA

 

Esta figura simple, conformada por un triángulo equilátero, posee diez puntos insertos en su interior, de cualquier forma que sea colocada, siempre queda la Mónada en la parte superior. Fue creada hace 2.500 años por el maestro Pitágoras, e inspirada en los conocimientos adquiridos por él, en el antiguo Egipto. En realidad, es la representación plana de los puntos que contienen las pirámides egípcias, y encierra en sí mismo, el lenguaje trasdendente de los Símbolos sagrados. Contiene elementos que pertenecen a la Sabiduría Universal. Mediante el análisis del Decanato, vamos a comprobar una vez más, el carácter sintético y geométrico del mismo, que lo caracterizan como "Libro eterno", el que por su pureza y didáctica, lo resumen como tratado de la Nueva Pedagogía, basada en la Unidad y el Amor.

 

Cada uno de sus lados representa una cualidad significativa, ellas son: la VERDAD, la BONDAD, y la BELLEZA. De la verdad, surgen la Filosofía y la Sabiduría. De la Bondad, el Amor y la Providencia y finalmente, de la Belleza, emana el Arte y la Creación.

 

Como ya es conocido el carácter Binario de la ciencia racional y materialista, nos ha perpetuados en el conflicto y la igorancia. Esto es debido a que la Unidad o Mónada, ha sido enajenada por el pensamiento filosófico, de quienes rigen el destino del Mundo. Hoy comprendemos, que para que exista discriminación, competencia, lucha, egoísmo, envidia, explotación del hombre por el hombre, corrupción, etc, siempre hace falta partir del pensamiento binario, dual, propio de la negación de la Mónada, favoreciendo de tal modo, la exaltación de la Dúada, como la única manera de resolver los conflictos. Por tal motivo, todos los diferendos, tienden a "resolverse" con la violencia. Quedando un vencedor al que erróneamente llamaremos positivo y un vencido, al que llamaremos negativo, pero todos sabemos que con tal actitud, quedamos sujetos a la ficción y nos incapacitamos para la superación del conflicto con solidaridad y amor. Afortunadamente, comienza a cambiar paulatinamente tal criterio, por ejemplo, Miguel Tauzing está trabajando para la UNESCO en un plan denominado "Hacia un verdadero encuentro de los pueblos de la Tierra", con el lema "Unidad, en la diversidad". También enseñó Manly Hall: "El edificio de la Ciencia, aunque resquebrajeado y viejo, no será destruido por el peso de la ignorancia". Al respecto, vale acotar la célebre frase de Alexis Carrel: "Ciencia sin conciencia es la ruina del Alma".

 

El sabio vienés Konrad Lorenz, padre de la Etología, nos advierte: "La humanidad está al borde del colapso y la ciencia se está volviendo contra el Hombre en un mundo de gigantes". En un tono de alarma, nos invita a volver a las cosas simples, basadas en el Amor los demás y en el respeto a la Naturaleza.

 

La MONADA, o el Uno, es el principio que contiene en esencia a todos los seres y a todas las cosas. Es la Fuerza generatriz, creadora del Universo. Cobra verdadera significación en el análisis de todos los hechos de nuestra vida. Representa la unión de los opuestos y por lo tanto al Amor Divino. Es el "eje" de todo este trabajo y debería serlo en un futuro, para todo proyecto que sirva para la construcción de la Nueva Humanidad. Rehumanizada en el Amor. De tal forma que iremos en lo sucesivo recordándola y viéndola aplicada en cada una de las distintas circunstancias que se presenten.

 

La utilización del Decanato Pitagórico en el conocimiento profundo del Hombre, adquiere una especial significancia del punto de vista pedagógico, y nos da la posibilidad de guiarnos con exactitud, sin errores, distinguiendo de inmediato, lo aparente, de lo Real. Es decir, que podemos aprender a practicar el discernimiento en todas las cosas de la vida. La MONADA (-/+) nos recuerda el carácter unitario que convierte al ser humano en un individuo, y por lo tanto, hecho a imagen y semejanza de Dios. El cual debemos aprender a observarlo como totalidad viviente, desde el punto de vista biológico, psicológico y espiritual, respectivamente. Como la Unidad es el Todo, todo existe en la Unidad.

 

En el caso de la DUADA, (-)------(+) por su carácter binario e inestable, constituye en sí misma, una invitación a la oscilación polar, invitándonos a que desde la personalidad o ego, realicemos una elección unipolar, a lo que matemáticamente podemos denominar como (+) positivo o (-) negativo, y por lo tanto, negamos a la Mónada y actuamos contrariamente al desarrollo armónico. Hoy sabemos que mediante la separación de los opuestos, bien o mal, etc., sustentamos las bases del pensamiento actual, basado en la competencia, el egoísmo, las guerras periódicas, la explotación del hombre sobre el hombre, a las diferencias raciales. Pero si mediante el despertar de la conciencia, recuperamos su verdadero significado de la Mónada, la misma, se transformará en el motor de las transformaciones más profundas. Si integramos a la Mónada con la Dúada, da como resultado la Tríada, que desarrollaremos a continuación. Por lo que se puede afirmar que la Dúada, como manifestación del Inconsciente, marca el desnivel necesario, que finalmente, va a poner en marcha el camino del Conocimiento.

 

La TRIADA, (-) (-/+) (+) Es la resultante de la unión de la Mónada más la Dúada, dando lugar a la representación mas clara de la Armonía Universal, manifestada en los tres aspectos Divinos que son la Voluntad, la Sabiduría y el Amor. A su vez, en la Naturaleza encontramos a la Tríada mediante sus tres fuerzas constructiva, destructiva y estabilizadora. Representa simultáneamente, a la Justicia, la Armonía y el Equilibrio. En realidad, la Tríada actúa como arquetipo de las mas altas realizaciones humanas. En el Cristianismo se la expresa mediante la integración del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

En el caso de la TETRADA: (V) (O) (S) (P), del Decanato Pitagórico, observamos que corresponde a los cuatro elementos de la Naturaleza; a las cuatro estaciones; a los cuatro puntos cardinales de nuestro planeta y respectivamente a los cuatro extremos de la Eclíptica. Tiene relación con el desarrollo de la VOLUNTAD, la OBSERVACIÓN, el SENTIR y el PENSAR concientes. Recordemos que son también cuatro las semanas de cada mes. Son a su vez, cuatro los evangelistas, como así los temperamentos, que representan los cuatro Puntos Cardinales de la Psicología Humana, correspondientes a los temperamentos Colérico – Flemático – Sanguíneo y Melancólico respectivamente. Por último, son cuatro las manifestaciones que representan al ser humano, ellas constituyen el aspecto físico, el vital, el plano emocional y finalmente el relativo al plano mental o espiritual, que en su conjunto los tres últimos, conforman el Campo Áurico. En verdad, podemos afirmar que cuando la humildad reina en el Alma, la voluntad humana, se pone al servicio de la Voluntad Divina. Luego la observación humana al sevicio de la Omnipresencia Divina o Divina Presencia. A continuación, los quereres humanos al servicio del Amor Divino y por último, la sabituría humana que poseemos en forma limitada, al servicio de la Sabiduría Divina. Ése es el verdadero significado de la palabra Amén.

 

(-/+)
(-)          (+)
(-)        (-/+)       (+)
(V)      (O)      (S)      (P)

 

La señora Josefina Maynadé en su maravillosa obra "Los Versos Aureos de Pitágoras, Los Símbolos y el Hieros Logos" (La palabra Sagrada), aporta enseñanzas determinantes para la comprensión del Decanato Pitagórico, acotando lo siguiente: <Su sabiduría es reveladora y posee alcances, que nuestra mente concreta no podrá nunca desentrañar, por cuanto contiene los fundamentos de la vasta evolución humana, así como los de la creación divina, la Antropogénesis y la Cosmogénesis: el Universo como definición abstracta y el individuo como máxima posibilidad y perfección. El triángulo pitagórico en su sintética y geométrica expresión, puede considerarse hoy, como antaño, como el <Libro Eterno>, contenedor de las ideas madres permanentes y renacientes en todos los orígenes cíclicos. En tal sentido constituye la vanguardia del arte abstracto, puesto que se basa en ideas abstractas y en símbolos cósmicos. Los puntos en él inscriptos constituyen el códice de la más elevada sabiduría, ya que estructuran la alta jerarquía espiritual que rige, desde las fuentes super-universales, al mundo y al hombre. Considerando pues el triángulo pitagórico en su integridad como tratado, a la vez, de arte, de ciencia y de religión>.

Continúa Josefina Maynadé: <Cada una de sus caras representa la BONDAD, la VERDAD y la BELLEZA. La verdad preside a la ciencia y la filosofía, la belleza, al arte, y la bondad, a la religión. Porque nos hallamos desconectados de la armonía pitagórica en nuestra vida, imperan el desequilibrio, el desorden, la angustia, la descortesía y la grosería. La falta de elegancia en todos los órdenes de matices de sensibilidad. Porque nos hallamos desconectados de la Divina Providencia, porque la ignoramos, nos hemos tornado incrédulos, duros, escépticos, materialistas, egoístas, inclementes desconsiderados hacia los demás. Y porque nos hemos desconectado de la gran Ley que rige al Universo, transgredimos las leyes naturales y las humanas, el derecho y la moral decaen, las costumbres se envilecen y se tergiversan los fundamentos del orden, las reglas de la conducta, y la obediencia a los procesos biológicos de la sabia Naturaleza>.

 

Es indudable, que si el Decanato ha sido reconocido como el Libro Eterno, es por su contínua aplicabilidad, para comprender los misterios que la Naturaleza. Aun debemos confiar en dicha enseñanza, porque dará las bases de la evolución, para salir de estos tiempos de crisis que vive la Humanidad. Simultáneamente encierra en su arquitectura símbólica, dos aspectos aparentemente encontrados, o sea, una extrema complejidad y síntesis a la vez. Por lo tanto, podemos comprender que no va a ser posible condensarlo en estas páginas, sólo se pretende sembrar la simiente propicia, para que en cada alma sensible, germine al ritmo individual de cada uno, el amor por las enseñanzas que pertenecen a la Sabiduría Universal.

 

Es muy fácil distinguir, cuando una enseñanza esta basada en la especulación y el egoísmo y cuando lo está basada en el Amor. En el primer caso, es sectaria y disociativa, genera discusión y conflicto. En el segundo caso, nos sentimos hermanados con toda la Humanidad, sin distinción alguna, éste es el mensaje que S. Juan refleja en al Apocalípsis cuando se refiere a la enseñanza que el Espíritu de Dios, desciende a las Siete Iglesias. Yo soy el Alpha y Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves y envíalo a las siete iglesias que están en Asia; a Éfeso, y a Smirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia, y a Laodicea.(Ap: 1-11).

 

El DECANATO PITAGORICO, es el término que resulta de la suma de la Mónada más la Dúada, más la Tríada y por último, más la Tétrada. Representa el número (10), al que los griegos llamaron "panteleia" o Todo completo. Si los observamos en detalle, veremos por analogía que el cero se asemeja al óvulo femenino y el uno al espermatozoide masculino. También se los puede asociar al círculo y al punto inserto en su centro. Que nos recuerla la relación del Alma con el Espíritu. La ciencia moderna que paradógicamente surge de los claustros universitarios, con sus decanos y decanatos correspondientes a cada una de sus facultades, lo desconoce en su significado trascendente, o mejor dicho, lo conoce, pero no lo practica, que es lo mismo. Perpetuándose en una visión materialista del hombre y de la Vida misma. Al negar la Unidad o Mónada, abordamos el conocimiento científico desde la Dúada, o sea, que lo hacemos en forma disociativa, desde la competencia entre los opuestos, para luego someternos a una guerra encarnizada que nos aleja de toda realidad y perpetúa en la ficción. Si alguien duda sobre estos conceptos, se puede interrogar acerca del por qué contratan las grandes empresas a estrategas de guerra, para manejar sus negocios, utilizándose servicios de espionaje por demás sofisticados para robar información entre las mismas, actitudes que aterran a toda persona honesta. Al comprender esta situación, nos damos cuenta, que la tarea a realizar es ardua y sólo se la puede concretar de la mano del Señor. Decía Jesús: YO y Mi Padre somos UNO. Ese Uno que es la Mónada, es el mismo que con el tiempo regirá los destinos de la Humanidad, sobre la base del Amor y la Libertad. Los egipcios decían: <todo en el Todo>.

 

En lo sucesivo, volveremos a utilizar esta herramienta del conocimiento, aplicándola a las distintas circunstancias que se nos presenten. En principio, lo que no debemos olvidar es que Filosofía es Amor a la Sabiduría y que a la vez, es la madre de todas las Ciencias. Por lo tanto, si somos veraces y profundos, iremos autoevaluándonos respecto al desarrollo evolutivo de nuestra conciencia en el camino del Conocimiento. Recordemos que en este proceso, nada de lo que ocurra en nuestro entorno, deja de convertirse en material pedagógico. Hasta ahora aprendíamos con alegría solamente las cosas que nos gustaban y rechazábamos todas aquellas que nos presentaban dificultad, captando así apenas el 50% de lo aprendido, y otras veces menos, por preponderar el intelecto sobre la Intuición. Al aplicar el Decanato, se produce la sincronización de los lóbulos cereblales y el aprendizaje es global, porque ya no trabaja en preponderancia el intelecto sobre la intuición. Por el contrario, se utiliza la mente en forma total, preponderando la Intuición sobre el intelecto. Aumentando por tal motivo la creatividad en forma consdiderable. En el caso de los artistas, cuando practican la Respiración Consciente antes de crear, se convierten en canales del Amor Divino. Y la creatividad fluye sobre su espátula o pincel, o la poesía brota como agua del manantial, como lo refiriera José Hernández en su Martín Fierro. En este caso, el primer sorprendido de lo que está ocurriendo, es el propio artista. Esta integración facilita además, desde el punto de vista pedagógico, la incorporación de los contenidos didácticos en un 100%, evitando la resistencia natural que opone nuestro ego en el proceso de aprendizaje o ante cualquier tipo de disciplina a que la vida nos someta. O sea, que se puede aprender, hasta de aquello, con lo que estamos en desacuerdo. Marilina Ross canta en su canción: Aunque no lo veamos, el Sol siempre está.

 

Es importante considerar que en un futuro próximo, el Decanato será sin duda utilizado como punto de partida de toda investigación científica, porque al partir de la Mónada o Unidad, seremos guiados para actuar con menos riesgo, menor costo y a su vez, sin daño para la ecología del Planeta. Todos aquellos que utilicemos el Decanato como herramienta de conocimiento, casi sin darnos cuenta, estaremos sumándonos en un esfuerzo mancomunado, que nos permita alcanzar objetivos cada vez mas claros y profundos, al servicio a la Humanidad. También se hace cada vez más imprescindible que realicemos un conocimiento profundo de las Leyes de la Naturaleza, para no transgredirlas. Su aplicación correcta desde los claustros universitarios, dará como consecuencia, un salto evolutivo a la Ciencia materialista, para alcanzar el nivel de Ciencia Espiritual, la cual deberá estar reglada por la conciencia y no por los impulsos del Inconsciente. Cada vez más, se utiliza en la actualidad el Decanato Pitagórico, como "andamio" en la confección de tesis de pre y post-grado. Tiene la particularidad de ser aplicado a diferentes asignaturas con igual eficiencia, esto es debido a que actúa sin dañar. Funciona como anclaje entre el pensamiento integral, que une a la Intuición con el intelecto y la práctica Científica. Así como vislumbramos la construción de una Nueva Humanidad, refundada en el Amor al prójimo, también surgirá una nueva Ciencia, a la que se ha denominado Ciencia Espiritual, comprendiendo a todo aporte científico. Dejando atrás a las teorizaciones especulativas y fracionarias, que sólo han servido para desdibujar la realidad, por actuar en representación del pensamiento racional y materialista, basado en la preponderancia de la Dúada o dualidad. No olvidemos que Dios es Amor, porque es UNO en sí mismo. Por tal motivo, abraza a toda la Creación.

 

Recordemos que el diseño que poseen todas la Universidades del Mundo, se sustenta arquetípicamente en un prisma de cuarzo, de cara triangula y equilátera, sobre la cual podemos insertar el Decanato Pitagórico. Si hacemos incidir un haz de luz, por las características del cristal de roca, dicho haz se abrirá en abanico descomponiéndose en los siete colores del Arco Iris. Del haz de luz recto, surge la figura del Rector de cada Universidad. De los colores resultantes del espectro, surge la idea de la evolución del hombre en el conocimiento de las ciencias y las artes, mediante el desarrollo de las distintas Facultades. A quienes están al frente de las mismas, se les denomina Decanos y el sitio donde se desempeñan, se le denomina Decanato. Ello presupone que para ser decano, uno debe ser un experto en el manejo del Decanato, con todo el significado que posee el símbolo de la Escuela Pitagórica. Por lo tanto, cada decano queda de tal modo, habilitado para desempeñarse como Rector, en el momento que corresponda. Como vemos es un sistema que se realimenta a sí mismo. Otro tanto ocurre para cada uno de los miembros de cada una de las Facultades, según el orden jerárquico(*) correspondiente, hasta llegar a los alumnos, como material humano en desarrollo desde el punto de vista evolutivo. La palabra Universidad, representa al sitio, donde uno aprendería a conocer la cualidad del sustantivo UNIVERSO. Que significa lo UNO en lo diverso y lo diverso en la Unidad. Indudablemente, llegará el momento, en el que la mayor parte de los seres humanos, abracen la Divinidad que llevan en su interior y por lo tanto, será posible encontrar el paradigma del Amor en la Unidad existente en todos los seres y en todas las cosas.

 

Néstor Almagro

(*) Depende de la Ley de Jerarquía de la Naturaleza, donde lo superior sirve a lo inferior.