Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 875 al 904 
AsuntoAutor
EL GUSTO DE VIVI Armando
Re: EL GUSTO DE Veronica
Caminos de la Vid Armando
BREVE MEDITACION Armando
El valor de los ci Armando
ÁMELA Armando
Amor o Amistad José
LOS VERSOS QUE NO Armando
Tu lugar en el mun Armando
EL HIJO DEL MINIS Armando
TAL VEZ Armando
U n i v e r s o Gladys E
MENSAJE DE VIDA Armando
->TAL VEZ Néstor A
Un hombre Armando
LA NO VIOLENCIA-GA Gladys E
Un Vaso de leche Gladys E
Analizando mi vida Gladys E
EL MILAGRO DE LA V Gladys E
20 REGLAS DE VID Gladys E
El tiempo y el Di Armando
Las 7 maravillas Gladys E
DESAFIOS Armando
¡OH HERMOSURA.... Armando
***AQUI TIENES.... Armando
DE PARTE DE DIOS Armando
RUTAS DEL AMOR Armando
Uno crece... Gladys E
Hoy es el día- Ho Gladys E
Tu Sonrisa Gladys E
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 897     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] TAL VEZ
Fecha:Martes, 6 de Febrero, 2007  15:56:52 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 


 
 
TAL VEZ...
 
Tal vez vayamos a olvidarnos de su nombre, de su ubicación o de su grandeza, pero no hemos de olvidar al río que tantas alegrías nos dejó en aquellos días.

Tal vez ya no veamos como antes a la montaña más hermosa, el orgullo del pueblo, pero nunca olvidaremos el fresco aire de la cima ni de los arcos que formaban los pájaros en el aire volando hacia ella.

Tal vez ya no podamos correr por las playas como lo hacíamos al atardecer, pues ya no existe lugar entre la alegría y el mar.

El calor cada día es mayor en todas partes. El frío es particularmente cada vez más siniestro, parecería que la tierra está enferma. Los vientos levantan casas, edificios enormes, arrastran automóviles, se llevan todo. Parece que la tierra está enferma.

Recuerdo cuando era niño, y no hace tanto, miraba hacia cualquier lugar  y podía ver en el aire brillantes luces, por millones, que circulaban en el aire. Todavía las sigo viendo, pero ya no son tan brillantes, cada vez son más oscuras y pesadas. Las de antes eran largas y brillantes, vibraban con la luz del sol y tenían una exquisita vida propia. Hoy están más pesadas, más densas, más oscuras. No son aquellas miríadas de fibras luminosas que veía en cualquier día.

¿Adónde se irán esos ríos del color de la tarde, la luz de los bosques? Quizás se vayan apagando junto a los recuerdos para quedar como la fantasía de antaño. Quizás alguien quede murmurando plegarias bajo una noche sin estrellas. Quizás alguien estará bebiendo agua ácida sin saberlo.

Ya no más días de alegrías y música al viento. La tierra enferma deja caer sus pesados bloques de hielo sobre los mares y los mares se elevan como nunca lo hicieron. Más allá quedan las ruinas de lo que alguna vez fue una ciudad. La contaminación se esparce hacia todos los rincones y han vuelto enfermedades que creíamos ya no tener que padecer.

Se secan los lagos, se inundan los bosques, se queman las plantas, se mueren los animales, sufre el humano. Una cadena se ha roto y sus eslabones caen rodando hacia cualquier lugar.

¿Ya no hay remedio? Posiblemente no. Solo medicamentos. Medicamentos humanos que contrarrestan enfermedades creadas por el humano mismo. El remedio del sol, fuente de vida por siempre se ha vuelto virulento y se ha transformado en pesadilla sobre la piel. El remedio de los vegetales, se ha vuelto en resultado de manipulaciones genéticas que quién sabe por qué sus semillas no se pueden reproducir. El remedio del agua hoy se ha transformado, poco a poco, en vía de contaminación. El remedio del aire es opresión y asfixia.

Los cuatro elementos de la naturaleza modificados por el humano han dejado de brindar la normal protección para convertirse en amenaza y desolación. Le han quitado la belleza a todo para explicar misterios que abren la puerta a otros misterios que no tienen explicación. La ciencia en su afán de conocer no ha podido sustraerse del rapto del que ha sido víctima y trabaja para la producción del egoísmo. Y el egoísta se levanta de su asiento para decir: ¿Quién como yo?.... mientras intenta dar remedio a lo que ya no tiene remedio.

Quizás la alegría alguna vez vuelva a atravesar la tarde de risas entre los árboles y los ríos vuelvan a ser la sangre de cristal de la tierra. Quizás en algún momento te levantes de tu asiento y le respondas : "No, ¿Quién como Dios?" y cuando uno lo haga y otro lo siga, y todos juntos intentemos una vez más un mundo mejor, quizás nuestros hijos y más allá la descendencia, puedan mirar hacia atrás y en memoria de quien les dio una vida más plena no contaminen más el mundo que nos contiene y vive con nosotros a cuestas. 

© Miguel Angel Arcel
marc@angelred.com